Sunday, October 14, 2012

68° milagro reconocido en Lourdes

Artículo de Marco Tosatti en Vatican Insider, Oct-11-2002.

10/11/2012
Lourdes; un nuevo milagro

El obispo de Casale Monferrato Catella declaró oficialmente que la curación de sor Luigina se debe a la intervención de la Virgen de Lourdes

Marco Tosatti
Roma


La curación de la Hija de María Auziliadora, que sufría una grave ciática paralizante en meningocele, se dio en Lourdes el 23 de julio de 1965. Se debe atribuir exclusivamente a una intervención extraordinaria de Dios, gracias a la intercesión de la Beata Virgen María. El religioso había encargado el estudio del caso a una Comisión formada con tal objetivo y que estaba compuesta por los médicos Franco Balzaretti, Carlo Cebrelli, Adriano Figarolo y Luigi Porta, por los dirigentes del Oftal Pierpaolo Boffi y Alberto Busto, y por los sacerdotes Marco Daniele, Giampio Devasini, Igor Peruch y Giuseppe Unia.

El 10 de febrero de de 2011, a la vigilia del 154 aniversario de la primera aparición de la Virgen de Lourdes a Bernadette Soubirous, el obispo de Lourdes envió al obispo de Casale Monferrato una comunicación sobre la curación de sor Luigina Traverso, que un certificado del Comité Médico Internacional de Lourdes juzgaba como inexplicable.

Sor Luigina Traverso –que hoy trabaja en el Instituto San Giuseppe de San Salvatore Monferrato– nació en Novi Ligure en 1934. En julio de 1965, informa un comunicado del presidente de la Oftal (asociación que acompaña a los enfermos en sus peregrinajes a Lourdes), la religiosa participó en el «peregrinaje Oftal de Tortona gravemente enferma de “ciática paralizante en meningocele”». Estaba en una camilla, hacía mucho tiempo que no caminaba y se había operado muchas veces sin obtener resultados. «Poco antes de partir había ido a hacer un chequeo médico que reveló: “Paciente en condiciones generales de sufrimiento, pálida, hpotensa: cicatriz quirúrgica fresca y seca... rigidez y contracción del tracto lumbosacral de la columna. Movilidad del pie reducida por parálisis de los músculos tibiales anteriores... Hipoeficiencia del sural y del tibial posterior..».

el 23 de julio, durante la procesión eucarística, la religiosa salesiana indica a sus acompañantes que sintió, cuando pasó el celebrante con la hostia consagrada, un «fuerte calor en su cuerpo y el deseo de levantarse». La monja se siente mejor y nota que sorprendentemente puede volver a mover el pie y que desaparece el dolor. Le llevaron a su habitación, ante la presencia del responsable del peregrinaje, el doctor Danillo Cebrelli, y del delegado obispal monseñor Lorenzo Ferrarazzo. La peregrina pide recibir la bendición de Ferrarazzo, que responde explícitamente: «Sor Luigina, si quiere recibir la bendición, levántese y venga a arrodillarse para rezar». Sor Luigina obedece inmediatamente, baja de la cama y se arrodilla.

Al regresar del peregrinaje, la monja se ha curado, y el 27 de julio de 1965, el profesor Claudio Rinaldi confirma: «Buenas condiciones generales […] Articulaciones inferiores completamente móviles con fuerza igual y simetría […] Sensibilidad normal». Desde entonces, sor Luigina no volvió a tener ninguna manifestación de la patología que había sido la causa de su patología.

En julio de 2010, muchos años después de que se abriera la práctica, en ocasión del peregrinaje de Oftal de Tortona, el caso de sor Luigina Traverso fue presentado de nuevo y evaluado por el “Bureau Medical”, que expresó el juicio unánime de «curación completa y permanente».

En noviembre de 2001, el doctor Franco Balzaretti expuso la curación extraordinaria de sor Luigina al Comité Médico Internacional de Lourdes, que tiene su sede en París y está compuesto por veinte luminarias de la ciencia que examinan los casos de curación indicados por la Oficina del Santuario de Lourdes. Con casi la mayoría absoluta, el Comité votó a favor del carácter extraordinario del evento.

Monseñor Catella publicó el decreto oficial este 11 de octubre de 2012; paralelamente a la apertura del Año de la Fe, comunicará oficialmente a los fieles la noticia hoy por la noche durante un encuentro de oración para recordar los 50 años de la apertura del Concilio Vaticano II.

Nuestro modesto, modestísimo, aporte para iniciar el Año de la Fe

Como son Uds., Sres. visitantes de este blog, católicos bien informados, sobra decir que el Año de la Fe ha sido inaugurado de muchas maneras, se ha oido un cúmulo de palabras al respecto, algunas de ellas —y para nuestro gusto— grandilocuentes. Nosotros, a manera de sencilla y modesta forma de inaugurar este Año de la Fe, nos vamos a limitar a citar a dos Pontífices y eso es todo.

...aquellos que no toman de la doctrina cristiana sino lo que quieren, se apoyan en su propio juicio y no en la fe.

Leon XIII
Carta Encíclica Satis Cognitum, N° 20

La fe católica es de tal índole y naturaleza, que nada se le puede añadir ni quitar: o se profesa por entero o se rechaza por entero

Benedicto XV
Carta Encíclica Ad Beatissimi Apostolorum Princis Cathedram, N° 16