Friday, April 15, 2011

Obispo Roger Vangheluwe llega a las primeras planas de periódicos belgas


Ya saben Uds. que no propiamente por algo bueno (ver aquí).

De Morgen Abr-16-2011 pag. 1.



De Standaard Abr-16-2011 pag. 1.


Gazet Van Antwerpen Abr-16-2011 Pag. 1.



Het Belang Van Limburg Abr-16-2011 pag. 1.



Het Laatste Nieuws Abr-16-2011 pag. 1.



Het Nieuwsblad Abr-16-2011 pag. 1.



La Nouvelle Gazette Abr-16-2011 pag. 1.



Bonus track: No editado en Bélgica pero circula en toda Europa, The International Herald Tribune Abr-16-2011 pag 1.


Mons. Roger Vangheluwe hace escandalosas declaraciones en entrevista televisiva


Mons. Roger Vangheluwe (imágen), antiguo obispo de Brujas, Bélgica, implicado en un caso de pederastia, y a quien recientemente hemos dedicado varias entradas (ver aquí, aquí y aquí), ha concedido una entrevista al programa “Vlaanderen Vandaag” del canal belga VT4, la cual fue transmitida en la noche del Jueves Abr-14-2011. En el curso de dicha entrevista el obispo Vangheluwe hizo escandalosas declaraciones las cuales han servido de agravante a su situación. Aquí varios reportes en español de diversas agencias.

Agencia EFE, Abr-15-2011.

BRUSELAS, Bélgica, abr. 15, 2011.- Bélgica amaneció este viernes conmocionada tras las declaraciones del antiguo obispo de Brujas Roger Vangheluwe quien en una entrevista en una cadena de televisión reconoció haber abusado sexualmente de dos de sus sobrinos menores, hechos a los que restó importancia y que describió con todo detalle.

El mundo político y el religioso han coincidido en calificar de "indignante" e "inadmisible" la actitud del antiguo prelado, que no responderá ante la Justicia por esos abusos debido a la prescripción de los delitos, cometidos hace más de 30 años.

"Empezó como un juego (...). Nunca hubo ni violación ni violencia física. Jamás me vio desnudo ni hubo penetración", afirmó el prelado en la entrevista a la cadena de televisión flamenca VT4, de la que hoy habla todo el país.

El religioso, destituido por Benedicto XVI en abril de 2010 cuando salió a la luz el escándalo de los abusos a uno de sus sobrinos (el otro caso se conoció después), relató en directo cómo los abusos, que se cometieron durante la visitas de su familia, llegaron a convertirse en una práctica "habitual".

La entrevista, que tuvo lugar en un convento de Francia donde Vangheluwe, de 74 años, se ha recluido por orden del Vaticano, fue en directo y en ella el antiguo prelado da una impresión más fría que dolida.

Según el obispo destituido, jamás pensó en el impacto de sus actos, que calificó de meros "hechos superficiales", aunque reconoció que sabía que lo que hacía "no estaba bien" y que por ello se confesó en varias ocasiones.

"No tenía la impresión de que mi sobrino se opusiera, al contrario", afirmó Vangheluwe en la entrevista, en la que afirmó que nunca se ha considerado un pederasta y que aquellos abusos eran "como una pequeña relación".

Lo ocurrido "no tenía nada que ver con la sexualidad", aseguró y añadió que jamás se ha sentido atraído por los niños y que, en el caso de sus sobrinos, "lo que existía era intimidad".

Vangheluwe se declaró arrepentido por los hechos, que se prolongaron durante trece años en uno de los casos y cerca de dos años en el otro.

Las reacciones a estas declaraciones se han sucedido a lo largo del día, empezando por el primer ministro belga, Yves Leterme, que ha considerado que lo ocurrido "supera los límites de lo aceptable" y ha pedido a la Iglesia que "asuma sus responsabilidades" para poner punto final al asunto.

También el ministro belga de Justicia, Stefaan De Clerck, ha hecho un llamado a la Iglesia a resolver la situación lo antes posible.

Walter Van Steenbrughe, abogado de la víctima que sufrió los abusos durante más tiempo, ha rechazado la versión del religioso según la cual nunca hubo "sexo duro" y ha asegurado que las sumas de dinero que el prelado dio a la familia del menor tuvieron por finalidad comprar su silencio, en contra de lo que afirma Vangheluwe.

Por su parte, los obispos de Bélgica han tachado la actitud de su antiguo colega de "inaceptable" y han expresado en un comunicado su "extrema conmoción" ante la manera en que este "minimiza y excusa los hechos cometidos y las consecuencias para las víctimas, sus familias, los creyentes y en general toda la sociedad".

El cese de Vangheluwe dio origen a una serie de denuncias de abusos sexuales por parte de religiosos en toda Bélgica, por lo que la Iglesia creó una comisión de investigación cuyo informe, presentado en septiembre de 2010, constató las denuncias de 450 víctimas de abusos y el suicidio de 13 de ellas, lo que causó una nueva conmoción nacional.

El Vaticano informó esta semana de que las sanciones de la Iglesia contra el antiguo obispo todavía no son definitivas.

"La Congregación para la Doctrina de la Fe ha establecido que deje Bélgica y se someta a un periodo de tratamiento espiritual y psicológico. En ese periodo evidentemente no le está permitido ejercer de manera pública el ministerio sacerdotal y episcopal", señaló la Santa Sede en un comunicado.

Agencia Europapress, Abr-15-2011.

roma. El ex obispo ha admitido en la televisión belga Vt4 que abusó de sus dos sobrinos pero que "no tenía la impresión" de que uno de los sobrinos "se opusiera, al contrario".

Según declara el ex obispo, todo "empezó como un juego" y "no tenía nada que ver con la sexualidad" sino que, por el contrario, había "un intimidad que se instauraba". Sin embargo, el ex obispo Vangheluwe ha sostenido que "no era consciente de que esto tuviera un impacto así" sobre su sobrino porque creía "que se trataba de cosas superficiales".

Los obispos belgas han reconocido en un comunicado recogido por la Radio Vaticana que están "estupefactos" y "extremamente sorprendidos" ante las declaraciones de Vangheluwe y han asegurado que el tono utilizado por el ex obispo trata de "minimizar y justificar los crímenes cometidos, las consecuencias con las víctimas y sus familias" así como los daños "a los creyentes y a la sociedad".

Según ha afirmado la Conferencia Episcopal belga, Vangheluwe "no parece aceptar la extrema gravedad de sus acciones" y han sostenido que estas declaraciones "no corresponden a lo que se le ha pedido desde Roma".

Además, la Conferencia Episcopal belga considera que las afirmaciones de Vangheluwe son "una bofetada a los fieles". "Como nosotros, se encuentran desesperados y confusos ante la situación de Vangheluwe", agregan.

Los obispos afirman también que la entrevista y el modo de expresarse del ex obispo de Brujas "está en total contradicción con los esfuerzos realizados en los últimos meses" por la Iglesia belga, que intenta "abordar con seriedad el problema de los abusos sexuales" a través "de la escucha a las víctimas y la aplicación de las medidas adecuadas".

Benedicto XVI aceptó la renuncia de Vangheluwe en el mes de mayo de 2010, después de que éste reconociera que había abusado de su sobrino. La Congregación para la Doctrina de la Fe ha sometido a Vangheluwe a una "cura espiritual y psicológica" fuera de Bélgica.

Precisamente, los obispos belgas han destacado que confían en que "este retiro de silencio en el exterior" permita al ex obispo "reflexionar sobre sus acciones" y asuma "la cura espiritual y psicológica" requerida por el Vaticano.

Por su parte, el Gobierno y los partidos políticos belgashan expresado su indignación por las declaraciones.El propio primer ministro, el democristiano Yves Leterme, se ha declarado "horrorizado" por estas declaraciones. "Ha sobrepasado los límites de lo aceptable, esto no puede volver a suceder de nuevo", ha dicho. El ministro de Justicia, Stefaan De Clerk, ha dicho que está "estupefacto" por la entrevista y la diputada socialista Karine Lalieux la ha calificado de "repugnante".

Agencia AFP, Abr-15-2011.

Bélgica se encontraba conmocionada el viernes después de nuevas revelaciones de abusos pedófilos, sin la menor señal de remordimiento, por parte de un ex obispo que ya había ocasionado el escándalo que sacude a la Iglesia católica belga, obligando a intervenir a las autoridades.

Roger Vangheluwe, ex obispo de Bujas, desencadenó un diluvio de quejas contra la Iglesia católica cuando renunció en abril de 2010, luego de reconocer abusos sexuales sobre uno de sus sobrinos menor de edad entre 1973 y 1986.

El eclesiástico provocó un nuevo escándalo al detallar el jueves por la noche al canal de televisión VT4 los abusos no sólo sobre uno, sino dos sobrinos, minimizando sus actos.

"No tengo para nada la impresión de ser un pedófilo. Fue como una pequeña relación. No tenía la impresión de que mi sobrino se opusiera, al contrario", comentó en la entrevista.

"No era consciente de que eso tenía tal impacto en mi sobrino. Creía que eran cosas superficiales", añadió.

"Naturalmente, sabía que no estaba bien, lo confesé varias veces", concedió. Pero reconoció que se puso de acuerdo con la familia para que no se divulgara el tema y que dio dinero a su víctima.

La entrevista provocó, como era de esperar, reacciones unánimes de consternación entre los políticos y editorialistas.

"¿Cómo este hombre se atreve a mostrarse aun en la televisión?", se interrogó el diario Gazet van Antwerpen, "su lugar no está en una abadía en Francia, sino en una celda o en un instituto psiquiátrico".

Es la entrevista "más repugnante que he leído", se lamentó la diputada socialista Karine Lalieux, que presidió una comisión especial sobre violencias sexuales contra menores creada tras el primer escándalo.

Esta comisión acaba de publicar su informe que "demuestra que la Iglesia quiso sofocar su responsabilidad", según la diputada que denuncia "las seudo sanciones" de la Iglesia y la "protección" de la que benefició el ex obispo, que "tiene el sentimiento de una total impunidad".

Para la justicia los hechos prescribieron. Por su parte, la jerarquía católica en un primer momento quiso esconder al prelado, principalmente en la Nunciatura en Bélgica.

Vangheluwe dejó finalmente el país para someterse a "un tratamiento espiritual y psicológico" en Francia, por orden del Vaticano que aun no tomó una decisión definitiva sobre lo que hará. Una eventual exclusión de la Iglesia debería ser aprobada por el Papa.

Pero Bélgica pierde la paciencia. El ministro de Justicia, Stefaan De Clerck, pidió que la Iglesia católica "adopte las medidas que se imponen para poner fin al comportamiento irresponsable del ex obispo", juzgando "particularmente desplazada" su exposición televisiva que representa una "cachetada a las víctimas".

Varios obispos de Bélgica dieron a conocer su "estupefacción". El de Tournai, Guy Harpigny, juzgó que Vangheluwe "actúa como si nada hubiera pasado desde hace un año" y el nuevo obispo de Brujas, Jozef De Kesel, estimó "incomprensible, es una lástima, para todas las personas implicadas, para las víctimas en primer lugar".

Click aquí para ir al comunicado de la conferencia episcopal de Bélgica en reacción a la entrevista del obispo Vangheluwe (francés).

A su vez, el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, se ha expresado al respecto a solicitud de algunos periodistas, según lo reporta Radio Vaticano en italiano.

“Las declaraciones de los obispos belgas expresan eficazmente los sentimientos de estupor y preocupación sucitados por la entrevista concedida por el exobispo de Brujas, Mons. R. Vangheluwe. Por su parte, la Santa Sede sigue atentamente la situación —consciente de su gravedad— y reune los elementos necesarios para una valoración suya a profundidad”.