Sunday, April 17, 2011

Obispo Roger Vangheluwe abandona oficina de prensa monasterio francés en donde realizaba “tratamiento psicológico y espiritual”


Hace una semana nos habían dicho (ver aquí) que el antiguo obispo de Brujas, Bélgica, Roger Vangheluwe, se encontraba, por orden de la CDF, en un “tratamiento psicológico y espiritual” en un monasterio francés, aunque ese sitio también le sirvio de oficina de prensa para conceder escandalosas declaraciones que agravan su ya delicada situación (ver aquí). El día de hoy, medios de información de Bélgica informan que Vangheluwe ha abandonado el monasterio francés y se desconoce su paradero.

Información en español de agencia AFP, Abr-17-2011.

BRUSELAS.- El ex obispo de la ciudad belga de Brujas, Roger Vangheluwe, quien reconoció haber abusado sexualmente de dos de sus sobrinos, abandonó el monasterio en que se encontraba recluido y se ignora su paradero, indicaron medios de comunicación belgas.

La madre superiora del monasterio de la Ferté-Imbault, en el centro de Francia, donde el ex obispo estaba recluido, había anunciado el sábado que Vangheluwe se trasladaría a otro lugar, pero dijo ignorar a dónde iría.

El Vaticano ordenó al ex obispo someterse a "un tratamiento psicológico y espiritual".

En una entrevista difundida en la cadena de televisión VT4 el jueves 14 de abril, el eclesiástico provocó un nuevo escándalo al detallar los abusos no sólo sobre uno, sino dos sobrinos.

También minimizó sus actos, describiéndolos como "un juego" o "una especie de costumbre".

Además, según él, lo ordenado por el Vaticano "no es un castigo, sino un período de reflexión".

Para la justicia civil, los crímenes de Roger Vangheluwe prescribieron.

Roger Vangheluwe dimitió de su función de obispo de Brujas en abril de 2010. La confesión del obispo de Brujas provocó en Bélgica una lluvia de denuncias por abusos sexuales cometidos por religiosos contra menores de edad.

¡Viene nuestro Rey!


¡Exulta sin freno, hija de Sión, grita de alegría, hija de Jerusalén! He aquí que viene a ti tu rey: justo él y victorioso, humilde y montado en un asno, en un pollino, cría de asna.

Zac 9,9