Sunday, July 22, 2012

Lo que la FSSPX/SSPX no hizo público junto con su reciente declaración


Seguidamente publicamos una carta circular, Jul-18-2012, proveniente del secretario general de la FSSPX/SSPX, P. Christian Thouvenot, en la cual aparecen cosas que debieron se publicadas junto con la declaración de Jul-18-2012, pero no sucedió así.

El documento y la traducción han sido proporcionados por el foro Non Possummus, Jul-22-2012, al cual hemos hecho algunas adaptaciones.





FRATERNIDAD SACERDOTAL
SAN PIO X

Haus Mariä Verkündigung
Schwandegg
CH - 6313 - Menzingen (ZG)
tel :+41.41.757.10.50
fax : +41.41.757.10.55

Carta Circular n°2012 - 05/06/07
a los superiores de distritos
Seminarios
casas autónomas

El Secretario general + Menzingen, 18 de julio de 2012

CARTA INTERNA


Excelencias,

Señores superiores y estimados cofrades,


En el curso del mes de mayo, Monseñor Fellay se dirigió a Córcega para efectuar las confirmaciones de algunos fieles en una atmósfera un poco tensa después de que el Obispo del lugar creyó bueno hacerlas él mismo. Luego el Superior General visitó el Priorato de Marsella y la escuela de Brignoles en donde también otorgó el sacramento de la confirmación así como dos conferencias sobre la actualidad sobre nuestras relaciones con Roma.


El 9 de mayo estuvo en Roma con el primer asistente en donde le pidió instantemente a Monseñor Pozzo la garantía de poder continuar denunciando los errores y los escándalos en el caso de que la Santa Sede erigiera a la FSSPX como una Prelatura. La discusión tropezó en el reconocimiento de la licitud del nuevo rito, es decir, sobre la bondad de esta ley litúrgica y en consecuencia la legitimidad de celebrar según el rito de Paulo VI.


Finalmente, el examen del texto realizado por una asamblea de cardenales del texto presentado por Monseñor Fellay, ha desembocado en la solicitud de sustanciales modificaciones (además de la cuestión litúrgica, reconocimiento del Concilio Vaticano II y del magisterio posterior para comprender la continuidad del magisterio anterior, supresión de nuestra referencia la juramento antimodernista, la introducción de referencias al nuevo catecismo, etc.) Esta solicitud fue presentada al Superior General el 13 de junio. Monseñor Fellay inmediatamente respondió que no podía firmar tal declaración. Por lo tanto, hemos regresado al punto de partida, es decir, a un punto muerto, como lo declaró Monseñor Fellay en Ecône el 29 de junio.



[...]


Capítulo General


Se desarrolló en Ecône del 9 al 14 de julio al final del retiro sacerdotal predicado por el padre Alain Lorans, antiguo rector del seminario. El Capítulo empezó tomando lista, la lectura de las reglas del capítulo, el examen de la convocatoria así como el caso de Monseñor Williamson que se vio suspendido de su oficio de capitulante con motivo del canon 2331 § 1 y 2 (nc 1373). El Capítulo le dio su aprobación al Superior General por una gran mayoría. Enseguida los capitulantes invocaron al Espíritu Santo antes de prestar juramento de guardar secreto sobre las deliberaciones del Capítulo. Entonces los trabajos comenzaron.


Adjunta encontrarán la Declaración final adoptada por el Capítulo antes de separarse y de reunirse en la tumba de nuestro venerable fundador. Esta declaración será hecha pública por DICI, el órgano oficial de comunicación de la casa general.


Igualmente han estado mejor definidas las Condiciones previas a una eventual normalización de nuestras relaciones con la Iglesia Oficial:


Condiciones sine qua non que se impone la Fraternidad y que declara de las autoridades romanas antes de considerar un reconocimiento canónico:



1. Libertad de guardar, transmitir y enseñar la sana doctrina del magisterio constante de la Iglesia y de la verdad inmutable de la Tradición divina; libertad de defender, corregir, reprender incluso públicamente los fautores de errores o novedades del modernismo, del liberalismo, del Concilio Vaticano II y sus consecuencias;



2. El uso exclusivo de la liturgia de 1962. Conservar la práctica sacramental que tenemos actualmente (incluyendo las órdenes, confirmación y matrimonio);



3. Garantía de al menos un Obispo.


Condiciones deseables:



1. Tribunales eclesiásticos propios en primera instancia.



2. Exención de las casas de la FSSPX en relación a los Obispos diocesanos;



3. Comisión Pontifical en Roma para la Tradición en dependencia del Papa , con una mayoría de miembros y presidencia de la Tradición.



Las Actas del Capítulo serán publicadas en el Cor Unum que saldrá para finales del mes de Julio, ustedes leerán como la guarda del secreto natural, profesional y prometido es un deber grave que se debe observar en justicia. Pueda esta carta circular reservada a los superiores y a comunicar a los miembros de la FSSPX, permanecer interna a nuestra sociedad y no ser divulgada en público y en particular en internet, en los foros o en otros blogs.



Roma



Monseñor Fellay me pide adjuntar las siguientes consideraciones :



La casa general está muy consciente de los problemas y las inquietudes -frecuentemente exageradas- que pudieron haber sido causadas por ciertas ambigüedades, ambigüedades que Roma no ha aclarado sino recientemente, en particular por la respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe el pasado 13 de junio. Monseñor Fellay está, por otra parte, agradecido con Roma de por fin haber aclarado netamente su posición lo que permitirá en adelante tratar los problemas más fácilmente. Que en adelante nuestras fuerzas se unan y que se deje de juzgar temerariamente al prójimo como triturarse los unos a los otros con impunidad.



[Despedida final]


[Firmado] P. Christian Thouvenot

Obispo Williamson respecto de los recientes desenvolvimientos de la relación Roma-FSSPX/SSPX ve la “resistencia socavada”


Richard Williamson, obispo de la FSSPX/SSPX, dedica su comentario semanal a los más recientes desenvolvimientos de la relación Roma-FSSPX/SSPX, o sea, después del capítulo general y la posterior declaración del mismo, en lo cual ve la “resistencia socavada”; lógicamente se refiere a la resistencia de la FSSPX/SSPX. Adicionalmente, es de notar que Williamson no se refiere al Obispo Fellay como su “Superior General”, sino únicamente como “vocero”, en otro pasaje alude simplemente a “los líderes” de la FSSPX/SSPX. Los pasajes en itálica y los subrayados son originales.

Numéro CCLXII (262) | 21 de Julio de 2012

RESISTENCIA SOCAVADA

La buena noticia del Capítulo General de la Hermandad San Pío X que finalizó el sábado es que a la Hermandad, llevada al borde del suicidio, le ha sido otorgado un aplazamiento por el Capítulo. Sin embargo, si las siguientes palabras, pronunciadas en una entrevista emitida en todo el mundo, son alguna indicación de la mente de los líderes, todavía en sus puestos por otros seis años, las oraciones aún deben ascender para que el aplazamiento dure. Estas son las palabras (que pueden o no estar aún disponibles en Internet – ver Catholic News Service): –

Muchas personas tienen una comprensión del Concilio(Vaticano II) que es una comprensión errónea y ahora tenemos gente en Roma que dicen esto. Nosotros podemos decir, en las Discusiones(entre Roma y la Hermandad San Pío X, desde 2009 hasta 2011), yo creo, nosotros vemos que muchas cosas que nosotros (en la Hermandad San Pío X) hubiéramos condenado como provenientes del Concilio, de hecho no son del Concilio sino de la comprensión común que se tiene de él”.

Para comentar, debemos volver al Vaticano II. Conteniendo ambos verdad y error, sus 16 documentos son profundamente ambiguos y contradictorios. Siguiendo al Arzobispo Lefebvre, la Hermandad San Pío X nunca ha dicho que los documentos no contienen verdad, sino que ella siempre los ha acusado de contener serios errores, por ejemplo la doctrina que el Estado no tiene derecho de reprimir las religiones no-católicas. Roma Conciliar siempre ha defendido los documentos, por ejemplo señalando las verdades opuestas contenidas en ellos, tales como que cada hombre debe en cuestiones religiosas encontrar y profesar la verdad. Pero las verdades nunca han sido un problema. El problema es el error y la contradicción. Por ejemplo, si una masa de individuos, tales como el Estado, puede ser neutral en religión, ¿porque el individuo único no puede serlo? La contradicción abre ampliamente la puerta para liberar al hombre de Dios – para el liberalismo.

Las Discusiones Doctrinales de 2009 a 2011 fueron establecidas para examinar el choque doctrinal entre el subjetivismo de la Roma Conciliar y el objetivismo católico de la Hermandad San Pío X. Demostraron, por supuesto, que el choque es profundo e irreconciliable, no entre la verdad Conciliar y la verdad católica, sino entre el error Conciliar y la verdad católica, en efecto entre la religión del hombre y la religión de Dios.

Ahora viene el vocero a afirmar que la “gente en Roma” están en lo correcto y que “nosotros” estamos equivocados, es decir la Hermandad San Pío X, porque “muchas cosas” que la Hermandad ha constantemente condenado como viniendo del Concilio, vienen solamente de la “comprensión común” del Concilio. En otras palabras, el Arzobispo y su Hermandad estaban equivocados desde el principio en acusar al Concilio y, consecuentemente, en resistir a la Roma Conciliar. Se deduce que las consagraciones episcopales de 1988 tienen que haber sido una decisión innecesaria porque se podía haber confiado a los obispos Conciliares que cuiden la Tradición Católica. Sin embargo el Arzobispo llamó a esas consagraciones “Operación Sobrevivencia” y llamó el confiar en la Roma Conciliar “Operación Suicidio”.

Hoy el vocero – consistentemente con sus palabras citadas arriba – está ciertamente favoreciendo un acuerdo Roma-Hermandad. Además el vocero habría sugerido hace dos meses en Austria que este acuerdo confiaría a Roma Conciliar la elección de los futuros obispos de la Hermandad. Entonces, a menos que Roma haya dejado de ser Conciliar desde el día del Arzobispo, y toda la evidencia clama contra tal ilusión, el Arzobispo hubiera dicho que este vocero esta promoviendo la “Operación Suicidio” de la Hermandad – a menos que el vocero haya desde entonces renegado de estas palabras.

Kyrie eleison.

Carta del Vaticano a Obispos peruanos pide no dejarse instrumentalizar por “universidad rebelde”


Respecto de la materia de nuestra entrada inmeditamente anterior, Andrés Beltramo trae este interesante artículo en Vatican Insider, Jul-22-2012, en donde revela aparte de una carta, hasta ahora desconocida, enviada por el Vaticano a los Sres. Obispos de Perú, en la cual les pide no dejarse instrumentalizar por la “universidad rebelde”, es deir, la ex PUCP, que ahora ni es católica ni es pontificia.

07/22/2012
Perú: un llamado de atención para los obispos

El Vatican Insider revela, en exclusiva, una carta de la Santa Sede que pide al presidente de la Conferencia Episcopal Peruana no dejarse “instrumentalizar” por la “universidad rebelde”


Andrés Beltramo Álvarez
Ciudad del Vaticano


La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) no debe ser instrumentalizada por la “universidad rebelde”. Al contrario, está obligada a prestar un “decidido y claro” apoyo a las determinaciones de la Santa Sede en el contencioso por la legítima propiedad de la institución, hasta ayer Pontificia y Católica. Este es el núcleo de una carta enviada por el Vaticano al presidente de los obispos del país sudamericano, Salvador Piñeiro. Un duro llamado de atención, para acabar con las ambigüedades y el “juego sucio”.

El texto, hasta ahora desconocido y a cuyo contenido el Vatican Insider tuvo acceso, fue entregado el viernes 20 de julio en la nunciatura apostólica de Lima al secretario general de la CEP, Lino Panizza Richero. Con él se encontraban el segundo vicepresidente y arzobispo de Arequipa, Javier del Rio y el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne.

A ellos el embajador papal James Green entregó copia del decreto con el cual la Sede Apostólica dispuso el retiro de los títulos honorarios de “Pontificia” y “Católica” a la universidad. Y también les facilitó la carta del secretario de Estado, Tarcisio Bertone, en la cual anuncia la inédita decisión al rector Marcial Rubio.

Esto ocurrió a primeras horas de la tarde. Green ordenó que los tres documentos, incluida la carta a Piñeiro, sean enviados a todos los obispos del país. Más tarde recibió en la nunciatura a las autoridades de la PUCP, a las cuales transmitió el decreto y la misiva.

El mensaje de Roma al arzobispo de Ayacucho-Huamanga dejó poco espacio para la duda: “Para el bien de la Universidad y por la responsabilidad de la Iglesia en el campo educativo, esa Conferencia Episcopal debe sostener la posición de la Santa Sede y al Arzobispo de Lima, desautorizando con vigor cualquier intervención contraria e invitando al episcopado del país a una acción colegial leal. En caso de eventuales dudas, usted y los demás obispos tendrán la amabilidad del consultar al Sr. Nuncio en Lima”.

Y agregó: “El Santo Padre espera que, en lo sucesivo, la Conferencia Episcopal preste un decidido y claro apoyo a las decisiones tomadas por la Santa Sede con respecto a la situación de la PUCP y se eviten nuevas incomprensiones y divisiones”.

La dureza de las palabras dejó en claro que, en lugar mantener una posición institucional, durante el contencioso por la universidad la cúpula de los obispos se alineó con la casa de estudios. Incluso cuando la rebeldía de sus autoridades era abierta y manifiesta.

Así quedó en claro el 17 de abril, cuando la conferencia emitió una nota pública a nombre de sus cinco obispos delegados en la Asamblea Universitaria de la PUCP. Ese texto fue desconcertante, no sólo porque su contenido estaba en sospechosa sintonía con las tesis del rectorado sino también porque fue difundido sin el consenso de algunos de los supuestos firmantes, que ni siquiera fueron consultados.

Este episodio fue calificado de “lamentable” por la carta vaticana a Piñeiro, la cual fue tajante: “Le pido que cuide que esa conferencia Episcopal evite ser instrumentalizada por el rectorado de la universidad”.

Se trata de una prueba más de la seriedad con la cual la Santa Sede ha afrontado la controversia de la ex Pontificia y Católica. Y aunque sus más radicales alumnos sostengan que el quite de los títulos “no significa nada”, la realidad es otra. Porque se trata de acabar con un contencioso durado más de 40 años y que ha llegado a niveles insostenibles.

Por lo pronto este lunes 23 está prevista una nueva sesión de la Asamblea Universitaria. En ella se analizará la decisión de Roma que, por cierto, no es definitivamente irreversible. Como bien señala el decreto pontificio, es posible rever el quite de los títulos. La salida es sencilla: si los directivos del claustro se retractan y modifican sus estatutos, recuperarán su identidad. De otra manera les espera un futuro negro.