Tuesday, October 02, 2012

De nuevo, manisfestaciones cristianofóbicas en Tierra Santa

En los exteriores del Convento Franciscano de La Dormición de Monte Sión fueron pintados graffitis cristianofóbicos que decían “un precio a pagar” y “Jesús es un bastardo”, los cuales fueron inmediatamente borrados. La Asamblea de Ordinarios Católicos de Tierra Santa ha rechazado el acto, aunque omite mencionar la última expresión sobre Jesús que hemos entrecomillado. Las imágenes son proporcionadas por The Jerusalem Post y Custodia.org

JERUSALÉN.- La Asamblea de Ordinarios Católicos de Tierra Santa (AOCTS) expresa su profunda consternación ante la pintada en hebreo en la puerta de entrada del convento franciscano del monte Sion en Jerusalén. El convento está cerca del Cenáculo.

La Custodia de Tierra Santa publica la triste noticia en su página web en la edición del 2 de octubre de 2012 con un título lapidario, que lo dice todo: “Una vez más”. Que remite a las pintadas hechas en la abadía de Latrún, hace un mes. En ellas, se insultaba a Jesús y aparecía la firma “precio a pagar”, en un modus operandi característico de los extremistas israelíes.

La AOCTS expresa su profunda consternación ante tales actos y quiere manifestar también su apoyo en la oración y la fraternidad a los franciscanos y a la comunidad cristiana en Tierra Santa en su conjunto.

Una vez más,la Asamblea de Ordinarios expresa su preocupación por la educación que se da a los jóvenes en algunas escuelas; donde se enseñan el desprecio y la intolerancia. La AOCTS está segura de que las autoridades israelíes encontrarán a los culpables de la asociación “El precio a pagar” y les dará su justo castigo. Pero, más que nada,la Asamblea de Ordinarios pide que el sistema educativo cambie radicalmente; porque, de lo contrario, las mismas causas producirán los mismos efectos.

Este ataque forma parte de varios actos de intolerancia en Israel y en el mundo, que son insostenibles.





Entradas Relacionadas: Detenido un israelí por actos vandálicos contra un monasterio de Cisjordania.