Thursday, September 01, 2011

La música como lenguaje para comunicar la Fe


Discurso de Benedicto XVI con ocasión del concierto ofrecido por el Card. Domenico Bartolucci en el patio del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, Miércoles, Ago-31-2011. Traducción al español de agencia Zenit, Sep-01-2011.

Señores cardenales
Venerados Hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio
Queridos amigos,

esta tarde nos hemos sumergido en la música sacra, esa música que, de modo totalmente particular, nace de la fe y es capaz de expresar y comunicar la fe. Gracias también a los espléndidos ejecutores: a las dos sopranos, al barítono, al maestro Baiocchi, al Rossini Chamber Choir de Pesaro y a la Orquesta Filarmónica de las Marcas, como también a los organizadores y a las Autoridades que han hecho posible este acontecimiento. En medio de las actividades cotidianas, nos habéis ofrecido un momento de meditación y de oración, haciéndonos intuir las armonías del Cielo. Un gracias afectuoso y especial al autor de las piezas que hemos escuchado, al maestro cardenal Domenico Bartolucci. Gracias, eminencia, por haberme regalado este concierto y por haber compuesto, para la ocasión, la pieza Benedictus dedicada a mí como oración y agradecimiento al Señor por mi Ministerio.

El maestro cardenal Bartolucci no necesita presentación. Quisiera sólo aludir a tres aspectos de su vida que le caracterizan de modo evidente – además de su orgulloso espíritu florentino – que son: la fe, el sacerdocio y la música.

Querido cardenal Bartolucci, la fe es la luz que ha orientado y guiado siempre su vida, que ha abierto su corazón para responder con generosidad a la llamada del Señor; y es de ella de donde brota también su forma de componer. Es verdad que usted ha tenido una sólida formación musical recibida en el Duomo florentino, en el Conservatorio de Florencia y en el Pontificio Instituto de Música Sacra, con grandes maestros como Vito Frazzi, Raffaele Casimiri, Ildebrando Pizzetti. Pero la música es para usted un lenguaje privilegiado para comunicar la fe de la Iglesia y para ayudar en el camino de fe de quien escucha sus obras; también a través de la música, usted ha ejercido su ministerio sacerdotal. Su forma de componer se inserta en la estela de los grandes autores de música sacra, en particular de la Capilla Sixtina, de la que fue director durante muchos años: la valoración del precioso tesoro que es el canto gregoriano y el uso sabio de la polifonía, fiel a la tradición, pero abierto también a nuevas sonoridades.

Querido maestro, esta noche, con su música, nos ha hecho volver el alma a María con la oración más querida a la tradición cristiana, pero nos ha hecho también volver al inicio de nuestro camino de fe, a la liturgia del Bautismo, al momento en el que nos convertimos en cristianos: una invitación a saciarnos siempre de la única agua que extingue la sed, el Dios vivo, y a comprometernos cada día a rechazar el mal y a renovar nuestra fe, reafirmando ¡“Credo”!

“Christus circumdedit me”, Cristo me ha envuelto y me envuelve: este motete resume su vida, su ministerio y su úsica, querido señor cardenal. Renuevo por tanto mi agradecimiento a usted, a las dos sopranos, al barítono, al director y a los conjuntos corales y orquestales, y de buen grado imparto mi Bendición Apostólica. Gracias.

Amenazado el Card. Bertone. Amenazas provendrían de “un prelado bien inserto en la Curia”.


Una carta anónima con amenazas de muerte y cuestionamientos críticos habría sido enviada al Secretario de Estado del Vaticano, Card. Tarcisio Bertone, según lo revela hoy Ignazio Ingrao en la revista Panorama, página 51 (copia facsimilar del artículo en la imágen).

La carta inicia con una cita amenazante extractada de San Juan Bosco, fundador de los salesianos, la órden a la que pertenece Bertone: “¡Grandes funerales en la corte!”. El anónimo, que muestra estar bastante bien informado sobre los intringulis de la Curia Romana, acusa a Bertone de decidir y escoger a sus colaboradores sobre la base de simpatías o antipatías personales sin valorar sus competencias. Seguidamente hace referenca en particular al relegamiento a que ha sido sometido el secretario general de gobierno, Mons. Carlo Maria Viganò, nuevo Nuncio apostólico en Estados Unidos.

Irritado mas que preocupado, Bertone mostró a la policia la carta. Según los investigadores vaticanos, no se trata de un simple mitómano sino más bien de un prelado bien inserto en la Curia, y ya habría sido autor de otras cartas anónimas enviadas a otros obispos y prelados.

Respetado Card. Cañizares...


Aún en aquellos países donde esta Congregación ha aprobado la legislación local que establece el permanecer de pie como la postura para recibir la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas a las Conferencias Episcopales por la Institución Generalis Missalis Romani n. 160, § 2, lo ha hecho con la condición de que a los comulgantes que escojan arrodillarse no les será negada la Sagrada Comunión.

[...]

Los sacerdotes deben entender que la Congregación considerará cualquier queja futura de esta naturaleza con mucha seriedad, y si ellas se verifican, actuará disciplinariamente en consonancia con la gravedad del abuso pastoral.

Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos
Carta sobre el derecho que tienen los fieles de recibir la Sagada Comunión de rodillas,
como también sobre la ilícita actitud de los sacerdotes que se la niegan.
Prot. Nº 1322/02/L
Jul-01-2002


Respetado Sr. Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Su. Em. Revma. Card. Antonio Cañizares Llovera:

En vista de que la Congregación que Ud. Actualmente regenta, prometió (para no decir advirtió), en el documento arriba citado de Julio de 2002, que consideraría con mucha seriedad cualquier queja futura sobre los abusos cometidos por los sacerdotes que niegan la comunión a los fieles por el simple hecho de querer recibirla de rodillas, le pedimos muy respetuasamente honre Ud. La palabra empeñada por la CCDDS y actúe “ disciplinariamente en consonancia con la gravedad del abuso pastoral” presentado en la Arquidiócesis de Glasgow, Escocia. En efecto, no hay mucho que investigar para verificar que en dicha Arquidiócesis, es la propia cabeza, S. E. Mario Conti, la que quiere impone su linea de partido al intentar conculcar en su jurisdicción el derecho de los fieles católicos a recibir la Sagrada Comunión de Rodillas. Este hecho se verifica por la propia pluma de Mons. Conti, quien ha escrito el pasado 25 de Agosto de 2011 una carta a los miembros de su clero en donde intenta, sin tener potestad para ello, ordenar que “los fieles deben seguir la Institución General del Misal Romano, concretamente venir a la comunión en procesión y permanecer de pie para recibir la Sagrada Comunión... Permanecer de pie en nuestra Cultura occidental es una muestra de respeto: arrodillarse en la baranda comulgatoria (en donde todavía existe) no es la práctica prevista por las instruciones del Misal” (Cf. Catholic News Agency, Ago-30-2011).

¿Se servirá la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos salir sin vacilación ni dilación, en defensa del derecho de los católicos de la Arquidiócesis de Glasgow, actuando “disciplinariamente en consonancia con la gravedad del abuso pastoral” presentado?

Por su atención y pronta y firme acción permanecemos sinceramente agradecidos.

Sinceramente en Cristo.

Secretum Meum Mihi.