Friday, September 10, 2010

Arquidiócesis de Melbourne, Australia pone freno a musica secular en funerales





Aunque la prensa se ha enfocado únicamente en que no se puede tocar música pop en los funerales, la verdadera información es que la Arquidiócesis de Melbourne, Australia ha publicado un documento con directrices para los funerales (click aquí para descargar el documento completo. PDF)

En cuanto al asunto de la musica secular, lo que dice el documento en su tercera página es:

Piezas seculares nunca serán cantadas o tocadas en un funeral Católico, tales como baladas romanticas, musica pop o rock, canciones políticas, canciones de clubes de fútbol.


Presentado reporte independiente sobre abusos sexuales en Iglesia de Bélgica


Agencia EFE, Sep-10-2010.

Bruselas, 10 sep (EFE).- La magnitud de los abusos sexuales cometidos por religiosos en Bélgica, recogidos en un informe hecho público hoy y en el que se habla de más de 450 víctimas, de las que 13 se suicidaron, en veinticinco años, ha conmovido al país.

El informe, elaborado por la comisión para el tratamiento de denuncias por abusos sexuales por parte de religiosos en Bélgica, y creada por la conferencia episcopal hace una década, revela además que hubo 13 suicidios de víctimas de pederastia por miembros del clero.

El ex presidente de la comisión, el psiquiatra infantil Peter Adriaenssens, ha denunciado las "presiones" y la ley del silencio que ha imperado durante décadas en el seno de la iglesia belga sobre el asunto en la rueda de prensa de presentación de las investigaciones.

A lo largo de 200 páginas, se recogen los testimonios de varios centenares de antiguos alumnos de instituciones educativas de la iglesia que entre 1960 y 1985, principalmente, sufrieron abusos de religiosos.

Uno de los apartados más escalofriantes es el de los suicidios de las víctimas de los abusos, ya que se han confirmado trece casos y se ha contabilizado otras seis tentativas.

Según ha explicado en rueda de prensa el ex presidente de la comisión, "en cuanto a los suicidios, la realidad es aún peor de lo que pensábamos".

En el informe aparece el testimonio de una de una de esas víctimas que intentó suicidarse después de ser obligado a mantener relaciones sexuales con un sacerdote en un internado y que explica que ha decidido vivir lejos de Bélgica donde lleva cuatro años de terapia.

"Cada noche debía pasar por su habitación para estar con él. Si no lo hacía, él llamaba a mis padres para inventar alguna excusa que me obligara a ir", explica en una carta en la que afirma que el cura le dijo que iba a "conocer la intimidad y ternura humana" con él y "poco a poco".

Otra víctima que ha denunciado abusos explica que tras el episodio pasó de "niño violado a adulto abusador", comportamiento que le llevó a cometer agresiones sexuales contra menores y ser condenado a ocho años de prisión.

Los testimonios, a quienes se ha respetado su anonimato en el informe, hablan de violaciones por vía anal y oral, así como de masturbaciones, en su mayoría en dependencias de la iglesia.

Dos tercios de las víctimas, con edades entre los 12 y los 15 años, eran varones y un 90% flamencos.

La investigación también revela que uno de cada dos religiosos acusados por las víctimas ya han fallecido.

Pese a ello, Adriaenssens ha apuntado que para los denunciantes "la muerte del agresor no es el final" de su trauma, por lo que esperan que se ponga fin "a un gran embuste histórico".

En este sentido, el psiquiatra infantil anima a las víctimas denunciar los casos públicamente y reclama a la iglesia que se asegure de que ningún abusador "quede impune".

Muchos de los delitos ya han prescrito, por lo que la mayoría ya no puede llevar su caso a la justicia.

Adriaenssens ha afirmado a los medios que la iglesia belga ha dado con "su propio caso Dutroux", en referencia a uno de los episodios sobre pederastia más conocidos de la historia de Bélgica.

El psiquiatra infantil no ha querido hablar de ninguna congregación en concreto pues "todos los obispados están implicados" y "todos los colegios con internado han conocido al menos una vez un episodio de este tipo en su historia".

La comisión en pleno, comenzando por su presidente, dimitieron el pasado mes de junio después de que la justicia interviniese en el caso y ya no pudieran respetar el anonimato de los implicados en los trabajos de una comisión que quería ser "veraz" e "independiente".

Adriaenssens ha querido dejar claro que por la interrupción se trata de un informe "incompleto".

Según el psiquiatra infantil, las familias querían tener buenas relaciones con los obispos y buena reputación dentro de las congregaciones, una "presión social" que los niños habrían sufrido e interiorizado.

El grupo socialista en el Parlamento belga ha pedido que Adriaenssens de fe en la cámara sobre los resultados de la investigación, mientras la cúpula de la iglesia belga guarda silencio tras la difusión del informe.

Agencia AFP, Sep-10-2010.

BRUSELAS (AFP)— La Iglesia católica belga, salpicada por escándalos de pedofilia, publicó el viernes los testimonios inéditos de más de un centenar de víctimas y reconoció que los abusos originaron al menos 13 suicidios, en un informe que implica a todas las congregaciones religiosas.

En un ejercicio de 'mea culpa' y con el fin de dar la oportunidad a las víctimas de denunciar su calvario, en muchos casos después de décadas de silencio, la Iglesia divulgó 124 testimonios anónimos de abusos sexuales perpetrados entre los años 1950 y 1980 por eclesiásticos, además de profesores de religión y monitores.

El informe es fruto de seis meses de trabajo por parte de una comisión interna, establecida por la Iglesia y dirigida por un psiquiatra infantil, Peter Adriaenssens, que recogió 475 quejas.

"Es el dossier Dutroux de la Iglesia", afirmó el psiquiatra, comparando las revelaciones del informe con la conmoción que causó en Bélgica el caso de Marc Dutroux, condenado en 2004 a cadena perpetua por la violación de seis niñas y adolescentes, la muerte de cuatro de ellas y el asesinato de un cómplice.

Entre los testimonios más conmovedores, el documento, de 200 páginas, revela que 13 víctimas se suicidaron, una decisión que tuvo que ver con "los abusos sexuales de un sacerdote".

Otra persona, en este caso la pareja de una víctima, también acabó con su vida, mientras que otras seis personas que vivieron semejante experiencia durante su infancia cometieron tentativas de suicidio, revela el informe.

"Nos damos cuenta de que estuvimos mal informados y de que no conocíamos la gravedad de las cosas y el hecho de que las víctimas estaban heridas de por vida", reaccionó el obispo de Tournai (oeste), Guy Harpigny.

El informe, que contiene los testimonios anónimos de 124 "supervivientes" -- término utilizado por la propia comisión --, subraya que los abusos sexuales a la mayoría de las víctimas se inició a los 12 años, pero que también hay casos de niños que sufrieron vejaciones a los 2, 4, 5 y 7 años.

La descripción que hacen las víctimas de los autores de los abusos es generalmente imprecisa, debido a los años que han transcurrido desde que ocurrieron los hechos, pero, tras las verificaciones pertinentes, la comisión determinó que 102 de los 124 eran miembros de una congregación religiosa.

"Se puede decir que ninguna congregación queda al margen de los abusos sexuales a menores por parte de uno o varios de sus miembros", detalla el informe.

La comisión explica haber recibido un gran número de los testimonios, en principio prescritos desde el punto de vista penal, tras la dimisión forzada, el pasado 23 de abril, del obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, que reconoció haber abusado sexualmente de su sobrino entre 1973 y 1986.

Dos de cada tres personas que se presentaron ante la comisión eran hombres, de una edad comprendida entre 50 y 60 años.

Una mujer, víctima de los abusos de un sacerdote cuando tenía 17 años, explica en el informe que trató de acudir en ayuda de un obispo en 1983, quien le respondió: "Deje de mirarlo y la dejará tranquila".

"La mentalidad está cambiando y creo que las autoridades en el seno de la Iglesia están también dispuestas a actuar para este cambio", aseguró el obispo de Tournai, encargado de los casos de pedofilia en el seno de la Iglesia belga.

El antiguo primado de Bélgica, el cardenal Godfried Danneels, ha sido acusado de haber tratado de esconder muchos casos para proteger la imagen de su institución.

Pero la investigación judicial abierta al respecto sufrió un frenazo el jueves, cuando un tribunal decidió invalidar los registros efectuados en junio principalmente en la sede de la Iglesia belga y en el domicilio del cardenal Danneels.

Agencia Reuters, Sep-10-2010.

BRUSELAS (Reuters) - Los abusos sexuales a menores fueron habituales en la Iglesia católica belga y llevaron al suicidio a 13 de las víctimas, según un informe publicado el viernes.

"Casi cada institución, cada colegio, sobre todo los internados, en algún momento albergaron abusos", dijo Peter Adriaenssens, al frente de una comisión que investiga los abusos, en una conferencia de prensa.

Muchos colegios católicos en Bélgica están subvencionados por el Estado.

La comisión se disolvió en junio después de que los investigadores confiscaran sus documentos en redadas en las oficinas de la iglesia, en busca de pruebas de abusos sexuales.

Más de la mitad del informe de 200 páginas, basado en casos registrados hasta entonces, consiste en extractos de testimonios de las víctimas.

"En el caso de 13 de las víctimas, se informó de que se suicidaron y que ello estuvo relacionado con los abusos sexuales por parte de un sacerdote", sostuvo el informe.

Entre los 475 casos documentados había víctimas de tan solo dos años. Dos tercios eran varones y los chicos alrededor de los 12 años eran particularmente vulnerables. En muchos casos, los abusos disminuían cuando las víctimas llegaban a los 15 ó 16 años.

Adriaenssens dijo: "Con estos testimonios, no se trató de una manipulación superficial. Se trató de abusos orales y anales, de masturbación forzada y mutua. En otras palabras, se trata de gente que padeció prácticas graves".

Agregó que la comisión no encontró pruebas de que la Iglesia hubiera tratado sistemáticamente de encubrir los abusos, aunque se encontraron ejemplos de casos en los que no se habían tomado medidas.

"El silencio es una enfermedad de la sociedad en conjunto", dijo.

El pico de abusos parecía haberse dado en la década de los 60, concluyó el informe, con una abrupta caída en los 80.

Adriaenssens dijo que muchos de los abusadores, casi la mitad de los cuales han muerto desde entonces, tenía vínculos cercanos con las familias de las víctimas. Las víctimas a menudo no tenían a nadie a quien recurrir dado que eran personas en las que la familia confiaba.

La comisión recibió la mayoría de las denuncias tras la dimisión del obispo de Brujas Roger Vangheluwe a finales de abril.

El obispo admitió que había abusado sexualmente de un sobrino, el primer caso de abusos de un alto cargo conocido en la iglesia católica en Bélgica.

La comisión dijo que el período de limitación era un problema en el caso de los abusos porque las víctimas normalmente acuden cuando ya son adultos, años después de que ocurrieran los abusos.

Agencia DPA, Sep-10-2010.

La Comisión independiente encargada de investigar los abusos sexuales a menores en la Iglesia Católica belga ha concluido que "no se trató de cuestiones banales, hubo múltiples casos de penetración anal y otras barbaridades", informa hoy el periódico flamenco "De Standaard" en su edición online.

El rotativo publica hoy, en exclusiva, la versión íntegra del informe final sobre los abusos cometidos por religiosos católicos belgas a menores en los años 60, 70 y 80. "No se habla aquí de simples acosos sexuales (....) hubo casos de sexo oral y anal, repetidos", aseguró el autor del informe, el psiquiatra Peter Adriaenssens, quien hoy compareció ante la prensa para explicar los resultados de sus investigaciones.

La "Comisión Adriaenssens" presentó su dimisión en junio pasado por, según palabras del experto, sentirse "desautorizado" en sus investigaciones. No obstante, en el momento de dimitir, anunció que seguiría adelante con las investigaciones "hasta el final".

Agencia Notimex, Sep-10-2010.

Bruselas, 10 de septiembre.(Notimex)- La Iglesia Católica en Bélgica está hoy inmersa en el escándalo, luego de que una comisión independiente reveló que en casi todas sus diócesis ocurrieron casos de abuso sexual a infantes por parte del clero o sus trabajadores en las últimas décadas.

De acuerdo con un reporte presentado este viernes por la Comisión Adriaensses, creada para atender denuncias de abuso sexual en la relación pastoral, se confirmaron 300 casos en menores de edad y que 13 de las presuntas víctimas se suicidaron.

Peter Adriaensses, psiquiatra infantil y autor del informe, presentó esta mañana detalles del llamado “expediente Dutroux”, y aunque aclaró que el reporte está incompleto afirmó que no encontró evidencia de un encubrimiento sistemático por parte de la Iglesia.

Refirió que de los 300 casos confirmados, dos tercios de las víctimas eran niños menores de 15 años y que unas 100 niñas también sufrieron este tipo de ataques, según despachos de la agencia belga de noticias Flandersnews.

La mayoría de los abusos tuvieron lugar en la década de 1960, periodo en que se registraron casos en casi todas las diócesis de Bélgica y en las escuelas administradas por la Iglesia, señaló.

El informe, de más de 100 páginas, da cuenta del testimonio de más de 120 presuntas víctimas, como una que dijo haber sufrido abusos cuando tenía dos años de edad y otra que declaró haber sido objeto de abusos hasta los 17 años por un sacerdote.

El reporte señala además que 13 presuntas víctimas se suicidaron y que otras seis intentaron quitarse la vida, e indica que la mitad de quienes fueron acusados de cometer los abusos ya fallecieron.

La Comisión inició su investigación tras la polémica que suscitó el obispo de Bruges, Roger Vangheluwe, en abril pasado, cuando renunció luego de admitir que abusó sexualmente de un niño antes y después de convertirse en prelado.

El reporte está incompleto debido a que en junio pasado la policía incautó los archivos de la investigación en una redada, que fue ilegal según falló un tribunal de apelaciones esta semana.

Está previsto que la próxima semana se anuncie cuándo la Comisión podrá reanudar sus investigaciones.

Agencia Associated Press, Sep-10-2010.

BRUSELAS (AP)-- Cientos de víctimas de abusos sexuales se han presentado con relatos sobrecogedores de abusos por parte de clérigos que provocaron al menos 13 suicidios, informó una comisión investigadora independiente el viernes.

El titular de la comisión, Peter Adriaenssens, dijo que los abusos bien pueden haber sido más frecuentes que lo que sugiere su informe de 200 páginas porque el trabajo fue interrumpido y sus legajos fueron incautados en un allanamiento judicial el 24 de junio por las autoridades judiciales, que realizan su propia investigación.

"La realidad es más grave de lo que presentamos hoy aquí porque no todos hablan de esas cosas en un contacto inicial con la comisión", dijo a la prensa.

Adriaenssens, siquiatra infantil que ha trabajado con víctimas de trauma durante 23 años, dijo que no estaba preparado para la letanía de historias desgarradoras de abusos. Añadió que las conclusiones eran "un golpe al cuerpo" de la Iglesia católica belga.

"No hablamos sólo de tocar. Hablamos de abuso oral y anal, masturbación forzada y masturbación mutua. Hablamos de gente que ha sufrido abusos graves", dijo Adriaenssens.

Las autoridades eclesiásticas dijeron que responderían al informe el lunes. El Vaticano no hizo declaraciones.

El documento indica que 488 testigos presentaron denuncias, en su mayoría después que la renuncia de un obispo acusado de abuso sexual sumió a la Iglesia Católica belga en una profunda crisis.

El informe describe en detalle los abusos denunciados por las víctimas. Un testigo afirma que fue objeto de abusos desde los dos años de edad.

Las consecuencias de los abusos a veces fueron devastadoras.

"Es notable cómo se reitera un aspecto en los informes de las víctimas: el elevado número de suicidios", dice el informe. Familiares o amigos de trece víctimas dijeron que sus suicidios "estuvieron vinculados con el abuso sexual de clérigos", afirma. Otros seis testigos aseguraron que intentaron suicidarse, y una víctima dijo que un compañero se había suicidado por no poder tolerar la situación.

Los testigos que se presentaron a veces sólo revelaron parte de los abusos.

"Hemos visto cómo los sacerdotes, citados por la comisión para pedirles que ayudaran a revelar la verdad, estaban dispuestos a enumerar la lista de 10, 15 ó 20 víctimas a quienes abusaron en internados mientras la comisión sólo sabía de un caso", dijo Adriaenssens. "Esto es esencial para ofrecer ayuda a todos los que no pueden hablar ahora".

"Aun quienes aceptan el abuso sexual como una realidad no pueden imaginar lo que han sufrido los niños", afirmó.

Adriaenssens agregó que la comisión independiente ha presentado el informe a la misma Iglesia católica belga y dijo que ésta lo recibió "como un impacto en el estómago".

El arzobispo belga Andre-Joseph Leonard, que fue designado este año, ha dicho que propondrá una nueva iniciativa el lunes para lidiar con los abusos y aliviar a las víctimas.


Entrada relacionada: Iglesia en Bélgica se pronuncia sobre reporte de abusos sexuales.