Tuesday, November 16, 2010

Cardenal Biffi habla del “espíritu del concilio”



Sandro Magister trae hoy un interesante artículo en Chiesa On Line en el cual reseña que ha aparecido la segúnda edición de las memorias del Card. Giacomo Biffi, cuyas primera edición había sido publicada en 2007. Magister hace un adelanto de las más de cien páginas con que ha sido aumentado el libro, entre ellas podemos leer la parte correspondiente al tal “espíritu del concilio”, con el cual hemos sido insidiados los católicos por los últimos cuarenta y cinco años:

CONCILIO Y "POST-CONCILIO"
(pp. 191-194)

Para poner un poco de claridad en la confusión que en nuestros días aflige a la cristiandad, es necesario que ante todo y en forma ineludible se distinga con mucho cuidado el acontecimiento conciliar del clima eclesial que le ha seguido. Son dos fenómenos distintos y exigen una valoración diferente.

Pablo VI creyó sinceramente en el Concilio Vaticano II y en su relevancia positiva para toda la cristiandad. Fue un protagonista decisivo, al seguir todos los días con atención los trabajos y las discusiones, ayudando a superar las dificultades recurrentes de sus desarrollos.

Él esperaba que, en virtud del empeño común tanto de todos los titulares del carisma apostólico como del sucesor de Pedro, una época bendecida por una vitalidad creciente y por una fecundidad excepcional debía casi inmediatamente beneficiar y alegrar a la Iglesia.

Por el contrario, el “post-concilio”, en muchas de sus manifestaciones, lo preocupó y lo desilusionó. Entonces, con admirable franqueza reveló su congoja, y con apasionada lucidez en sus expresiones golpeó a todos los creyentes, al menos a aquellos cuya visión no estuviese demasiado obnubilada por la ideología.

El 29 de junio de 1972, en la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo, hablando en forma espontánea, llegó a afirmar que «tenía la sensación que a través de alguna fisura ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios. Existe en su interior la duda, la incertidumbre, la problemática, la inquietud, la insatisfacción, el enfrentamiento. No se confía en la Iglesia.... Se creía que luego del Concilio habría venido una jornada de sol para la historia de la Iglesia, pero por el contrario, se ha presentado una jornada cargada de nubes, de oscuridad, de búsqueda, de incertidumbre… Creemos que algo preternatural (el diablo) ha venido al mundo para perturbar, para sofocar los frutos del Concilio Ecuménico y para impedir que la Iglesia cantara a viva voz un himno de alegría por haber retenido en plenitud el conocimiento de sí misma». Son palabras dolorosas y graves sobre las que no es necesario molestarse en reflexionar.

¿Cómo ha podido suceder que de los pronunciamientos legítimos y de los textos del Vaticano se haya llegado a una estación tan diferente y lejana?

La cuestión es compleja y las razones son variadas, pero sin duda ha pesado también un proceso (por así decir) de aberrante “destilación”, que del “dato” conciliar auténtico y vinculante ha extraído una mentalidad y una moda lingüística totalmente heterogénea. Es un fenómeno que aflora por todas partes en el “post-concilio”, y sigue proponiéndose nuevamente en forma más o menos explícita.

Para hacernos entender, podríamos aventurarnos a indicar el procedimiento esquemático de tal curiosa “destilación”.

La primera fase consiste en un acercamiento discriminatorio de la redacción conciliar, que distingue los textos aceptados y citables de los inoportunos o al menos inútiles, que hay que silenciar.

En la segunda fase se reconoce como enseñanza preciosa del Concilio no lo formulado en realidad, sino lo que la santa asamblea nos habría otorgado si no hubiese sido impedido por la presencia de muchos padres conciliares retrógrados e insensibles a la efusión del Espíritu.

Con la tercera fase se insinúa que la verdadera doctrina del Concilio no es la que de hecho fue canónicamente formulada y aprobada, sino la que habría sido formulada y aprobada si los padres conciliares hubiesen estado más iluminados, hubiesen sido más coherentes y más valientes.

Con una metodología teológica y histórica semejante – nunca enunciada en forma tan evidente, pero no por eso menos implacable – es fácil imaginar el resultado que se deriva de ello: lo que en forma casi obsesiva se adopta y exalta no es el Concilio que ha sido celebrado de hecho, sino (por así decir) un “Concilio virtual”, un Concilio que no tiene un puesto en la historia de la Iglesia, sino en la historia de la imaginación eclesiástica. Quien después se atreve aunque sea tímidamente a disentir, es estigmatizado con la marca infamante de “preconciliar”, cuando no es directamente colocado entre los tradicionalistas rebeldes o con los execrados integristas.

Y puesto que entre los “destilados de contrabando” del Concilio se cuenta también el principio que ahora no hay error que pueda ser condenado dentro del catolicismo, a menos que se quiera pecar contra el deber primario de la comprensión y del diálogo, hoy se torna difícil, entre los teólogos y pastores, tener la valentía de denunciar con vigor y con tenacidad los venenos que están intoxicando progresivamente al inocente pueblo de Dios.

Televisión vaticana en alta definición


Bueno, será una de las pocas cosas en las cuales veremos “alta definición”, porque por lo que respecta a los últimos cuarenta y tantos años de la vida de la Iglesia se hace patente una “alta indefinición”; favor no preguntar por la corredención mariana y otras...

Información de V.I.S., Nov-16-2010.

CIUDAD DEL VATICANO, 16 NOV 2010 (VIS).-“Nuevas tecnologías al servicio de las comunicaciones de la Santa Sede” ha sido el tema de la conferencia de presentación del nuevo equipo de rodaje televisivo fuera de estudio (Outside Broadcasting) en alta definición que utilizará a partir de ahora el Centro Televisivo Vaticano (CTV).

Intervinieron en el acto, que tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el arzobispo Claudio Maria Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales y del Consejo de Administración del Centro Televisivo Vaticano; padre Federico Lombardi, S.I., Director General del Centro Televisivo Vaticano; Carl Albert Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón y Gildas Pelliet, President and Managing Director, Sony Italia.

El arzobispo Celli afirmó que la inauguración de un camión para la unidad móvil del CTV tiene lugar pocos días de la puesta en red del sito “Pope 2 you” del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, completamente renovado. El objetivo de este sito, realizado desde hace tiempo, es “acompañar a los cientos de miles de jóvenes de todos los continentes que desean seguir de cerca al Papa, escuchar su palabra, entrar, en un cierto sentido, en diálogo con él. Un sito que ha alcanzado los cinco millones de accesos”.

“El segundo proyecto en el que hemos comenzado a trabajar –dijo-, es la creación de un nuevo portal multimedia con noticias de diferentes medios vaticanos”.

En su intervención, el padre Lombardi explicó que el nuevo equipo “representa ciertamente la mayor inversión del CTV en los últimos años y quizá en toda su historia, (...) que inició en 1983 por voluntad de Juan Pablo II. Por lo tanto, esta es una buena ocasión para recordar cuales son las finalidades, los objetivos y criterios de orientación de la actividad de esta institución de comunicaciones sociales de la Santa Sede”.

“La misión del CTV -prosiguió Lombardi- es, como dice su estatuto, asegurar el rodaje y la grabación televisiva de las actividades del Santo Padre y de los otros acontecimientos principales que tienen lugar en el Vaticano (...) y de constituir el archivo de todas estas imágenes, tanto para fines de documentación como para la producción de informativos, documentales etc. Todo ello, naturalmente, para servir a la misión de la Iglesia, dando a conocer la actividad y las enseñanzas del Papa”.

Cumplir bien esta tarea, agregó, “requiere capacidad operativa y calidad de la oferta adecuadas al progreso de la comunicación televisiva y en general al uso actual del vídeo, por ejemplo en la Red. Si no mantuviéramos un nivel adecuado (...) obstaculizaríamos, de hecho, la difusión de las imágenes y por lo tanto del mensaje del Papa”.

Por eso, en los últimos años, el CTV ha ampliado mucho la retransmisión en directo y en la actualidad, entre las grandes celebraciones en la Plaza de San Pedro, los Ángelus, las Audiencias generales y especiales, los conciertos en el Aula Pablo VI o en las basílicas se llega, afirmó Lombardi, “a unas 200 retransmisiones en directo al año”.

A esto hay que añadir que la mayor parte de los documentarios de calidad se realizan en alta definición (HD) y que los canales que transmiten con este sistema son cada vez más numerosos, por eso el paso del CTV a este sistema “era una elección obligatoria. (...) No podíamos dejar de hacerlo -dijo el director general del CTV-, si no la imagen del Papa en los últimos años habría desaparecido gradualmente del mundo televisivo”.

El coste de la operación se ha cubierto con tres aportaciones: la de Sony, que ha ofrecido condiciones favorables de pago, la notable contribución de los Caballeros de Colón y los recursos apartados desde hace años para este fin por el CTV, gracias a los balances anuales positivos, concluyó Lombardi.

Por su parte, Carl Anderson explicó que la nueva unidad móvil de alta definición “representa el desarrollo más reciente en la larga historia de la labor de la Iglesia Católica en la comunicación de masas”, y los Caballeros de Colón “se sienten muy felices de sostener económicamente esta labor”, con la esperanza de que “desde el Vaticano se llegue hasta el último rincón de esta ciudad, Italia, y al mundo”.

Gildas Pelliet señaló que la unidad móvil -un camión de 13,9 metros de largo- está dividido en cuatro áreas operativas: zona audio, sala de aparatos, cabina primaria, cabina secundaria y cámaras. Las dieciséis videocámaras tienen conexión en fibra óptica en alta definición.

Card. Cipriani: “El Ministro de Salud, en lugar de cuidar la salud, promueve una campaña de libertinaje”



Contrario a lo que pasa en Suiza, un dizque país del primer mundo, en donde la Iglesia de Lucerna no tiene ningún reparo en relagar preservativos (ver aquí), el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, en su homilía dominical (Nov-14-2010) ha defendido la posición real y verdadera de la Iglesia respecto de este adminículo que en el caso particular es promovido como política de estado en Perú. Ha dicho el Card. Cipriani:

“Hace pocos días, el Ministro de Salud, en lugar de cuidar la salud, promueve una campaña de libertinaje. Quien tiene la responsabilidad de cuidar la salud prefiere ir por otro camino: “voy a regalar preservativos”, 18 millones, no voy a educar a la juventud, no voy a educar a los padres de familia, no voy a educar a esa opinión pública, voy a regalar para que haya más libertinaje, más abuso sexual, esta es la traición de la que habla Jesús”.

Lógicamente el escándalo mediático no se ha dejado esperar, aquí un reporte de agencia AFP, Nov-15-2010.

Condones desatan nueva batalla entre iglesia y gobierno en Perú
15 de noviembre de 2010


El condón ha desatado una nueva batalla entre el gobierno peruano y la iglesia católica luego de que el cardenal Juan Luis Cipriani denunciara que el ministerio de Salud promueve el libertinaje sexual por regalar preservativos para prevenir el sida, señaló el lunes la prensa.

Cipriani afiló sus críticas en momentos en que el gobierno lanzó el fin de semana una campaña de distribución gratuita de 18 millones de condones en Perú, donados por la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos.

"Quien tiene la responsabilidad de cuidar por la salud prefiere ir por otro camino y regalar preservativos, 18 millones", se lamentó Cipriani, primer cardenal del Opus Dei en América Latina.

La campaña de distribución de condones ha sido calificada como una "traición a Jesús" por el cardenal y también arzobispo de Lima, quien enfatizó que "regalar condones equivale a más libertinaje y más abuso sexual".

El ministerio de Salud respondió a las críticas indicando que sin condones la población se expone a más de 20 infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH-Sida.

Perú registró 296 casos nuevos de infectados con el virus del VIH en el primer trimestre de 2010, de los cuales al menos 40 han desarrollado el sida, según un reporte de las autoridades sanitarias.

El prelado conservador ha deplorado que el gobierno no eduque moralmente a la juventud, padres y opinión pública en políticas de planificación familiar con métodos naturales durante su homilía dominical en la Catedral de Lima.

Las iras de Cipriani se centran en especial contra el ministro de Salud, Oscar Ugarte, a quien considera el cerebro de las políticas de planificación familiar que contemplan también el uso de la "píldora del día siguiente".

Cipriani había reclamado la destitución de Ugarte en marzo de este año, por el tema de la "píldora del día siguiente" o anticonceptivo oral de emergencia (AOE), a la que la iglesia se opone por considerarla abortiva.

Según dijo entonces el ministro peruano de Salud, el cardenal tiene una posición "muy particular que no se ajusta a ningún estudio científico" para rechazar la píldora y el condón.