Wednesday, November 17, 2010

Revelaciones privadas, de meros “efectos sobre la liturgia” a “contribución a la institución de solemnidades litúrgicas”


No nos queda del todo claro algo que ha surgido hoy a raíz de la catequésis en audiencia general pronunciada hoy por Benedicto XVI (versión en español en agencia ZENIT), la cual versó sobre santa Juliana de Cornillón. En efecto, hace exactamente diez años el entonces cardenal Ratzinger, en su “comentario teológico” incluido en el documento titulado “El Mensaje de Fátima” (Jun-26-2000), decía respecto de las revelaciones privadas en relación con la liturgia:

Podemos añadir que a menudo las revelaciones privadas provienen sobre todo de la piedad popular y se apoyan en ella, le dan nuevos impulsos y abren para ella nuevas formas. Eso no excluye que tengan efectos incluso sobre la liturgia, como por ejemplo muestran las fiestas del Corpus Domini y del Sagrado Corazón de Jesús.

Es decir, que en aquel entonces el Card. Ratzinger concedía a las revelaciones privadas meros “efectos sobre la liturgia”; pero no es eso lo que da a entender el hoy Pontifice Benedicto XVI en su catequésis sobre santa Juliana de Cornillón la cual ha comenzado con estas palabras (énfasis añadido):

También esta mañana quisiera presentaros a una figura femenina, poco conocida, a la que la Iglesia sin embargo debe un gran reconocimiento, no sólo por su santidad de vida, sino también porque, con su gran fervor, ha contribuido a la institución de una de las solemnidades litúrgicas más importantes del año, la del Corpus Domini.

Más adelante dice el Papa (énfasis añadido):

Fue precisamente el Obispo de Lieja, Roberto de Thourotte, quien, después de las dudas iniciales, acogió la propuesta de Juliana y de sus compañeras, e instituyó, por primera vez, la solemnidad del Corpus Domini en su diócesis. Más tarde, otros obispos le imitaron, estableciendo la misma fiesta en los territorios confiados a sus cuidados pastorales.

Prosigue el Papa (énfasis añadido):

A la buena causa de la fiesta del Corpus Domini fue conquistado también Giacomo Pantaléon de Troyes, que había conocido a la Santa durante su ministerio de archidiácono en Lieja. Fue precisamente él quien, llegado a ser Papa con el nombre de Urbano IV, en 1264, quiso instituir la solemnidad del Corpus Domini como fiesta de precepto para la Iglesia universal, el jueves sucesivo a Pentecostés. En la Bula de institución, titulada Transiturus de hoc mundo (11 de agosto de 1264) el Papa Urbano reevoca con discreción también las experiencias místicas de Juliana, avalando su autenticidad, y escribe: “Aunque la Eucaristía cada día sea solemnemente celebrada, consideramos justo que, al menos una vez al año, se haga de ella más honrada y solemne memoria. Las demás cosas, de hecho, de las que hacemos memoria, las aferramos con el espíritu y con la mente, pero no obtenemos por ello su presencia real. En cambio, en esta conmemoración sacramental de Cristo, aunque bajo otra forma, Jesucristo está presente con nosotros en su propia sustancia. Mientras estaba de hecho a punto de ascender al cielo, dijo: 'He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo' (Mt 28,20)”.

No entendemos en qué momento para el entonces Card. Ratzinger, hoy Benedicto XVI, las revelaciones privadas, pasaron de tener simples “efectos sobre la liturgia” a tener “contribución a la institución de solemnidades litúrgicas”. Un cambio bastante notorio como para no ser reseñado.

Teólogo Gotthold Hasenhüttl abandona la Iglesia.




Por lo menos hay unos pocos que tienen valor para largarse y no continuar socavando la Iglesia desde dentro. ¡Que te vaya bien Goothie!

Información de agencia EFE, Nov-16-2010.

Berlín, 16 nov (EFE).- El prestigioso teólogo crítico alemán Gotthold Hasenhüttl ha abandonado oficialmente la Iglesia Católica, de la que se ha dado de baja ante el registro civil de Saarbrücken, en el oeste del país, informa hoy el rotativo Saarbrücker Zeitung.

El profesor emérito de Teología, de 76 años, considera que la Iglesia Católica no es más que "una corporación administrativa" interesada exclusivamente en recaudar sus impuestos religiosos, por lo que no puede considerarse ya "una comunidad de fe".

Hasenhüttl echa en cara también a la cúpula de la Iglesia Católica en Alemania su deficiente manera de abordar los casos de abusos sexuales cometidos por religiosos con menores de edad, escándalo que ha sacudido Alemania durante los últimos meses.

El abandono de la Iglesia Católica ante el registro civil es el paso legal necesario para ser eximido del pago de impuestos religiosos en Alemania en beneficio de esa confesión.

"La institución de la iglesia ya no se preocupa del individuo y tampoco de los impulsos teológicos, sino que se trata de una institución anquilosada y de orientación fundamentalista", declara Hasenhüttl en el rotativo.

El prestigioso teólogo entró en colisión con las altas jerarquías de la Iglesia Católica en 2003, cuando fue suspendido del sacerdocio por invitar a fieles protestantes a participar en una eucaristía católica durante la primera Jornada Ecuménica de la Iglesia en Berlín.

Como Hasenhüttl no dio muestras de arrepentimiento por su iniciativa ecuménica, el entonces obispo de Tréveris y hoy arzobispo de Múnich, el conservador Reinhard Marx, le prohibió además en 2006 continuar el ejercicio de la docencia de Teología.

El teólogo se ha acogido al Consejo Papal de Textos Legales, que en 2006 subrayó que un simple abandono formal de la Iglesia no supone una pérdida de la fe, por lo que el afectado no es por ello excomulgado.

Gotthold Hasenhüttl expresa además su decepción por la falta de respuesta a una carta enviada al actual obispo de Tréveris, Stephan Ackermann, en la que le anunciaba que "por supuesto" no abandona "la Iglesia Católica como comunidad de fe".

"Si resulta que la Iglesia Católica como institución vuelve a orientarse en el mensaje de Jesucristo, buscaré de nuevo mi lugar en ella", escribió el teólogo en su carta al obispo para la que aun espera respuesta.

Forma Extraordinaria en Fortaleza, Brasil


Imágenes de la Santa Misa según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, celebrada por Mons. Adalberto Paulo da Silva, obispo auxiliar emérito de Fortaleza, CE, Brasil, Domingo Nov-14-2010, parroquia de São João Batista do Tauape de Fortaleza. Las imágenes están provistas por el blog Santa Igreja.