Saturday, January 22, 2011

Conferencia Episcopal Alemana sobre los Viri Probati: No (¡por ahora...!)


Habíamos referido ayer que algunos politicos “católicos” alemanes han escrito a los obispos alemanes para que busquen una excepción al celibato sacerdotal en Alemania, visto el escaso número de sacerdotes que hay actualmente en ese país, y así ordenar a hombres casados (ver aquí). Pues bien, el secretariado de la Conferencia Episcopal Alemana ha publicado un pronunciamiento al respecto. Con la ambiguedad propia de los peores tiempos postconciliares, el pronunciamiento no descarta de plano la proposición de discutir el celibato católico, sino que entreabre la posibilidad para hacerlo más adelante.

Este un reporte en español de agencia EFE, Ene-22-2011.

Berlín, 22 ene (EFE).- La Conferencia de Obispos de Alemania descartó hoy permitir el sacerdocio a ciertos católicos ya casados, tal y como pedía una carta abierta firmada por prominentes líderes políticos cristianodemócratas del país.

En un escueto comunicado, la conferencia episcopal pidió "paciencia" a los sectores religiosos que han apoyado esta misiva y aseguró que la cuestión del celibato de los curas podría ser tomada en consideración "en los próximos años".

En la carta abierta, recogida hoy por varios medios de comunicación locales, se pide en concreto a las autoridades del catolicismo alemán que hagan una excepción al voto de castidad y permitan la ordenación de los "viri probati".

La ley canónica de la iglesia católica designa con esa expresión en latín a los varones "de probada vida cristiana" que en el momento de ser ordenados ya están casados.

Los firmantes alegan que este movimiento es una necesidad, dado el número de comunidades religiosas en Alemania que no cuentan con un sacerdote que celebre las misas dominicales debido a la crisis de vocaciones.

Entre los suscriptores de esta misiva se encuentran el presidente del Parlamento (Bundestag), Norbert Lammert, la ministra de Educación, Annette Schavan y el ex primer ministro de Turingia, Dieter Althaus.


Entrada Relacionada: Políticos “católicos” alemanes proponen acabar con celibato sacerdotal.

Papa pide a la Iglesia más seriedad al celebrar bodas y declarar nulidades matrimoniales


Lo dice una y otra vez (ver por ej. aquí), pero, ¿alguien le presta atención al Papa?

Información de agencia EFE, Ene-22-2011.

Ciudad del Vaticano, 22 ene (EFE).- Benedicto XVI dijo hoy que existe un solo matrimonio, el constituido por un hombre y una mujer, y pidió a la Iglesia una mayor seriedad a la hora de autorizar bodas, así como a la hora de declararlas nulos los matrimonios.

El Pontífice hizo estas afirmaciones en el discurso que dirigió a los jueces, oficiales y colaboradores del Tribunal de Rota, encargado de validar los matrimonios católicos, a quienes recibió en el Vaticano con motivo de la inauguración del Año Judicial.

El Obispo de Roma reflexionó en su discurso sobre los cursos de preparación al matrimonio y exigió el "máximo cuidado" en la formación de los futuros esposos y en la "previa" verificación de sus convicciones sobre los "compromisos irrenunciables para la validez" del sacramento del matrimonio.

El Papa Ratzinger lamentó que el hecho de que muchas veces los cursos prematrimoniales, los exámenes de los novios, las publicaciones matrimoniales y los otros medios para las necesarias investigaciones son vistos como "simple formulismo".

"No existe un matrimonio de la vida y otro de derecho. Sólo existe un matrimonio, el cual está constituido por el vínculo jurídico real entre un hombre y una mujer, un vínculo en el que se apoya la auténtica dinámica conyugal de vida y amor", afirmó el papa.

El Pontífice agregó que está difundida la mentalidad de que a la hora de admitir a las parejas al matrimonio por la Iglesia, los sacerdotes deben tener la manga ancha, "ya que está en juego el derecho natural de las personas a casarse".

Benedicto XVI aseguró que "nadie puede creerse con derecho" a una ceremonia nupcial, ya que no se trata de una "pretensión" que deben satisfacer los sacerdotes "mediante un mero reconocimiento formal, independientemente del contenido efectivo de la unión".

El Papa preció que el derecho a contraer matrimonio presupone que "se puede y se pretende" celebrarlo como enseña la Iglesia y subrayó que el "ius connubili", el derecho a casarse "se refiere a celebrar un verdadero matrimonio".

Reiteró que para admitir a una pareja al matrimonio es necesario una "serio discernimiento", ya que así se podrá evitar que "impulsos emotivos o razones superficiales induzcan a los dos jóvenes a asumir responsabilidades que no podrán honrar".

"El matrimonio y la familia son instituciones que tienen que ser defendidas ante cualquier equívoco", añadió el Papa, que insistió en que los novios deben saber lo que significa el matrimonio, "único e indisoluble".

Benedicto XVI destacó la importancia del diálogo de los pastores con la pareja, con cada uno de ello por separado, etc, siempre teniendo en cuenta que los aspirantes son los primeros obligados a celebrar un matrimonio válido.

Y en este punto, el Papa abogó por una acción pastoral para evitar la nulidad de los matrimonios, señalando que hay que romper el "circulo vicioso" de una admisión "por descontada" al matrimonio, aunque no haya habido una adecuada preparación "y la declaración judicial, asimismo fácil pero en sentido contrario, en el que el mismo matrimonio es considerado nulo teniendo sólo en cuenta la constatación de su fracaso".

El Obispo de Roma exhortó al Tribunal de la Rota a transmitir un mensaje "unívoco" sobre lo que es esencial en el matrimonio, en sintonía con el magisterio de la Iglesia y la ley canónica y lamentó que en muchas ocasiones las imprudencias de la pareja se confundan con otras que no afectan a la invalidez del matrimonio.

"El peligro es buscar motivos de nulidad en comportamientos que no atañen a la constitución del vínculo conyugal. Hay que resistir a la tentación de transformar las simple faltas de la pareja en su vida conyugal en defectos de consenso".

Medjugorje: “El Papa quiere que se haga una conclusión decisiva”


Catholic News Service en un artículo basado en una entrevista con el P. Salvatore M. Perrella, O.S.M. (imágen), profesor de Mariología en la Pontificia Facultad Teológica Marianum, habla de cómo trata la Iglesia las apariciones marianas; respecto del caso de las presuntas apariciones en Medjugorje, dice el artículo citando al P. Perrella, quien pertenece a la Comisión Internacional de Investigación sobre Medjugorje creada en 2010 por Benedicto XVI (ver aquí):

El P. Perrella, quien es miembro de la comisión Vatiana para estudiar las presuntas apariciones de Medjugorje, dijo a CNS que el trabajo apenas comienza.

“El Papa quiere que se haga una conclusión decisiva”, dijo, añadiendo que será un muy largo proceso.

El caso bajo estudio “es una cosa seria” que es “muy compleja” aunque no imposible de resolver, dijo.

Por los pasados 30 años, personas han afirmado ver apariciones de María en Medjugorje.

Una duración tan larga de presuntas apariciones en un solo lugar no es “algo que genere sospechas”, dijo. Ello es porque hay precedentes similares tales como las apariciones de Nuestra Señora de Laus, que duraron 54 años y recibieron reconocimiento formal de la Iglesia en 2008 [ver a aquí, N. de T.].