Monday, January 17, 2011

Cofundadora del Camino Neocatecumenal critíca a exprefecto del Culto Divino


Ya saben ustedes que nosotros tenemos serias reservas de los medios de comunicación católicos en español siempre que reportan temas relativos al Camino Neocatecumenal, ya que más bien parecen la oficina de prensa del Camino Neocatecumenal. Y para no ir muy lejos, se habrán Uds. dado cuenta de la amplia “información” que han proporcionado sobre la audiencia que han tenido los miembros del Camino Neocatecumenal con el Santo Padre en el aula Nervi Paulo VI.

Antes de entrar en materia les recomendamos leer atentamente la carta que el entonces Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Card. Franzis Arinze, envió a los fundadores del Camino Neocatecumenal, Dic-01-2005, Prot. 2520/03/L, publicada en el número de Febrero de 2005 de la revista Notitiae, organo informativo oficial de esa Congregación (puede verse una traducción al español en agencia Zenit, Ene-01-2006). Como también, la reacción del Camino Neocatecumenal ante los contenidos de esa carta, reflejados en una entrevista concedida por el portavoz del Camino Neocatecumenal, Giuseppe Gennarini, a la agencia Zenit, Ene-01-2006. Y como tercera medida, recomendamos también revisar una entrevista que el entonces Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Card. Franzis Arinze, concedió a Radio Vaticano, Feb-15-2006, explicando los contenidos de la carta citada (transcripción en español de esa entrevista en agencia Zenit, Feb-16-2006). Cualquier persona puede constatar que los contenidos de esa carta a la presente son letra muerta, ya que los neocatecumenales, después de poco más de cinco años de recibida la carta, continúan en sus celebraciones como si nunca les hubieran dicho nada al respecto.

Dicho lo cual, procedemos a entrar en la propia materia de esta entrada.

La agencia APCOM reporta hoy que en una conferencia de prensa la cofundadora del Camino Neocatecumenal, Carmen Hernández ha criticado al Card. Francis Arinze, anterior Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos. Dice APCOM:

Carmen Hernández, de comportamiento exhuberante y cigarrillo encendido, también durante la conferencia de prensa, ha criticado al exprefecto de la Congregación para el Culto Divino, el Cardenal Francis Arinze, que con una carta de años pasados criticó a los neocatecumenales por algunos ‘abusos’ litúrgicos. “Arinze nos hizo la guerra”, ha dicho, rapidamente corregida por ‘Kiko’, según el cual “no fue así, la Santa Sede nos ha ayudado”. De todos modos, el sucesor de Arinze, el Cardenal español Antonio Cañizares Llovera —por lo que ha referido el mismo ‘kiko’— ha juzgado “cadúca” la carta de Arinze.

En nuestro modesto modo de ver, nos parece pertinente que el actual Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares Llovera, diga oficial y públicamente si es cierto que la carta aludida del Card. Arinze, antiguo prefecto de ese mismo dicasterio, haya sido considerada abrogada, y desde cuando fue eso y los motivos para ello. Y segundo, sería conveniente que el Cardenal Arinze nos dijera los motivos que llevan a la cofundadora del Camino Neocatecumenal a considerar que sus actuaciones como prefecto en aquel entonces, en realidad no eran actuaciones propias de su cargo sino que eran para “hacerles la guerra” a los miembros del Camino Neocatecumenal, como anota la Sra. Hernández.

Card. Amato: Juan Pablo II desconocía doble vida de Maciel. Victimas de Maciel exhiben carta desvirtuando afirmación de Amato

“Le confirmo que hemos indagado a fondo y ampliamente. Juan Pablo II no tenía conocimiento de la doble personalidad del padre Maciel”

Card. Angelo Amato
Actual Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos
Famiglia Cristiana
Ene-14-2011


Algo no encaja, la afirmación del Card. Amato, arriba citada, parece desvirtuarse con una carta publicada hoy en la Página 47 del diario mexicano Milenio, el cual tambien publica un artículo basado en el contenido de la aludida carta, la cual fue enviada en 2002 al entonces Secretario personal de Juan Pablo II, Stanisław Dziwisz.

1— Artículo de Milenio, Ene-17-2011.

Notificaron a Wojtyla sobre los abusos de Maciel en 2002
Lun, 17/01/2011
México • Eugenia Jiménez


En una carta con 12 puntos describen los delitos del fundador de los Legionarios.

Los ex Legionarios de Cristo que denunciaron a Maciel de abuso sexual, a través de su abogado, el cura Antonio Roqueñí, dieron al Vaticano en noviembre de 2002 una carta dirigida a monseñor Stanislaw Dziwisz, secretario particular de Juan Pablo II, donde se informaba de los delitos cometidos por el fundador de la orden religiosa.

La carta, que entregó a MILENIO el vocero de los ex legionarios José Barba, contiene 12 puntos y un resumen de los hechos; el punto cinco destaca: “ Ya que el padre Marcial Maciel Degollado L.C además de amigo y confidente del Papa y de sus más inmediatos colaboradores, pretende ser inocente, ellos (los ex legionarios) aceptan —e incluso desean— que él u otras instancias los denuncien ante tribunales eclesiásticos y civiles. Están en efecto dispuestos a presentarse a responder de sus actos en ambos foros”.

El seis indica: “Aman y respetan la persona del romano pontífice, Juan Pablo II. No entienden como las instancias que ejercen la justicia en su nombre sigan haciendo caso omiso de sus reiterados recursos legales. No prefieren ruido mediático ni escándalos. Buscan justicia y en la Iglesia ven a una Madre, carente de miedo —como Juan Pablo II al pedir perdón a quien haya que pedir perdón por algo. Mis clientes no quieren perseguir a la Iglesia. Sólo que el padre Marcial Maciel se someta, como todo católico, a los imperativos de la justicia eclesial.

En el siete agregan: “Ni quieren, sobre todo, que el silencio de la curia Romana y del arzobispado de México repercuta negativamente en el juicio que la historia pueda hacer de un papa tan grande como el actual. Todavía es tiempo de un gesto pontificio… Las faltas de Maciel son, por lo menos, más numerosas y quizás más graves. Uno de los actos pecaminosos cometidos con uno de los ex seminaristas demandantes tuvo lugar un Sábado Santo. Otro hubo de “ayudar” a Maciel más de 40 veces a satisfacer sus bajas pasiones”.

“Monseñor: el asunto se está haciendo cada día más serio. No es ocultando la verdad como las cosas encuentran justa solución. Han sido proferidas amenazas de muerte y/o agresión física por parte del mismo padre Maciel Degollado y de amigos suyos, contra algunas personas por el hecho de haber defendido y mostrado solidaridad con mis patrocinados. No ignoran que en la Curia Romana hay cardenales y prelados que utilizan notoriamente automóviles u otros objetos de valor regalados, o hechos regalar por Maciel”, destaca el punto 10.

En el resumen de los hechos, se detalla “Mis defendidos fueron objeto de abusos sexuales, múltiples durante su última niñez, adolescencia y juventud dentro de la institución denominada Legión de Cristo. Además, de tales abusos, fueron objeto de abusos de diversa índole y fueron testigos de gravísimos actos de conducta contra diversos aspectos de la moral humana y religiosa. Pasados los años y después de acercarse a sacerdotes de prestigio y a varias personas de diversos medios de comunicación pública. Finalmente presentaron el caso formalmente de acuerdo al Derecho Canónico ante la congregación correspondiente, la cual hasta la fecha no ha dado ninguna respuesta a mis defendidos sino silencio sin explicación alguna. Disponemos de algunos documentados indirectos probatorios”.

2— Texto completo de la carta de 2002 enviada por las victimas de Maciel al Secretario Personal de Juan Pablo II y publicada hoy por diario Milenio.

A Su Excelencia Mons. Stanislaw Dziwisz
Palazzo Apostolico
Citta del Vaticano

1. Soy el sacerdote defensor de los ex miembros de la institución llamada “Legión de Cristo”, que en su juventud sufrieron graves y repetidas agresiones sexuales de parte del padre Marcial Maciel Degollado L.C. Aceptar el encargo, partiendo del principio evangélico veritas liberabit vos, ha supuesto para un servidor incomprensión y persecución.

2. En nombre de tales personas, he tratado de hacer todo lo posible para obtener justicia en el foro eclesiástico de la Congregación para la Doctrina de la Fe y, eventualmente, en el arzobispado de México. Para su defensa, he exigido siempre que sea preferido el normal ejercicio de la justicia en vez del escándalo innecesario y perjudicial.

3. Es cierto que, en su búsqueda de justicia, antes de que un servidor se encargara de su legítima defensa, ellos han podido cometer algunos explicables errores: publicar, por ejemplo, en un semanario una carta dirigida al Papa, antes de que ella llegara a sus manos, o recurrido a medios audiovisuales al constatar la ambigüedad de las respuestas recibidas de algunos eclesiásticos.

4. Pero hay que tener en cuenta que los graves abusos sexuales de que fueron objeto en su juventud han marcado a algunos de ellos para siempre. La mayoría ha luchado y lucha por conservar la fe.

5. Ya que el padre Marcial Maciel Degollado, L.C., además de “amigo y confidente del Papa y de sus más inmediatos colaboradores”, pretende ser inocente, ellos aceptan —e incluso desean— que él u otras instancias eclesiales los denuncien ante tribunales eclesiásticos y civiles. Están en efecto dispuestos a presentarse a responder de sus actos en ambos foros.

6. Aman y respetan la persona del Romano Pontífice, Juan Pablo II. No comprenden cómo las instancias que ejercen la justicia en su nombre sigan haciendo caso omiso de sus reiterados recursos legales. No prefieren ruido mediático ni escándalos. Buscan justicia y en la Iglesia ven a una Madre, carente de miedo —como Juan Pablo II— al momento de pedir perdón a quien haya que pedir perdón por algo. Mis clientes no quieren perseguir a la Iglesia. Sólo quieren que el padre Marcial Maciel Degollado, L.C. se someta, como todo fiel católico, a los imperativos de la justicia eclesial.

7. No quieren, sobre todo, que el silencio de la Curia Romana y del arzobispado de México repercuta negativamente en el juicio que la historia pueda hacer de un papa tan grande como el actual. Todavía es tiempo de un gesto pontificio como el tenido el último Jueves Santo con Mons. Juliusz Paetz, arzobispo emérito de Poznan. Las faltas cometidas por el P. Marcial Maciel Degollado L.C., son, por lo menos, más numerosas y, quizás, más graves. Uno de los actos pecaminosos cometidos con uno de los ex seminaristas demandantes tuvo lugar un Sábado Santo. Otro hubo de “ayudar” al padre Marcial Maciel Degollado, L.C., más de cuarenta veces a satisfacer sus bajas pasiones.

8. Ante el pertinaz silencio de los tribunales eclesiásticos, mis defendidos han iniciado contactos oficiosos con un órgano internacional competente en materia de Derechos Humanos.

9. Por consejo mío, antes de redactar oficialmente una denuncia formal ante dicho órgano, ruegan respetuosa y confiadamente por mi medio que Vuestra Señoría solicite a Su Santidad la inmediata designación de una persona independiente y de alto prestigio, incapaz de ser manipulada por el padre Marcial Maciel Degollado, L.C., y sus “amigos romanos”. Dado el buen éxito de sus gestiones, aunque no la conocen, si pudiera expresarse en español o en inglés, consideran que esa persona podría ser la misma que esclareció el “asunto de Poznan, o, por lo menos, de un perfil muy parecido al de un Auditor polaco de la Rota Romana, que, según parece, es el que investigó con éxito dicho caso.

10. Monseñor: el asunto se está haciendo cada día más serio. No es ocultando la verdad como las cosas encuentran justa solución. Han sido proferidas amenazas de muerte y/o agresión física por parte del mismo padre Marcial Maciel Degollado, L.C., y de amigos suyos, contra algunas personas por el hecho de haber defendido y mostrado solidaridad con mis patrocinados. No ignoran que en la Curia Romana hay Cardenales y Prelados que utilizan notoriamente automóviles u otros objetos de valor regalados, o hechos regalar, por el padre Marcial Maciel Degollado, L.C.

11. Si V.E. lo desea, yo estoy dispuesto a encontrarle o encontrar a un encargado suyo, eclesiástico o civil, a quien expondría con todo detalle el grave asunto. Por la repercusión sobre el Santo Padre, de quien el padre Marcial Maciel Degollado, L.C., se proclama amigo y consejero, y de V.E. y del Cardenal Secretario de Estado. Este asunto puede ser mucho más grave que el de los “sacerdotes americanos acusados —verdadera o falsamente— de pederastia”.

12. Si, en su benevolencia, se digna prestar a esta carta la atención que espero y desea recabar unas primeras impresiones sobre mi persona y el asunto que —como último recurso— me permito exponerle, consulte a cualquiera de los tres últimos Presidentes de la Conferencia Episcopal Mexicana o a Prelados a ellos cercanos o afines, y no a uno de aquellos que, junto con el ex Nuncio Apostólico Mons. Gerolamo Prigione constituyen el grupo conocido como “Club de Roma”, todos ellos estrechamente vinculados y protectores del padre Marcial Maciel Degollado, L.C.

Adjunto un breve y sintético resumen de los hechos que tienen por protagonistas al padre Marcial Maciel Degollado, L.C., y a cada uno de mis clientes. El documento va acompañado de una referencia de los pasos dados por un servidor desde que acepté hacerme cargo de su defensa en tribunales eclesiales.

I.

1. Acompañé a los profesores Arturo Jurado Guzmán y José de Jesús Barba Martín, mandatario0s legales del grupo demandante, a presentar el caso ante el R.P. Gianfranco Girotti, subsecretario de la Sagrada Congregación para la doctrina de la Fe, el sábado 17 de Octubre de 1998.

2. La demanda en latín fue presentada oficialmente a la Sagrada Congregación para la doctrina de la Fe el 18 de Febrero de 1999.

3. Con fecha 24 de Diciembre de 1999, mis defendidos recibieron una respuesta, interpósita persona, del padre Gianfranco Girotti, comunicando que la causa “pro nunc” quedaba suspendida, sin ninguna explicación.

4. El día 9 de Septiembre, se entregó a la doctora Martha Wegan, una carta mía, como canonista, de fecha 2 de Marzo de 2000 y dirigida al padre Gianfranco Girotti, insistiéndole en que el Derecho Canónico obligta a ambas partes. Tal misiva mía nunca ha tenido respuesta ni directa ni indirecta.

II. Mis defendidos fueron objeto de abusos sexuales múltiples durante su última niñez, adolescencia y juventud dentro de la institución denominada “Legión de Cristo”. Además de tales abusos, fueron objeto de abusos de diversa índole y fueron testigos de gravísimos actos de conducta contra diversos aspectos de la moral humana y religiosa. Pasados los años y después de acercarse a sacerdotes de prestigio y a varias personas de la jerarquía, ante la indiferencia o silencio observados sobre el caso, se dirigieron a diversos medios de comunicación pública. Finalmente presentaron el casoformalmente de acuerdo al Derecho Canónico ante la congregación correspondiente, la cual hasta la fecha no ha dado ninguna respuesta a mis defendidos sino silencio sin explicación alguna. Disponemos de algunos documentos indirectos probatorios.

Mis defendidos poseen también testimonios y pruebas de falsificaciones muy graves de documentos por parte del padre Marcial Maciel Degollado, L.C., y de subordinados suyos. Algunas de estas falsificaciones han sido atribuidas a altos miembros de la jerarquía eclesiástica de la Iglesia. Con fórmulas aparentemente cristianas, mis defendidos, de todos modos, han sido calumniados públicamente en medios internacionales por parte del padre Marcial Maciel Degollado, L.C., y de colaboradores suyos. Y muchas personas han sufrido en carne propia ataques y vejaciones varios por haber manifestado su solidaridad con mis defendidos en la búsqueda de la verdad y de la justicia.

III. Yo soy el padre Antonio Roqueni Ornelas. Nací en la Ciudad de México, el 11 de Septiembre de 1934. Miembro de familia numerosa. Soy abogado y doctor en Derecho civil y abogado y doctor en Derecho Canónico. He sido miembro del Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de México por más de 21 años. Fui ordenado sacerdote en 1963. Trabajé sobre todo con el Cardenal y Arzobispo emérito de la Ciudad de México Ernesto Corripio Ahumada. Tres referencias: los tres últimos presidentes de la Conferencia del Episcopado Mexicano: Cardenal Antonio Adolfo Suárez Ribera (Monterrey, Nuevo León, México); Mons. Sergio Obeso Ribera (Jalapa, Veracruz, México), Mons. Luis Morales Reyes (San Luis Potosí, San Luis Potosí, México).

Besa respetuosamente su anillo pastoral,

P. Antonio Roqueni Ornelas
Montepio Luz Savinon, I.A.P.
Insurgentes Sur, 1162
Colonia del Valle
03100 México, D.F , MÉXICO
México, 5.XI.2002.

Vaticano habría secretamente bloqueado intentos de los obispos irlandeses de reportar sacerdotes pederastas a autoridad civil en 1997


Su misión P. Federico Lombardi, si decide aceptarla, es poner en acción su conocida capacidad reactiva —y no proactiva— para rápidamente salir a desmentir estas afirmaciones.

Los medios de comunicación en Irlanda reportan hoy que en una carta de 1997 extrictamente confidencial conocida por el programa de la televisión irlandesa “Would You Believe” de la cadena RTÉ (que se transmitirá Ene-17-2011 a las 10:30 PM locales en un episodio titulado “Unspeakable Crimes”), el Vaticano dijo a los obispos de Irlanda que si ellos trataban de poner en acción su nuevas directrices de protección a la infancia, el Vaticano apoyaría a los sacerdotes acusados si estos fuesen a recurrir a la autoridad del Vaticano.

La carta dice a los obispos irlandeses que el Vaticano tenía reservas morales acerca de su política de mandatoriamente reportar ante las autoridades civiles a los sacerdotes pederastas, y que esas directrices eran contrarias a la ley canónica.

En 1999 los obispos de Irlanda fueron llamados a una reunión en la Congregación para el Clero en Roma en donde se les dijo por parte del Card. Darío Castrillón, por entonces Prefecto de esa congregación, que fueran “padres para sus sacerdotes, ¡no policias!”.

La politica vaticana en relación con los abusos del clero, ponía a los Obispos Irlandeses en directo conflicto con Roma. El Vaticano jamás ha reconocido que jugó parte importante en el problema y que obstruyó a los obispos irlandeses cuando trataron de asumir los casos de sacerdotes pederastas.

En al menos dos ocasiones claras, el Vaticano revocó decisiones de los tribunales eclesiásticos irlandeses que recomendaban reducir al estado clerical a sacerdotes abusadores.

El programa de televisión cita el notorio caso del sacerdote Tony Walsh, quien fue encontrado culpable por un tribunal eclesiastico irlandes, pero apeló a Roma, y mientras su caso era considerado por el Vaticano, abusó de otro niño. En el programa la madre de ese niño culpa al Vaticano por el abuso de su hijo.

El programa cita también otro caso en donde un Arzobispo irlandes amenazó con renunciar luego de que una apelación hecha por un sacerdote abusador fuera apoyada por el Vaticano.


Entradas relacionadas: Copia de carta en que el Vaticano impidió a los obispos de Irlanda denunciar ante autoridades civiles casos de sacerdotes pederastas, Vaticano: Se malinterpretó la carta sobre abusos en Irlanda.