Friday, May 14, 2010

Reporta semanario italiano supuesto complot para asesinar al Papa


Información de agencia Notimex, may-14-2010, vía La Crónica De Hoy.

Reporta semanario italiano supuesto complot contra el Papa
Notimex en Roma Mundo Viernes 14 de Mayo, 2010


Dos ciudadanos marroquíes expulsados el mes pasado de Italia planeaban asesinar al Papa Benedicto XVI, aseguró hoy el semanario Panorama.

En su más reciente edición, la revista reveló que Mohamed Hlal, de 26 años, y Ahmed Errahmouni, de 22 años, estudiantes en la Universidad de Perugia, fueron expulsados por el gobierno italiano debido a que planeaban un atentado contra el pontífice.

Refirió que el Ministerio del Interior, que anunció la expulsión el pasado 29 de abril, no reveló el plan de los marroquíes para evitar la alarma.

Dijo que en el decreto de repatriación, firmado por el titular del Interior, Roberto Maroni, el 21 de abril se estableció que Hlal había emprendido un “proceso de radicalización religiosa” en el que planeaba el asesinato de Benedicto XVI “para garantizarse el paraíso”.

Según Panorama, desde hace al menos un año agentes de la Digos, un cuerpo especial de la policía, vigilaba al marroquí, quien fue detenido apenas reveló su intención de comprar explosivos.

Señaló que el segundo marroquí, Errahmouni, era un experto en informática y le fue encontrado en su poder un mapa de Turín, la ciudad que el Papa visitó recientemente para participar en la exposición del Santo Sudario.

Añadió que además le fueron confiscadas fotos de iglesias, incluida la basílica de San Pedro y que se detectaron sus vínculos con movimientos del extremismo islámico.







Artículo original en italiano aquí (PDF).

Mons. Nicola Bux: “La Misa hacia el pueblo se ha creado en el siglo XX, por un movimiento de opinión que pensaba darle la vuelta a las cosas. Por desgracia, lo han logrado”


Nota: La entrada que originalmente se encontraba en esta ubicación fue objeto de un reclamo de la DMCA en Sep-10-2018:

https://www.lumendatabase.org/notices/17229706

Por lo cuál, de momento, estamos prevenidos por Blogger de “republicar el post sin remover el contenido/enlace en cuestión”.

¿La mariología de Benedicto XVI en su peregrinación a Fátima se aparta de la línea trazada por el Concilio Vaticano II? ¿Un pequeño campanazo de alerta para los modernistas?



De la recientemente concluida peregrinación de Benedicto XVI al santuario mariano de Fátima, podemos destacar algunas expresiones (títulos) con los que Él se dirigió a la Santísima Virgen, mismos que algunas de las lumbreras mariológicas (que pululan en los tiempos recientes y actuales) de nuestra Iglesia, rechazan o por lo menos, aceptan de manera reservada.

María, “Esposa del Espíritu Santo”

Con el título de “Esposa del Espíritu Santo” se dirigió el sumo Pontífice a la Santísima Virgen durante el Acto de Consagración de los Sacerdotes al Inmaculado Corazón de María, en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Fátima en May-12-2010. Es bien llamativo que Benedicto XVI, quien en la época del Concilio Vaticano II, participó del mismo como “perito” conciliar, hubiera utilizado ésta concreta expresión de “Esposa del Espíritu Santo”, ya que según se nos ha explicado (desde la época del Concilio y hasta la presente), el Concilio Vaticano II prefirió llamar a la Santísima Virgen “Sagrario del Espíritu Santo” (cf. Lumen Gentium, 53. En algunas traducciones aparece también el término “templo” en lugar de “sagrario”) en vez de “Esposa del Espíritu Santo”, para evitar el equívoco de considerar al Espíritu Santo como Padre de Jesús, y a María como su complemento.

María, “Mediadora” y “Abogada”

En la misma ocasión del Acto de Consagración de los Sacerdotes al Inmaculado Corazón de María, en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Fátima en May-12-2010, Benedicto XVI llamó a la Santísima Virgen “Abogada y Mediadora de la gracia”. Estos dos títulos en la actualidad son objeto de numerosas discusiones en vista de la posibilidad y oportunidad de ser definidos dogmáticamente. La más notoria de esas discusiones ocurrió en 1996 cuando con ocasión del XII Congreso Mariológico de Częstochowa, celebrado de Agosto 18 al 24 de ese año, la Santa Sede pidió a ese congreso emitiera un parecer sobre la posibilidad y oportunidad de la definición de los títulos marianos de “Mediadora”, “Corredentora” y “Abogada”, para lo cual se constituyó una comisión de 11 teólogos Católicos, 3 Ortodoxos y 1 Luterano; que emitió una declaración en Ago-24-1996, en la que se lee entre otras:

«Los títulos, tal como son propuestos, resultan ambiguos ya que pueden entenderse de maneras muy distintas. Por otra parte, pareció que no debía abandonarse la línea teológica seguida por el Concilio Vaticano II, el cual no quiso definir ninguno de ellos, ni utilizó en su magisterio el título de “Corredentora”; y de los títulos de “Mediadora” y “Abogada” hizo uso muy sobrio (cf. Lumen Gentium, 62).»

L’Osservatore Romano publicó la aludida “Declaración de la Comisión Teológica del Congreso Mariólogico de Częstochowa” en su edición semanal en lengua española de Jun-13-1997 Pág. 12, a la par que publicó un comentario anónimo de una página titulado “Respuesta a la solicitud de una definición de los títulos de María: Mediadora, Corredentora y Abogada”, el cual contenía tendenciosas afirmaciones respecto del uso dado en tiempos recientes de los títulos “Mediadora”, “Corredentora” y “Abogada”.

Vamos a concluir esta entrada en este punto, ya que sabemos que las primeras reacciones de los modernos sabihondos será la de que esos títulos dados por Benedicto XVI a la Santísima Virgen, no gozan de un peso doctrinal específico, ya que no los utilizó en una encíclica o en una exhortación apostólica, sino en el simple y casi despreciable contexto de una insignificante peregrinación a un santuario mariano; ó que esos títulos en boca del Papa son una vacía concesión a los sectores mas conservadores de la Iglesia, pero que lo que importa es lo que dice el Concilio, que el Concilio esto, que el Concilio aquello, el Concilio, el Concilio, el Concilio…