Friday, January 13, 2012

¿"Plácet" o "Non plácet"? La apuesta de Carmen y Kiko


Artículo de Sandro Magister en Chiesa On Line, Ene-13-2012. Es de destacar que Magister confirma que “Los fundadores del Camino neocatecumenal apuntan a obtener la aprobación vaticana definitiva de su modo "convivial" de celebrar las misas. El documento está listo, pero podría ser modificado o bloqueado in extremis”. Ver entrada anterior relacionada aquí.

¿"Plácet" o "Non plácet"? La apuesta de Carmen y Kiko

Los fundadores del Camino neocatecumenal apuntan a obtener la aprobación vaticana definitiva de su modo "convivial" de celebrar las misas. El documento está listo, pero podría ser modificado o bloqueado in extremis. El veredicto el 20 de enero

de Sandro Magister

ROMA, 13 de enero de 2012 – Como otras veces en los años pasados, también en este mes de enero, el viernes 20, Benedicto XVI encontrará en el Vaticano, en el aula de las audiencias, a miles de miembros del Camino neocatecumenal, con sus fundadores y líderes, los españoles Francisco "Kiko" Argüello y Carmen Hernández.

Hace un año, en la audiencia del 17 de enero de 2011, el papa comunicó a la platea entusiasta que los trece volúmenes del catecismo en uso en sus comunidades habían recibido la tan suspirada aprobación, tras un largo examen iniciado en 1997 por parte de la congregación para la doctrina de la fe y tras la introducción de numerosas correcciones, con casi 2.000 reenvíos a pasajes paralelos del catecismo oficial de la Iglesia católica.

El próximo 20 de enero, en cambio, los líderes y los miembros del Camino esperan de las autoridades supremas de la Iglesia un "plácet" aún más ardientemente deseado. La aprobación oficial y definitiva de lo que para ellos es el elemento característico distintivo más visible, y también más controvertido: el modo como celebran las misas.

LOS CUATRO ELEMENTOS

Las misas de las comunidades neocatecumenales se distinguen desde siempre por al menos cuatro elementos.

1. Se celebran en grupos restringidos que corresponden a los distintos estadios del avance en el recorrido catequético. Si en una parroquia, por ejemplo, las comunidades neocatecumenales son doce, cada una con un estadio distinto, otras tantas serán las misas, celebradas en locales separados más o menos a la misma hora, preferiblemente el sábado por la noche.

2. El ambiente y la decoración calcan la imagen del banquete: una mesa con los comensales sentados alrededor. También cuando los neocatecumenales celebran la misa en una iglesia y no en una sala parroquial ignoran el altar. Colocan una mesa en el centro y se sientan alrededor de la misma en círculo.

3. Cada una de las lecturas bíblicas de la misa está precedida por una amplia "monición" por parte de uno u otro de los catequistas que guían a la comunidad y son seguidas, especialmente después del Evangelio, por las "resonancias", es decir, por reflexiones personales de un amplio número de los presentes. La homilía del sacerdote se añade a las "resonancias", sin distinguirse de las mismas.

4. También la comunión se realiza reproduciendo el módulo del banquete. El pan consagrado – un gran pan ázimo de harina de trigo, dos tercios blanca y un tercio integral, preparado y cocido según las reglas minuciosas establecidas por Kiko – se parte y se distribuye a los presentes, que permanecen en sus puestos. Una vez se ha ultimado la distribución, todos lo comen contemporáneamente, incluido el sacerdote. A continuación éste pasa de uno a otro con el cáliz del vino consagrado, del cual bebe cada uno de los presentes.

Hay otras particularidades, pero bastan estas cuatro para entender cuanta diversidad de forma y de sustancia hay entre las misas de los neocatecumenales y las celebradas según las reglas litúrgicas generales. Una diversidad seguramente más fuerte de la que hay entre las misas en rito romano antiguo y en rito moderno.

Las autoridades vaticanas han intentado varias veces llevar de nuevo a los neocatecumenales a una mayor fidelidad a la "lex orandi" en vigor en la Iglesia católica. Pero con pulso débil y resultados casi nulos.

El llamamiento más fuerte se ha realizado con la promulgación de los estatutos definitivos del Camino, aprobados en 2008.

En ellos, en el artículo 13, las autoridades vaticanas han establecido que las misas de las comunidades deben estar "abiertas también a otros fieles"; que la comunión hay que recibirla "de pie"; que para las lecturas bíblicas se permiten, además de la homilía, sólo "breves moniciones" introductoras.

De las "resonancias" (admitidas en los estatutos precedentes, provisionales, de 2002) no hay traza en este mismo artículo 13 dedicado a la celebración de la misa. Se habla de ello sólo en el artículo 11, que se refiere sin embargo a las celebraciones entre semana de la Palabra, que cada comunidad lleva a cabo con sus propios catequistas.

Es un hecho que ha cambiado muy poco el modo cómo hoy los neocatecumenales celebran la misa y el modo cómo la celebraban hasta hace algunos años, cuando además se pasaban de mano en mano, festivos, las copas de vino con el vino consagrado.

Sólo en teoría sus misas de grupo han sido abiertas también a otros fieles.

Sentados o de pie, su modo convivial de hacer la comunión es siempre el mismo.

Las "resonancias" personales de los presentes continúan invadiendo y prevaleciendo en la primera parte de la misa.

No solo. De la audiencia con Benedicto XVI del 20 de enero próximo Kiko, Carmen y sus secuaces esperan salir con una aprobación explícita de todo ello.

Una aprobación con todos los crismas de la oficialidad. Promulgada por la congregación vaticana para el culto divino.

RATZINGERIANO Y ANTIPAPA

Con un Francis Arinze como cardenal prefecto de la congregación y, sobre todo, con un Malcolm Ranjith como secretario de la misma – como era hasta hace pocos años – una símil aprobación habría sido impensable.

El cardenal Arinze, actualmente retirado, fue protagonista en 2006 de un choque memorable con los jefes del Camino, cuando les ordenó por carta una serie de correcciones, a las cuales ellos insolentemente desobedecieron.

En cuanto a Ranjith – ahora de vuelta en su patria, Sri Lanka, como arzobispo de Colombo – es difícil encontrar entre los cardenales uno más aguerrido que él en la defensa de la fidelidad a la tradición litúrgica. En el campo de la liturgia, el cardenal Ranjith tiene fama de ser más ratzingeriano que el mismo Joseph Ratzinger, su maestro.

Hoy, a la cabeza de la congregación para el culto divino hay otro cardenal que pasa por ser también él un ratzingeriano de hierro, el español Antonio Cañizares Llovera.

Pero a juzgar por el documento que tendría listo para el próximo 20 de enero, no se diría.

De hecho, una vía libre por su parte a la "creatividad" litúrgica de los neocatecumenales no haría otra cosa sino dañar la sapiente y paciente obra de reconstrucción de la liturgia católica que el papa Benedicto está llevando a cabo desde hace años, con una valentía que es igual a la gran soledad que le rodea.

Y facilitaría un argumento de más a las acusaciones de los tradicionalistas, por no decir de los lefebvrianos.

ENTRE ASTUCIAS E INDULGENCIAS

Hay una astucia que los neocatecumenales adoptan cuando a sus misas participan o las presencian papas, obispos y cardenales: la de atenerse a las reglas litúrgicas generales.

El cardenal Cañizares no es el único que ha caído en esta trampa. O que ha creído que las intemperancias litúrgicas del Camino, aunque las hay, son mínimas y perdonables, si comparadas con el fervor de fe de quien participa en ellas.

Como él, numerosos cardenales y obispos han tenido en consideración a los neocatecumenales, en especial en España. En la curia vaticana tienen un fuerte apoyo en el prefecto de "Propaganda Fide", Fernando Filoni, anteriormente sustituto secretario de Estado.

Así, mientras con los otros movimientos católicos las autoridades vaticanas son inflexibles exigiendo el respeto de las normas litúrgicas, con los neocatecumenales son más indulgentes. Por ejemplo, se tolera que en sus misas las "resonancias" sigan desbordando y en cambio, a la poderosa Comunidad de Sant'Egidio se la obligó, hace años, a que la homilía la hiciera exclusivamente el sacerdote y no, como sucedía antes, su fundador, Andrea Riccardi, u otros líderes laicos de la comunidad.

Esta difundida indulgencia en relación a las licencias litúrgicas de los neocatecumenales tiene una explicación que se remonta a los primeros tiempos del movimiento, y es útil recordarla.

"LUTERO TENÍA RAZÓN"

En campo litúrgico, más que Kiko, es la cofundadora Carmen Hernández quien modela el "rito" neocatecumenal.

En los años del Concilio Vaticano II e inmediatamente posteriores, cuando aún llevaba el hábito religioso de las Misioneras de Cristo Jesús y estudiaba para obtener la licencia en teología, Carmen se apasionó con la renovación de la liturgia. Sus maestros e inspiradores fueron en España el liturgista Pedro Farnés Scherer y en Roma don Luigi della Torre, también él liturgista de renombre, párroco de la iglesia de la Natividad en vía Gallia, una de las primeras comunidades romanas del movimiento, y monseñor Annibale Bugnini, en esa época potente secretario de la congregación vaticana para el culto divino y principal artífice de la reforma litúrgica postconciliar.

Fue justamente Bugnini, a principios de los años Setenta, quien se alegró por la manera cómo las primeras comunidades fundadas por Kiko y Carmen celebraban la misa. Escribió sobre ello en "Notitiæ", la publicación oficial de la congregación para el culto divino. Y fue de nuevo él, junto a los cofundadores, quien decidió llamar al neonato movimiento "Camino neocatecumenal".

De la frecuentación de estos liturgistas y una desenvuelta reelaboración de sus tesis, Kiko y Carmen sacaron su personal concepción de la liturgia católica que pusieron en práctica en las misas de sus comunidades.

Hay un libro de un sacerdote ligur del Camino, Piergiovanni Devoto, que valiéndose de textos inéditos de Kiko y Carmen, ha expuesto en público su bizarra concepción.

El libro, publicado en 2004 con el titulo “El neocatecumenado. Una iniciación cristiana para adultos”, y con la calurosa presentación de Paul Josef Cordes, en esa época presidente del pontificio consejo "Cor Unum", hoy cardenal, fue impreso por Chirico, la editorial napolitana que también ha publicado la única obra traducida al italiano de Farnés Scherer, el liturgista que fue el primero en inspirar a Carmen.

He aquí a continuación algunos pasajes del libro, extraídos de las páginas 71-77.

“En el curso de los siglos, la eucaristía ha sido partida y recubierta, revestida hasta el punto que no veíamos en ninguna parte en nuestra mesa la resurrección de Jesucristo”...

“En el siglo IV, con la conversión de Constantino, también el emperador con su séquito iba a la iglesia para celebrar la eucaristía: nacen así liturgias de entrada, hechas más solemnes por cantos y salmos y cuando estos son eliminados, queda sólo la antífona, sin el salmo, lo que constituye una verdadera y propia absurdidad”...

“De forma análoga aparecen las procesiones del ofertorio, en las cuales emerge la concepción propia de la religiosidad natural que tiende a aplacar la divinidad a través de dones y ofrendas”...

“La Iglesia ha tolerado durante siglos formas no genuinas. El ‘Gloria’, que formaba parte de la liturgia de las horas recitada por los monjes, entró en la misa cuando de las dos acciones litúrgicas se hizo una única celebración. El ‘Credo’ hizo su aparición cuando surgieron las herejías y apostasías. También el 'Orate Fratres' es un ejemplo culminante de las oraciones con las cuales se adornaba la misa”...

“Con el pasar de los siglos las oraciones privadas se incluyen en gran cantidad en la misa. Ya no existe la asamblea, la misa ha adquirido un tono penitencial, en neto contraste con la exultación pascual de la cual surgió”...

“Y mientras el pueblo vive la privatización de la misa, por parte de los doctos se elaboran teologías racionales que, si bien contienen ‘in nuce’ lo esencial de la Revelación, están recubiertas por hábitos filosóficos ajenos a Cristo y los apóstoles”...

“Entonces se entiende porqué surgió Lutero, que hizo tabula rasa de todo lo que él creía que eran añadidos o tradición puramente humana”...

“Lutero, que no ha dudado nunca de la presencia real de Cristo en la eucaristía, ha rechazado la ‘transustanciación’ porque está vinculada al concepto de sustancia aristotélico-tomístico, ajeno a la Iglesia de los apóstoles y de los Padres”...

“La rigidez y el fijismo del Concilio de Trento generaron una mentalidad estática en liturgia que ha llegado hasta nuestros días, dispuesta a escandalizarse por cualquier cambio o transformación. Ello es un error, porque la liturgia es Vida, una realidad que es el Espíritu viviente entre los hombres. Por esto no se la puede embotellar”...

“Fuera ya de una mentalidad legalista y fijista, hemos asistido con el Vaticano II a una profunda renovación de la liturgia. Se ha eliminado de la eucaristía toda esa pomposidad que la recubría. Es interesante ver que, en origen, la anáfora [es decir, la oración de la consagración - ndr] no estaba escrita, sino que era improvisada por el presidente”...

“La celebración de la eucaristía el sábado por la noche no es para facilitar el éxodo dominical, sino para ir a las raíces: el día de descanso para los hebreos empieza a partir de las tres primeras estrellas del viernes, y las primeras vísperas del domingo para toda la Iglesia son, desde siempre, el sábado por la noche”...

“El sábado se trata de entrar en la fiesta con todo el ser, para sentarse a la mesa del Gran Rey y gustar ya ahora el banquete de la vida eterna. Después de la cena, un poco de fiesta cordial y amigable concluirá esta jornada”...

UNA PREGUNTA

¿Y este sería "el espíritu de la liturgia" – titulo de un libro capital de Joseph Ratzinger – que las autoridades vaticanas se preparan para convalidar, con la praxis que le sigue?