Saturday, August 04, 2012

‘Mass/Jazz time’ en la Catedral de San José, California


En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente,... siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles.

Constitución Sacrosanctum Concilium
Sobre la Sagrada Liturgia, N° 120





Bajo el título “Misas Jazz con Frank and ValLimar Jansen” la Catedral de San José, California, Estados Unidos, anuncia en su sitio de internet (ver imágen superior) que como parte del Festival de Jazz de San José se ha programado ofrecer dos Misas-Jazz el Sábado, Ago-11-2012 a las 4:30 PM y el Domingo, Ago-12-2012 a las 11:30 AM.

Una información similar aparece en el boletín semanal en inglés de la Catedral, Ago-05-2012...




...Y en el mismo boletín en español, Ago-05-2012.




¿Será que esas Misas-Jazz de verdad corresponden “al uso sagrado”, convienen “a la dignidad del templo”, en este caso la Catedral, y contribuyen “realmente a la edificación de los fieles”?

La dogmatización del Concilio


En una nota publicada Ago-01-2012 en el sitio de internet del Distrito alemán de la FSSPX/SSPX con el título “La dogmatización del Concilio” se responde a la entrevista concedida por el card. Kurt Koch a la agencia Kipa/Apic, en las cual compara a la FSSPX/SSPX con Lutero (ver aquí). Traducción de Secretum Meum Mihi.

El poco nivel de las críticas a la Fraternidad de San Pío X es a veces más que molesto. El cardenal Koch, según un infome de ayer de KNA, afirmó que la Fraternidad, con su crítica al Concilio, representaba posiciones similares a las de Martín Lutero. Obviamente, la Fraternidad parte del principio de que el Concilio Vaticano II cometió errores. De hecho, la afirmación de que “los concilios también se equivocan, se remonta a Martín Lutero”, dice Koch. “De allí la necesidad de pedir a los tradicionalistas que se pregunten a sí mismos en donde se encuentran”.

Por nuestra parte, nos gustaría preguntar al Cardenal si realmente carece del conocimiento teológico básico o si quiere a proósito inducir a la gente en el error. Un Concilio es infalible cuando define una verdad de fe, y eso fue negado por Martín Lutero. La Iglesia, sin embargo, nunca afirmó que todo lo que se encuentre en alguna parte de los texto de un Concilio es infalible. Los textos del último Concilio, que se reconoce explícitamente como un concilio puramente pastoral, no podría de modo alguno reivindicar adhesión dogmática.

Monseñor Lefebvre denunció en repetidas ocasiones la deshonestidad de este enfoque: Durante el Concilio se decía que no se debia expresar con precisión dogmática, ya que se trataba de un Concilio puramente pastoral. Después del Concilio es que los textos comenzaron a dogmatizarse, como ahora nuevamente hace el cardenal Koch: Habría de hecho diferencias formales entre los tipos de texto, pero pocos textos sustantivos con la obligatoriedad de contenido.

En todo caso, otro cardenal, a saber: Walter Brandmüller confirmó en mayo que los documentos conciliares sobre el diálogo interreligioso y la libertad religiosa no poseían ningún “contenido dogmático vinculante”.