Friday, August 10, 2012

Nueva cepa de influenza porcina, ¡alerta amantes de la comunión en la mano!


La nueva cepa de influenza porcina que ha aparecido es la H3N2, la cual ya se ha reportado oficialmente ha contagiado a 158 personas en Estados Unidos (ver aquí y aquí).

El motivo de esta entrada es para recordar que ya en 2009 con ocasión de otra —otra diferente a la actual— epidemia de influenza porcina, la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos clarificó y ratificó que ni siquiera con disculpa de influenzas porcinas se puede obligar, presionar, coercer, a ningún fiel católico para que reciba la Sagrada Comunión en la mano; no existe autoridad sobre la faz de la tierra —inluida la del Papa— que pueda impedir a alguien recibirla en la boca (ver aquí).

A nuestros detractores, que fungen de ‘católicos’ sin serlo en la práctica, les pedimos de antemano —es decir, antes de que la cosa crezca— que no vayan a enviarnos correos como este que recibimos en aquel entonces, justificando el abuso de ciertos obispos/sacerdotes que intentaron imponer a los fieles la Comunión en la mano con la disculpa de la tal influenza porcina.

Si desean leer más entradas relacionadas con este tema, por favor dar click en la etiqueta ‘Influenza Porcina/Comunión Mano’ que encontrarán en la columna derecha de este blog.

Gracias.

¿Alguien ha notado que lo de las religiosas liberales gringas es un cisma?


Cuando decimos ‘religiosas liberales’ gringas nos referimos a la organización identificada con la sigla en inglés “LCWR”.

Primero transcribimos este despacho de agencia EFE, Ago-09-2012.

WASHINGTON, 9 de agosto (EFE).— Cerca de 1,000 religiosas de EE.UU., que piden no solo la ordenación sacerdotal femenina, sino también una mayor tolerancia del Vaticano en temas como la homosexualidad y el aborto, se reúnen esta semana en St. Louis (Misuri) en un encuentro que marca sus diferencias la jerarquía católica.

“No es una diferencia sobre doctrina, sino sobre el gobierno dela Iglesia”, dijo a EFE en entrevista telefónica Caridad Linda, dela Congregacióndela Humildadde María, y quien trabaja en Guadalajara (México) y en Davenport (Iowa).

Las religiosas piden además de la ordenación sacerdotal femenina, una mayor tolerancia del Vaticano en temas como la homosexualidad, el aborto y su lucha por la justicia social.

Persiguen, en definitiva, según explicó Linda a Efe, una Iglesia menos jerárquica y más participativa.

La reunión en Misuri dela Conferenciade Líderes de Congregaciones Religiosas (LCWR) —que representa a más del 80 por ciento de las más de 57,000 religiosas católicas en el país— arranca cuatro meses después de que fuesen amonestadas por el Vaticano.

“Las integrantes de LCWR harán un proceso de discernimiento acerca de su respuesta al mandato del Vaticano”, dijo a EFE la portavoz del grupo, Annemarie Sanders.

“El proceso permitirá que las hermanas se unan en la oración contemplativa y consideren entre ellas las respuestas posibles”, agregó. “Sobre la base de tales discusiones, el grupo decidirá cuáles son los próximos pasos”.

Pero la deliberación misma contraviene lo que llegó del Vaticano- un mandato.

En abril,la Congregaciónparala Doctrinadela Feacusó a LCWR de “graves problemas doctrinarios” y anunció que tres obispos de EE.UU. se encargarán de poner orden entre las religiosas.

Los encontronazos del Vaticano conla LCWRvienen de lejos- durante la visita del papa Juan Pablo II a Washington en 1979, la entonces presidente del grupo, Theresa Kane, hizo en público y frente al pontífice una reclamación que ganó titulares en todo el mundo.

“Le urjo, Santo Padre, a que tenga presente el dolor que es parte de la vida de muchas mujeres”, declaró Kane, quien agregó que “la Iglesia, para ser fiel a su llamado por la dignidad de todas las personas, debe responder abriendo la posibilidad de que las mujeres estén incluidas en todos los ministerios dela Iglesia”.

En otras palabras, las religiosas pedían la ordenación sacerdotal de las mujeres, quela Iglesiaha vedado durante casi toda su historia, y que el Vaticano ha rechazado en años recientes.

Más de tres décadas después del ruego de Kane, el Vaticano ha ordenado una “visita” —una especia de inspección eclesiástica— de las órdenes religiosas femeninas en EE.UU., y la intervención de los obispos enla LCWR.

“En el tiempo de la Iglesia éste es un conflicto breve”, comentó a EFE, Jim Fitzgerald, dela Conferenciaporla Ordenaciónde Mujeres, quien también está en St. Louis. “Pero es un proceso muy, muy deliberado”.

La “visita” la condujo el año pasado Clare Millea, la superior general de los Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús, una estadounidense que reside en Roma.

El Vaticano describió la “visita” como una encuesta sobre las condiciones de vida y prácticas en las órdenes religiosas en EE.UU.

Se desconoce, por el momento, el informe final de la “visitadora”, una falta de transparencia que, según Fitzgerald, genera insatisfacción entre las religiosas estadounidenses.

La amonestación emitida por el Vaticano en abril se refiere, también en parte, a la independencia con que viven y trabajan muchas religiosas estadounidenses, y su tolerancia en temas como la homosexualidad, el aborto y la lucha por la justicia social.

El Vaticano “nos considera una especie de mano de obra eclesiástica”, comentó Sandra Schneiders, profesora enla Escuela Jesuitade Teología en Berkeley (California), refiriéndose al papel tradicional de las religiosas como enfermeras o como maestras en las escuelas católicas.

“Nuestra visión de nuestras vidas y la visión que ellos tienen de nosotras como mano de obra, no están en el mismo planeta”, añadió.

El meollo de este asunto lo leemos en una información en inglés al respecto en National Catholic Register, Ago,07-2012.

Las líderes esperan encontrar un camino medio, dijeron al National Catholic Register, pero que también ellas quieren dar al Vaticano una firme expresión de cómo ellas mismas se entienden como religiosas, sugiriendo que las hermanas no “necesariamente” necesitan ser parte de las estructuras formales de la Iglesia.

[The leaders hope to find a middle path, NCR was told, but that they also want to give the Vatican a firm expression of how they understand themselves as religious, suggesting that the sisters do not “necessarily” need to be part of formal church structures.]

Ahí lo tienen, las tales ‘religiosas’ gringas no quieren sujetarse a la autoridad, no quieren “necesariamente” ser parte de las estructuras formales de la Iglesia.

Ahora bien, el Catecismo de la Iglesia Católica (el que vulgarmente algunos llaman ‘catecismo de Juan Pablo II’), en su número 2089 define el término ‘cisma’ de la siguente manera:

cisma, [es] el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.

Por allá hace unos 24 años hubo un cierto obispo —con un co-consagrante— que consagró sin mandato pontificio 4 obispos, si la memoria no nos falla en Jun-30-1988. En el tiempo record —decimos ‘record’, porque en el Vaticano la maquinaria funciona lenta, muy lentamente— de dos días, el Vaticano emitió un documento en el cual se aclaraba la excomunión de estos 6 obispos y se resaltaba aquel ‘acto cismático’, por lo cual imaginamos que en el caso de estas ‘religiosas’ gringas sucederá algo parecido, no sólo en la forma sino en el fondo, y con la misma agilidad, rapidez, celeridad y prontitud.

A los pseudocanonistas les pedimos el favor de que no nos vayan a escribir para justificar la actitud de estas ‘religiosas’ gringas como una ‘actuación de conciencia’ o similares, gracias.

Si camina como pato, grazna como pato, se mueve como pato, tiene plumas como un pato, su habitat es el mismo del pato....

Las ‘lagrimas de San Lorenzo’


Para que no se diga que este asunto no tiene nada que ver con la linea de este blog, les contamos que esta entrada la confeccionamos siempre pensando en aquello de que “los cielos proclaman la gloria de Dios...” (Sal 19,2)

Este es un artículo que copiamos de la sección de ciencia del diario ABC de madrid, Ago-10-2012.

El mito detrás de las Perseidas

La más famosa lluvia de estrellas se relaciona con las lágrimas del martirio de un santo, un personaje mitológico que nació de otra «lluvia» mucho más fecunda y un cometa perdido

j. de j. / madrid
Día 10/08/2012


Las Perseidas, la lluvia de meteoros más popular del año que podrá disfrutarse este fin de semana, se produce cuando diminutos fragmentos de polvo provenientes de la cola del cometa Swift-Tuttle, entran en la atmósfera. La combustión produce un bólido o estrella fugaz, un destello que dura menos de un segundo y que es lo que se ve desde la Tierra. Esta es la explicación científica, pero las Perseidas tienen otras historias detrás que aumentan aún más su peculiar encanto y romanticismo. Una de ellas, la más dramática, tiene que ver con la tradición cristiana y la otra, más mundana, con la mitología griega.

Las lluvias de estrellas reciben su nombre de la constelación desde la cual parecen provenir los meteoros, lo que se denomina radiante. En el caso de las Persedias, el radiante se localiza en la constelación de Perseo. En la mitología griega, Perseo es el hijo de Zeus, quien, enamorado de la ninfa Dánae, tuvo que metamorfosearse para poder entrar en la habitación donde estaba recluida su amada y engendrar a su futuro vástago. La forma que eligió el dios fue, precisamente, una lluvia dorada... Después, ya mayor, Perseo tiene amores con la princesa Andrómeda, que es la constelación que se ubica a su lado. Incluso la salvó de un monstruo marino que estaba a punto de devorarla. Tampoco fue el primero en derrotar; antes ya le había cortado la cabeza a la Medusa, conocida por convertir en piedra a quien la mirase, aunque eso ya es otra historia.

El martirio de San Lorenzo

Las Perseidas son conocidas también como las Lágrimas de San Lorenzo, al coincidir más o menos su llegada en agosto con la fecha en la que se recuerda el martirio del santo (10 de agosto). San Lorenzo fue quemado vivo en una hoguera, a la parrilla, en Roma. Se dice que en medio del martirio exclamó: «Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho». Sus lágrimas, reza la leyenda, son las «estrellas» que en las próximas noches caerán del cielo.

Por si las Perseidas no tuvieran suficiente magia, el cometa que las provoca, el Swift-Tuttle, se perdió de la vigilancia de los astrónomos por imprecisiones cometidas en la estimación de su órbita. Incluso se creyó que se había desintegrado. Lo que ocurría e que el período en el que el cometa lograba completar su órbita no era de 120 sino de casi 130 años. Para alivio de los científicos, volvió a reaparecer en 1992.