Tuesday, September 13, 2011

Víctimas de abusos piden que La Haya investigue al Papa


«El Papa, en la víspera de la Conferencia, expresó el apoyo de la Iglesia al establecimiento de una Corte que defienda los derechos inalienables de la persona humana. El Arzobispo Renato Martino, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, dijo que el mandato que la gobierna, el Estatuto de Roma, “no es perfecto pero era lo mejor que podíamos hacer, dadas las circunstancias”»


Con esas palabras anunciaba la agencia Fides en Junio de 1998 el “apoyo de la Iglesia al establecimiento de” lo que ahora es la Corte Penal Internacional. Pues bien, víctima del propio monstruo cuya creación apoyó, llegan hoy estas noticias vía Reuters.

Víctimas de abusos piden que La Haya investigue al Papa

martes 13 de septiembre de 2011

ÁMSTERDAM (Reuters) - Víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes quieren que la Corte Penal Internacional (CPI) investigue al papa Benedicto XVI y a tres altos cargos del Vaticano por permitir la violación y los abusos sexuales a menores.

El grupo Red de Supervivientes de las Víctimas de Abusos por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) y el grupo de derechos humanos Centro para los Derechos Constitucionales (CDC), con sede en Nueva York, dijeron el martes que habían presentado una denuncia en la CPI alegando que los dirigentes del Vaticano cometieron crímenes contra la humanidad al tolerar y permitir delitos sexuales.

Pero parece poco probable que la CPI, el primer tribunal de crímenes de guerra permanente, pueda aceptar el caso.

Muchos de los delitos se produjeron antes de 2002, cuando se creó la CPI, lo que los coloca fuera del alcance del tribunal, mientras que el propio Vaticano no ha firmado la jurisdicción de la corte.

"Será muy difícil mantener el argumento de que la Iglesia, como grupo organizado, cometió un crimen contra la humanidad y sería discutible si se basó en un plan común", dijo Andre de Hoogh, profesor de derecho internacional en la Universidad de Groningen.

La Iglesia católica se ha visto inmersa en una serie de escándalos de encubrimiento de abusos sexuales en Europa y Estados Unidos en los últimos años.

"Los delitos contra decenas de miles de víctimas, la mayoría de ellos niños, han sido encubiertos por responsables de alto rango del Vaticano. En este caso, todas las carreteras realmente llevan a Roma", dijo el abogado de CCR Pam Spees.

Un portavoz del Vaticano dijo que no haría comentarios de inmediato. Un responsable de la CPI remitió las preguntas a la fiscalía.

PRUEBAS

Aunque el Vaticano no se ha sumado a la lista de la CPI, países como Italia, Holanda y Alemania lo han hecho, lo que significa que sus ciudadanos están bajo su jurisdicción. El papa Benedicto XVI es alemán.

"La Oficina del Fiscal ha recibido los documentos", dijo la portavoz Florence Olara, añadiendo que los analizarían y "tomarían la decisión en su debido momento".

El CCR dijo que había presentado más de 20.000 páginas de informes, documentos y pruebas de delitos cometidos por sacerdotes católicos contra niños y adultos vulnerables. Miembros de SNAP procedentes de Alemania, Bélgica, Holanda y Estados Unidos viajaron a La Haya para presentar la solicitud el martes.

El documento nombra al papa Benedicto XVI; al ex secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano; al actual secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, y al cardenal William Levada, máximo responsable de la doctrina de la fe.

La CPI ha investigado delitos como el genocidio, el asesinato, el reclutamiento de niños soldados y la violación, en su mayoría en África, y recientemente emitió una orden de arresto contra el líder libio, Muamar el Gadafi.

Tiene jurisdicción sobre los delitos de genocidio, crímenes de guerra y delitos contra la humanidad, que incluyen violación, violencia sexual, asalto y tortura.

Ha recibido múltiples solicitudes en el pasado, como la de un grupo sirio de derechos humanos que pidió en junio investigar la muerte de civiles en Siria, pero el tribunal carece de jurisdicción en Siria.

El Estatuto de Roma que estableció el tribunal estipula también que la CPI debe emplearse únicamente como último recurso sólo si no hay procedimientos abiertos en los países de origen.

¿Milagro de Juan Pablo II?


Artículo de La Repubblica, Sep-13-2011.

Sacerdote curado de una enfermedad en la pierna
para los fieles es un milagro de Wojtyła


El párroco de un pequeño centro en la provincia de Caltanissetta habría superado la patología que lo aquejaba desde hace algún tiempo mientras rezaba ante la tumba de Juan Pablo II. El caso será examinado por la Santa Sede.

Sufría de una enfermedad en la pierna y por esto no podía caminar, pero mientras oraba ante la tumba del Papa Wojtyła todo dolor habría desapareció de repente. Al haber sido tomado por la mano por del Pontifice más amado, Don Calogero Milazzo, desde hace unas dos semanas párroco de Bompensiere, un pueblo de menos de mil habitantes en el interior de la provincia de Caltanissetta. Él no quiere hablar de milagros y también evita contar su historia.

“Prefiero —dijo— no hablar. No quiero tanto alboroto”. Pero el pueblo es pequeño y la noticia en unos pocos días ha dado la vuelta a todos los barrios. Por años Don Calogeroha sufrido de una enfermedad grave en la pierna, al punto de cojear y pedirle al obispo Mario Russotto que lo retirarse cuando regía la parroquia de San José, en Caltanissetta. Petición que el obispo se disponía a aceptar pero en julio lo ha llamado a servicio.

Don Calogero no ha aceptado de inmediato la nueva posición debido a sus problemas de salud, pero en septiembre, cuando fue a Roma para orar ante la tumba de Juan Pablo II, cuando se levantaba ha sentido como un “crujido” en la pierna. Luego el dolor desapareció. Para los médicos que lo habían tratado, no habría una explicación científica. La documentación será pronto enviada a la Santa Sede, llamada a expresarse sobre lo que en Bompensiere ha sido definido milagro.

La Iglesia le rehusa su última Misa en latín


Curiosa (y no menos inquietante) esta corta información de L'Union, Sep-13-2011.

La Iglesia le rehusa su última Misa en latín

Publicado el Martes 13 de Septiembre de 2011 a las 18:44

El cura de la parroquia de Liesse rehusó abrir las puertas de la iglesia de Sissonne para acoger los funerales de una octogenaria. La difunta deseaba una misa en latín. Imposible, según el obispo y el padre Kerjean. El oficio se efectuó. Sobre la acera y conducido por un sacerdote juzgado como renegado.

¿Un inminente acuerdo Roma-FSSPX/SSPX?


La primera información proviene de Le Figaro, que en su página 2 de la edición impresa de hoy, Sep-13-2011 (copia facsimilar en la imágen), dedica un artículo amplio firmado por Jean-Marie Guénois sobre la reunión que ocurrirá mañana, Sep-14-2011, en el Vaticano entre el Card. Levada y el Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay.

Dice Le Figaro:

Le Figaro está en capacidad de revelar que la Santa Sede podría, por primera vez, admitir que estos puntos abordados por los “integristas” no son considerados como “esenciales” a la fe católica hasta el punto de dejar fuera de la Iglesia a aquellos que no los admiten. Y que sólo será mantenida como fundamental la comunión con la Santa Sede sobre la que se funda la fe católica desde hace veinte siglos, y no sobre la interpretación del último concilio a la fecha.

Al final del artículo Le Figaro cita a Mons. Fellay en una entrevista concedida el pasado Ago-15-2011 (publicada originalmente en La Porte Latine, traducción al español en Santa Iglesia Militante), en la cual Fellay afirmaba que “si estamos de acuerdo en un punto, es que sobre ningún punto estamos de acuerdo”, para luego decir que el propósito de las discusiones doctrinales no era para llegar a un acuerdo sino para “saber claramente sobre qué” basan las diferencias, lo cual no sería esencial para la fé católica.

Justamente sobre este último punto podría girar el encuentro de mañana en el Vaticano. Presten atención a esto, que es muy parecido, escrito por Andrea Tornielli hoy en Vatican Insider:

Vatican Insider ha recibido la siguiente información: el superior de los lefebvrianos recibirá un documento de dos páginas en el que aparecen las valoraciones de la Santa Sede (con el visto bueno del Papa) sobre los encuentros doctrinales que se desarrollaron en los meses pasados entre el Vaticano y la Fraternidad. Un documento bastante breve, pero puntual, que contiene las respuestas a los problemas que se trataron durante aquellos encuentros sobre la interpretación de los textos del Concilio Vaticano II que tienen que ver con la libertad religiosa, el ecumenismo y la eclesiología.

Monseñor Fellay, que hasta ahora (como superior de la Fraternidad) no ha participado en los encuentros, todavía no conoce el contenido del documento que recibirá mañana. El ex Santo Oficio le pedirá su parecer, con calma, para responder en tiempos razonables, aunque no sea inmediatamente. Los lefebvrianos tendrán que establecer su posición: podrán pedir aclaraciones a la Santa Sede, pero ya no podrán tergiversar la información.

Aceptar el documento es considerado en el Vaticano como la condición imprescindible para la plena comunión, que establece incluso el reposicionamiento jurídico de la Fraternidad, fundada por el arzobispo Marcel Lefebvre, mediante la constitución de un ordinariado semejante al que ya está en vigor para los anglicanos.