Tuesday, September 06, 2011

Austria: sin castigo para los párrocos rebeldes


Artículo de Catholic News Service, Sep-06-2011. Traducción al español de Secretum Meum Mihi.

Cardenal austriaco continúa diálogo con sacerdotes que buscan reformas

Por Cindy Wooden
Catholic News Service

Roma (CNS)—
El Cardenal Christoph Schönborn de Viena no está jugando un “juego de la gallina” con los sacerdotes que busan reformas en la práctica eclesial, pero está interesado en que los sacerdotes trabajen con él para traer nueva vida a las parroquias de Viena, dijo su portavoz.

“La situación no es tan dramatica como los medios de comunicación austriacos quieren hacerla ver”, dijo Michael Prüller, portavoz arquidiocesano.

“No ha habído discusiones sobre sanciones, ni ultimatum, ni se ha hablado de castigo”, dijo el portavoz a Catholic News Service en una entrevista telefónica en Septiembre 6.

Los líderes de la “Iniciativa de los Sacerdotes Párrocos” que lanzaron un “llamado a la desobediencia” el pasado Junio, urgiendo a los sacerdotes a que se le unieran diciéndo una oración pública por la reforma de la Iglesia en cada Misa; dando la comunión a todo el que se acerque al altar de buena fé, incluidos los católicos divorciados que se han vuelto a casar sin conseguir una nulidad; permitir a las mujeres predicar en la Misa, y apoyando la ordenación de mujeres y hombres casados.

El Cardenal Schönborn se reunió en Agosto 10 con los cuatro sacerdotes de la arquidiócesis de Viena que están el consejo que preside la iniciativa, y planea reunirse con ellos de nuevo en unas semanas, paro no se ha fijado fecha, dijo Prüller.

“No enviamos espías a todas las parroquias para asegurarnos de que se siga todas las reglas”, dijo, pero añadió que, si n sacerdote está violando la ley de la Iglesia, la situación se manejará con base en cada caso.

De acuerdo con reportes noticiosos, los miembros de la iniciativa han crecido de unos 300 sacerdotres a cerca de 400, y una encuesta hecha entre los católicos de Austria mostró un abrumante apoyo a los cambios que los sacerdotes apoyan.

“Las encuestas están en la línea de otras encuestas de años anteriores”, dijo Prüller. “Es un recordatorio de que tenemos que hacer mas para explicar” la enseñanza de la Iglesia sobre la ordenación, los sacramentos, el matrimonio y la estructura eclesial.

En Junio pasado, en una respuesta escrita al “Llamado a la Desobediencia” de los acerdotes, el Cardenal Schönborn dijo que estaba sorprendido por la idea de urgir a los sacerdotes a desobedecer de la disciplina de la Iglesia, pero quisó discutir con los miembros de la iniciativa las formas para satisfacer las necesidades de los católicos de Viena. Dijo también que si los sacerdotes realmente creían que tenían un profundo conflicto de conciencia en seguir la enseñanza de la Iglesia, podían considerar si querían o no continuar como sacerdotes católicos.

Mucha gente leyó la declaración del Cardenal como un ultimatum.

Pero “no es nada parecido a eso” dijo Prüller. “Habrá un debate continuo y tendrá que haber discusiones continuas de los temas subrayados”.

Entre tanto, el presidente de la conferencia austriaca de superires religiosos masculinos ha llamado a una “cumbre eclesial” que involucre a todos los líderes eclesiales de Austria —no sólo el Cardenal Schönborn— para discutir maneras de responder a la niciativa de los sacerdotes y considerar posibles reformas.

Prüller dijo que el Cardenal Schönborn se reunió sólo con los sacedotes de su arquidiócesis que eran líderes de la iniciativa y que una discusión más amplia dependía de la conferencia episcopal, que se reune en Octubre.

Por varios años, djo, el cardenal y los líderes de la arquidiócesis han estado promoviendo una reorganización y una renovación de la vida eclesial en Viena.

El intento del cardenal de reunirse con los miembros de la iniciativa “es más un juego de convencerlos y ganarlos de nuevo, y no un juego de la gallina”, dijo Prüller.

El cardenal está convencido de que su plan por una renovación y una reforma, destinado a ayudar a cada católico a descubrir su misión como miembro de la Iglesia, es “más bien para resolver los problemas a largo plazo”, dijo el portavoz.

“La gente está abandonando las religiones insttucionales, incluso las iglesias Protestantes que tienen ministros casados y mujeres”, dijo. “Tenemos que tratar con ello, no preguntando lo que la Iglesia puede hacer por mi y si tengo derecho a tener una Misa dentro de una distancia que se pueda recorrer a pie desde mi casa”.

Demasiados católicos han estado satisfechos con “una parroquia acogedora” en donde puedan asistir a Misa, pero no parecen darse cuenta de que nadie nuevo entra, dice.

En la Aquidiócesis de Viena, dijo, muchos sacerdotes son párrocos de tres o cuatro parroquias al tiempo. Trabajan con tres o cuatro consejos parroquiales, tres o cuatro grupos de preparación a los sacramentos, tres o cuatro consejos de finanzas, “y no tienen tiempo para el trabajo patoral”.

“La gente debe reconocer que todos estan llamadosa pastorear otros, a servirles”, dijo. “No es sólo que seamos ovejas y estemos aquí sólo para decir, ‘bee, bee’, sino que debemos ser pastores de otro, alcanzandolos” y trayendo a la gente a la vida eclesial.

“Cambiar las reglas del sacerdocio no cambia esto”, dijo. “Tenemos que hacer frente a las necesidades reales de la gente en el siglo XXI” y que probablemente significará parroquias más grandes en donde las gente se animen a formar pequeños grupos, “que sean más vibrantes y mejores en apoyarse unos a otros en la fé” y alcanzando a otros.


Entrada relacionada: Austria: 300 párrocos se rebelan contra la Iglesia.