Thursday, October 14, 2010

Avvenire: El escudo del Papa no ha cambiado




A consecuencia de la información aquella sobre la recuperación de la tiara en el escudo papal (ver aquí), rápidamente se mueven los elementos modernistas en los palacios vaticanos para aclarar que el escudo papal no ha cambiado; ello lo hacen por vía de dejarse entrevistar anonimamente, en este caso para el periódico de los obispos italianos, Avvenire, el cual en su edición de hoy (Oct-14-2010) en la página A25 trae esta curiosa rectificación.

ROMA. El escudo del Papa Benedicto XVI no ha cambiado. Lo confirman fuentes autorizadas entrevistadas por Avvenire. El domingo pasado, la ventana del Palacio Apostólico del Papa fue adornada con un paño nuevo en el que se representa un escudo de armas difiere de la oficial. La variación mayor se refería al hecho de que en lugar de la mitra, sobre el escudo, estaba la tiara. Lo que desencadenó rápidamente, especialmente en Internet, un amplio y articulado debate sobre el significado eclesiológico y teológico de esta (supuesta) innovación. En realidad, la tela, un regalo reciente al Papa, ha sido utilizando el domingo, pero «una tantum» [una sola vez]. Y no hay prevista una reutilización por el simple hecho de que no existe ninguna disposición para el cambio del escudo que Benedicto XVI ha adoptado desde el inicio de su pontificado.

Por otra parte, en la página 4 del Osservatore Romano de fecha 13 de octubre, antes del incipit del texto latino del motu proprio «Ubicumque et semper» («Siempre y en todas partes») campeaba bien visible el escudo de armas oficial. En resumen, reiteraron las fuentes autorizadas entrevistadas por Avvenire, «El escudo permanece como es. Nihil innovetur!» [ningún cambio].



Actualización Oct-17-2010: Nos preguntamos si las “fuentes autorizadas entrevistadas por Avvenire” en realidad se traten de nadie más ni nadie menos que el director de la Oficina de Prensa, P. Federico Lombardi. Lo decimos por que Cindy Wooden en el blog de CNS escribió en Oct-14-2010:

El Padre Lombardi dijo que el tapiz del Domingo —el de la tiara— fue un regalo, colgado “sin ninguna intención de cambiar la cresta”

También dijo, “si se usa de nuevo, será mofificado” para que coincida con el escudo de armas oficial del Papa, con la mitra.