Tuesday, January 10, 2012

Un 6º obispo ex–anglicano se integra a la Iglesia bajo la Constitución Anglicanorum Coetibus


© Ordinariato de Ntra. Señora de Walsingham

Información de Gaudium Press, Ene-10-2012.

Londres (Martes, 10-01-2011, Gaudium Press) Robert Mercer, ex - obispo anglicano, ha sido recibido en la plena comunión con la Sede Apostólica Romana, según los términos de la Constitución ‘Anglicanorum Coetibus'. Mercer es el 6º antiguo obispo anglicano en integrarse a la Iglesia romana, esta vez en el ordinariato Nuestra Señora de Walsingham, creado específicamente por la Santa Sede para acoger a ex-anglicanos en Inglaterra que quieran ingresar a la Iglesia católica. Junto al ordinariato Nuestra Señora de Walsingham, existe hoy también un ordinariato para acoger a ex-anglicanos en los EE.UU., coordinado por el P. Jeffrey Neil Steenson, que fue creado el pasado 1 de enero.

El prelado del ordinariato de Nuestra Señora de Walsingham, Mons. Keith Newton, en la ceremonia en la que acogió al nuevo católico, afirmó que era "un gran privilegio recibir a Robert en la plenitud de la vida católica. Él es un hombre de estatura moral impecable quien, a través de su ministerio en África y con la Comunidad de la Resurrección, trae muchos valiosos tesoros de la vida anglicana dentro de la Iglesia Católica".

Robert Mercer nació en Zimbabwe y ha sido miembro de la Comunidad de la Resurrección, Mirfield, por 49 años. De 1977-1989 fue el obispo anglicano de Matabeleland y desde 1989 hasta 2005 se desempeñó como obispo de la Tradicional Iglesia Anglicana Católica de Canadá. Se retiró en 2005 y se convirtió en Visitador Episcopal de la Comunión Anglicana Tradicional en el Reino Unido.

Rumor Curial, el posible nuevo Secretario de la CDF


Parece que hoy nos tocaron sólo entradas dedicadas a rumores Curiales. El diario La Nouva Sardegna, Ene-09-2011, señala que el Arzobispo de Oristano, Italia, Mons. Ignazio Sanna (imágen), podría ser llamado a conformar el equipo Curial como nuevo Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aunque no descarta que también podría ser llamado a la Congregación para las Causas de los Santos.

Inminentes las designaciones en la Curia


Artículo de Marco Tosatti en Vatican Insider, Ene-07-2012.

01/ 7/2012
Inminentes las designaciones en la Curia

Después de anuncio del consistorio, se esperan —y, según algunos rumores, son inminentes— grandes novedades en la Curia. La más importante tiene que ver con la Congregación para la Doctrina de la Fe

MARCO TOSATTI
ROMA


Después del anuncio del consistorio, se esperan —y, según algunos rumores, son inminentes— grandes novedades en la Curia. La más importante tiene que ver con la Congregación para la Doctrina de la Fe. El actual titular, William Joseph Levada , nacido en 1936, desea dejar el cargo; además de haber pasado el límite de los 75 años, tiene algunos problemas de salud y prefiere una vida más tranquila que aquella al frente del dicasterio doctrinal. Hace algunas semanas, parecía que la elección de Benedicto XVI se inclinaba hacia un prelado por el que tiene gran estima, Gerhard Ludwig Müller, titular de Ratisbona. Parece, sin embargo, que en el ínterin la inclinación ha cambiado.

A la Congregación para la Doctrina de la Fe irá, según se dice, un cardenal de la Curia que el papa Ratzinger conoce muy bien: el salesiano Angelo Amato, anteriormente secretario de la ex «Suprema» y actualmente responsable de la Congregación para las Causas de los Santos. Quien lo reemplazaría en esa congregación sería, en cambio, otro cardenal del que se ha estado hablando mucho en las últimas semanas: Angelo Comastri, arcipreste de la basílica de San Pedro en el Vaticano. Se ha hablado de él —y, según las malas lenguas, él mismo estaría al corriente de esto— porque su nombre ha circulado como posible sucesor del cardenal Angelo Scola en Venecia. Por lo que se sabe, la candidatura no habría sido muy bienvenida en las altas esferas. La hipótesis de una congregación para el arcipreste, joven (nació en 1943) y deseoso de hacer y de darse a conocer, podría satisfacer su deseo de contribuir en modo más activo a la suerte de la Iglesia universal.

¿Y Müller? Para el arzobispo de Ratisbona de 64 años, docente y estudioso, y alguien a quien el Prof. Ratzinger estima mucho, se abre un panorama romano consecuente con las que son sus líneas de interés, delineadas de este modo por una biografía: «Los campos de investigación de G. L. Müller comprenden el ecúmene, la teología de la era moderna, la comprensión cristiana de la revelación, la hermenéutica y la eclesiología (sacerdocio y diaconado). Como docente académico, se ocupa desde siempre de la formación de jóvenes aprendices en campo científico. De este compromiso da fe el vasto círculo internacional de alumnos a los cuales continuó dedicándose, incluso después de su nombramiento como obispo. No pocos de ellos han podido beneficiarse también de su sostén financiero personal y privado. Numerosas cátedras en Alemania y en el extranjero se encuentran actualmente a cargo de estudiosos que se formaron en su escuela».

El arcipreste sustituiría al cardenal Raffaele Farina, archivista y bibliotecario de la Santa Romana Iglesia, nacido en 1933, salesiano, y que desde hace tiempo espera jubilarse. Queda en pie la incógnita de Venecia. La duda debería ser disipada la semana próxima, con una reunión de una comisión restringida, organizada por el prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Ouellet, en presencia de los máximos exponentes de la Secretaría de Estado y de otros purpurados, para examinar la situación a la luz de las respuestas de los obispos vénetos, y de las opiniones pedidas por Benedicto XVI o proporcionadas motu proprio por cardenales italianos en cuyo juicio confía plenamente.