Saturday, December 11, 2010

El Vaticano califica de "extrema gravedad" las filtraciones de Wikileaks sobre la Santa Sede



Algún día iba a tocarle el turno. Como es de amplio conocimiento el tema las revelaciones de cables hechas por wikileaks, pasamos a reseñar las informaciones.

Hoy el diario El País de Madrid ha publicado un largo artículo titulado “EE UU ve el Vaticano como un poder cerrado, provinciano y anticuado”, el cual está basado en los cables revelados por wikileaks. Muy rapido, y como suele suceder con el P. Federico Lombardi, el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado un comunicado en reacción a estas revelaciones hechas por El País.

Aquí lo que publica El País respecto de la reacción Vaticana:

El Vaticano califica de "extrema gravedad" las filtraciones de Wikileaks sobre la Santa Sede

Los cables "no son la expresión del Vaticano" y "solo son opiniones personales del responsable del texto", según un portavoz vaticano

EL PAÍS AGENCIAS - Madrid/Roma - 11/12/2010

El Vaticano ha calificado de "extrema gravedad" la publicación de las filtraciones por parte de WikiLeaks sobre la Santa Sede y ha subrayado que no pueden ser considerados como manifestaciones de ésta, ni como citaciones precisas de las palabras de sus Oficiales, por lo que su veracidad debe ser evaluada con "prudencia".

El padre Lombardi ha recordado que los documentos sobre la Embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede "reflejan las percepciones de aquellos que las han redactado". Por otra parte, el portavoz de la Santa Sede ha añadido que los documentos que publica Wikileaks sobre las embajadas deben ser valorados "con cierta reserva y con mucha prudencia". La viceresponsable de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano Julieta Valls , describía en algunos de ellos a los líderes vaticanos como ancianos y poco familiarizados con las nuevas tecnologías . La funcionaria estadounidense describía además al cardenal Secretario de Estado, Tarsicio Bertone, como un hombre sin experiencia diplomática que "habla sólo italiano".

Los medios italianos centran su atención en los que señalan al papa Benedicto XVI como uno de los principales responsables de la resistencia de la Unión Europea (UE) a la entrada de Turquía. Según las filtraciones de WikiLeaks, en 2004, cuando Joseph Ratzinger era todavía cardenal, expresó su escepticismo por una posible adhesión de Turquía a la UE. Asimismo, indican que el Pontífice quería que en la Constitución europea se hiciera una clara referencia a las "raíces cristianas" de Europa.

Otras filtraciones revelan que el Vaticano no concedió el permiso en 2009 a algunos de sus funcionarios para que testimoniaran ante la Comisión irlandesa que investigaba sobre los supuestos casos de abusos de menores por parte de religiosos.