Saturday, September 01, 2012

L'Osservatore Romano: Quien se opone a la liturgia del Concilio está fuera de la Iglesia


Información de agencia ASCA, Ago-31-2012.

(ASCA) - Ciudad del Vaticano, 31 de ago - La reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, “como todo el gran movimiento de renovación del concilio, es de hecho, un criterio adquirido, hace parte de la historia de la Iglesia, es Tradición en su estado puro. Todo el que se opone está simplemente fuera del horizonte que la Iglesia ha dado, no puede pues nutrirse de ninguna fuente cierta”, es “lo que se lee hoy en L'Osservatore Romano, el diario de la Santa Sede, en un artículo de Pierangelo Chiaramello, del Estudio Teológico de Fossano, titulado “Aquella reforma plenamente montiniana”, que reconstruye el pensamiento del Papa Paulo VI sobre la reforma litúrgica. El artículo viene en tanto el Vaticano sigue esperando una respuesta de parte de los tradicionalistas lefebvianos, ligados a la liturgia tridentina en latín.

“La renovación litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II —escribe Chiaramello— ciertamente ha encontrado en Paulo VI un auténtico promotor e intérprete. Él ha querido dar el inicio a la reforma litúrgica, precisar los criterios, mantener el impulso, hacer estudiar a fondo la cuestión, definir el proyecto, explicarla al pueblo de Dios, defenderla de ataques injustificados, capturando en cada momento los puntos clave, y sobre todo la importancia para la vida de la Iglesia, exhortando al pueblo de Dios, en varias ocasiones, acoger el principio fundamental: la participación activa. Para Giovanni Battista Montini el binomio liturgia-Iglesia es indisoluble, como lugar eminente de experiencia cristiana viva. La renovación litúrgica configura siempre una cara más auténtica de la liturgia, para dar siempre un rostro más auténtico a la Iglesia”.

Segunda parte del documento del P. Barthe que circula en el Vaticano


Ya habíamos previamente (aquí) reseñado lo curioso que resulta el que un artículo de 2009 del p. Claude Barthe este circulando en el vaticano. Andrés Beltramo en su blog, trae ahora la segunda parte en español del mencionado artículo. Para ver su original en francés, click aquí.

Telegrama de pésame del Papa al Arzobispo de Milán por el fallecimiento del card. Martini


Información de V.I.S., Sep-01-2012.

Ciudad del Vaticano, 1 septiembre 2012 (VIS).- Benedicto XVI ha enviado un telegrama de pésame al cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán (Italia) por el fallecimiento, ayer a los 85 años, del cardenal Carlo Maria Martini S.I, arzobispo emérito de esa archidiócesis.

“Recibo con tristeza -escribe el Papa- la noticia de la muerte del cardenal Carlo Maria Martini, tras una larga enfermedad, vivida con serenidad de ánimo y con abandono confiado a la voluntad del Señor. Quiero expresarle, al igual que a toda la comunidad diocesana y a los familiares del llorado cardenal, mi profunda participación en su dolor, pensando con afecto en este querido hermano que ha servido generosamente al Evangelio y a la Iglesia. Recuerdo con gratitud su intensa obra apostólica difundida como entregado religioso, hijo espiritual de San Ignacio, experto docente, acreditado biblista y apreciado rector de la Universidad Pontificia Gregoriana y del Instituto Pontificio Bíblico e, igualmente, como solícito y sabio arzobispo de esta archidiócesis ambrosiana. Pienso también en el competente y ferviente servicio que rindió a la Palabra de Dios, abriendo cada vez más a la comunidad eclesial los tesoros de la Sagrada Escritura, especialmente mediante la promoción de la 'lectio divina'. Elevo fervientes oraciones al Señor para que, por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, acoja a este fiel servidor e insigne pastor en la Jerusalén celeste e imparto de todo corazón a cuantos lloran su pérdida la consoladora bendición apostólica”.

De igual modo, el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, ha enviado un telegrama al cardenal Scola en el que manifiesta, en su nombre, en el de la Secretaría de Estado y en el de la entera Curia Romana, el profundo pésame por la muerte del purpurado que “testimonió y enseñó el primado de la vida espiritual y al mismo tiempo la escucha atenta del ser humano en sus diversas condiciones existenciales y sociales”. El Secretario de Estado recuerda al cardenal Martini como “experto y apasionado de la Sagrada Escritura, que supo dar a conocer y meditar a todos los componentes del Pueblo de Dios y a tantas personas en busca de la verdad.