Friday, August 05, 2011

Cuando un arzobispo aclara...


Primero, presten atenciòn a este aviso aparecido en el diario local El Día de la Serena, Chile, Jul-31-2011, pág 54 (detalle en el circulo rojo).


Pues bien, el Sr. Arzobispo de La Serena ha escrito una nota “aclaratoria” a ese diario con respecto al aviso en mención, la nota (publicada en su sitio de internet, ver aquí) dice así:

MISA RITO ROMANO

Quisiera hacer una precisión a la curiosa nota que aparece en la página 54 de El Día del domingo 31 de julio: “Misa de rito romano”, en la que invita a una misa caracterizada así en la parroquia de San José de Algarrobito, sin mayores precisiones.

Al respecto, quiero decir que todas las misas que se celebran en esta Arquidiócesis son de rito romano. Y se celebran según el rito romano ordinario. Para algunas personas, que fueron formadas en el rito anteconciliar, y para favorecer su participación, se les permite el rito extraordinario, que no es el del Papa San Pío V, sino el del Papa Juan XXIII.

Por lo tanto, en esta Arquidiócesis toda misa se celebra en ritual romano. He oído que hay un grupo lefrevista, no católico, que celebra según el misal de San Pío V en una capilla que facilitan sus dueños en un fundo.

Hago estas precisiones cumpliendo con la vigilancia que corresponde al obispo, según los decretos de SS. Benedicto XVI.

Manuel Donoso, arzobispo de La Serena

No, Su Excelencia, no hay tal que la Forma Extraordinaria del Rito Latino sea para las personas que fueron formadas en el rito anteconciliar y para favorecer su participación se les permite participar en el que Ud. llama “rito extraordinario”.

Es cierto que el aviso del diario no dice que la Misa sea según la Forma Extraordinaria del Rito Latino (que es el nombre correcto), pero entienda Ud. que un diario que publica gratuitamente ese tipo de avisos en espacios tan pequeños se reserva el derecho de editarlos por motivos de espacio, que es lo que probablemente ocurrió en este caso, pensando que en buena fé la persona que envió el aviso envió los datos correctos pero en el proceso de edición se cometió la imprecisión.

La Forma Extraordinaria del Rito Latino es para el beneficio de todos y cada uno de los católicos sobre la faz de la tierra hayan nacido antes del Concilio Vaticano II o no, tengan o no tengan formación, y no solamente para algunos como afirma Su Excelencia. La reciente instrucción interpretativa del motu prorio Summorum Pontificum, Universae Ecclesiae dice en su N° 1:

La carta apostólica motu proprio data «Summorum Pontificum» del Sumo Pontífice Benedicto XVI, del 7 de julio de 2007, que entró en vigor el 14 de septiembre de 2007, ha hecho más accesible a la Iglesia universal la riqueza de la Liturgia romana.

La misma instrucción aclara en el N° 5 que para acceder a la celebración de los sacramentos según la Forma Extraordinaria del Rito Latino la(s) persona(s) interesadas pueden haber surgido “incluso después de la publicación del motu proprio [Summorum Pontificum]”; de suerte que no es correcto afirmar que sólo sea para “las personas que fueron formadas en el rito anteconciliar”.

Tampoco es cierto que el acceso a la Forma Extraordinaria del Rito Latino sea mera cuestión de permisión, como ocurría cuando estaba en vigor el motu proprio Ecclesia Dei, el cual era un indulto, en ese caso sí, un permiso. El motu proprio Summorum Pontificum es la ley de la Iglesia, la cual suponemos Ud. como Ordinario cumple, hace cumplir y defiende de todo aquel agente que impida o trate de impedir su cumplimiento.

Lo que también omitió Ud. decir, o tal vez lo dijo pero fue editado por el diario, “cumpliendo con la vigilancia que corresponde al obispo, según los decretos de SS. Benedicto XVI”, es que cualquier sacerdote de rito latino, como son los que ejercen su ministerio en su jurisdicción, puede sin permiso del obispo celebrar los sacramentos, si lo tiene a bien, según la forma ordinaria o la forma extraordinaria del rito latino; es más, hubiera podido Ud. decir “cumpliendo con la vigilancia que corresponde al obispo, según los decretos de SS. Benedicto XVI”, que como Ordinario de La Serena ofrece actualmente Ud. a su “clero la posibilidad de adquirir una preparación adecuada para las celebraciones en la forma extraordinaria” y así mismo en el seminario de su Arquidiócesis ofrece Ud. “la oportunidad de aprender la forma extraordinaria del rito [latino]” tal como lo establece Universae Ecclesiae en su N° 21.

Respecto a que Ud. ha oído “que hay un grupo lefrevista (sic), no católico, que celebra según el misal de San Pío V en una capilla que facilitan sus dueños en un fundo”, también desprovecha Ud. la oportunidad para decir que quienes asisten a tal Misa no cometen ni siquiera pecado venial al hacerlo, como también desaprovecha Ud. la oportunidad de aclarar el motivo por el cual, según Ud., ese “grupo lefrevista” no es católico; la posición oficial de la Iglesia expresada en una nota de la Secretaría de Estado del Estado Vaticano, Feb-04-2009 es que:

la Fraternidad San Pío X, .., en el momento actual, no goza de ningún reconocimiento canónico en la Iglesia católica.

Lo cual es bien diferente de afirmar que no son católicos.

Pensar que se desaprovechó esa magnifica oportunidad cuando un arzobispo aclara...


Actualización Ago-21-2011: El periódico El Día publica hoy una respuesta del Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Chile a la carta del Sr. Arzobispo de La Serena, Mons. Manuel Donoso, en su sección de cartas de los lectores, Ago-21-2011 pág 03 (copia facsimilar en la imágen inmediatamente siguiente, ver recuadro rojo). Adviértase que la réplica habla de una “supuesta excomunión de los obispos de” la FSSPX/SSPX, lo cual, proviniéndo de un miembro de tal Fraternidad no es de extrañar. Este el texto de la réplica:


Respuesta al Arzobispo


En la edición de El Día del viernes 5 de agosto, aparece una precisión escrita por vuestra excelencia acerca del Rito Romano y de un cierto “grupo lefevrista” al que vuestra excelencia califica de “no católico”.

El grupo lefebvrista a que vuestra excelencia se refiere es la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, una congregación clerical fundada el 1 de noviembre de 1970 por S.E.R. monseñor Marcel Lefebvre dentro de la Iglesia Católica, con la aprobación de las autoridades diocesanas y romanas (La Sagrada Congregación para el Clero) correspondientes.

Nuestra congregación nunca ha dejado de profesar la doctrina católica de siempre, nunca ha dejado de administrar los Sacramentos de siempre, y nunca ha dejado de reconocer la autoridad de los sucesores de San Pedro, vicario de Nuestro Señor Jesucristo en la tierra.

Quizás vuestra excelencia se refería a la supuesta excomunión de los obispos de nuestra Congregación decretada por la Sagrada Congregación para los Obispos con fecha de 1 de julio de 1988, sin embargo la misma Congregación Romana emitió un decreto fechado el 21 de enero de 2009 por mandato de SS. Benedicto XVI, que disipa cualquier duda acerca de nuestra pertenencia a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Nos vemos obligados a hacer estas precisiones para evitar cualquier confusión que pudiera ocasionarse entre los lectores de El Día.

Padre Joaquín Cortés

Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Chile

Secretario de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei» en Trieste, Italia


La asociación “Amigos de la Música Luigi y Federico Ricci” de Trieste, Italia, organiza el evento “Musica per lo Spirito” (“Música para el espíritu”) que en su edición de 2011 a realizarse del 13 al 15 de Agosto de 2011 (ver el programa aquí)contará con la presencia del Secretario de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», Mons. Guido Pozzo, quien celebrará una Misa Cantada el Sábado Ago-13-2011 a las 19:00 Horas (Tiempo Local) y pronunciará la homilía de la Misa festiva al día siguiente, Domingo Ago-14-2011, en la iglesia parroquial y capilla cívica de la Beata Vírgen del Rosario en piazza Vecchia de Trieste.

Alemania; la homosexualidad divide a la iglesia


Artículo de Alessandro Alviani en Vatican Insider, Ago-02-2011.

08/ 2/2011
Alemania; la homosexualidad divide a la iglesia

Para el obispo de Múnich, los gays «forman parte» de la comunidad eclesial y «también son bienvenidos en las labores parroquiales». Según el prelado de Essen, la homosexualidad es un pecado y nada más

Alessandro Alviani
Berlín


¿Qué espacio tienen los homosexuales dentro de la Iglesia Católica? Diez años después de que entrara en vigor en Alemania (primero de agosto de 2001) la ley sobre las uniones civiles entre personas del mismo sexo, la pregunta divide a los obispos alemanes. Por una parte están los que, como el arzobispo de Múnich y Freising, Reinhard Marx, están convencidos de que los homosexuales «forman parte» de la comunidad eclesial y que son bienvenidos también en las labores parroquiales. Por otra, los que, como Franz-Josef Overbeck, que además de ser el obispo de Essen es también obispo castrense de las Bundeswehr, están convencidos de que la homosexualidad representa «un pecado».

«Todos los que que participen, que se abran al Evangelio y que se unan a la comunidad de la Iglesia son bienvenidos», dijo Marx en una entrevista concedida al diario “Süddeutsche Zeitung”. «No puedo dar la bendición a una relación homosexual, pero puedo rezar por las personas que la piden. Sería un gran paso si todos estuvieran integrados, algo que no se ha conseguido en ninguna parte», explicó, subrayando los errores de la Iglesia en su manera de relacionarse hasta ahora con los homosexuales: «La Iglesia no siempre ha encontrado el tono más adecuado». Una frase que podría ser vista como una autocrítica: hace pocas semanas, durante el primer encuentro del llamado "Proceso de Diálogo" sobre el futuro de la Iglesia en Mannheim, Marx se refirió a los homosexuales como «personas fracasadas». Una frase que desencadenó críticas y que el arzobispo corrigió posteriormente. En la entrevista concedida al diario “Süddeutsche”, Marx insistió en la posición de la Iglesia, según la cual la sexualidad tiene que ser vista dentro de la relación matrimonial entre un hombre y una mujer.

Es diferente la actitud de Overbeck, que a sus 47 años, es el obispo más joven de la Iglesia Católica Alemana. «La homosexualidad es un pecado» declaró en abril del 2010, en un talk show de la televisión pública alemana presentado por la periodista Anne Will (lesbiana declarada). Desde entonces su posición no ha cambiado. En aquella ocasión, recordó Overbeck en una entrevista en el ya nombrado diario “Süddeutsche Zeitung” y publicada dos días después de la de Marx, «expresé la que es la convicción de la Iglesia Católica: la homosexualidad practicada es objetivamente pecaminosa, aunque las personas homosexuales tienen que ser tratadas con respeto». Overbeck recuerda que tuvo conversaciones al respecto en el obispado con algunos representantes de las asociaciones de gays y lesbianas. Al final, recordó que «no estábamos de acuerdo».