Sunday, October 28, 2012

Comunicado del Distrito de Italia de la Fraternidad San Pío X con respecto a la expulsión del obispo Richard Williamson

El comunicado tiene fecha Oct-25-2012, en él se recalca que la expulsión de Williamson ha sido “por motivos puramente disciplinarios”. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Comunicado del Distrito de Italia de la Fraternidad San Pío X

Con ocasión de la dolorosa exclusión de Mons. Williamson de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, el Distrito italiano insiste en que esta ha sido justificada por motivos puramente disciplinarios, que se prolongaron durante varios años.

Querer relacionar este triste suceso a una voluntad querer ceder doctrinalmente frente a la “Iglesia conciliar” es puramente arbitrario, calumnioso e injustificable a la luz de la última declaración del último Capítulo General y de los recientes acontecimientos, como también el futuro demostrará de manera inequívoca.

Don Maria Pierpaolo Petrucci, Superior y todos los sacerdotes del Distrito de Italia Fraternidad San Pío X

Albano, 25 de Octubre de 2012

Superior General de la FSSPX/SSPX “afligido” por decisión de expulsar a Williamson

Aquí la primera —nos referimos a la primera que se conozca— reacción de alguna persona con carácter representativo dentro de la FSSPX/SSPX, respecto de la reciente expulsión del obispo Richard Williamson. Se trata del primer sucesor del Arzobispo Lefebvre, P. Franz Schmidberger, actual superior del distrito alemán de la FSSPX/SSPX, quien ha emitido un comunicado en el sitio de internet de ese distrito. Al final del mismo, el P. Schmidberger afirma que el Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay, está “afligido” por la decisión tomada. La traducción es provista por Non Possumus, Oct-27-2012. Aunque notamos que no exactamente es una traducción vertida del original alemán, sirve para motivos ilustrativos e informativos.

Comunicado del Superior de Distrito de Alemania
Queridos amigos y benefactores:

La expulsión de Monseñor Williamson de la Fraternidad San Pio X puede parecer sorprendente e incluso incomprensible vista desde el exterior ; pero para aquellos que conocen la situación, es al contrario, el resultado doloroso de una evolución que dura ya algunos años y que ha aumentado dramáticamente estos últimos meses.

-En efecto, se ha pasado de una antipatía por el Superior General y su consejo a un rechazo, de un rechazo a la oposición, y la oposición se convirtió finalmente en rebelión abierta.

El no dejó pasar ninguna ocasión para oponerse a la dirección de la Fraternidad, para hacer públicos documentos confidenciales y para terminar exigiendo abiertamente la dimisión del Superior general.

Antes del capítulo general de julio, dijo textualmente en una conferencia filmada :

“Si la Fraternidad lograra por milagro separarse de Monseñor Fellay y de su banda, eso significaría una limpieza sagrada”- “hay una esperanza, una verdadera esperanza de que los buenos elementos, con ocasión del Capítulo General, retiren la mayoría a Monseñor Fellay. En el caso de que lo hagan, lograrían deshacerse de Monseñor Fellay. Es una esperanza, un sueño”.

El 29 de junio de 1976, en su ordenación, y al igual que todos los candidatos al sacerdocio, el obispo Williamson ha prometido respeto y obediencia al arzobispo Lefebvre y sus sucesores. Antes de la consagración episcopal, nuestro fundador ha pedido, en una carta a los cuatro candidatos al episcopado, a permanecer unidos bajo el liderazgo de cada Superior General. ¿Qué mensaje daríamos en el exterior y en el interior si un obispo durante una ordenación sacerdotal, exigió respeto y obediencia al superior general, pero él mismo se permite insultarlo?

En el Evangelio de San Lucas, Nuestro Señor dijo : « Todo reino dividido contra sí mismo será destruido y se derrumbará”.

A pesar de numerosos consejos, de exhortaciones amigables y de advertencias, Monseñor Williamson no ha querido modificar su comportamiento. No queda otra solución que la separación. La Fraternidad ha perdido un obispo. Esto me duele más ya que Monseñor Williamson fue seminarista conmigo en Ecône y que fue, durante un año, mi colaborador en Weissbad para la formación de jóvenes levitas de lengua alemana.

Oremos por el Superior General, afligido por ésta decisión, y por el que ha sido expulsado, a fin de que comprenda su error y regrese a la casa del padre.

Stuttgart, 26 de Octubre 2012

Padre Franz Schmidberger, Superior de Distrito.

Crisis en el lefebvrismo

Comentario de Francisco José Fernández de la Cigoña en La Gaceta De Los Negocios, Oct-28-2012, pág 46 (click sobre la imágen para ampliar).

Primeras expresiones de obispo Williamson tras su expulsión de la FSSPX/SSPX

El obispo Richard Williamson en sus comentarios semanales —los cuales parece no va a cancelar— habla por primera vez tras su expulsión, el pasado Mártes, de la FSSPX/SSPX. En un aparte de este comentario Williamson lanza la teoría de que su expulsión pudo haber sido un requisito pedido por Roma a la FSSPX/SSPX en vistas a un posible acuerdo.


Numéro CCLXXVI (276)
27 de Octubre de 2012


DECISION CRUCIAL

Así la exclusión de la Fraternidad San Pío X de uno de sus cuatro obispos consagrados para su servicio por el Arzobispo Lefebvre en 1988, es ahora oficial. Es una decisión crucial por parte de los líderes de la FSPX, no por ninguna razón personal, sino por la remoción de lo que mucha gente consideró ser el más grande obstáculo dentro de la FSPX para cualquier reconciliación entre la Tradición Católica y la Roma Conciliar. Ahora que él no está, la FSPX puede bastante más fácilmente continuar su deslizadero hacia el liberalismo cómodo.

Si el problema fuera simplemente la persona de este obispo, podría no haber serias consecuencias. Él tiene 72 años con no muchos años activos por delante de su vida. Con toda seguridad, él podría ser ignorado o más desacreditado aún, si fuera necesario, y dejado para desvariar y regañar en su solitaria jubilación. Pero si en verdad su exclusión significa el repudio de esa oposición a Roma que él representaba, entonces la FSPX tiene problemas serios, y muy lejos de resolver sus tensiones interiores por haber hecho un ejemplo de él, ahora está expuesta a ser despedazada por la disensión silenciosa o la contradicción abierta.

Esto es así porque el Arzobispo Lefebvre fundó la FSPX para resistir a la destrucción de la Iglesia católica: de su Fe por el Concilio con sus 16 documentos, y de la práctica de esa Fe sobre todo por la Nueva Misa. La resistencia al Concilio fue insertada por el Arzobispo en la naturaleza misma de la Fraternidad. Ahora bien, deshacer la naturaleza de una cosa es deshacer la cosa. Se deduciría que con esta exclusión, la FSPX del Arzobispo Lefebvre está bien encaminada a ser deshecha, y será reemplazada por algo bien diferente. En realidad, se ha podido observar esta transformación desde hace muchos años. La exclusión es simplemente un golpe final.

Pero no pensemos que el Arzobispo estuviera principalmente, o solamente, contra el Concilio. Principalmente él era católico, un obispo católico, un verdadero pastor de almas, como está claro en sus escritos anteriores al Concilio. Pero una vez que ese abominable desastre para la Iglesia tuvo lugar, él pronto vio que la tarea más urgente en defensa de la Fe era resistir a la Revolución del Vaticano II que estaba tomando el control de millones y millones de corazones y de mentes católicos. De allí su fundación en 1970 de la FSPX que usaría exclusivamente el rito Tridentino de la Misa. De allí su famosa Declaración de Noviembre, 1974, que fue como la carta constitucional de los principios católicos inspiradores de la resistencia de la FSPX. Solamente la conversión y reversión de las autoridades de la Iglesia a la verdadera Fe pueden justificar el abandono de esos pr incipios . Y tal conversión o reversión, ¿han ocurrido? De ninguna manera. Al contrario.

¿Y el futuro? Para llenar el vacío dejado al abandonar los propósitos del Arzobispo, la cúpula de la FSPX probablemente ahora se precipita en los brazos de Roma, especialmente si la conciencia de Benedicto XVI lo está empujando a finalizar el “cisma” antes de su muerte. La exclusión del obispo puede o no haber sido una pre-condición establecida por Roma para un acuerdo Roma-FSPX, pero de cualquier manera favorece ese acuerdo. Los sacerdotes de la FSPX que ven claro pueden por el momento agazaparse y esperar la tempestad que se recogerá después del viento sembrado. Los fieles de la FSPX pueden asistir a las Misas de la FSPX por ahora, pero deben estar atentos al momento cuando la transformación arriba mencionada comience a amenazar su Fe. En cuanto al obispo excluido, cualquier donación a él o a su causa tendrá que esperar. Hay que organizar el método correcto para recibir los dones. Lo cierto es que este obispo no piensa en la jubilación.

¡Cuélguense fuerte todos! El paseo se anuncia confuso como el Infierno. ¡Dirijámoslo al Cielo!

Kyrie eleison.