Wednesday, September 19, 2012

El objetivo fundamental del nuevo Prefecto de la CDF es “reducir las tensiones dentro de la Iglesia”

El recientemente nombrado Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mons. Gerhard Ludwig Müller, ha concedido una entrevista a la sección alemana de Radio Vaticano, Sep-17-2012. Traducimos sus dos respuestas finales.

También hay problemas terribles que llegan a su escritorio: tales como el procesamiento de los casos de abuso que está comprendido en el ámbito de la CDF. En su opinión, ¿en qué punto está el Vaticano con este tema?

Como siempre, el asunto está justo en primer lugar, porque siempre y en todo caso, nuestra primera prioridad debe ser la gente que sufrió estos terribles ataques. Sin embargo, también es importante hacer frente a los perpetradores con el fin de ser proactivos en la prevención, al mismo tiempo la dignidad del delincuente debe ser respetada ... En este área, tanto a la Congregación para la Doctrina de la Fe como las diócesis individuales están procediendo para actuar en esta cuestión de una manera muy coherente.

Su primer año en el trabajo comienza con una explosión, el Sínodo de los obispos. Pero a nivel personal, ¿cuáles son sus esperanzas para su primer año?

Naturalmente, he pensado en cómo iba a desempeñar este papel. No creo que fui convocado por el Santo Padre para ocupar un puesto burocrático y llevar a cabo —por así decirlo— una tarea burocrática, sino como teólogo. Así que por encima de todo, me pregunté a mí mismo; ¿qué aflige a la vida de la Iglesia? En muchos países, hay una fuerte polarización: Los tradicionalistas contra los progresistas, o como quiera llamarlo. Esto debe ser superado, necesitamos encontrar una nueva y fundamental unidad en la Iglesia y en los países individuales. La unidad en Cristo, no una unidad producida de acuerdo con un programa y luego invocada por un portavoz partidista. No somos una comunidad de personas alineadas a un programa de partido, o una comunidad de investigación científica, nuestra unidad nos ha sido dada. Creemos en la única Iglesia unida en Cristo. Y si usted cree en Cristo, realmente cree —no manipulando las enseñanzas de la Iglesia, o señalando puntos individuales para apoyar su propia ideología personal, sino más bien incondicionalmente confiandose a Cristo— entonces la unidad de la Iglesia es también importante. Entonces la Iglesia no va a ser —como a veces es descrita en las Escrituras— destrozada por los celos y la ambición. Este es mi objetivo fundamental: Reducir las tensiones dentro de la Iglesia.

¡Pregúntele al Card. Schönborn!

La Arquidiócesis de Viena informa hoy que ahora cualquiera va a poder preguntarle al Card. Christoph Schönborn. Mediante el sitio www.fragdenkardinal.at cualquier persona podrá hacer una pregunta en video al Card. Schönborn, quien semanalmente elegirá una de las preguntas formuladas para responderla por la misma vía.

La nota afirma que incluso las “papas calientes” o temas controversiales podrán ser abordados.

Superior del Distrito alemán de la FSSPX/SSPX ve fracaso en las conversaciones Roma-FSSPX/SSPX

En un video de una entrevista de 17 minutos puesto en el sitio del distrito alemán de la FSSPX/SSPX, el superior de ese distrito, P. Franz Schmidberger, ve como un fracaso las conversaciones Roma-FSSPX/SSPX. El P. Schmidberger habló de las tres condiciones sine qua non emanadas en el reciente capítulo general de la FSSPX/SSPX, previas a una eventual normalización de su situación en la Iglesia.

El asunto de la presunta expulsión de la FSSPX/SSPX del obispo Williamson no fue tratado en el curso de la entrevista.

El ‘pragmatismo’ del nuevo presidente de los obispos suizos

Información de The Tablet, Sep-15-2012, pág. 31 (ver imágen inferior). Traducción se Secretum Meum Mihi.

Los obispos suizos eligen el pragmatismo

Permitir a los divorciados vueltos a casar que reciban la Comunión y a los laicos predicar podría ser un curso pragmático de acción, ha sugerido el entrante presidente de la conferencia episcopal Suiza. El obispo Markus Büchel dijo a los periodistas que la enseñanza de la Iglesia era importante pero las diócesis diferían en si responder negativamente a la secularización y “tomar un curso draconiano”, o neutralmente, y “ver pragmáticamente si como Iglesia podemos sacar lo mejor de ello”.