Friday, February 04, 2011

Hoteles en Roma aprovechan beatificación de Juan Pablo II para especular con las tarifas



O sea que para los hoteleros romanos Juan Pablo II ya les hizo “su milagrito”... ¡en el bolsillo!

Información de agencia Notimex, Ene-26-2011.

Suben precios hoteles de Roma por beatificación de Juan Pablo II

La mayoría de los hoteles en Roma aumentaron drásticamente sus precios en las fechas cercanas a la beatificación del Papa Juan Pablo II, el 1 de mayo, mientras en la zona del Vaticano ya no hay habitaciones libres

Notimex - En una investigación realizada por Notimex se encontró que el sector turístico aprovechó la atracción de multitudes que significará la elevación a los altares de Karol Wojtyla, incrementando sus costos entre el 300 y el 600 por ciento con respecto al valor normal.

Por ejemplo, el Hotel Vatican Garden, de tres estrellas, ofreció una habitación simple por noche- entre el 26 de enero y el 28 de febrero a 50 euros (68 dólares).

La misma habitación costará 200, 300 o 350 euros (263, 410 y 478 dólares) en los días previos a la celebración.

Además, los principales buscadores de Internet dedicados al turismo, como NyceRoma.com, reportaron cupo completo para los albergues de la zona del Vaticano en las fechas indicadas y mandaron al cibernauta a otros hoteles, cuyos precios parten de 250 euros (341 dólares).

Muchos de los fieles que llegarán a la capital italiana deberán hospedarse en casas religiosas, algunas de las cuales no cuentan con disponibilidad de espacio, como por ejemplo el Pontificio Colegio Mexicano.

Por otra parte, ya comenzaron a trabajar los organizadores oficiales, que deberán poner en marcha, en menos de tres meses, una estructura capaz de gestionar uno de los eventos más grandes en la historia de la ciudad de Roma.

Especialistas en protección civil estiman la afluencia entre uno y dos millones de personas, aunque El Vaticano ha preferido no avalar cifras para evitar que una percepción negativa pueda desanimar a los fieles católicos que deseen asistir a la histórica celebración.

El municipio de Roma creó un grupo de coordinación con El Vaticano, mientras la presidenta de la Región Lazio también anunció el establecimiento de una oficina para actividades masivas.

Según estimaciones oficiales en la Plaza de San Pedro caben unas 100 mil personas y, sumando las zonas aledañas, se podría llegar hasta los 500 mil.

Por ello y para quitar atención de la plaza vaticana se decidió que el evento estará estructurado como una fiesta de dos días, con una vigilia solemne que deberá llevarse a cabo en el Circo Máximo, un espacio libre ubicado a escasos 200 metros del Coliseo.

En ese lugar se montará un palco y pantallas gigantes, en las cuales se podrá seguir la ceremonia el día después. Las autoridades no descartan usar los espacios de la Feria de Roma, ubicada en las afueras de la ciudad e ideal para un gran campamento.

Para los funerales de Juan Pablo II -en abril de 2005- llegaron a la capital italiana unas tres millones de personas y el municipio gastó unos 50 millones de euros en esa ocasión (6.8 millones de dólares), de los cuales ocho millones fueron sólo para la limpieza de las calles.

Obispos alemanes valoran manifiesto de teólogos como aportación al debate sobre futuro


En lugar de mandarlos a freír espárragos, como debería ser, los Sres. obispos alemanes dan a conocer un comunicado de prensa en el que valoran el manifiesto, que un grupo de teólogos publicó hoy pidiendo entre otras acabar con el celibato sacerdotal, como aportación al debate sobre futuro.

Información de agencia EFE, Feb-04-2011.

Berlín, 4 feb (EFE).- La Conferencia Episcopal Alemana considera que el manifiesto crítico hacia la Iglesia Católica suscrito por un grupo de catedráticos de Teología es una aportación a la discusión sobre el futuro de la fe y la iglesia en este país y ha reaccionado positivamente a esa señal.

Un total de 144 profesores de Teología católica de Alemania, Austria y Suiza han suscrito un manifiesto en el que exigen profundas reformas de la Iglesia Católica, que incluyen, entre otras, el fin del celibato, el sacerdocio femenino y la participación popular en la elección de obispos.

Un comunicado hecho público hoy por el secretario de la conferencia, Peter Hans Langendörfer, subraya que el memorando resume en principio ideas frecuentemente discutidas y "no supone mas que un primer paso" en el debate abierto en este país tras los escándalos de pederastia en el seno de la iglesia del pasado año.

Una serie de cuestiones del memorando de los teólogos "se encuentra en tensión" con las convicciones teológicas y los principios eclesiásticos de elevado compromiso, reconoce Langendörfer.

"Los distintos temas necesitan de una urgente aclaración", señala el portavoz de la Conferencia Episcopal, quien subraya que hace falta mas que un acercamiento de los obispos para afrontar los difíciles retos de la iglesia.

Los errores y fracasos del pasado deben ser tratados y reconocidos al igual que los déficit y exigencias de reformas de la actualidad, admite Langendörfer, quien reconoce que "no se pueden evitar los temas conflictivos" y anuncia que la Conferencia Episcopal hará sus propuestas durante su próxima reunión plenaria.

Los firmantes del manifiesto suponen mas de un tercio de los 400 teólogos del área de habla alemana, según revela hoy el rotativo "Süddeutsche Zeitung", que afirma que su cifra sería mayor si muchos no hubiesen negado su rúbrica por miedo a represalias.

Entre los firmantes se encuentran prestigiosos profesores eméritos como Peter Hünermann y Dietmar Mieth, viejos luchadores por las reformas como Heinrich Missalla y Friedhelm Hengsbach, progresistas como Otto Hermann Pesch o Hille Haker, pero también conservadores como Eberhard Schockenhoff.

Redactado con los escándalos de pederastia en el seno de la Iglesia Católica como trasfondo, el texto resulta pese a todo prudente y alaba también el llamamiento de los obispos a un diálogo abierto.

Tras explicar que "nos vemos en la responsabilidad de hacer una aportación a un nuevo comienzo real", la tesis central del memorando subraya que la Iglesia Católica solo "puede anunciar al liberador y amante Dios Jesucristo", cuando ella misma "es un lugar y un testigo creíble del mensaje de liberación del Evangelio".

Debe reconocer y fomentar "la libertad del hombre como criatura de Dios", respetar la conciencia libre, defender el derecho y la justicia y criticar las manifestaciones que "desprecian la dignidad humana".

Sus exigencias, que prudentemente califican de "retos", incluyen "mayores estructuras sinodales en todos los niveles de la iglesia" y la participación de los fieles en la elección de sus obispos y párrocos.

El manifiesto subraya que la Iglesia Católica necesita "también sacerdotes casados y mujeres en el oficio eclesiástico", señala que la falta de sacerdotes fuerza la existencia de parroquias cada vez mayores y lamenta que los sacerdotes sean "quemados" ante estas circunstancias.

Igualmente destaca que "la defensa legal y la cultura del derecho" en la Iglesia deben "mejorar urgentemente" y comenta que la elevada valoración del matrimonio y el celibato suponen "excluir a personas que viven el amor, la fidelidad y la preocupación mutua" en una relación estable de pareja del mismo sexo o como divorciados casados en segundas nupcias.

El manifiesto critica además el "rigorismo" de la Iglesia Católica y subraya que no se puede predicar la reconciliación con Dios sin crear las condiciones para una reconciliación con aquellos "ante los que es culpable: por violencia, por negar el derecho, por convertir el mensaje bíblico de libertad en una moral rigurosa sin misericordia".


Entrada relacionada: 144 teólogos en Alemania piden fin al celibato sacerdotal.

¿Misas negras en el Vaticano?


En Junio de 2009, después de años de restauración, se abrió de nuevo la Capilla Paulina, en esos días circulaba la hipótesis de que toda la Capilla había sido reconsagrada. ¿Motivo?, para reparar un rito satánico celebrado justo allí en gran secreto en 1963, con el cual se había inaugurado “la era de Satanás”.

Según relata hoy el diario Libero (copia facsimilar en la imágen) dos “expertos” ingleses, Stephen Klimczuk y Gerald Warner, en un “estudio” llamado “Guia a los lugares más secretos del mundo”, citan el episodio que anteriormente fue presuntamente ficcionado (historia real contada como si fuese ficción) por el sacerdote Malachi Martin en su libro “Windswept House”. Según Martin, el 29 de Junio de 1963, algunos ecesiásicos importantes, celebraron en la Capilla Paulina un ritual satánico de entronización de Satánas inaugurando “la era de Satanás”. El mismo Martin siempre sostuvo la existencia de congregaciones satánicas en Estados Unidos, creadas por sacerdotes.

Ya en otras ocasiones el P. Gabriele Amorth ha afirmado, sin haberse retractado, que en el Vaticano hay sectas satánicas (ver por ej., aquí), y el propio Papa Paulo VI en una de sus alocucines más conocidas, de Jun-29-1972, había afirmado que “el humo de Satánas había entrado en la Iglesia”.

En todo caso, la nota tiene más de sensacional que de otra cosa, ya que no es que se haya comprobado como cierto lo anteriormente dicho por Martin, sino que simplemente se le cita como fuente por parte de esos dos “expertos” ingleses.

144 teólogos en Alemania piden fin al celibato sacerdotal


Noticia de primera plana en Süddeutsche Zeitung, Feb-04-2011 (ver imágen). La información original se puede leer aquí, y el memorando de los teólogos aquí. Aquí dos reportes en español al respecto.

Información de Deutsche Welle, Feb-04-2011.

04.02.2011
Alemania: teólogos exigen fin de celibato


144 teólogos de Alemania, Austria y Suiza exigen profundas reformas de la Iglesia católica, como el fin del celibato, el sacerdocio femenino y la participación de los fieles en la elección de obispos.

Un año después de los escándalos de abusos sexuales de menores en el país germano y con la crisis de la Iglesia católica de trasfondo, 144 catedráticos -hombres y mujeres- de teología católica de Alemania, Austria y Suiza han firmado un manifiesto que proclama una reforma profunda de la Iglesia. Entre los requerimientos que en el texto son calificados como “retos” se incluyen "mayores estructuras sinodales en todos los niveles de la Iglesia", el fin del celibato, la posibilidad del sacerdocio femenino, así como la participación de los fieles en la elección de sus obispos y párrocos.

Cuestión de credibilidad

Los firmantes del documento que lleva por título “Iglesia 2011: un resurgimiento necesario” suponen más de un tercio de los 400 teólogos del área de habla alemana, según reveló este viernes (04.02) el diario Süddeutsche Zeitung. El manifiesto fue redactado por un grupo de ocho personas. Judith Könemann, profesora de teología de Münster y una de las redactoras, dijo a Süddeutsche Zeitung que se hubieren conformado con 50 firmas. “Al parecer tocamos una fibra sensible”, dijo Könemann.

En el texto, los 144 teólogos firmantes argumentan que debido a la crisis de la Iglesia por los casos de pederastia que ocasionaron el retiro de fieles de muchas parroquias, ellos se ven "en la responsabilidad de hacer un aporte a un nuevo comienzo real" de la Iglesia católica en Alemania. "La Iglesia debe entender estas señales y renovar sus estructuras, para así recobrar la fuerza vital y la credibilidad”, cita el documento.

La Iglesia debe, así mismo, reconocer y fomentar "la libertad del hombre como criatura de Dios", respetar la conciencia libre, defender el derecho y la justicia y criticar las manifestaciones que "desprecian la dignidad humana", indica el texto.

“El miedo no es buen consejero”

En este orden de ideas, los téólogos de habla germana subrayan que la Iglesia católica requiere "sacerdotes casados y mujeres en el oficio eclesiástico". La falta de sacerdotes fuerza la existencia de parroquias cada vez mayores, lo que ocasiona que los fieles no tengan sentido de pertenencia ni una identidad histórica hacia su parroquia. Ante la falta de responsabilidad y la poca participación en estructuras más democráticas, los fieles se distancian cada vez más.

Igualmente destaca que "la defensa legal y la cultura del derecho" en la Iglesia deben "mejorar urgentemente", y comenta que la elevada valoración del matrimonio y del celibato suponen "excluir a personas que viven el amor, la fidelidad y la preocupación mutua" en una relación estable de pareja del mismo sexo o como divorciados casados en segundas nupcias. “Sólo si se retoman situaciones concretas de la vida real, el mensaje eclesiástico será escuchado por más personas”, dice el texto.

Esta iniciativa es el más importante alzamiento contra la cúpula de la Iglesia católica desde hace 22 años. En 1989, más de 220 teólogos suscribieron la "Declaración de Colonia" como una crítica al estilo de dirección autoritario del Papa Juan Pablo II. De acuerdo con el diario alemán, el número de firmantes podría sería mayor, pero muchos no lo hicieron por temor a represalias.

"A la tormenta del pasado año (en referencia a los escándalos de pederastia) no puede seguir silencio alguno", afirma el texto, que considera que "en las circunstancias actuales sólo podría tratarse de un silencio sepulcral". Y tras solicitar diálogo y comentar que el miedo no es buen consejero, recuerda que los cristianos han sido "llamados por el Evangelio a mirar con valor hacia el futuro".

Información de El País de Madrid, Feb-04-2011.

Un tercio de los teólogos católicos de habla alemana piden una profunda reforma de la Iglesia y el fin del celibato

Reclaman también la inclusión de las mujeres como guías espirituales y la participación de los fieles en la elección de los obispos

LAURA LUCCHINI - Berlín - 04/02/2011

Cerca de 144 teólogos católicos de habla alemana han firmado un manifiesto que pide una reforma profunda de la Iglesia católica y el fin del celibato. Son intelectuales católicos, hombres y mujeres, de las universidades más reconocidas que no quieren quedarse callados frente a la crisis abierta el año pasado por el escándalo de los abusos sexuales a menores ocultados durante años en el seno de la Iglesia. Piden un cambio y encuentran una herida abierta.

Según informa hoy el diario Süddeutsche Zeitung , cercano al centro izquierda, un grupo de ocho teólogos escribió el documento, que contiene, detallados, los puntos de una reforma radical: la inclusión de las mujeres como guías espirituales, el fin del celibato obligatorio, la participación de los fieles en la elección de los obispos y el fin del "rigorismo moral". Se habrían quedado contentos con recopilar unas 50 firmas, según dijo al diario alemán Judith Könemann, de la Universidad de Münster. "Evidentemente hemos tocado un nervio", señaló.

Se trata del alzamiento más importante contra la cúpula de la Iglesia católica desde hace 22 años, cuando 220 teólogos suscribieron en 1989 la llamada Declaración de Colonia, crítica con el gobierno de la Iglesia ejercido por Juan Pablo II.

Entre los 144 firmantes del documento actual hay algunos nombres ilustres: desde el profesor Michael Albus de Friburgo hasta Reinhold Zwick, de la Universidad de Münster. Figuran al mismo tiempo algunos reconocidos profesores eméritos como Peter Hünermann y Dietmar Mieth de Túbinga, junto a históricos defensores de la necesidad de una reforma en la Iglesia católica como Heinrich Missalla (Essen) y Friedhelm Hengsbach (Francfórt), y a conservadores como Eberhard Schockenhoff. Hay muchos más que en privado admiten que encuentran positiva la iniciativa pero que están haciendo carrera y prefieren no firmar el documento. 144 firmas equivalen a un tercio de los 400 teólogos católicos de habla alemana.

El texto es cauteloso, toca numerosos aspectos y hace un llamamiento a los obispos para un diálogo abierto. "Sentimos la responsabilidad de apoyar un verdadero nuevo inicio", argumentan los teólogos al apoyar su tesis central de que la Iglesia puede promulgar la palabra de Jesús solo, "si ella misma es lugar y testigo del mensaje de libertad del Evangelio".

La participación de los fieles, cada vez más alejados, es uno de los puntos en los que se centran las reflexiones de los intelectuales alemanes. Entre los retos incluyen la necesidad de "mayores estructuras sindicales en todos los niveles de la Iglesia" y la participación de los fieles en la elección de sus obispos y párrocos. Asimismo, se percibe la preocupación por la falta de curas jóvenes, un problema que se podría resolver a través de la inclusión de "sacerdotes casados y mujeres en el oficio eclesiástico". La "elevada valoración" del matrimonio y del celibato suponen además, según el manifiesto, "la exclusión de personas que viven el amor, la fidelidad y la preocupación mutua" en una relación estable de pareja del mismo sexo o como divorciados casados en segundas nupcias.

Como consecuencia del escándalo de los abusos sexuales llevados a cabo y ocultados en estructuras católicas durante años, el documento destaca la importancia de mejorar "la defensa legal y la cultura del derecho".


Entrada relacionada: Obispos alemanes valoran manifiesto de teólogos como aportación al debate sobre futuro.