Tuesday, March 27, 2012

Obispo Williamson de la FSSPX/SSPX responde a carta de Don Bux


La respuesta es de hace una semana, pero la traducción sólo la hemos conseguido hoy. Se trata de la carta de Don Nicola Bux (ver aquí), que ahora es respondida por Richard Williamson. Los énfasis son originales.

RESPUESTA A LA CARTA ABIERTA DE MONSEÑOR NICOLA BUX
Londres, 22 de Marzo de 2012.

Monseñor,

En una carta abierta del 19 de marzo dirigida a Monseñor Fellay y a todos los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X, usted nos ruega aceptar el sincero y afectuoso ofrecimiento de reconciliación que el Papa Benedicto XVI presenta a la Fraternidad San Pío X para superar la fractura de larga data existente entre Roma y esta Fraternidad. Permítame en mi carácter de uno de los sacerdotes a quienes usted se ha dirigido, de tomar la responsabilidad en nombre propio, de darle mi opinión tal como hubiera podido ser la respuesta de este “gran hombre de Iglesia”, el Arzobispo Lefebvre.

Vuestra carta empieza por un llamado a “sacrificarlo todo en nombre de la unidad”. Pero no puede existir verdadera unidad Católica si no está fundada sobre la verdadera Fe Católica. El gran Arzobispo lo sacrificó todo para la unidad en la verdadera doctrina de la Fe. ¡Ay! Las Discusiones Doctrinales de 2009-2011 probaron que la fractura doctrinal entre la Roma del Vaticano II y la Fraternidad San Pío X es tan profunda como siempre.

Esta fractura fue designada por Usted el 19 de marzo como “perplejidades remanentes, puntos a ser profundizados o detallados”, pero, sin embargo, el 16 de marzo el Cardenal Levada había sido categórico al declarar que la posición asumida por Monseñor Fellay el 12 de enero es “insuficiente para superar los problemas doctrinales”. Monseñor Fellay ha comentado una vez cuánto divergen entre sí los hombres de Iglesia de Roma, pero sea lo que fuere su unidad, de todas formas la Fe sacrificada en pro de tal unidad es una unidad sin Fe.

Por supuesto, como Usted nos lo recuerda, la Iglesia es una institución divina y a la vez humana. Por supuesto, el elemento divino no puede fallar y, tampoco, por supuesto, la Iglesia. Finalmente no puede fallar y el sol saldrá de nuevo. Pero perdónenos estar en desacuerdo con usted cuando dice que el alba está al alcance de la mano, porque esta verdadera Fe que la Fraternidad San Pío X defendió en las Discusiones, no brilla en la Roma del Vaticano II, donde, por ende, la Fraternidad no puede estar segura. Tampoco ella podría hacer brillar la luz si ella misma adoptare las tinieblas conciliares.

No se pone en duda el sincero deseo del Papa de dar la bienvenida al retorno de la Fraternidad San Pío X a una “plena comunión eclesial”, como lo han mostrado varios gestos suyos de real buena voluntad. Pero “una profesión de Fe común” entre la Fraternidad y aquellos que creen en el Concilio Vaticano II no es posible, a menos que la Fraternidad San Pío X llegue a traicionar esta Fe que ella representó en las Discusiones. Y cuando la Fraternidad San Pío X clama “¡Dios no permita!” tal traición, lejos de que su voz sea silenciada, ella es escuchada en el mundo entero y lleva para la Iglesia Católica buenos frutos que hoy en día son la excepción más que la regla.

Ciertamente “es el momento adecuado”, ciertamente “la hora favorable ha llegado” para solucionar la agonía y los problemas de la Iglesia y del mundo. Sin embargo, la solución es la que Nuestra Madre del Cielo ha pedido por largo tiempo y que depende únicamente del Santo Padre. ¡De hecho, puesto que Nuestro Señor ha dejado en manos de Su Madre la solución, Ella dijo que ninguna otra solución funcionará, de tal manera que Nuestro Señor no podría permitir que cualquier otra solución funcionare, ¡sin convertir a Su Madre en una mentirosa! ¡Inconcebible!

La solución ha sido conocida desde hace mucho tiempo, pues ¿como hubiera sido posible que el Cielo haya abandonado el mundo a tal zozobra como la de los últimos 100 años sin ofrecer un remedio tal como ofreció el profeta Eliseo para sanar la lepra del General Sirio Naaman? Desde un punto de vista humano, bañarse en el Río Jordán parecía ridículo, pero nadie podía decir que no era posible. Solamente requería algo de fe y de humildad. El General pagano reunió a la vez bastante fe y confianza en el hombre de Dios para hacer lo que el Cielo había pedido y, por supuesto, fue sanado instantáneamente.

¡Pueda solamente el Santo Padre reunir a la vez suficiente fe y confianza en la promesa de la Madre Celestial! ¡Que él solamente aproveche este “buen momento” antes de que toda la economía global se colapse en ruinas y antes de que unos locos logren lanzar la Tercera Guerra Mundial en Medio Oriente! Que él, le suplicamos, le imploramos, salve la Iglesia y el mundo haciendo simplemente lo que la Madre Celestial ha pedido. No es algo imposible. Ella vencería todos los obstáculos puestos en su camino. Haciendo lo que Ella pide, él y sólo él puede ahora salvarnos de sufrimientos inimaginables -- e innecesarios.

Y si él deseara el apoyo -- sea en oración o en acción -- con el cual la humilde Fraternidad San Pío X podría ayudarle a consagrar Rusia al Corazón Inmaculado de María en unión con todos los obispos del mundo que la Reina del Cielo reclutaría, él sabe que él puede contar en primer lugar con el apoyo de Monseñor Fellay y de los tres otros obispos de la Fraternidad San Pío X, de los cuales el menor entre ellos es

Vuestro humilde servidor en Cristo,

+Richard Williamson

Superior de la FSSPX/SSPX en Alemania: “Hay esperanzas legítimas de una solución satisfactoria”


El P. Franz Schmidberger, Superior del Distrito de Alemania de la FSSPX/SSPX, escribió una carta, Mar-22-2012, en la que se pide a los fieles oraciones respecto de la actual situación Roma-FSSPX/SSPX. La carta fue leída en las Misas del Pasado Domingo, Mar-25-2012. Aquí nuestra traducción de la misma.

Queridos fieles,

El 16 de Marzo en Roma el Cardinal Levada, Prefecto de la Congregación para la Fe, dió al Superior General de nuestra Fraternidad, Mons. Fellay, una carta con las afirmaciones de la cuales se nos pide en última instancia reaccionar de manera más positiva de lo que ya anteriormente habíamos hecho al preámbulo doctrinal del 14 de Septiembre

Como fecha límite para una respuesta se dió el 15 de abril de 2012. Seguramente ustedes ya han oído esto total o parcialmente en los medios de comunicación. De esta manera hemos llegado a un punto crucial.

Incluso si la carta tiene un sonido desagradable, hay esperanzas legítimas de una solución satisfactoria. Si esta solución fuera alcanzada, reforzaría considerablemente todas las fuerzas ortodoxas de la iglesia. Si no, debilitaría y desalentaría estas fuerzas. Por eso, no es principalmente sobre nuestra Fraternidad, sino por el bien de la Iglesia.

Por lo tanto, pedimos oración ansiosa, insistente e implorante de todos nuestros fieles y de todos los católicos, para que Dios a través del sufrimiento redentor de su Hijo unigénito, conduzca a su Iglesia en medio de esta crisis y le dé en la Santa Resurrección de Jesús, vida, nueva fuerza y nueva prosperidad.

Stuttgart, 22 de Marzo de 2012

Padre Franz Schmidberger, Superior de Distrito

Una Voce México agradece con pendón al Papa por Summorum Pontificum


La asociación Una Voce México ha aprovechado la reciente visita de Benedicto XVI a México para agradecerle por el Motu Proprio Summorum Pontificum mediante este pendón:



Aquí se ve la forma como quedó en definitiva: