Saturday, April 28, 2012

Manzana podrida del sacerdocio irlandes en camino de abandonar


La manzana podrida a quien infortunadamente y muy contra nuestra voluntad debemos llamar ‘sacerdote’, se llama Brian D'Arcy (imágen), de quien esta semana confirmó The Tablet, ha sido censurado desde hace un año por la CDF dados sus particulares puntos de vista respecto de la ordenación de mujeres al sacerdocio, la contracepción, y otros. Claro que él alega que lo tienen en la mira por sus críticas al manejo dado por el Vaticano a los casos de abusos sexuales a menores en Irlanda.

La censura consiste en que sus habituales columnas que escribe para Sunday World deben ser primero revisadas por un designado de la CDF, cosa que a D'Arcy no le agrada.

La buena noticia es que en una entrevista radial para el programa “Marian Finucane” de RTE Radio One (la cual se puede escuchar en el audio empotrado, en caso que de no ser posible ir aquí. En inglés) , D'Arcy ha dicho hoy que si tuviera que dejar de escribir sobre determinados temas le tocaría abandonar el sacerdocio.

Por favor, alguien que le dé el empujoncito para que se largue con sus herejías a otra parte, gracias.



P. Lombardi se refiere al “pro multis” en su editorial semanal


Información de Radio Vaticano, Abr-28-2012.

“Por ustedes y por muchos”

(RV).- En su editorial semanal “Octava Dies” del Centro Televisivo Vaticano, nuestro Director General, el Padre Federico Lombardi nos revela otro aspecto de la continua enseñanza del Santo Padre.

¿Qué hizo el Papa en Castel Gandolfo durante la semana después de Pascua? Tomó papel y pluma y escribió en su lengua una carta un poco especial, dirigida a los obispos alemanes, que pocos días después la publicaron. Se refiere a la traducción de las palabras de la consagración del cáliz de la sangre del Señor en el curso de la misa.

La traducción “por muchos”, más fiel al texto bíblico, es preferible a “por todos”, que deseaba hacer más explícita la universalidad de la salvación traída por Cristo. Alguien pensará que el tema es sólo para refinados especialistas. En realidad, permite comprender qué cosa es importante para el Papa y con qué actitud espiritual lo afronta.

Para el Papa las palabras de la institución de la Eucaristía son absolutamente fundamentales, estamos en el corazón de la vida de la Iglesia. Con el “por muchos”, Jesús se identifica con el Siervo de Jahwé anunciado por el profeta Isaías; por tanto, repitiendo estas palabras expresamos mejor una doble fidelidad: nuestra fidelidad a la palabra de Jesús, y la fidelidad de Jesús a la palabra de la Escritura.

El hecho de que Jesús haya muerto por la salvación de todos está fuera de toda duda; por tanto, es tarea de una buena catequesis explicarlo a los fieles, y explicar, al mismo tiempo, el significado profundo de las palabras de la institución de la Eucaristía.

El Señor se ofrece “por ustedes y por muchos”: nos sentimos directamente implicados, y en la gratitud llegamos a ser responsables de la salvación prometida a todos. El Papa –que ya había tratado esto en su libro sobre Jesús– nos dona ahora un ejemplo profundo y fascinante de catequesis sobre algunas de las palabras más importantes de la fe cristiana.

Una lección de amor y de respeto vivida por la Palabra de Dios, de reflexión teológica y espiritual altísima y existencial, para vivir con más profundidad la Eucaristía.

El Papa termina diciendo que en el Año de la fe debemos comprometernos en esta dirección. Esperemos hacerlo verdaderamente.

Card. Medina habla sobre homosexualidad y su Conferencia Episcopal lo desautoriza


El Card. Jorge Arturo Medina Estévez ha concedido una entrevista a la revista chilena Caras en donde habla sobre el tema de la homosexualidad y como es lógico reafirma la posición de la Iglesia al respecto. ¡Pero oh, sorpresa!, su conferencia episcopal, es decir, la de Chile, lo ha desautorizado. Leanlo Uds. mismos tal y como sale hoy publicado en el diario La Tercera, Abr-28-2012, pág. 30.



Para que no quede ninguna duda, el diario El Mercurio también reporta la desautorización.

SANTIAGO.- Ante la polémica generada por los dichos del cardenal Jorge Medina quien en entrevista con Revista Caras sostuvo que los homosexuales son como niños que nacen sin un brazo, la Conferencia Episcopal salió este viernes a desmarcarse de tales declaraciones asegurando que se trata de una opinión personal que no representa el pensamiento de los obispos activos de la instancia.

El vocero del episcopado, Jaime Coiro, aclaró a Emol que "lo dicho por el cardenal Jorge Medina es la opinión personal de un obispo emérito, de un cardenal de la Iglesia que ciertamente es respetable, pero el tono y los acentos que él pone en esa entrevista no representan a los obispos chilenos".

Asimismo, detalló que la entrevista se enmarca en declaraciones "de un cardenal de la Iglesia, pero que no forma parte de la Conferencia Episcopal de Chile. Los obispos que son eméritos no son activos por lo tanto él no ha participado del discernimiento que han venido haciendo los obispos en torno a esta temática y la aproximación pastoral a las personas homosexuales".


Respeto a homosexuales

Coiro aseguró que particularmente en el último tiempo "los obispos han abordado este tema de la homosexualidad desde una perspectiva de profundo respeto a las personas tal como lo pide la Santa Sede y en algunos puntos que se señalan en esta entrevista no coinciden con esto".

Consultado si la Iglesia fustiga el tenor de esta entrevista por parte de un cardenal, el vocero de la Conferencia aseguró que "a nosotros no nos corresponde calificar estas declaraciones, simplemente podemos precisar su ámbito: son de una persona particular, del cardenal Medina".

Junto con ello recordó que "las opiniones de la Iglesia y de los obispos sobre la homosexualidad están en el primer punto de la declaración de los obispos sobre la Ley Antidiscriminación donde se señala con mucha fuerza que la Iglesia apoya las iniciativas que tienen a que las personas que no sean discriminadas en ninguna materia, entre ellas por su condición".

En esa misma línea expresó que Medina no es la voz de la Iglesia, "es una voz personal, de un obispo que no está activo ni forma parte de la Conferencia Episcopal, pero que tiene todo su derecho a hablar. Incluso cada bautizado puede hablar por sí mismo a nombre de la Iglesia y la conferencia tiene sus voceros y este no es el caso".

Asimismo, Coiro reconoció que puede haber fieles que les moleste o preocupe este tipo de dichos por parte de alguien que pertenece a la Iglesia. "Cuando se abordan temas tan delicados, desde una perspectiva que no toma en primer lugar la preocupación por las personas, por su dignidad con toda razón podría llevar a los fieles a inquietarse o desconcertarse", dijo.

Aún así declaró que "creemos que los fieles saben diferenciar declaraciones personales de los mensajes y las posturas colectivas del episcopado."