Tuesday, December 07, 2010

Fraternitas Sancti Pii X "novam" Missam affirmare debet


Aquí una curiosidad. Se trata de una información en latín que trae Radio Vaticano, la cual está tomada de una entrevista con el Secretario de la PCED, Mons. Guido Pozzo, misma a la que habíamos aludido recientemente en otra entrada (aquí). En esta información en latín se hace referencia a la afirmación de Mons. Pozzo respecto de que la FSSPX/SSPX debe aceptar la “Nueva” Misa. A futuro quisieramos oir más seguido afirmaciones en la vía contraria: que los obispos afirmen su aceptación de la Misa de siempre (la cual jamás ha sido abrogada) y dejen de estar maniobrando contra ella.

Fraternitas Sancti Pii X "novam" Missam affirmare debet

Cappellanus honorarius Summi Pontificis, Guido Pozzo nomine, Secretarius Pontificiae Commissionis "Ecclesia Dei" Congregationis de Doctrina Fidei, qui competens est in omnibus, quae colloquia cum moris translaticii studiosis respiciunt, exposuit "causam Williamson" a quaestione accessionis inter Ecclesiam Catholicam et Fraternitatem Sancti Pii II separari debere. Dixit Pozzo a nobis interrogatus discrimina inter sectatores Lefebvrianos et Ecclesiam Catholicam non ad sententias politicas spectare, sed ad doctrinam et ius canonicum. ... Colloquia, inquit, cum Fraternitate Sancti Pii X secundo quoque mense utili fructuosoque habitu habuntur. Lefebvrianos de quadam traditione immobili minus cogitare, quam saepe putaretur. Quod vero ad quaestionem de liturgia attineret, eos laborare debere, ut Sanctam Missam secundum novos libros liturgicos affirmarent. "Quaestio praecipua, quae Fraternitas Sancti Pii X respondere debet, est, num forma ordinaria Ritus Romani a Summo Pontifice Paulo VI promulgata in se valida sit et legitima. Ad hoc quod attinet, nulla dubitatio nullaque haesitatio conceduntur. Responsum haud dubie affirmativum esse debet.

Entrevista con el Card. Mauro Piacenza en Rome Reports




Rome Reports presenta una entrevista con el prefecto de la Congregación para el Clero, Card. Mauro Piacenza.

7 de diciembre, 2010. El cardenal Mauro Piacenza es desde el pasado mes de octubre prefecto de la Congregación para el Clero, es decir, el principal colaborador del Papa en la atención de los sacerdotes. Conoce perfectamente este departamento porque trabaja aquí prácticamente desde 1990. “Lo que pretendo, con la ayuda de Dios, es ser transparente a la acción de Dios, también a través de esa causa segunda que es el Papa. El Papa cuida de los sacerdotes a través de la Congregación para el Clero, por eso, cuidaré mucho la comunión con el Santo Padre”, aseguró el cardenal.

Como prefecto, tiene un punto de vista privilegiado de la situación de los 410 mil sacerdotes que hay en todo el mundo. Asegura que su situación es muy buena y lamenta que los medios de comunicación den importancia especialmente a lo que no va bien.


Card. Mauro Piacenza, Prefecto, Congregación para el Clero: “En general, entre los sacerdotes hay mucha dedicación a sus deberes y a la vida pastoral. Hay una fuerte toma de conciencia de la propia identidad, de la necesidad de la oración y de que quien guía la Iglesia es el Espíritu Santo, por lo que debemos estar disponibles a desaparecer para que crezca el Señor. O sea: menor protagonismo, un trabajo menos obsesivo y más confianza en el Señor”.

El cardenal Piacenza explica que le han dolido especialmente los casos de abusos cometidos por sacerdotes, por las heridas que han provocado a la Iglesia y por el sufrimiento que han causado a las víctimas. Espera que se simplifiquen los procedimientos para afrontar estos casos. Y para que no ocurran de nuevo, pide que los responsables hagan un profundo examen de conciencia.

Card. Mauro Piacenza, Prefecto, Congregación para el Clero: “Hay que hacer examen de conciencia sobre el discernimiento de las vocaciones, sobre los métodos en los seminarios, sobre la Teología que se está explicando. Porque no se puede esperar que una persona que vive en un ambiente donde no hay una correcta Teología moral o una correcta Cristología dé buenos frutos. Estos frutos son aberrantes y nacen también de unas ideas incorrectas y de una cierta desgana en el crecimiento humano y espiritual”.

En concreto, pide a los responsables de formar a futuros sacerdotes que mantengan los ojos bien abiertos para ayudarles a prepararse correctamente.

Card. Mauro Piacenza, Prefecto, Congregación para el Clero: “Los formadores deben tener los ojos muy abiertos. Porque si uno debe formar a un sacerdote, debe formar una persona en cierta medida 'excepcional' porque deberá remar en un mar siempre agitado, en el que la cultura dominante está en contra. Por eso, debe tener suficientes municiones”.

El nuevo prefecto de la Congregación para el Clero no duda en definir este cambio de actitud como una reforma, pero asegura que es una reforma en el sentido católico, es decir, volviendo a las fuentes.

Card. Mauro Piacenza, Prefecto, Congregación para el Clero: “Creo que es una gran tarea que no dudo en definir de reforma. Pero reforma en el sentido católico de la palabra, o sea, llegar lo más cerca posible de las fuentes, lo más cerca posible del Corazón de Jesús, que es el misterio del sacerdocio. Por lo tanto, cuidar esta cercanía”.

Se trata de una reforma que sigue la línea marcada por Benedicto XVI en la clausura del Año Sacerdotal: una petición a todos los sacerdotes del mundo de cuidar con gestos concretos su relación personal con Dios.