Sunday, September 18, 2011

Grupos de judíos preocupados por el gesto del Vaticano, cuando suda más la tapa que la olla


Las concesiones que la Iglesia ha tenido en el postconcilio para con ciertos grupos ahora resulta que no se deben hacer para nadie diferente a ellos, motivo por el cual estos grupos se muestran alarmados, preocupados, etc..., Nunca nos acostumbraremos a este tipo de arremetidas, aunque no son nada nuevas es díficil ver como se ataca a la Iglesia de esa manera (un ejemplo aquí); un nuevo caso de cuando suda más la tapa que la olla.

Información de Agencia Judía de Noticias, Sep-18-2010.

Grupos de judíos preocupados por el gesto del Vaticano

AJN.- Más de 40 años de progreso en las relaciones entre católicos y judíos pueden ser puestos en duda debido al intento del Vaticano de conciliarse con un grupo de católicos tradicionalistas disidentes, entre ellos el obispo que negó el Holocausto.

Algunos grupos judíos expresaron su preocupación el viernes pasado de que el Vaticano podría estar poniendo en cuestión más de 40 años de progreso en las relaciones entre católicos y judíos a través del acercamiento de un grupo de católicos tradicionalistas disidentes que incluyen un obispo que niega el Holocausto.

El Vaticano trabajó durante años para reintegrar a la sociedad dividida de San Pío X de nuevo en su seno. Sin embargo para que esto suceda, sus miembros tienen que aceptar algunas enseñanzas de la iglesia principal. A su vez, la Santa Sede agregó que algunas expresiones contenidas en los documentos del Concilio del Vaticano podrían quedar abiertas para "el debate legítimo".

Entre 1962 y 1965 el Vaticano realizó reuniones mundiales con reformas modernizadoras, incluyendo la relación con los judíos y la introducción de la misa en lengua vernácula y no en latín.

La sociedad con sede en Suiza de San Pío X fue fundada en 1969 y se opuso a muchas de las reformas del Concilio Vaticano II.

Uno de los documentos claves fue, Nostra Aetate, el revolucionó las relaciones de la Iglesia Católica con los judíos, al declarar que la muerte de Cristo no puede ser atribuido a Judíos como un todo.

La incertidumbre sobre lo que se requiere de la sociedad provocó malestar entre algunos grupos judíos, quienes emitieron advertencias sobre el posible impacto de las relaciones de la comunidad con el Vaticano ya que desean debatir otras enseñanzas.

Abraham Foxman, director de la Liga Anti Difamación, dijo que confía en que el Papa Benedicto XVI guíe a la iglesia hacia "enseñanzas positivas" acerca de los judíos antes de ser plenamente reconciliados con la iglesia.

"Sería impensable que el Vaticano permita que una secta católica disidente, que incluye un obispo que niega el Holocausto, Richard Williamson, sean reintegrados a la iglesia al mismo tiempo que se les permita promover el antisemitismo y el antijudaísmo", dijo en una declaración.

Elan Steinberg, de la Congregación Americana de Sobrevivientes del Holocausto aseguró que habrá "consecuencias catastróficas" en las relaciones católico-judías, si el Vaticano no requiere la sociedad acepte el documento Nostra Aetate.

Incluso el rabino David Rosen, quien encabeza la oficina interreligiosa del Comité de asuntos Judío Americano y es un veterano del diálogo católico-judío, dijo que estaba preocupado por el gesto del Vaticano y que estaba esperando algunas aclaraciones al respecto.

Benedicto XVI trabajó durante dos décadas, como Papa y como cardenal, para que el grupo de católicos regrese al seno del Vaticano.

Sin embargo, Benedicto XVI, quien se ha ganado los elogios de los Judíos por sus décadas de difusión, también ya provocó reacciones contrarias en la comunidad como en el 2009 cuando levantó la excomunión de Williamson, que negó que las cámaras de gas fueron utilizadas durante el Holocausto.

La sociedad de San Pío X tiene seis seminarios, tres universidades y 70 escuelas primarias y secundarias en todo el mundo. Además cuenta con cuatro obispos y más de 550 sacerdotes y 200 seminaristas.

Hans Küng critica a Benedicto XVI por “ocultar la situación de emergencia” de la Iglesia


Claro que a este individuo nadie lo emplaza a la Congregación para la Doctrina de la Fe a entregarle ningún «preámbulo doctrinal» que recalque la “Professio Fidei” publicada en 1989 por el antiguo Santo Oficio y que recuerde los tres diversos grados de asentimiento a los que está obligado cualquier fiel. ¡No, no, no, eso nunca; eso es para otros! Con este simplemente nos hacemos los de la vista gorda y guardamos silencio por, digamos, unos treinta y un años y contando.

Información de agencia EFE, Sep-18-2011, vía diario Milenio.

Berlín — El teólogo y disidente religioso suizo Hans Küng ha criticado al papa Benedicto XVI por "ocultar la situación de emergencia" de la Iglesia Católica, que "se encuentra enferma del sistema romano" y comparado al pontífice con Vladimir Putin, el primer ministro ruso.

"La vida eclesiástica ha colapsado a nivel de parroquia", afirma Küng con motivo de la visita del papa esta semana a Alemania en una entrevista adelantada hoy por el semanario germano "Der Spiegel".

El teólogo suizo, al que el Vaticano retiró en 1979 la licencia para enseñar teología católica, considera que "la jerarquía eclesiástica no ha tenido hasta ahora el valor de admitir sinceramente y sin tapujos la realidad de la situación".

Profesor emérito de la Universidad de Tubinga, en el sur de Alemania, Küng afirma que las imágenes de los grandes actos protagonizados por el papa no hacen sino mostrar de manera engañosa una iglesia poderosa.

"Entretanto se sabe que esos actos no aportan prácticamente nada a las parroquias", comenta el teólogo, que en el pasado trabajó estrechamente con Joseph Ratzinger, el actual Benedicto XVI.

En ese sentido subraya que, tras la celebración de ese tipo de actos multitudinarios, "no tenemos después más feligreses que acuden a misa, ni más aspirantes al sacerdocio, ni menos abandonos de la Iglesia".

Asimismo critica al papa por cultivar "un culto personal sin igual, que se encuentra en contradicción con lo que puede leerse en el Nuevo Testamento".

"Hoy me pregunto si no nos encontramos en una fase de 'putinización' de la Iglesia Católica", señala el teólogo suizo en referencia al primer ministro ruso.

Por ello explica que existen "similitudes estructurales y políticas" entre el primer ministro ruso y la política de restauración de los papas en la Santa Sede después del Concilio Vaticano II, que en realidad condujo a una renovación del entendimiento ecuménico.

"En la práctica tanto Ratzinger como Putin han colocado a sus antiguos colaboradores en puestos dirigentes y liquidado a aquellos que les resultaban adversos", afirma el también presidente de la Fundación por una Ética Mundial.

Küng dice que "en ese sistema los denunciantes se encuentran en auge. Todo párroco en Alemania de tendencias reformadoras, pero también los obispos, deben tener miedo de ser denunciados en Roma".

Por ello, la consecuencia es, según el teólogo disidente, que "bajo el papa alemán maneje los resortes del poder una camarilla predominantemente italiana de sumisos que no muestran comprensión alguna hacia las exigencias de reforma" en el seno de la Iglesia Católica.

Benedicto XVI en la televisión alemana



Informe de AFP, Sep-17-2011.

BERLÍN — El papa Benedicto XVI explicó en la noche del sábado en la televisión pública alemana que el objeto principal de su viaje de cuatro días a su país natal, a partir del próximo jueves, es "hacer modos para que Dios entre en nuestro campo de vista".
"Me congratulo ya" por este viaje a Alemania, declaró el Papa en el inicio de su intervención, de menos de cuatro minutos de duración, que fue grabada en el Vaticano y difundida en la noche del sábado en la emisión religiosa 'Das Wort zum Sonntag', en el canal ARD.

"Un punto destacado de este viaje será el encuentro con representantes de la Iglesia protestante de Alemania en el convento de los Agustinos (en Erfurt), donde Lutero comenzó su camino", dijo, evocando el programa de cuatro días, que lo llevará de Berlín a Friburgo (Baden-Wurttemberg). "No esperamos nada sensacional. Lo esencial será pensar juntos en ese lugar, escuchar la palabra de Dios y orar (...), y que así se dé realmente un ecumenismo", dijo.

"Todo esto no es turismo religioso, y mucho menos un espectáculo. El lema de estos días, nos dice de que se trata: 'Dónde está Dios, nace el futuro'. Se debe tratar de que Dios entre en nuestro campo de visión, ese Dios a menudo ausente del que tenemos tanta necesidad".

Todos los sábados por la noche, en este programa que existe desde hace más de cincuenta años, un sacerdote o un pastor pronuncian un sermón de unos cinco minutos. Esta es la segunda vez que un Papa pronuncia este sermón de la noche del sábado. El primero fue Juan Pablo II en 1987.

Benedicto XVI, el primer Papa alemán en 500 años, efectuará a partir del jueves su tercer viaje a su país natal desde que fue elegido, en abril de 2005, pero éste será su primer viaje oficial. La última vez que estuvo en Alemania fue en 2006, en un marco privado.

Informe de EFE, Sep-18-2011

Berlín, 18 sep (EFE).- El papa Benedicto XVI ha expresado su alegría por su inminente visita oficial a Alemania esta semana y su intervención ante el Bundestag, el Parlamento alemán, así como por la misa que ofrecerá en el Estadio Olímpico de Berlín.

En una grabación para el programa "La palabra del domingo" que emite esta noche la primera cadena de la televisión pública alemana, el papa subraya además la importancia del encuentro que celebrará con la cúpula de la Iglesia Evangélica de Alemania, aunque reduce las expectativas de la cita de carácter ecuménico.

"No esperemos sensaciones", admite el papa sobre el encuentro en Erfurt, ciudad donde el reformador Martin Lutero empezó su camino, en su breve intervención de pocos minutos en el tradicional programa de televisión, en el que cada domingo ofrece un sermón un religioso católico o protestante, pero también judío o musulmán.

Benedicto XVI afirma que "lo realmente grande es que reflexionemos juntos en ese lugar, escuchemos la palabra de Dios y oremos y estemos juntos tan estrechamente para que se produzca un ecumenismo real".

A la hora de explicar el mensaje de su tercer viaje a Alemania, el papa comenta que "se tratará de que Dios esté de nuevo en nuestro punto de mira, ese Dios tantas veces ausente, al que tanto necesitamos".

El pontífice comenta además sobre su viaje de cuatro días a Alemania, donde visitará, además de Berlín, Eichsfeld y Erfurt, en el este del país, la ciudad de Friburgo, al sur, que "no se trata de turismo religioso y mucho menos de un espectáculo".

"Debemos renovar nuestra percepción, que tenemos, para Dios", señala mas adelante en su mensaje televisivo, en el que comenta que "debemos esforzarnos estos días en ver de nuevo a Dios, en ser de nuevo personas que llevan una luz de esperanza al mundo, la luz que viene de Dios y nos ayuda en la vida".

La intervención de Benedicto XVI ha sido grabada en el Vaticano y se trata de la segunda vez que un papa participa en el programa "La palabra del domingo", después de que su antecesor Juan Pablo II lo hiciera en 1987.

Informe de Notimex, Sep-18-2011.

Ciudad del Vaticano — Benedicto XVI negó que su viaje apostólico a Alemania, el cual comenzará el próximo jueves 22 de septiembre y se extenderá por cuatro días, tenga como objetivo el turismo religioso o, menos aún, pretenda ser un espectáculo.

En un video transmitido por la televisión pública alemana ARD y cuyo contenido fue publicado por la sala de prensa del Vaticano, el Papa saludó a sus connacionales y explicó algunos detalles de su gira pastoral.

“Estoy contento de partir dentro de pocos días para Alemania y pienso con alegría particularmente en Berlín, donde habrán muchos encuentros y, naturalmente, al discurso que daré en el Parlamento y a la gran misa que podremos celebrar en el Estadio Olímpico”, dijo.

Con estas palabras ratificó además que pronunciará un mensaje ante el Bungdestat, sede del poder legislativo, independientemente del boicot anunciado por un grupo de parlamentarios de oposición quienes manifestarán su desacuerdo ausentándose del aula.

Del 22 al 25 de septiembre el líder católico visitará por tercera vez su país natal desde que es Papa; su itinerario considera tres etapas: Berlín, Erfurt y Friburgo.

Según Joseph Ratzinger uno de los momentos más importantes de la visita es la jornada que pasará en Erfurt porque allí se reunirá con representantes de la iglesia evangélica alemana en el monasterio donde estudió y se ordenó sacerdote Martín Lutero.

Así afianzará lazos con los “luteranos”, los cristianos surgidos del cisma originado por las ideas de ese religioso alemán contra El Vaticano a inicios del siglo XVI.

Sobre ese encuentro el Papa aclaró: “no esperamos algún evento sensacional: de hecho la verdadera grandeza del evento consiste en (que en) este lugar juntos podemos pensar, escuchar la palabra de Dios y rezar, y así seremos íntimamente unidos”.

Más adelante en su mensaje televisivo recordó el lema de su visita a Alemania: “Donde está Dios allí hay futuro” e insistió en la necesidad de desarrollar nuevamente la “capacidad de percepción de Dios”, utilizando la racionalidad del mundo y la belleza de la creación.

“Debería tratarse del hecho que Dios vuelva a nuestro horizonte, este Dios a menudo totalmente ausente, pero del cual tenemos tanta necesidad”, indicó.

“Por ello en estos días queremos empeñarnos para volver a ver a Dios, para regresar nosotros mismos a ser personas de las cuales entre en el mundo una luz de esperanza que es luz que viene de Dios y que nos ayuda a vivir”, apuntó.


Actualización Sep-19-2011: Aquí una traducción al español, provista por ZENIT, del mensaje televisivo de Benedicto XVI.

¡Señoras y señores,
queridos connacionales!

Dentro de pocos días partiré para mi viaje a Alemania, y estoy muy contento de ello. Pienso con alegría particularmente en Berlín, donde habrá muchos encuentros, y, naturalmente, en el discurso que mantendré en el Bundestag y en la gran Misa que podremos celebrar en el estadio olímpico.

Uno de los momentos más importantes de la visita será Erfurt: en ese monasterio agustiniano, en esa iglesia agustiniana, donde Lutero inició su camino, podré encontrarme con los representantes de la Iglesia Evangélica de Alemania. Allí rezaremos juntos, escucharemos la Palabra de Dios, pensaremos y hablaremos juntos. No esperamos ningún evento sensacional: de hecho, la verdadera grandeza del evento consiste precisamente en esto, en que en este lugar juntos podamos pensar, escuchar la Palabra de Dios y rezar, y así estaremos íntimamente cerca y se manifestará un verdadero ecumenismo.

Algo particular es para mí el encuentro en Eichsfeld, esta pequeña franja de tierra que, aun pasando a través de todas las peripecias de la historia, ha permanecido católica; después el Sudoeste de Alemania, con Frigurgo, la gran ciudad, con muchos encuentros que se desarrollarán allí, sobre todo la vigilia con los jóvenes y la gran Misa que clausurará el viaje.

Todo esto no es turismo religioso, y todavía menos un “show”. De lo que se trata, lo dice el lema de estos días: Donde está Dios, ahí hay futuro. Debería tratarse del hecho de que Dios vuelva a nuestro horizonte, este Dios tan a menudo totalmente ausente, a quien sin embargo necesitamos tanto.

Quizás me preguntaréis: “¿Pero Dios, existe? Y si existe, ¿se ocupa verdaderamente de nosotros? ¿Podemos nosotros llegar hasta Él?”. Sí, es verdad: no podemos poner a Dios sobre la mesa, no podemos tocarlo como un utensilio o tomarlo en la mano como un objeto cualquiera. Debemos desarrollar de nuevo la capacidad de percepción de Dios, capacidad que existe en nosotros. Podemos intuir algo de la grandeza de Dios en la grandeza del cosmos. Podemos utilizar el mundo a través de la técnica porque éste está construido de manera racional. En la gran racionalidad del mundo podemos intuir el espíritu del creador del cual proviene, y en la belleza de la creación podemos intuir algo de la belleza, de la grandeza y también de la bondad de Dios. En la Palabra de las Sagradas Escrituras podemos escuchar palabras de vida eterna que no vienen simplemente de los hombres, sino que vienen de Él, y en ellas escuchamos su voz. Y finalmente, vemos casi a Dios también en el encuentro con las personas que han sido tocadas por Él. No pienso sólo en los grandes: desde Pablo a la Madre Teresa pasando por Francisco de Asís; sino que pienso en tantas personas sencillas de las que nadie habla. Sin embargo, cuando nos encontramos con ellos, de ellas emana algo de bondad, sinceridad, alegría y sabemos que ahí está Dios y que Él nos toca también a nosotros. Por eso, en estos días queremos empeñarnos para volver a ver a Dios, para volver nosotros mismos a ser personas por las que entre en el mundo una luz de la esperanza, que es luz que viene de Dios y que nos ayuda a vivir.