Friday, October 29, 2010

Mons. André-Joseph Leonard, primado de la Iglesia Belga, no hablará más hasta Navidad



Información de agencia Reuters, Oct-29-2010.

El líder católico belga promete silencio después del alboroto
viernes 29 de octubre de 2010


PARIS (Reuters) - El líder de la Iglesia católica belga no hará declaraciones públicas hasta Navidad después de indignar a la opinión pública dos veces este mes con unos comentarios irritantes sobre el sida y una petición de piedad para sacerdotes pedófilos retirados.

El arzobispo de Bruselas, Andre-Joseph Leonard, que ya ha sido atacado por un escándalo de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, provocó una tormenta hace dos semanas, cuando dijo en un nuevo libro que el sida era una "especie de justicia inherente".

Políticos, víctimas de abusos y algunos destacados católicos le rodearon de nuevo esta semana después de decir que la persecución a los sacerdotes retirados por abusos que cometieron hace mucho tiempo era "una especie de venganza" de la que deberían salvarse.

"Estamos en un crisis muy seria y lo último que necesitamos es más conmoción", dijo el portavoz de Leonard, Jurgen Mettepenningen, a la televisión belga VTM el jueves por la noche.

"He acordado con el arzobispo Leonard que ahora debe haber tanto silencio como sea posible hasta Navidad" para que la Iglesia se pueda concentrar en superar la crisis y llevar a cabo su tarea principal de predicar los evangelios, afirmó.

La Iglesia católica belga se sitúa justo después de la irlandesa como la más afectada por los escándalos de abusos sexuales en Europa en los dos últimos años.

Un popular obispo se retiró en abril después de confesar que abusó de su sobrino, y la reputación de un cardenal se vio empañada por acusaciones de haber encubierto escándalos sexuales, algo que él niega. Casi 600 supuestos casos de abusos sexuales ocurridos en el pasado han sido registrados desde entonces.

Perdida la paciencia con los obispos, la cámara baja del Parlamento decidió el jueves crear una comisión especial para investigar la crisis de abusos. Un diputado sugirió cambiar las leyes tributarias para reducir los subsidios estatales que recibe la Iglesia.

El senador Rik Torfs, un abogado canónico, sugirió que los católicos firmen una petición al Papa Benedicto XVI para que expulse a Leonard de su puesto en Bélgica y "le promueva a Roma". Dijo: "El arzobispo no habla en nuestro nombre y no lo queríamos".

"POCA EMPATIA CON LAS VICTIMAS"

Leonard, que asumió el cargo de primado de Bélgica en enero, reaccionó al alboroto sobre el sida diciendo que sus palabras habían sido malinterpretadas y que no quería decir que se estigmatizara a los afectados.

Después de declarar el miércoles que los sacerdotes retirados no necesitan ser juzgados por supuestos abusos porque ya no están en la vida pastoral, su portavoz salió en su defensa: "El arzobispo Leonard sólo quería llevar algo de humanidad al debate".

Durante el debate parlamentario del jueves sobre el lanzamiento de una comisión especial para los abusos, varios políticos insistieron en que el Estado, no la Iglesia, debe decidir quién debería ser juzgado.

Dos importantes revistas católicas, Kerk en Leven y Tertio, se han distanciado de Leonard, que está considerado como el más conservador y más directo de los obispos belgas.

"Tengo la impresión de que tiene muy poca empatía con las víctimas de abusos sexuales", dijo Bert Claerhout, editor de Kerk en Leven, al diario De Standaard. "Leonard sigue provocando (...) Creo y espero que no esté haciendo esto deliberadamente".


Entrada relacionada: Silencio de Mons. André-Joseph Léonard duró cinco días. Un caso más de “nunca digas nunca”.