Friday, November 30, 2012

Benedicto XVI, “la película”. Pronto en un teatro cerca a Ud.

Información de agencia ANSA, Nov-30-2012. Traducción de Secretum Meum Mihi.

(ANSA) - Berlin, Noviembre 30 - Están en trabajo los planes de convertir la vida del Papa Benedicto XVI en una película, anunciaron productores alemanes el Viernes. La película estará basada en una biografía del periodista alemán Peter Seewald que se publicará en 2014. La compañia productora H&V Entertainment, con base en Munich, y el productor Peter Weckert aseguraron los derechos para la película, de acuerdo con los medios de comunicación alemanes. La película seguirá la vida de Joseph Ratzinger desde su nacimiento hasta su elección como Papa en 2005.

Tiempos de confusión: medios de comunicación anuncian ‘teléfono rojo’ para exorcismos en Milán, pero...


A nosotros simplemente nos parece otro triunfo más del Diablo, confundir. Una simple busqueda en Google advierte de la creación de un ‘teléfono rojo’ de exorcismos en la Arquidiócesis de Milán, Italia. Además se anuncia el incremento del número de exorcistas en esa Arquidiócesis, etc... Todos esos datos están tomados de una entrevista que aparece publicada en el sitio de internet de la Arquidiócesis de Milán, con el obispo auxiliar Angelo Mascheroni. Lo que no dicen los medios de comunicación es que los tales exorcistas no hacen exorcismo, ni con el nuevo —e inútil— ritual, el de 1999 (ver aquí, aquí y aquí), ni con el anterior. En el curso de la entrevista Mons. Mascheroni dice que lo que utilizan es (énfasis añadido):

El libro de exorcismos, publicado por la CEI [Conferencia Episcopal Italiana] y fuera de comercio, [que] contiene simples plegarias de bendición y de consolación, no de expulsión del diablo.

Ahí lo tienen, hay que dar la apariencia de que a los fieles se les presta atención, un cáncer al cual se le prescribe un par de aspirinas y ¡vaya a casa tranquilo! Así que lo más parecido que los fieles de Milán verán a un exorcista, es alquilando una película (como aquella de la cual hemos tomado la foto que acompaña esta entrada), porque por lo que respecta a la vida real...

‘Nueva primavera’ eclesial en Estados Unidos, algunos datos oficiales

Información de Catholic World News, Nov-29-2012.

El número de religiosas en los Estados Unidos cayó de 57.113 a 55.045 en un perido de un año, según los datos en las ediciones de 2011 y 2012 del Directorio Oficial Católico [The Official Catholic Directory, nombre en inglés. N. de T.].

Durante ese mismo periodo:

El número de sacerdotes cayó ligeramente de 40.271 a 40.203

El número de seminaristas cayó de 5.247 a 5.015, con la mayoría del decrecimiento ocurriendo entre seminaristas de órdenes religiosas (no de diócesis)

El número de religiosos cayó de 4.650 a 4.518

El número de diáconos permanentes creció de 17.436 a 17.816

El Papa a los obispos franceses: las comunidades están cansadas y poco educadas

Benedicto XVI ha vuelto a abordar las buenas noticias de la “nueva primavera eclesial”. En esta ocasión lo ha hecho durante su discurso con ocasión de la visita Ad Limina de un tercer grupo de obispos franceses.

Artículo de Alessandro Speciale en Vatican Insider, Nov-30-2012.

11/30/2012
El Papa a los obispos franceses: las comunidades están cansadas y poco educadas

Las preocupaciones sobre la disminución de las vocaciones y el peligro del relativismo en las palabras de Benedicto XVI a los obispos franceses

ALESSANDRO SPECIALE
CIUDAD DEL VATICANO


Una de los desafíos más difíciles que debe afrontar la Iglesia en esta época es la ignorancia de los mismos cristianos, que ignoran los contenidos básicos de la fe. Es para responder a este fenómeno –indicó esta mañana el Papa Benedicto XVI ante un grupo de obispos franceses recibidos en la visita “ad limina apostolorum”– que la Iglesia decidió apostar por la Nueva Evangelización.


La «ignorancia práctica de la religión» en la que «viven muchos hombres y muchas mujeres, incluidos algunos fieles católicos», es uno de los «problemas más graves de nuestra época», dijo el Pontífice a la tercera delegación de religiosos franceses, guiada por el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon.

Benedicto XVI subrayó que se trata, en realidad, de una «doble ignorancia»: por una parte, «la ignorancia de la persona de Jesucristo»; por otra, «la ignorancia de la sublimidad de sus enseñanzas, su valor universal y permanente en la búsqueda del sentido de la vida y la felicidad. Esta ignorancia también produce nuevas generaciones incapaces de comprender la historia y de sentirse herederos de esta tradición que ha dado forma a la vida, a la sociedad, al arte y a la cultura europea».

Después de haber reflexionado durante el último encuentro con los obispos franceses, que se llevó a cabo la semana pasada, sobre la cuestión del matrimonio de las parejas del mismo sexo (argumento que ha orillado a los obispos franceses a dar una dura batalla en contra del gobierno socialista), el Pontífice hoy se refirió a la cuestión de las escuelas católicas y sus identidades, particularmente importantes para algunos religiosos que asistieron a la “visita ad limina”, como los de Avinón y Tolón.

Las escuelas católicas, según Benedicto XVI tienen hoy una respnsabilidad histórica para el futuro del país. La transmisión de la fe debe seguir siendo central «en su proyecto educativo», porque «la nueva evangelización pasa a través de estas escuelas y por el trabajo multifacético de la educación católica, que subyace en muchas iniciativas y movimientos que la Iglesia dirige. La educación a los valores cristianos da las claves para la cultura de su país. Abriéndose a la esperanza y a la libertad genuina, seguirá proporcionando dinamismo y creatividad».

Benedicto XVI también reflexionó sobre el tema de las vocaciones, que sesde hace algunas décadas se ha reducido al mínimo en Francia, tal y como sucede en gran parte del Occidente. «la Iglesia en Europa y Francia no puede permanecer indiferente ante la disminución de las vocaciones y ordenaciones sacerdotales»; por lo que es indispensable y urgente «movilizar todas las energías disponibles, para que los jóvenes puedan escuchar la voz del Señor».