Tuesday, February 21, 2012

Palencia, España: Una iglesia cuasipermanente para recibir el sacramento de la confesión


A los católicos de otras latitudes les dará envidia que exista un sitio así, nos llega a la cabeza las parroquias estadounidenses en donde por lo general sólo existen 30 minutos a la semana para poder confesarse, usualmente los Sábados en la tarde. En otras partes cuelgan un avisito en el que ni siquiera establecen horario fijo para la confesión, sino apenas anuncian algo así como: “confesiones, cuando se requiera”, e indefectiblemente cuando un fiel requiere el sacramento la respuesta es: “en este momento no es posible”.

En el propio sitio de internet de la Diócesis de Palencia, España, viene contenida esta grata información:

Iglesia de San Agustín: Iglesia para la Reconciliación

La iglesia de San Agustín inicia en Cuaresma un nuevo reto como Iglesia para la Reconciliación. A partir del próximo día 22 de febrero, Miércoles de Ceniza y comienzo de la Cuaresma, la Iglesia de San Agustín, situada en pleno centro de la ciudad de Palencia, en la Calle Mayor, adquirirá un nuevo carácter, asumiendo una función muy importante en la Iglesia diocesana. Será un lugar casi permanente de administración del sacramento de la reconciliación y de dirección espiritual, a todos los que deseen entrar por sus puertas, abiertas a todos los fieles católicos. Será una Iglesia para la reconciliación y la escucha.

El Obispo de la Diócesis, Mons. Esteban Escudero estará presente el Miércoles de Ceniza e impartirá la ceniza a partir de las 19:30h.

A partir de ese día, desde las 10.30h de la mañana hasta las 13 horas y, por la tarde, de 16.30h a 19 horas, de lunes a sábado y, de 10.30h a 13 horas los domingos, siempre habrá un sacerdote experimentado, dispuesto a acoger a cuantos deseen confesarse: laicos, religiosos, religiosas o sacerdotes, o a cuantos tengan algún problema de tipo religioso o humano. Lo que se pretende es que la Iglesia de San Agustín tenga sus puertas abiertas para todos aquellos que quieran entrar, descansar, orar, sentirse escuchados y recibir, si lo desean, el sacramento de la reconciliación.

Esta iniciativa que comienza en Cuaresma no finalizará en este tiempo, sino que tendrá continuidad a lo largo de todo el año. En una carta de nuestro Obispo, Mons. Esteban Escudero reconoce que “el sacramento de la penitencia o de la reconciliación está siendo minusvalorado hoy en día por otras personas que, no obstante, se sienten también miembros de la Iglesia. Se va diluyendo la conciencia del pecado en nuestra sociedad y sólo estamos dispuestos a admitir que a veces nos equivocamos, que en ocasiones hacemos algo que nuestra conciencia nos reprocha o incluso que puede hacer daño al prójimo”.

En este sentido, la idea de ofrecer la oportunidad de recibir el Sacramento de la Reconciliación con un horario amplio y flexible es una buena noticia para los fieles de la diócesis palentina.