Monday, November 14, 2011

El P. Fortea muda su blog a otra parte...¡eso creemos!


Esperamos, suponemos, ansiamos, que el blog del P. Fortea ya no sea publicado en ese sitio antieclesial en donde se publica actualmente y esperamos que el blog que ahora han abierto en Intereconomia sea de ahora en adelante el lugar definitivo en donde le sigamos leyendo. Como no sabemos a ciencia cierta si se trata de una mudanza, damos los respectivos parabienes, eso sí, condicionado a que dejen de seguir publicando su blog en ese sitio antieclesial que no nos dá la gana nombrar.

La tasa de abortos de Rusia “la nación convertida” es la más alta del mundo.


Sencillamente es imposible contradecir los hechos, Rusia no ha sido consagrada al Inmaculado Corazón de María, no se ha convertido, no hay el periodo de paz prometido por Nuestra Señora si sus pedidos eran atendidos, y por supuesto, Rusia sigue propagando sus errores. Para los que nos quieren hacer creer que la caída de la Unión Soviética hace poco más de 20 años, fue consecuencia de la supuesta consagración de esa nación al Inmaculado Corazón en 1984, aquí un artículo que afirma que “Dos décadas después del colapso de la Unión Soviética...la tasa de abortos de Rusia ...es la más alta del mundo”.

Información de agencia Reuters, Nov-12-2011.

Iglesia rusa promueve polémica ley para limitar abortos

sábado 12 de noviembre de 2011

Por Alissa de Carbonnel

MOSCU (Reuters) -
Mujeres de todas las edades solían abarrotar la clínica estatal de la ginecóloga Lyubov Yerofeyeva durante la era soviética, y hacían filas por decenas para someterse a un aborto.

"Era más común entonces tomar licencia en el trabajo por un aborto que por un resfriado", afirmó la doctora.

Dos décadas después del colapso de la Unión Soviética, la mayor disponibilidad de métodos anticonceptivos y el resurgimiento de la religión han reducido la cifra de abortos general, pero la irrupción de los embarazos sigue siendo la principal vía de control de natalidad en Rusia.

La tasa de abortos del país - 1,3 millones, o 73 por cada 100 nacimientos en el 2009 - es la más alta del mundo.

Respaldada por la Iglesia Ortodoxa rusa, una influyente campaña anti abortos lleva adelante una cruzada moral para hacer más estricta la legislación y cambiar la actitud de la opinión pública, considerada ampliamente como un legado de la era soviética.

Un plan del Gobierno ruso para revertir el declive de la población causado por bajas tasas de nacimientos y altos índices de muerte se ha sumado al debate. Puesto que los rusos mueren casi dos veces más rápido de lo que nacen, Naciones Unidas estima que para el 2050 la población del país se habrá reducido en casi un quinto, para quedar en 116 millones.

Grupos de derechos de las mujeres expresaron su irritación de que la Iglesia tenga un rol en la aprobación de leyes seculares de Rusia y dicen que el aborto debe seguir siendo una alternativa viable. Reconocen que las estadísticas apuntan a un grave problema de salud pública, pero sugieren que podría resolverse con una mejora en la educación sexual.

En el centro del debate se encuentra una enmienda a la ley sanitaria de Rusia que se espera sea aprobada por la Cámara baja.

La nueva legislación limitaría los abortos a las 12 semanas de embarazo, impondría un periodo de espera de hasta una semana desde las consultas iniciales y requeriría que las mujeres con más seis semanas de embarazo vean el embrión a través de un ultrasonido, escuchen sus latidos y acudan a una asesoría para determinar cómo proceder.

"Nuestras dos principales razones son que Rusia y nuestra tradición religiosa están muriendo. No podemos olvidar nuestra fe", afirmó a Reuters Yelena Mizulina, presidenta de la Comisión de Asuntos Familiares que impulsó la ley.

"Pese al largo periodo comunista, es visto como un asesinato, como una violación de los 10 mandamientos", señaló.

La severa crisis demográfica de Rusia, sostuvo, agudiza la situación.

"Estados Unidos no se ve amenazado por la extinción. Puede ser más indulgente", dijo Mizulina.

ROL DE LA IGLESIA EN LEY SECULAR

El Gobierno ruso ha trabajado duro para impulsar una suerte de "baby boom", homenajeando a las familias numerosas en pomposos eventos en el Kremlin, ofreciendo subsidios a los padres con más de un hijo e incluso sorteando autos entre las mujeres que den a luz durante un feriado nacional.

Expertos dicen que sólo la migración puede ayudar a llenar el agujero demográfico, pero que se trata de una solución con posibles complicaciones sociales debido a las tensiones étnicas del país.

El temor a que inmigrantes mayormente musulmanes de Asia Central y el Cáucaso reemplacen a la decreciente población rusa han impulsado a la Iglesia Ortodoxa a buscar un rol más preponderante en temas como el aborto desde el final de la ateísta Unión Soviética.

Una de las personalidades importantes que promueve la postura de la Iglesia sobre el tema es la devota primera dama rusa, Svetlana Medvedeva, cuya Fundación para Iniciativas Sociales y Culturales impulsó una campaña en julio titulada "Dame Vida!".

Aquellas iniciativas han generado protestas. El mes pasado, más de 150 grupos activistas y de derechos humanos firmaron una petición mundial contra las medidas legislativas, mientras que otros realizaron varios mítines en Moscú.

Durante una manifestación, un puñado de activistas mostró carteles con lemas que decían "Luchen contra el aborto, no contra las mujeres", "Mi cuerpo es mío" y "Mejor es el aborto que tener malos padres".

"¿Por qué un sacerdote debería decidir lo que tengo que hacer con mi cuerpo?", preguntó Dina Orlova, de 31 años, rechazando la inclusión de religiosos en un consejo de expertos que redactó el proyecto de ley.