Wednesday, April 11, 2012

Abuso infantil aumentó en 2011, declara la Iglesia Católica en Estados Unidos


Información de agencia AP, Abr-10-2012.

CHICAGO, 10 de abril (AP)- El número de denuncias creíbles de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes y diáconos católicos en Estados Unidos aumentó en un 15 por ciento el año pasado, y la Iglesia gastó 144 millones de dólares para lidiar con el escándalo, según una auditoría patrocinada por la Iglesia publicada el martes.

Un total de 489 personas reportaron denuncias creíbles de abusos cometidos por sacerdotes o diáconos en el 2011, la mayor parte de ellos de adultos que fueron víctimas cuando eran niños de clérigos ahora fallecidos, dijo la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en un informe de su novena auditoría anual sobre este tema.

Veintiún víctimas eran menores de 19 años y fueron abusadas recientemente. Los abogados de los afectados dicen que hay cerca de decenas de miles de víctimas más que nunca lo han revelado desde que estalló el escándalo en Boston en el 2002.

"Renovamos nuestra promesa de esforzarnos al máximo para terminar con la lacra social del abuso sexual infantil", dijo el cardenal Timothy Dolan, presidente de la Conferencia, en una carta de presentación del informe.

Los críticos del manejo de la Iglesia en la crisis de abusos sexuales se burlaron de la auditoría, diciendo que minimiza el alcance del abuso y la culpabilidad de la jerarquía eclesiástica.

La auditoría anual de los obispos identificó acusaciones creíbles contra 406 sacerdotes o diáconos. En el 2010, hubo 428 denuncias contra 345 infractores. Más de un tercio de los presuntos autores nunca habían sido acusados anteriormente.

Las cifras de las víctimas e infractores eran dos veces más altas en la década pasada, luego cayeron a principios del 2008.

Doce clérigos acusados se mantienen activos en el ministerio a la espera de los resultados de las investigaciones. El once por ciento de las nuevas acusaciones fueron consideradas falsas

La cúpula de la iglesia católica belga conocía casos de abusos a menores


Información de agencia EFE, Abr-11-2012.

El cardenal primado de Bélgica hasta enero de 2010 Godfried Danneels, así como el actual jefe de la iglesia católica en el país, el arzobispo André-Joseph Léonard, estaban al corriente de abusos sexuales a menores en las últimas décadas en el seno eclesiástico, informa hoy la prensa belga.

Daneels, que también era arzobispo de Malinas-Bruselas, fue informado en al menos 40 ocasiones de supuestos abusos a niños por parte de sacerdotes, en tanto que Léonard, responsable en 2010 del obispado de Namur, estaba al tanto de, como mínimo, cinco casos de este tipo de abusos sexuales, según publica hoy el diario Het Laatste Nieuws.

El periódico, que ha accedido a parte de la documentación de la "Operación Cáliz", la investigación policial por la que se efectuaron registros sorpresa en sedes de la iglesia católica en todo el país, asegura que el cardenal conocía abusos cometidos tanto en su diócesis como en toda la región de Flandes, a pesar de que él siempre se ha declarado "sorprendido" por el número de casos destapado posteriormente.

En la mayor parte de los casos, existen intercambios epistolares entre el cardenal y las víctimas, sus familias o sus allegados, que escribían cartas de denuncia a Daneels, quien solía responder que "rezaría" por los afectados, señala el diario.

Además, indica que, al menos en una ocasión, el cardenal sustituyó a un presunto sacerdote pederasta de una parroquia, a pesar de que nunca dio cuenta a la Justicia de sus actos.

Daneels, interrogado por la Policía en 2010, manifestó que no estaba al corriente de que se hubieran cometido abusos sexuales en su diócesis, apunta el diario.

En la década de los años noventa la prensa ya se hizo eco de diversas denuncias de supuestas víctimas de estos abusos por parte de sacerdotes católicos y, como resultado, un tribunal belga declaró responsables civiles, por negligencia, a Danneels y al arzobispo auxiliar de Bruselas.

Una comisión establecida por la Iglesia católica contabilizó, en una investigación difundida en septiembre de 2010, más de 450 víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos entre 1969 y 1985, de las cuales 13 se suicidaron.

El pasado noviembre, la Justicia belga facilitó a las autoridades locales los nombres y domicilios de un centenar de religiosos que cometieron delitos de pederastia, la mayoría de los cuales habían prescrito, con el fin de evitar su reincidencia.

A mediados de diciembre, la iglesia católica belga anunció que pagará indemnizaciones de entre 2.500 y 25.000 euros a las víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos aunque hayan prescrito legalmente.

Esa extraña misa que el papa no quiere


Sandro Magister revela hoy en Chiesa On Line el motivo por el cual el Camino Neocatecumenal hizo una fuerte campaña propagandística a comienzos de 2012 por la cual afirmaba que sus liturgias iban a recibir aprobación pontificia: alguien, de antemano, los había convencido de ello. ¿De qué manera intervinó el Papa para evitarlo y cual es la situación presente?

Esa extraña misa que el papa no quiere

Es la misa según el rito del Camino neocatecumenal. Benedicto XVI ha ordenado a la congregación para la doctrina de la fe que lo examine a fondo. Su condena parece fijada

de Sandro Magister

ROMA, 11 de abril de 2012 – Con una carta autógrafa al cardenal William J. Levada, Benedicto XVI ha ordenado a la congregación para la doctrina de la fe que examine si las misas neocatecumenales son o no conforme a la doctrina y a la praxis litúrgica de la Iglesia católica.

Un "problema", éste, que el papa juzga "de gran urgencia" para toda la Iglesia.

Hace tiempo que Benedicto XVI está preocupado por las modalidades particulares con las que las comunidades del Camino neocatecumenal celebran sus misas, el sábado por la noche, en locales separados.

Su preocupación ha aumentado también por la trama urdida a sus espaldas en la curia el invierno pasado, sobre la que informó www.chiesa en los siguientes servicios:

> ¿"Plácet" o "Non plácet"? La apuesta de Carmen y Kiko (13.1.2012)

> Diario Vaticano / A los neocatecumanales el diploma. Pero no lo que esperaban (23.1.2012)

Lo que sucedió es que el pontificio consejo para los laicos, presidido por el cardenal Stanislaw Rylko, había preparado el texto de un decreto de aprobación global de todas las celebraciones litúrgicas y extralitúrgicas del Camino neocatecumenal, que tenía que hacerse público el 20 de enero en ocasión de un encuentro previsto del papa con el Camino.

El decreto había sido redactado por indicación de la congregación para el culto divino, presidida por el cardenal Antonio Cañizares Llovera. Los fundadores y líderes del Camino, Francisco "Kiko" Argüello y Carmen Hernández, fueron informados de ello y anticiparon felices a sus seguidores la inminente aprobación.

Todo sin el conocimiento del papa.

Benedicto XVI vino en conocimiento del texto del decreto pocos días antes del encuentro del 20 de enero.

Lo encontró inconexo y equivocado. Ordenó que se anulara y se volviera a escribir según sus indicaciones.

De hecho, el 20 de enero, el decreto que se hizo público se limitó a aprobar las ceremonias extralitúrgicas que marcan las etapas catequéticas del Camino.

El papa en su discursó subrayó que solo éstas habían sido convalidadas, mientras que acerca de la misa dio a los neocatecumenales una verdadera y propia lección - casi un ultimátum - sobre cómo celebrarla en plena fidelidad a las normas litúrgicas y en efectiva comunión con la Iglesia.

En esos mismos días Benedicto XVI recibió en audiencia al arzobispo de Berlín, Rainer Maria Woelki, hombre de su confianza, al que en breve habría hecho cardenal. Woelki le habló, entre otros, precisamente de las dificultades que los neocatecumenales creaban en su diócesis, con sus misas separadas del sábado por la noche, oficiadas por una treintena de sus sacerdotes.

El papa pidió a Woelki que le hiciera una nota escrita sobre este tema. El 31 de enero Woelki le envió una carta con información más detallada.

Días más tarde, el 11 de febrero, el papa envió una copia de esta carta a la congregación para la doctrina de la fe, junto a su petición de examinar cuanto antes la cuestión, que "no sólo concierne a la archidiócesis de Berlín".

Según las indicaciones del papa, la comisión de examen presidida por la congregación para la doctrina de la fe tenía que tener la colaboración de otros dos dicasterios vaticanos: la congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, y el pontificio consejo para los laicos.

Y así ha sido. El 26 de marzo, en el Palacio del Santo Oficio, bajo la presidencia del secretario de la congregación para la doctrina de la fe, el arzobispo Luis Francisco Ladaria Ferrer, jesuita, se han reunido para un primer examen de la cuestión los secretarios de los otros dos dicasterios – el arzobispo Augustine J. Di Noia, dominico, para el culto divino y el obispo Josef Clemens, para los laicos – y cuatro expertos por ellos designados. Un quinto experto, ausente, dom Cassiano Folsom, prior del monasterio de San Benedicto en Norcia, envió su opinión por escrito.

Los juicios expresados sobre las misas de los neocatecumenales han sido todos críticos. Muy severo ha sido también el que la misma congregación para la doctrina de la fe había pedido, antes de la reunión, al teólogo y cardenal Karl J. Becker, jesuita, profesor emérito de la Pontificia Universidad Gregoriana y consultor del dicasterio.

El dossier predispuesto para la reunión por la congregación para la doctrina de la fe incluía la carta del papa del 11 de febrero, la carta del cardenal Woelki al papa en el original alemán y en versión inglesa, el parecer del cardenal Becker y una guía a la discusión en la cual se ponía en duda de forma explícita la conformidad a la doctrina y a la praxis litúrgica de la Iglesia católica del art. 13 § 2 del estatuto de los neocatecumenales, ese con el que ellos justifican sus misas separadas del sábado por la noche.

En realidad, el peligro temido por Benedicto XVI y otros muchos obispos – como resulta por las numerosas denuncias llegadas al Vaticano – es que las modalidades particulares con que las comunidades neocatecumenales de todo el mundo celebran sus misas introduzcan de hecho en la liturgia latina un nuevo "rito", compuesto de forma artificial por los fundadores del Camino, ajeno a la tradición litúrgica, lleno de ambigüedades doctrinales y factor de división en la comunidad de los fieles.

El papa ha confiado a la comisión por él deseada la tarea de averiguar el fundamento de estos temores, en vista de las consiguientes decisiones.

Los juicios elaborados por la comisión serán examinados en una próxima reunión plenaria de la congregación para la doctrina de la fe, un miércoles – una "feria quarta" – de la segunda mitad de abril.