Monday, April 04, 2011

Obispo belga implicado en caso de pederastia no puede ser procesado por prescripción del delito


Información de agencia Reuters, Abr-04-2011.

Obispo belga no puede ser procesado por abuso de menores
lunes 4 de abril de 2011


BRUSELAS (Reuters)- Un obispo católico belga que dimitió el año pasado tras admitir que abusó sexualmente de un niño en la década de 1980 no puede ser procesado porque su ofensa ocurrió hace demasiado tiempo, dijo el lunes un fiscal.

Roger Vangheluwe renunció en abril del 2010 tras confesar que había abusado sexualmente de un niño cuando era obispo de Brujas.

Cientos de casos de abusos por parte de sacerdotes han salido a la luz en Europa y Estados Unidos, a medida que las revelaciones han alentado a más víctimas a hacer públicas sus acusaciones. La mayoría de los abusos de menores ocurrieron hace varias décadas y es poco probable que resulten en condenas penales.

El Papa Benedicto XVI pidió perdón por el escándalo que ha estremecido a la Iglesia Católica y desatado protestas alrededor del mundo.

En Bélgica, Vangheluwe fue el miembro de mayor rango en la Iglesia salpicado por el escándalo.

"En mi investigación sobre el abuso sexual por el señor Vangheluwe no he encontrado ningún hecho que no haya caducado en el marco del estatuto de limitaciones", dijo a Reuters el fiscal de la ciudad de Brujas, Jean-Marie Berkvens.

A fines de abril el fiscal dará más detalles del caso y dirá si Vangheluwe pude ser procesado por otras ofensas, sobre las que no dio más detalles.

El Parlamento belga pidió el miércoles a la Iglesia que compense a las víctimas de forma individual.

Vangeluwe, de 74 años, fue obispo de Brujas entre 1984 y el 2010.

La belleza en la liturgia, entrevista con Mons. Guido Marini

Mons. Guido Marini asiste a Benedicto XVI durante la dedicación de la nueva parroquia romana de San Corbiniano, Mar-20-2011

Traducción al español de Secretum Meum Mihi de una entrevista concedida por el Maestro de Ceremonias de las Celebraciones Litúrgicas del Papa, Mons. Guido Marini, al semanario polaco Niedziela.


La belleza en la liturgia

Wlodzimierz Redzioch habla con el Rev. Mons. Guido Marini, Maestro de Ceremonias del Papa, acerca de los cambios en las celebraciones liturgicas introducidos por Benedicto XVI.

Siempre los vemos parados al lado del Papa; son sus sombras, concentrados en sus movimientos y gestos; lo dirigen, le recuerdan lo que debe hacer; lo ayudan cuando se requiere; discretos e indispensables. Son los maestros de ceremonias papales. La gente reconoce sus caras como reconoce las caras de los Papas mismos. Durante casi todo el pontificado de Juan Pablo II el Maestro de Ceremonias del Papa fue el P. Piero Marini, quien fue nombrado arzobispo en 2003. Él sirvió a Benedicto XVI por casi dos años. En Octubre de 2007 un nuevo Maestro de Ceremonias apareció, por extraña coincidencia él tiene el mismo apellido pero su nombre de pila es Guido. El P. Guido Marini viene de Liguria. Nació en Génova en 1965 Después de sus estudios en el Seminario Mayor de la Arquidiócesis en su ciudad natal, fue ordenado en 1989 por el Cardenal Giovanni Canestri. Continuó su formación en Roma, primero en la Pontificia Universidad Lateranense, en donde recibió su grado doctoral ‘in utroque iure’, y después en la Pontificia Universidad Salesiana, en donde estudió psicología de la comunicación. Luego de regresar a Génova, trabajó como secretario personal y maestro de ceremonias de los arzobispos: Cardenal Giovanni Canestri, Cardenal Dionigi Tettamanzi y Cardenal Tarcisio Bertone. Dá conferencias y cumpe varias funciones en la Curia local. En Octubre de 2007, Benedicto XVI lo nombró, al parecer siguiendo el consejo del Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarciso Bertone, Maestro de Ceremonias de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Papa. Así, el jóven sacerdote fue hecho responsable por la dura tarea de implementar la reforma de las celebraciones litúrgicas con el objetivo de regresar al verdadero espíritu de la liturgia.

Wlodzimierz Redzioch: ¿Cómo es la colaboración entre Benedicto XVI y Su Maestro de Ceremonias?, ¿el Papa lo decide todo?

Mons. Guido Marini:
Primero, me gustaría resaltar que las celebraciones que preside el Santo Padre deben ser los puntos de referencia para toda la Iglesia. El Papa es el sacerdote superior, el que ofrece el sacrificio de la Iglesia, el que muestras la enseñanza litúrgica por medio de las celebraciones, el punto de referencia para todos. Considerando esta explicación es más fácil entender cual debería ser el estilo de colaboración entre el Maestro de Ceremonias papal y el Santo Padre. Uno debe actuar del modo que haga de las liturgias papales las expresiones de su autentica orientación litúrgica. Entonces, el Maestro de Ceremonias del Papa, debe ser siervo humide y fiel de la liturgia de la Iglesia. He entendido desde el mismo comienzo en este sentido mi trabajo en la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Papa.

Wlodzimierz Redzioch: Todos podemos ver los cambios introducidos por Benedicto XVI a las celebraciones litúrgicas. ¿Cómo podemos sintetizar estos cambios?

Mons. Guido Marini:
Creo que estos cambios pueden ser sintetizados en la siguiente forma: primero que todo, estos son cambios hechos de acuerdo con la lógica del desarrollo de la continuidad con el pasado. Así que no estamos tratándo con el rompimiento con el pasado y yuxtaponiéndolo con los pontificados anteriores. Segundo, las cambios introducidos sirven para evocar el verdadero espíritu de la liturgia como lo quizo el Concilio Vaticano Segundo, ‘El “sujeto” de la belleza intrínseca de la liturgia es Cristo mismo, resucitado y glorificado en el Espíritu Santo, quien incluye a la Iglesia en su obra’.

Wlodzimierz Redzioch: Celebraciones dirigidas hacia la cruz, la Sagrada Comunión recibida directamente en la boca y de rodillas, momentos más largos de silencio y meditación, estos son los más visibles cambios litúrgicos introducidos por Benedicto XVI. Infortunadamente, muchas personas no entienden los significados teológicos e históricos de estos cambios y lo que es peor, los pueden ver como un ‘regreso al pasado’. ¿Puede brevemente explicar el significado de estos cambios?

Mons. Guido Marini:
Para decirle la verdad, nuestra oficina ha recibido muchos testimonios de los fieles, que han recibido favorablemente los cambios introducidos por el Papa, porque ellos los ven como la autentica renovación de la liturgia. En cuanto a la significancia de algunos cambios diré algunas reflexiones sintéticas. Celebrar hacia la cruz reafirma la correcta dirección de la oración liturgica, i.e. hacia Dios; durante las oraciones los fieles no miran a sí mismos sino deben dirigir sus ojos hacia el Salvador. El dar las hostias a las personas mientras se arrodillan, busca dar valor al aspecto de la adoración tanto como elemento fundamental de la celebración y como la actitud necesaria mientras se está frente al misterio de la presencia real de Dios en la Eucaristía. Durante la celebración litúrgica la oración asume varias formas: palabras, cantos, música, gestos y silencio. Por otra parte, los momentos de silencio nos permiten participar verdaderamente en el acto de la adoración, y lo que es más, desde dentro evocar otra forma de oración

Wlodzimierz Redzioch: El Papa dá importancia a los ornamentos litúrgicos. ¿Es un asunto de mero esteticismo?

Mons. Guido Marini:
Para entender mejor las ideas del Papa respecto al significado de la belleza como un importante elemento de las celebraciones litúrgicas, me gustaría citar la exhortación apostólica “Sacramentum Caritatis”, ‘La relación entre el misterio creído y celebrado se manifiesta de modo peculiar en el valor teológico y litúrgico de la belleza. En efecto, la liturgia, como también la Revelación cristiana, está vinculada intrínsecamente con la belleza: es veritatis splendor. [...] Este atributo al que nos referimos no es mero esteticismo sino el modo en que nos llega, nos fascina y nos cautiva la verdad del amor de Dios en Cristo, haciéndonos salir de nosotros mismos y atrayéndonos así hacia nuestra verdadera vocación: el amor. La verdadera belleza es el amor de Dios que se ha revelado definitivamente en el Misterio pascual. [...] La belleza de la liturgia es parte de este misterio; es expresión eminente de la gloria de Dios y, en cierto sentido, un asomarse del Cielo sobre la tierra. La belleza, por tanto, no es un elemento decorativo de la acción litúrgica; es más bien un elemento constitutivo, ya que es un atributo de Dios mismo y de su revelación’.

Wlodzimierz Redzioch: Benedicto XVI ha cambiado su férula pastoral, actualmente está usando la férula con forma de cruz. ¿Por qué?

Mons. Guido Marini:
Me gustaría recordarle que hasta el pontificado del Papa Paulo VI los Papas no usaron crucifijo en absoluto, en ocasiones especiales llevaban la férula. El Papa Montini, Paulo VI, introdujo una férula con forma de crucifijo. Y así lo hizo Benedicto XVI hasta el Domingo de Pentecostés de 2008. Desde entonces ha estado usando férula porque Él cree que es más adecuada para la liturgia papal.

Wlodzimierz Redzioch: ¿Por qué es tan importante que la Iglesia preserve el uso del latín en la liturgia?

Mons. Guido Marini:
Aunque el Concilio Vaticano Segundo introdujo las lenguas nacionales, recomienda el uso del latín en la liturgia. Pienso que es por dos razones que no debemos abandonar el latín. Sobre todo, tenemos una gran herencia litúrgica del latín: desde el canto gregoriano a la polifonía, así como los ‘testi venerandi’ (textos sagrados) que los Cristianos han usado por epocas. Además, el latín nos permite mostrar la catolicidad y la universalidad de la Iglesia. Podemos experimentar esta universalidad en una forma única en la Basílica de San Pedro y durante otra reuniones internacionales cuando hombres y mujeres de todos los continentes, nacionalidades, lenguas, cantan y oran en la misma lengua. ¿Quien no se va a sentir en casa cuando estando en una iglesia del extranjero puede unirse a sus hermanos en la fe, por lo menos en algunas partes, usando el latín?

Wlodzimierz Redzioch: ¿Está Usted de acuerdo que la fe del sacerdote se expresa en un modo especal en la liturgia?

Mons. Guido Marini:
No tengo duda de ello. Porque la liturgia es la celebración del misterio de Cristo aquí y ahora, el sacerdote está llamado a expresar su fe de una manera doble. Primero, él debe celebrar con los ojos del que mira más allá de la realidad visible para ‘tocar’ lo que es invisible, i.e. la presencia y la obra de Dios. Es el ‘ars celebrandi’ (arte de la celebración) lo que le permite a los fieles constatar si la liturgia es sólo una presentación, puesta en escena por el sacerdote, o si es una relación vívida y atractiva con el misterio de Cristo. Segundo, después de la celebración el sacerdote está renovado y listo a seguir lo que ha experimentado, i.e. hacer de su vida una celebración del misterio de Cristo.

Brasil: Trasladan a sacerdote presuntamente por defender uso del condón, su superior niega la versión

Valeriano Paitoni (imágen superior), es el nombre de un sacerdote consolato que ha cobrado fama, no sólo en Brasil por defender abiertamente el uso del condón. La prensa en Brasil informaba el Domingo, Abr-03-2011, sobre su traslado a Italia presuntamente por esa causa, es decir, defender el uso del condón, queja interpuesta por la Iglesia en Brasil; sin embargo, el superior de Paitoni en Brasil niega esas versiones. Aquí un pequeño despacho en español de agencia ANSA, Abr-03-2011.

SAO PAULO, 3 (ANSA) - Un cura italiano que defiende públicamente el uso del preservativo para combatir el sida y que actúa en Brasil hace 33 años, fue obligado a regresar a Italia, luego de la quejas por su posición por parte de la jerarquía de la Iglesia Católica de Brasil. Se trata de Valeriano Paitoni, de 61 años, quien trabaja en el barrio de Imirim, Sao Paulo, donde abrió tres centros para niños y adolescentes con HIV. "Para mí, el preservativo no es el mal menor, es el bien mayor" para evitar el contagio, dijo el cura al diario Folha de Sao Paulo. Según el diario, el Instituto Misiones Consolata de Italia, congregación a la que pertenece Paitoni, confirmó su decisión de convocar al cura a una misión en Italia.

Sin embargo, el día de hoy, Abr-04-2011, el diario Agora publíca un desmentido hecho por el P. Lírio Girardi, superior del Instituto de Misiones de la Consolata en Brasil. Dice entre otras la nota:

El padre Lírio Girardi, coordinador del Instituto de Misiones Consolata en Brasil, negó que la Iglesia Católica haya apartado al padre italiano Valeriano Paitoni porque el sacerdote defiende públicamente el uso del condón. La transferencia a Italia, dice Girardi, hace parte del trabajo de quien es un misionero.

Paitoni trabaja hace 33 años en la parroquia Nuestra Señora de Fátima de Imirim, en la zona nortede la capital y, desde 2000, defiende el uso del preservativo para la prevención del Sida, oponiéndose a las orientaciones del Vaticano. En un reportaje publicado ayer por Agora, los fieles señalan que este sería el motivo del traslado. “Creo que todo eso es intolerancia de la Iglesia ante la posición del sacerdote”, dice la niñera Gláucia Michelle, de 19 años, que vive en uno de los auspicios dirigidos por el religioso.

Pero el Instituto de Misiones no está de acuerdo con los fieles. “La decisión no tiene relación con la cuestión del condón. Eso hace parte de la vida de quien es misionero”, afirma Girardi. “La transferencia fue decidida por la dirección general, que está en Roma, y ha venido siendo dialogada con el padre Paitoni desde Mayo de 2009. Él, inclusive, estuvo de acuerdo con el traslado”, dice el coordinador del Instituto de Misiones.

[...]