Saturday, March 31, 2012

Viernes Santo será feriado en Cuba



Varios ‘comentaristas’ presos de su ignorancia han preguntado: “¿A qué diablos fue Benedicto XVI a Cuba?”; aquí les tenemos un primer fruto de su visita, el Viernes Santo, a partir de ahora, será feriado en cuba.

Sabemos que es una medida oficial, ya que debido a la falta de libertad de información establecida por el régimen comunista en Cuba, todos los medios de comunicación son controlados por él mismo y en el caso concreto, la medida la anuncia el periódico Granma, Mar-31-2012, pág 2 (copia facsimilar en la imágen), en una comunicado que ellos llaman “nota informativa”. Los términos de la “nota” dicen:

Nota Informativa

Durante el encuentro sostenido en el Palacio de la Revolución, el pasado día 27, con el Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno, General de Ejército Raúl Castro Ruz, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica le expresó su deseo de que recesen las actividades laborales no indispensables los viernes de Semana Santa, con motivo de las conmemoraciones religiosas que tienen lugar por la pasión y muerte de Jesús de Nazaret.

Momentos antes de su partida, el Presidente Cubano le expresó la voluntad de que el próximo viernes 6 de abril, con carácter excepcional, en consideración a Su Santidad y al feliz resultado de esta trascendental visita a nuestro país, se accedía a ello y que se reservaba a los órganos superiores de la Nación la determinación definitiva.

En virtud de lo anterior, el Consejo de Ministros de la República de Cuba, acordó en el día de ayer, recesar las actividades laborales el próximo viernes 6 de abril.


Actualización Abr-01-2012: Declaración al respecto del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, según lo reporta Radio Vaticano en Italiano, Mar-31-2012. Traducción al español de Secretum Meum Mihi.

“El hecho que las autoridades cubanas hayan de inmediato acogido la petición del Santo Padre al presidente Raúl Castro, declarando día no laborable el próximo Viernes Santo, es ciertamente un signo muy positivo. La Santa Sede desea que esto favorezca la participación en las celebraciones religiosas y festividades pascuales, y que, aún después de la visita del Santo Padre continúen dándose los frutos deseados para el bien de la Iglesia y de todos los cubanos ”.

Diócesis de Monreale en Italia sin reserva Eucarística debido a continuos actos sacrílegos




Llegará un día en que el mundo civilizado negará a su Dios, en que la Iglesia dudará, como dudó Pedro. Ella será tentada a creer que el hombre se tornó Dios. En nuestras iglesias, los cristianos buscarán inútilmente la lamparilla roja en donde Dios los espera. Como María Magdalena llorando ante el túmulo vacío, se preguntarán: “Adónde Lo han llevado?”


Pío XII
Pie XII devant L’Histoire, págs 52-53.
Georges Roche, Philippe Saint-Germain.





Este es un artículo de Giacomo Galeazzi en Vatican Insider, Mar-28-2012, respecto de una particular medida tomada en la Diócesis de Monreale en Italia (carta anunciando la medida del Obispo Salvatore de Cristina aquí, PDF; copia facsimilar en la imágen), por la cual desaparece la reserva eucarística motivada por actos sacrílegos.




03/28/2012
Mete las hostias en la caja fuerte

En toda Italia un gran número de robos sacrílegos de hostias. El arzobispo de Monreale aprueba la custodia protegida de la Eucaristía en las parroquias. Y la Santa Sede da su consentimiento

Giacomo Galeazzi
Ciudad del Vaticano


La imagen del tabernáculo vacío y de las hostias conservadas bajo llave en otro lugar parece casi herética, pero en realidad poner en un lugar seguro la eucaristía es una buena costumbre. En la iglesia no hay nada más sacro que la forma consagrada, y sin embargo, desde hace algunos meses se suceden, con diversa gravedad, violaciones y abusos. Empezando por dos musulmanes a los que en Sondrio el sacerdote les puso la hostia en la mano y se la metieron en el bolsillo, y siguiendo por las ráfagas de robos sacrílegos en toda Italia. Ha sido suficiente para justificar un gesto fuerte e insólito por parte de un obispo destinado a crear escuela: custodiar en un lugar protegido en la parroquia las formas como se hace en las casas con las joyas conservadas en la caja fuerte.

"Es justo ser precavido ante un grave peligro, había que hacer algo determinado", comentan en el Vaticano. En una palabra, la Santa Sede ha confirmado su aprobación a la conservación de las hostias de manera segura para impedir que sean robadas por las sectas satánicas y usadas en las misas negras. Y también en las altas esferas de la CEI la "línea dura" antiprofanaciones encuentra un total apoyo. El cardenal canonista Velasio De Paolis, actual delegado Pontificio para la congregación de los Legionarios de Cristo y durante mucho tiempo en la cúpula del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y de algunos dicasterio vaticanos, aprueba la "medida excepcional" predispuesta por el arzobispo de Monreale, Salvatore Di Cristina. Ante el fuerte aumento en toda Italia de los robos sacrílegos, es justo esconder las hostias consagradas en lugares seguros y dejar vacíos y abiertos los tabernáculos para impedir que sean forzados. En derecho canónico, explica el purpurado de la Curia, la profanación de la Eucaristía es el peor de los actos que pueda ser cometido. Un delito que se sanciona con la excomunión "latae sententiae" reservada a la Sede Apostólica. "Se incurre "ipso facto", es decir, por el hecho mismo de haberlo cometido y la excomunión es automática", precisa De Paolis a "Vatican Insider".

"La hostia entregada en la mano en vez que en la boca, aumenta el riesgo de que sean sustraídas, profanadas y conservadas con fines sacrílegos, pero Jesús mismo actuó de este modo con los apóstoles -observa el cardenal-. No es solo un hecho simbólico y espiritual que durante la misa el celebrante en el altar se lave las manos antes de tocar el pan en el cual está presente Cristo". Por ello, es "oportuno que se haga todo lo posible para asegurar el máximo respeto a la Eucaristía". La decisión "excepcional y sin embargo legítima" del arzobispo de Monreale, por lo tanto, no es contraria a las leyes de la Iglesia. Y con más razón cuando, en los últimos meses, el boletín de las iglesias que han sido víctima de estos actos, diseña en Italia una "geográfica sacrílega" de alerta roja. Diócesis pequeñas y grandes, en el Sur y en el profundo Norte.

Siempre el mismo guión en el que se deja ver la firma de adeptos a lo oculto: sacristías violadas con instrumentos para forzar sus puertas, robo de los recipientes que contienen las hostias, tabernáculos rotos. Desde los píxides sustraídos en la parroquia de San Giovanni Bosco de Vasto a los cálices con las hostias desaparecidos en la iglesia de San Vito en Paestum, desde las formas robadas en la capilla del hospital de Biancavilla (Catania) a la irrupción nocturna en la parroquia de Santa Caterina sullo Jonio (Catanzaro). En el punto de mira también el santuario de la Madonna delle Grazie de Monza y otros edificios de culto en la diócesis de Milán en Bareggio y Lentate sul Seveso. Y todavía más, ladrones sacrílegos en acción en el Santissimo Nome di Maria de Fornaci Vecchia (Lucca), en la iglesia de Santa Franca de Piacenza, en la Madonna del Monte Nero de Sant'Antonio di Gallura. Con un ensañamiento particular precisamente hacia la diócesis de Monreale: cuatro casos en los últimos tres meses (Villagrazia di Carini, Terrasini, Cinisi, Partinico).

De Norte a Sur, una cadena ininterrumpida de profanaciones que retrata el boom de grupos satánicos denunciado por los informes de las fuerzas del orden y alimentado por el "tam tam" en Internet. Desde Santa Croce sull' Arno de Montegranaro, cerca de Ascoli Piceno, las incursiones en los lugares sacros no tienen otro objetivo que robar las hostias y proyectan la sombra de Satanás en muchos casos de crónica. "La Eucaristía es el bien sumo de la Iglesia, el canon 1367 del Código de derecho canónico lo dice claro -puntualiza De Paolis-. Comete delito quien roba del tabernáculo las hostias consagradas y las trata de manera impía y blasfema. Por lo tanto, la tutela de las ostias es prioritaria. Es necesario guardarlas bajo llave fuera del tabernáculo, la excepcionalidad del peligro autoriza unas medidas "ad hoc" que equivalen a una reacción a la defensiva".