Tuesday, January 17, 2012

Cuando comencé a celebrar la Misa en latín creí que nadie iba a venir


De un pequeño artículo en Trentino Corriere Alpi, Ene-17-2012, sobre la Misa según la Forma Extraordinaria que se celebra cada Domingo en la iglesia de Santa Maria del Suffragio en la diócesis de Trento, entresacamos estas palabras de quien la celebra, el P. Rinaldo Bombardelli.

“En Italia se está difundiendo la tendencia que se está verificando en los Estados Unidos, donde la misa en latín se ha establecido, sobretodo entre los niños y las familias”.

“Cuando comencé a celebrar la misa en latín, pensé que después de dos o tres domingos ya no habría venido nadie, y en cambio se desencadenó un boca a boca tal que las personas vienen aquí a propósito incluso de fuera de la ciudad”.

“En la base está la voluntad de recuperar la sacralidad de la misa y los fieles deciden venir a esta celebración porque aprecian el retorno a la tradición”.

Nos apoyamos en estas palabras para sustentar lo que hemos dicho en otras ocasiones, si se quiere implementar el motu proprio Summorum Pontificum basta con un poco de voluntad.

Profecía de San Antonio Abad, “el protector de los animales”, sobre el futuro de la Iglesia


Aunque abundan los sitios web, blogs, foros, dedicados a este tipo de profecías, no hemos podido encontrar esta profecía de San Antonio Abad en español, referente al futuro de la Iglesia, la cual traducimos de una cita de Voz da Fátima, órgano informativo del Santuario de Fátima, de hecho el más antiguo, en su número de Enero-23-1968.

“Los hombres se rendirán al espíritu de la época. Dirán que si hubieran vivido en nuestros días, la Fe seria simple y fácil. Pero en su día, dirán que las cosas son complejas; que la Iglesia debe actualizarse y hacerse significativa ante los problemas de la época. Cuando la Iglesia y el mundo sean uno, entonces aquellos días estarán a la mano. Porque nuestro Divino Maestro puso una barrera entre Sus cosas y las cosas del mundo.”

San Antonio Abad
Disquisición CXIV

El santo protector de los animales nos habla a nosotros los animales, aunque no tan animales como para no darnos cuenta que lo predicho por él se parece mucho a lo que vivimos en estos tiempos.

FSSPX/SSPX envió una segunda respuesta al «preámbulo doctrinal»


El P. Alain Lorans, director de DICI, había anotado en un comunicado de Ene-13-2012, que la FSSPX/SSPX había enviado un complemento a la primera respuesta al «preámbulo doctrinal», dice en concreto el P. Lorans:

“...en complemento de esta respuesta el Superior General de la Fraternidad San Pío X ha hecho llegar a Roma el estudio sólidamente argumentado del Padre Jean-Michel Gleize aparecido en Le Courrier de Rome (N°. 350, diciembre de 2011)”

Ahora, Andrea Tornielli dice en Vatican Insider, Ene-17-2012, que en realidad lo que la FSSPX/SSPX envió, fue una segunda respuesta, dado que el Vaticano habría considerado incompleta la respuesta original, presumimos que fue en esta oportunidad cuando fue incluido el estudio del P. Gleize. Este el artículo de Tornielli.

01/17/2012
La segunda respuesta de Fellay

Un primer texto llegó a la otra orilla del Tiber en diciembre, pero fue considerado inadecuado: así la Santa Sede solicitó un nuevo documento, que acaba de llegar y ahora está siendo examinado

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


La verdadera respuesta del superior de la Fraternidad de San Pío X Bernard Fellay, formulada según la solicitud de la Santa Sede, llegó al Vaticano sólo la semana pasada. La primera respuesta, enviada a la otra orilla del Tiber el pasado 21 de diciembre, no fue considerada adecuada por parte de las autoridades vaticanas que invitaron al responsable de los lefebvrianos a formularla de nuevo, considerando ese primer envío más un "documento" que una respuesta. El obispo Fellay por lo tanto ha preparado un segundo texto, más conciso, atinente al preámbulo doctrinal que la Congregación para la Doctrina de la Fe le había entregado el pasado septiembre. Este segundo texto ahora está siendo examinado atentamente por los consultores de la Comisión Ecclesia Dei que se ocupan del dossier de los lefebvrianos y que necesitan algo más de tiempo.

La próxima semana se reúne en el palacio del Santo Oficio la plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El orden del día incluye la posibilidad de una comunicación concerniente a las relaciones con la Fraternidad de San Pío X, pero es difícil que la reunión pueda ser decisiva, ya que la segunda respuesta de Fellay, que acepta algunas partes del preámbulo doctrinal poniendo en discusión otras, necesita tiempo para ser examinada. Es probable que una decisión más precisa sobre lo que será hecho, vaya a ser tomada no en este momento, sino en febrero, durante una "Feria IV", como son llamadas las congregaciones ordinarias del ex Santo Oficio.

Como se puede recordar, en el preámbulo doctrinal propuesto por la Comisión Ecclesia Dei presidida por el cardenal William Levada y guiada por monseñor Guido Pozzo, se pedía a los lefebvrianos que suscribieran la profesión de fe, lo que es considerado indispensable para ser católicos. La profesión prevé tres grados diversos de asentimiento que se piden y hace la distinción entre verdades reveladas, declaraciones dogmáticas y magisterio ordinario. Respecto a este último, afirma que el católico está llamado a asegurar un "religioso obsequio de la voluntad y del intelecto" hacia las enseñanzas que el Papa y el colegio de obispos "proponen cuando ejercitan su magisterio auténtico", aunque no sean proclamadas de manera dogmática, como en el caso de la mayor parte de los documentos del magisterio.

Cuando fue entregado el preámbulo, las autoridades vaticanas precisaron que este texto no se hacía público porque no era todavía definitivo, es decir, admitía cambios -no sustanciales- o eventuales integraciones. Desde septiembre a diciembre se han esparcido voces sobre el disentimiento dentro de la Fraternidad, por parte de aquéllos que no consideran posible un acuerdo con Roma. Fellay mismo ha hablado varias veces del asunto. En un primer momento había afirmado que el preámbulo representaba un gran avance. Luego, tras una importante reunión con los jefes de los distritos de la Fraternidad, siempre haciendo hincapié en la importancia del diálogo iniciado, afirmó que no podía acoger el preámbulo así como era, añadiendo: "Si Roma nos pide que aceptemos en cualquier caso, nosotros no podemos". Fellay luego envió la primera respuesta, no considerada como tal por el Vaticano. Y ahora ha enviado la segunda.

El hecho de que la nueva y más adecuada respuesta -que ha sido considerada en los sacros palacios "un avance"- tenga que ser atentamente estudiada y profundizada, quiere decir que no es ni un "sí" ni un "no" definitivo al texto del preámbulo. Sino que acoge algunas de las partes del texto del Vaticano, expresando en cambio sus reservas respecto a otras. Y sobre todo pide más aclaraciones e integraciones. Los lefebvrianos de hecho, no pretenden dar su consenso a los textos conciliares que tienen que ver con la colegialidad, el ecumenismo, el diálogo interreligioso y la libertad religiosa porque consideran que entran en contraste con la tradición. Precisamente el concepto de tradición, "Traditio", y su valor, representa el punto fundamental del debate que ha caracterizado las conversaciones entre la Fraternidad y la Santa Sede. Los lefebvrianos critican algunos fragmentos conciliares considerando que entran en contraste con la tradición de la Iglesia.

Cuando era cardenal, Joseph Ratzinger insistió más de una vez en la necesidad de no considerar el Concilio como un "superdogma". Como Papa, Benedicto XVI, en el ya famoso discurso a la curia romana de diciembre de 2005, insistió en la necesidad de interpretar el Vaticano II según la hermenéutica de la "reforma" en la "continuidad". El Catecismo de la Iglesia católica, cuyo vigésimo aniversario se celebra en el 2012 con un especial Año de la Fe, ya ha propuesto esta clave de interpretación para algunos de los puntos que los lefebvrianos consideran controvertidos.

Todavía es prematuro hacer una hipótesis sobre el resultado final de este diálogo que en la presente fase está procediendo a distancia y por escrito. Pero todavía no se ha dicho ninguna palabra definitiva: el Papa quiere hacer todo lo posible para sanar la fractura que se ha creado con los lefebvrianos y Fellay lo sabe bien.


Entradas relacionadas: Vaticano estudia nueva respuesta de la FSSPX/SSPX a «preámbulo doctrinal», FSSPX/SSPX niega haber enviado una segunda respuesta a «preámbulo doctrinal».