Thursday, May 17, 2012

Superior del Distrito italiano de la FSSPX/SSPX se pronuncia tras decisión de la CDF


El P. Pierpaolo Maria Petrucci, quien recientemente asumió como nuevo Superior del Distrito Italiano de la FSSPX/SSPX, se ha pronunciado vía un comunicado, después de conocerse las medidas tomadas por la CDF sobre las relaciones con la FSSPX/SSPX. Traducción al español de Secretum Meum Mihi.

Comunicado del Superior de Distrito

Divide y reinarás

Queridos Amigos,

Como saben , la Fraternidad san Pío X está atravesando un periódo difícil. Después de la publicación, grave e inmoral, de cartas privadas entre tres obispos y el Consejo General dirigido por nuestro superior, Mons. Fellay, la Congregación para la Doctrina de la Fe en fecha de hoy (16 de Mayo), ha hecho público un comunicado de prensa. En el texto, de una parte se manifiesta la voluntad de proseguir en “ulteriores discusiones entre la Santa Sede y la Fraternidad San Pío X”, por la otra se afirma, con referencia a la carta de los tres obispos, que “respecto a las posiciones adoptadas por los tres obispos de la Fraternidad San Pío X, su situación deberá ser tratada separada y singularmente”.

Este modo de actuar manifiesta claramente la intención de dividir nuestra Fraternidad Sacerdotal en sus máximos representantes. Por esto invitamos a todos los amigos y fieles a intensificar su plegaria y en particular el Santo Rosario, en la Cruzada lanzada por nuestro Superior, para que la Fraternidad San Pío X permanezca unida en la batalla contra los errores que han penetrado en la Iglesia.

Don Pierpaolo Maria Petrucci
Superiore de Distrito

“La Iglesia no cambia su posición sobre los gay”, Card. Schönborn


Esta es una entrevista concedida por el Card. Schönborn, Arzobispo de Viena, a Andrea Tornielli y publicada hoy en la edición impresa de La Stampa, Pág. 17. En esta entrevista el Card. Schönborn es preguntado sobre la elección de un homosexual en un consejo parroquial, en donde aclara que en realidad no es que lo respalde, sino que no ha tomado partido respetando la decisión de los parroquianos; ¿qué, una declaratoria de no intervención por parte del llamado a intervenir?. Por otro lado, también habla del ‘llamado a la desobediencia’ de unos 400 párrocos de Austria.

Traducción al español provista por Vatican Insider, May-17-2012.

05/16/2012
Schönborn: «La moral católica es el camino hacia la felicidad»

Los homosexuales, los sacerdotes del disentimiento, las próximas iniciativas de los obispos austríacos: en una entrevista exclusiva habla el cardenal de Viena, Christoph Schönborn

ANDREA TORNIELLI
Ciudad del Vaticano


Hace un mes y medio, había dejado su lugar en el consejo pastoral de una parroquia a Florian Stangl, un joven que convive con su pareja homosexual. Una decisión que había suscitado reacciones polémicas, pero también esperanzas, y que había sido considerada por más de uno como el inicio de un cambio de la posición de la Iglesia con respecto a los homosexuales. El cardenal Christoph Schönborn, dominico, 67 años, discípulo de Ratzinger y arzobispo de Viena, en estos días se encuentra en Roma, donde ha discutido con las autoridades vaticanas acerca de la situación de la Iglesia austríaca. En esta entrevista concedida a La Stampa, después de semanas de silencio, vuelve a hablar sobre su decisión. La defiende, pero explica al mismo tiempo que la enseñanza católica no cambia. E interviene también sobre el disentimiento que está viendo la Iglesia en Austria, anticipando las iniciativas que tomará con los sacerdotes que firmaron el llamado a la desobediencia.

¿Puede explicar por qué ha ratificado la elección de Stangl en el consejo pastoral?

La mía fue una «no decisión»; simplemente decidí no interferir con la elección que se había hecho. Es la parroquia la que debe elegir bien a los candidatos para el consejo pastoral, en conformidad con los requisitos previstos. En el caso del que hablamos, esto lamentablemente no fue así.

Usted se ha reunido con Stangl. ¿Cuál fue su impresión?

No tengo intención de entrar en detalles, porque las personas tienen derecho a su esfera privada.

El caso ha suscitado esperanzas en quien espera un cambio de posición de la Iglesia con respecto a los homosexuales…

Frente a casos de irregularidad, de personas que conviven, de divorciados que se vuelven a casar, o de parejas formadas por personas del mismo sexo, nosotros, los pastores, debemos sostener con firmeza las enseñanzas de la Escritura y de la Iglesia, no por fideísmo, sino porque estamos convencidos de que representan el camino hacia la felicidad. Y debemos intentar ayudar a todos a conducir una vida conforme con estas enseñanzas.

¿Por qué, entonces, decidió no intervenir?

Porque debemos reconocer que no solo aquellos que viven en una situación objetiva de desorden moral, sino todos nosotros, tenemos necesidad de perdón y de misericordia. Estamos caminando hacia una meta que reconocemos con el corazón y con la mente, pero también somos conscientes de que son necesarios pasos de conversión y de paciencia. No debemos justificar ciertas situaciones, sino pedir un cambio. Como pastor, consideré que en esa situación particular, en el caso del que hablamos, había un camino en curso.

Admitirá que se trata de un precedente…

La posición de la Iglesia sobre estos temas no ha cambiado, y no se trata de un precedente. Es solo un caso particular, como tantos otros…

¿La Iglesia debería mostrar una actitud más misericordiosa hacia los homosexuales?

La Iglesia siempre ha mostrado misericordia hacia los pecadores, y todos somos pecadores. Aunque nos concentremos solo sobre ciertos pecados y sobre ciertas situaciones de desorden moral, todos nosotros, como cristianos, debemos confesarnos. Pero no hay misericordia sin verdad. Se necesita un camino de conversión: esto vale para los divorciados unidos en nuevas nupcias, pero también para quienes viven relaciones homosexuales. Es necesario ayudarlos a reconocer que el plan de Dios no es este, y si se sienten incapaces de seguir la enseñanza de la Iglesia, que lo admitan con humildad, pidiendo la ayuda de Dios, confesándose e intentando no pecar más. No podemos cambiar su plan, pero debemos recordar que Dios es infinitamente misericordioso con nuestros pecados.

Las asociaciones de homosexuales acusan a la Iglesia de tener una actitud discriminatoria. ¿Cómo responde a esto?

La Iglesia debe seguir lo que ha sido revelado en la Escritura, pero condena el pecado, no al pecador. Y luego están los grupos de presión, lo «políticamente correcto», las actitudes mostradas, con las cuales, por otro lado, no todos los que tienen inclinaciones homosexuales están de acuerdo. Un cierto alboroto, una cierta propaganda homosexual, el querer extender en las escuelas un tipo de educación sexual que acabe por promover también la homosexualidad… Me pregunto: si esta es la normalidad, ¿que necesidad hay de hacer tanto alboroto? Si esta es la felicidad que Dios ha querido para el hombre, ¿por qué es necesaria tanta propaganda?

Hay quien dice que a Iglesia hoy habla demasiado de moral sexual. ¿Qué opina al respecto?

Lo que es importante es la relación de amistad con Jesús, el encuentro personal con él. Benedicto XVI no se detiene mucho sobre las cuestiones vinculadas a la sexualidad, sino que insiste sobre la amistad con Jesús, es decir, sobre la fe. Me impresionó que, durante el primer encuentro con los jóvenes en Colonia, en el 2005, el Papa no citara en ningún momento los temas vinculados a la sexualidad. Y recuerdo que también Juan Pablo II, en el 2001, dijo que todas las enseñanzas morales quedan relegadas a leyes exteriores e incomprensibles sin la experiencia de la fe, de la relación con Jesús.

En la Iglesia austriaca hay mucho disentimiento, cientos de sacerdotes han firmado un llamado a la desobediencia. ¿Qué sucederá?

Quisiera, antes que nada, aclarar que una cosa es la «Pfarrer-Initiative» del 2006, firmada por 350 sacerdotes, y otra es el llamado a la desobediencia, lanzado con gran eco mediático hace un año: este último, promovido por monseñor Helmut Schüller, fue llevado a cabo sin advertir de antemano a los signatarios, que estaban desinformados. De inmediato declaré que no se puede jugar con las palabras y que el llamado a la desobediencia era inadmisible. Como obispos hemos tenido paciencia —según algunos, incluso demasiada— y ahora estamos preparando una carta pastoral, que se dará a conocer durante el Año de la Fe, en la que responderemos a todas las cuestiones planteadas por quienes expresaron disentimiento.

El Papa los citó en la misa del Jueves Santo…

Benedicto XVI nos dio en esa homilía un modelo de diálogo, buscando introducirse en sus motivos, responder a sus objeciones y, por último, invitándolos a seguir a Cristo en la obediencia, que es un camino de redención y de libertad.

¿Y si los partidarios de la «Pfarrer-Initiative» no cedieran?

Nosotros les decimos: ahora es el momento de aclarar. Luego tomaremos nuestras decisiones, incluyendo, en última instancia, pasos que prevean sanciones disciplinarias. Espero que no sea necesario.

En el caso de sanciones, ¿la intervención será vuestra o de la Santa Sede?

Nuestra, de los obispos, no de Roma. Es un deber que nos compete a nosotros, los pastores.

¿Qué opina de la invasión de este disentimiento, que pide la abolición del celibato, el sacerdocio de las mujeres, los laicos ocupando el lugar de los sacerdotes en las celebraciones?

El movimiento es difuso, existe incluso una especie de «Guía Michelin» del disentimiento, con los nombres de las asociaciones en los diferentes países. Se trata, en gran parte, de sacerdotes de la generación del 68: lo digo sin ningún desprecio, simplemente como dato de referencia. Muchos de ellos sufren, deben ser respetados y, a menudo, plantean problemas reales. Estamos de acuerdo con el diagnóstico: hay una crisis. No compartimos, sin embargo, el tratamiento. Me parece que imaginan la situación de la Iglesia de los años cincuenta o sesenta, cuando era mucho más fuerte, vivaz y estaba más radicada.

¿Cuál le parece que es el tratamiento adecuado?

Un nuevo redescubrimiento de la fe, que acepta ser luz del mundo. El verdadero programa que contrasta a la «Pfarrer-Initiative» lo conforman todas las realidades vivas de la Iglesia austriaca, de las cuales nadie habla: la cantidad en aumento de familias jóvenes que viven su fe en el mundo con la consciencia de ser una minoría creativa; los jóvenes fascinados por la espiritualidad y la liturgia de los monasterios. Estamos acostumbrados a ser mayoría y a decir de todo sobre todos: ahora es el momento de reconocernos como minoría y de dar testimonio, cada uno desde su lugar, de nuestra fe.

Video de entrevista de CNS con el Superior General de la FSSPX/SSPX


Anteriormente habíamos traducido casi en su totalidad un artículo de Catholic News Service basado en una entrevista con el Superior General de la FSSPX/SSPX (ver aquí), ahora el video de esa entrevista, a partir de la cual basó el artículo, ha sido puesto en línea; esta es la traducción del mismo provista por Radio Cristiandad, May-16-2012.




FSSPX/SSPX vs. Roma

La cuestión no es la Fraternidad vs. Roma, yo pienso que si se ve todo en su conjunto es un mal entendido. Yo definitivamente no lo veo de este modo. Desde Paulo VI hemos visto que es en el Concilio, esto no es nuevo, hemos visto que desde el Concilio tenemos esta aprensión de que algo está mal en la Iglesia, un movimiento muy fuerte que ya no está en la línea católica el cual es llevado por personas que están posicionados y por eso se da la impresión que es la Iglesia Católica. Mucha gente tiene un entendimiento del Concilio que es un mal entendimiento. Ahora tenemos autoridades en Roma que lo dicen. Nosotros hemos visto en las discusiones que muchas cosas que hemos condenado como pertenecientes al concilio, no son de hecho del concilio, sino del común entendimiento de éste.

La libertad religiosa

La libertad religiosa es utilizada de muchas maneras, y viendo de cerca yo realmente tengo la impresión que no muchos conocen lo que realmente el Concilio dijo al respecto. El Concilio presenta una libertad religiosa de hecho muy, muy limitada. Muy limitada. Eso significa que en nuestras pláticas con Roma ellos dijeron claramente que tener el derecho al error o escoger una religión es falso.

La libertad en la práctica

Las situaciones conflictivas no son de hoy. La Iglesia ha tenido que tratar con ellas desde hace ya mucho tiempo. Lo que ella pide de los Estados no es nuevo, así, no tenemos problemas cuando se pide libertad para la Iglesia en el medio oriente o en los Estados Unidos, es más bien qué principio se invoca para hacerlo. Se argumentaría que debe haber otro principio que sería más adecuado para justificar la acción. Este antes era llamado tolerancia. Tenemos que profesar nuestra fe y tenemos que mostrarla. No se supone que debamos esconderla. Pero en ciertas circunstancias la vida nos dice que es mejor agacharnos, y si son tiempos de persecución por ejemplo, nadie está obligado a provocar al oponente o persecutor.

El estado ideal

La mejor situación se da cuando se tiene a toda la sociedad yendo para el mismo lado. Esto también ayuda a la unidad, a la paz y a todo. Por supuesto la religión es una parte muy importante para el corazón humano. Y si se está en la misma religión ayuda a que haya paz. Y diré que es el mandamiento de nuestro Señor a su Iglesia. Tenemos que ir a todas las naciones y enseñarles lo que Dios dijo. Ahora, cuando se está en una situación mixta, que es la realidad, diría, bien, esto no es lo ideal pero esta es la situación en la que te encuentras. Y aquí es donde tienes que hacer tu trabajo, tu deber como cristiano. Entonces tenemos que dar este testimonio a los otros, tienes que tratar de ayudarlos. Queremos que todos tengan la maravillosa felicidad del cielo y tratar de ofrecerles este conocimiento.

La Iglesia y los Judíos

Si piensas lo que les pasó durante la segunda Guerra mundial, digamos la posición Cristiana hacia ellos como la maldición de lo que les pasó. La cual clamamos es errónea. Eso no es cierto. Hitler pudo haber sido bautizado pero su comportamiento fue absolutamente anti-católico. No fue el comportamiento católico el que él siguió por lo que hizo. Y creo que no es justo poner la carga de lo sucedido a ellos en la Iglesia Católica. Si miras lo que Pio XII hizo por ellos, hablamos de aproximadamente de setecientos mil judíos que fueron salvados por la Iglesia por Pio XII. Pero cuando ves todos los comentarios del lado judío acerca del catolicismo, esto es antagonismo. El cual no vino primero de los católicos. No lo creo.

El trabajo del Papa Benedicto

Personalmente, yo hubiera querido esperar un poco más de tiempo para ver las cosas más claras, pero una vez más, realmente parece que el Santo Padre quiere que suceda ahora. El movimiento del Santo Padre, porque realmente viene de él, es genuino. Si este reconocimiento sucede es gracias a él. Definitivamente solo a él.

Obispo expulsado del estado clerical


Todavía hoy en estos tiempos de tanta ‘misericordia’ y ‘comprensión’ (en realidad es permisividad, pero así es como le llaman), hay a quien expulsen del estado clerical. En este caso se trata de Raymond Lahey (imágen), de quien ya habíamos reportado algo (aquí y aquí).

Información de agencia AFP, May-16-2012.

Un ex obispo católico condenado por importar a Canadá pornografía infantil -incluyendo alguna relacionada con imaginería religiosa- fue destituido de sus deberes religiosos, dijeron autoridades eclesiásticas este miércoles.

"La Santa Sede destituyó a Raymond Lahey del estado clerical, una de los más serios castigos que la Iglesia puede imponer", afirmó en un comunicado Brian Dunn, el nuevo arzobispo de Antigonish, Nueva Escocia (este).

Desde ahora Lahey no podrá oficiar ningún tipo de ceremonia ni llevar vestimenta clerical, aunque, en cambio, debería observar el celibato.

Raymond Lahey, de 71 años, renunció como titular de la diócesis de Nueva Escocia en 2009, luego de que una búsqueda de su computadora en el aeropuerto de Ottawa desvelara pornografía infantil escondida.

Lahey se declaró culpable en mayo de 2011 de los cargos de poseer pornografía infantil con el propósito de importarla y resultó posteriormente sentenciado a 15 meses de cárcel, aunque fue liberado en enero luego de pasar ocho meses en prisión preventiva.

Entre las más de 600 fotografías y videos encontrados por la policía se encontraron escenas de esclavitud y chicos, algunos de entre ocho y 10 años, en actos sexuales llevando un crucifijo y cuentas del rosario.


Documentos de consulta (en PDF): Comunicado de prensa del Obispo de Antigonish, Mons. Brian Dunn. Declaración de la Conferencia Episcopal de Canadá respecto de Raymond Lahey.