Friday, June 17, 2011

Embajador de Costa Rica ante la Santa Sede atribuye a Padre Pío la curación milagrosa de su hijo




Información de Rome Reports, Jun-16-2011.

16 de junio, 2011. (Romereports.com) Fernando Sánchez es el embajador de Costa Rica ante el Vaticano, aunque lo que le ocurrió no tiene nada que ver con actos protocolarios. Según cuenta, su hijo está vivo gracias a un milagro del Padre Pío. Lo cuenta en su libro “Nace un hijo espiritual: Nuestra historia con el padre Pío de Pietrelcina”.

Todo ocurrió hace tres años. El niño nació con graves problemas de corazón. Los médicos no dieron esperanzas, pero algo pasó después que rompió todos los esquemas.


Fernando Sánchez
Embajador de Costa Rica ante el Vaticano

“A mí me llaman para decirme: “Mire, don Fernando, hay un sacerdote con su hijo”. Yo me imagino lo peor y salgo corriendo para neonatos, para cuidados intensivos y me los encuentro efectivamente al padre con una reliquia del Padre Pío orando encima de la cuna de mi hijo. Yo me uní, no hice más que eso”.

Después de dos horas el corazón del niño latía con normalidad y al día siguiente los médicos suspendieron todo el tratamiento y le quitaron la medicación.

Desde entonces Fernando Sánchez y su mujer no tienen ninguna duda de que el Padre Pío intercedió en la curación de su hijo.

Fernando Sánchez
Embajador de Costa Rica ante el Vaticano

“Desde entonces lo hemos sentido presente, yo no tengo ninguna duda que él está intercediendo por nosotros”.

Tres años después del dramático suceso Fernando Sánchez cuenta cómo es ahora la relación de su hijo con el Padre Pío.

Fernando Sánchez
Embajador de Costa Rica ante el Vaticano

“Lo más lindo ha sido ver la reacción de mi hijo porque cuando ve una foto del Padre Pío dice que es un amigo de él”.

El embajador le contó a Benedicto XVI lo que le había pasado a su hijo y el Papa ese mismo día quiso conocerlo.

Recuperan reliquia de San Antonio en Long Beach, California




Información de La Opinión de Los Angeles, Jun-17-2011.

Recuperan reliquia de San Antonio

Policía detiene a mujer que tenía restos del santo en su casa

Por Rubén Moreno | 2011-06-17 | La Opinión

Detectives del Departamento de Policía de Long Beach (LBPD) encontraron ayer la reliquia de San Antonio de Padua que permanecía desaparecida desde el pasado lunes de la iglesia a la que da nombre el santo en esa ciudad, al tiempo que anunciaron el arresto de María Solis, residente de 41 años, quien la mantenía en su casa.

De acuerdo con el subjefe de LBPD, Roberto Luna, las autoridades se ayudaron de un video de vigilancia provisto por un negocio en el que se ve a la mujer caminando en dirección desde y hacia la iglesia tanto el día anterior como en el que desapareció la reliquia, hasta que pudieron localizar su vivienda.

Solís, quien vive a una milla de la iglesia, fue arrestada en torno a las 5:30 p.m. en su casa y fichada con cargos de "robo comercial".

De momento, las autoridades desconocen cuáles eran las intenciones de la persona arrestada.

La reliquia, que data de 780 años, consiste en la parte de un hueso de San Antonio de Padua, y era exhibida en la parroquia durante el fin de semana y el lunes, que era día del santo.

El párroco, José Magaña, recibió el aviso mientras se encontraba en un retiro en la ciudad de Camarillo, y regresó a la iglesia para anunciar junto a la policía el hallazgo de la reliquia, aunque también comentó que de ahora en adelante estudiarán medidas para reforzar la seguridad de la reliquia con el fin de evitar que vuelva a desaparecer.

"La policía quiere trabajar conjuntamente con nosotros para que todo esté seguro, porque alguien más va a saber que tenemos esta reliquia, y van a estar muy involucrados en todo desde ahora", dijo Magaña.

Feligreses de la parroquia de San Antonio dijeron rezar desde el suceso para que aparecía cuanto antes la reliquia, y cuando ayer policías de LBPD la colocaron sobre una mesa rompieron en aplausos.

"Es un placer para mí devolver a este iglesia la reliquia", dijo Luna.

"Es algo que no le puede pertenecer a una sola persona, sino que es de toda la comunidad", dijo el párroco. "La fe es compartir".