Tuesday, March 20, 2012

Don Nicola Bux escribe al Superior General de la FSSPX/SSPX; ¡lo sentimos Don Bux, ahora no faltará el imbécil que lo tilde a Ud. de ser simpatizante de la causa lefebvrista!


En efecto, Don Nicola Bux ha escrito al Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernad Fellay. El texto de la carta fue escrito en francés con fecha Marzo 19 de 2012 y está publicado en el blog Scoula Ecclesia Mater. El blog La Buhardila de Jerónimo ha tenido la gentileza de traducirla al español, así que allí pueden leerla.

Respetado Don Bux, como no va a faltar el imbécil que basado en su gesto lo acuse de ser simpatizante de la causa lefebvrista, le presentamos disculpas por anticipado en nombre de ese(esos) tarado(s).

Card. Brandmüller propone acción firme contra los párrocos rebeldes de Austria


En otra ocasión (aquí) nos hemos quejado de la reacción de los obispos de Austria ante el ‘llamado a la desobediencia’ de un nutrido grupo de párrocos autriacos. Parece ser que no sólo nosotros pensamos así, Sandro Magister en Chiesa On Line, trae un comentario y la traducción de un artículo del Card. Walter Brandmüller, quien propone una firme acción en este caso basado en una experiencia histórica parecida. El artículo fue publicado en la edición diaria en italiano de L'Osservatore Romano, Mar-11-2012, pág 4 (copia facsimilar en la imágen).

En Alemania Der Spiegel denuncia que 7 sacerdotes acusados de pederastia continúan en funciones en la diócesis de Treves


La revista alemana Der Spiegel en su más reciente edición denuncia que en la diócesis de Treves el obispo Stephan Ackermann, encargado por la Conferencia Episciopal alemana de aclarar los casos de abusos sexuales a menores por parte del clero, acoge y dá funciones a siete sacerdotes acusados de pederastia con la disculpa de darles la oportunidad de resarcirse. El portavoz del la diócesis —según Der Spiegel— minimiza el asunto, precisando que los sacerdotes aludidos serían encargados en roles “subalternos”, “no tendrán la posibilidad de contacto con menores”, y serán “supervisados muy de cerca”. Más adelante, anota Der Spiegel, que en Diciembre pasado, después de un caso de abuso sexual en Saarbruecken, Mons. Ackermann había prometido que se aplicaría una política de “cero tolerancia” en materia de pedofilia entre el clero.