Saturday, January 30, 2010

El sacerdote en la Liturgia de la Palabra de la Santa Misa



Traducción al español de la sección en español de agencia ZENIT de un artículo de Mauro Gagliardi, Ordinario de la Facultad de Teología del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma y Consultor de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, el cual previamente había aparecido publicado en la sección italiana de la misma agencia ZENIT.

El objeto de este artículo no es la Liturgia de la Palabra considerada en sí misma, sobre la que se debería por tanto ofrecer una panorámica histórica, teológica y disciplinar. En continuidad con la serie de los artículos precedentes de esta sección, nos interesamos en cambio en el papel del sacerdote en la Liturgia de la Palabra de la Misa, teniendo presentes tanto la forma ordinaria (o de Pablo VI) como la extraordinaria (o de san Pío V) del Rito Romano[i].

La forma extraordinaria

En la “Misa baja” (celebración sencilla, de uso cotidiano) de la forma extraordinaria, el sacerdote lee todas las lecturas, o sea, la Epístola[ii], el Gradual (salmo de respuesta a la Epístola, n.d.t.) y el Evangelio. En general, hace esto asumiendo la misma posición con la que ofrecerá seguidamente el santo Sacrificio. Con una expresión equivocada, pero muy difundida, podemos decir que el sacerdote proclama la Liturgia de la Palabra “de espaldas al pueblo”. La lengua de la proclamación es la misma de todo el rito, por tanto el latín, o también la lengua nacional, como recuerda el artículo 6 del Motu Proprio Summorum Pontificum. Al acabar la Epístola, quien asiste dice: Deo gratias. A la Epístola sigue el Gradual, llamado así por los escalones que el diácono subía para ir a leer el Evangelio desde el ambón en la Misa solemne. Después del Gradual, se lee el Aleluya con su versículo, o el Tracto [iii]. En algunas ocasiones, antes del Evangelio, el sacerdote proclama también una Sequentia [iv]. Hecho esto, mientras el ministro transporta el Misal (en el que se encuentran también los textos de las lecturas bíblicas) del lado derecho del altar (llamado cornu epistulae) al lado izquierdo (cornu evangelii), el sacerdote, colocado en el centro del altar, pide al Señor la bendición antes de pasar al lado izquierdo (o septentrional), a cuya extremidad proclama el Evangelio tras haber dicho Dominus vobiscum, haber recibido la respuesta correspondiente, haber anunciado el título del libro evangélico del cual se ha tomado la perícopa que va a leer, haber trazado con el pulgar de la mano derecha un signo de cruz sobre el libro y tres sobre sí (sobre la frente, sobre la boca y sobre el pecho). Cuando lee la Epístola, el Gradual y el Aleluya, el sacerdote tiene las manos apoyadas sobre el Misal, o sobre el altar, pero siempre de modo que las manos toquen el libro. En cambio, al proclamar el Evangelio, tiene las manos unidas a la altura del pecho. Terminada la lectura del Evangelio, levanta con las manos el libro del atril y lo besa diciendo en secreto la fórmula Per evangelica dicta, deleantur nostra delicta. Durante la proclamación de las diversas lecturas, el sacerdote hace una inclinación con la cabeza cada vez que pronuncia el nombre de Jesús. En casos particulares, está prevista la genuflexión durante la lectura. Al final de la lectura del Evangelio, se aclama Laus tibi, Christe. Tras el Evangelio, sobre todo en los domingos y en los días de precepto, se puede introducir, según la oportunidad, una breve homilía [v]. Finalmente, tras la eventual homilía, cuando está previsto, se recita el Símbolo de la fe: el sacerdote vuelve a centro del altar y entona el Credo extendiendo y recogiendo las manos ante el pecho y haciendo una inclinación de cabeza. Cuando se recita Et incarnatus est se arrodilla y permanece así hasta et homo factus est. Hace también una inclinación con la cabeza cuando dice simul adoratur. Finalmente, concluyendo el Símbolo, se signa con la señal de la cruz. Todas las partes de a Liturgia de la Palabra, excepto las oraciones que el sacerdote recita antes y después de la proclamación del Evangelio, se dicen con tono de voz inteligible. No podemos aquí añadir otros detalles sobre la forma de proclamar las lecturas bíblicas en la Misa solemne.

La forma ordinaria

En el Misal de Pablo VI, la Liturgia de la Palabra ha mantenido diversos elementos del Misal de san Pío V aunque han sido suprimidos algunos y añadidos otros. De por sí, no se ha cambiado la lengua de la proclamación, porque la lengua propia de la liturgia romana ha seguido siendo el latín también en la forma litúrgica postconciliar, razón por la cual los nuevos leccionarios (ahora impresos como libros independientes) se han publicado en latín en 1969 y en 1981. Por otro lado, es bien sabido que la editio typica ha sido después traducida en las diversas lenguas nacionales y éstas son las usadas generalmente. La Institutio Generalis Missalis Romani (IGMR) dicta las normas generales para la Liturgia de la Palabra en los nn. 55-71. Una primera diferencia entre las dos formas del Rito Romano está en el hecho de que, también en la Misa cotidiana, celebrada de forma no solemne, se admite la posibilidad de que otros lectores proclamen los pasajes bíblicos [vi], a excepción del Evangelio, aunque permanece obviamente la posibilidad de que sea aún el sacerdote quien lea todos los textos de la Liturgia de la Palabra [vii]. Un segundo cambio está en el hecho de que, en los domingos y solemnidades, el número de las lecturas aumenta a tres (Primera y Segunda Lectura, más el Evangelio), además del Salmo responsorial, que toma el lugar del Gradual o del Tracto. También la selección de las perícopas bíblicas aumenta de modo considerable respecto al leccionario de la forma extraordinaria [viii]. Un tercer elemento nuevo es la reinserción de la Oración Universal u Oración de los Fieles, que se realiza después del Evangelio y la homilía. La homilía se recomienda para cada día del año y es obligatoria en los domingos y en los días de precepto [ix]. Es significativa la inserción, dentro de las normas dictadas por la Institutio, de un número sobre el silencio:

“La Liturgia de la Palabra debe ser celebrada de modo que favorezca la meditación; por tanto, se debe evitar absolutamente toda forma de prisa que impida el recogimiento. En ella son oportunos también los breves momentos de silencio, adaptados a la asamblea reunida, por medio de los cuales, con la ayuda del Espíritu Santo, la palabra de Dios sea acogida en el corazón y se prepare la respuesta con la oración. Estos momentos de silencio se pueden observar, por ejemplo, antes de que comience la propia Liturgia de la Palabra, tras la primera y la segunda lectura, y terminada la homilía” [x].

La Institutio establece además que las lecturas bíblicas se lean siempre desde el ambón [xi] por tanto, aunque las lea el sacerdote, no lo hace nunca estando “de espaldas al pueblo”. También en la forma ordinaria, el sacerdote, antes de proclamar el Evangelio, recita una oración silenciosa. En el rito de Pablo VI, al término de cada lectura, se dice un versículo, que lanza la respuesta de los fieles [xii]. El Salmo en cambio se llama “responsorial”, porque está intercalado por un responso dicho por todos los fieles entre una estrofa y otra. Aunque habitualmente esto no sucede, las normas prevén la posibilidad de cantar o recitar el Salmo sin responso, o de sustituirlo con un Gradual [xiii]. El Misal de Pablo VI mantiene en algunas ocasiones el uso de la Sequentia, la cual es obligatoria sólo en los días de Pascua y Pentecostés [xiv] y además se recita antes del versículo del Aleluya y no después de éste. El Evangelio es proclamado realizando los mismos gestos que en la Misa de san Pío V, aunque la IGMR no precisa la posición de las manos del sacerdote ni otros aspectos similares [xv]. Esto sucede también para las normas relativas a la recitación del Credo, para la cual, sin embargo, se precisa que no hay genuflexión, sino sólo inclinación en el momento de las palabras Et incarnatus est [xvi]. Sobre la Oración de los Fieles, la IGMR dice que “es conveniente que en las Misas con participación de pueblo esté normalmente esta oración” [xvii]. “Corresponde al sacerdote celebrante guiar desde la sede la oración. Él la introduce con una breve monición, para invitar a los fieles a rezar, y la concluye con una oración. [...] Las intenciones se leen desde el ambón o desde otro lugar conveniente, por parte del diácono o del cantor o del lector o de un fiel laico” [xviii].

Algunas anotaciones

De cuanto se ha dicho, se observa una continuidad sustancial entre el modo de celebrar la Liturgia de la Palabra en los dos Misales, unida a ciertos cambios, algunos enriquecedores, otros más problemáticos. La continuidad se basa en diversos motivos. El primero y principal es que la Liturgia de la Palabra acoge en sí solo y exclusivamente textos bíblicos (Antiguo y Nuevo Testamento). Representa, por tanto, una desnaturalización de esta parte de la celebración la inserción de textos extra-bíblicos, aunque estén tomados de los Padres, de los grandes Doctores y Maestros de espiritualidad cristiana. Con mayor razón, no pueden leerse textos profanos o escritos sagrados de otras religiones [xix]. Otro motivo de continuidad es la estructura de la Liturgia de la Palabra, que es similar en las dos formas del Rito Romano.

Hay también diversos aspectos que indican un cambio. En el rito de Pablo VI la selección de perícopas es mucho más rica que en el Misal precedente. Este hecho es sin duda positivo y responde a las indicaciones de la Sacrosanctum Concilium[xx]. Sería con todo el caso de abreviar numerosas perícopas demasiado largas [xxi]. Es también positiva la norma por la cual las lecturas son proclamadas desde el ambón, y por tanto, con los lectores dirigidos hacia el pueblo. Esta postura es de hecho la más indicada para la Liturgia de la Palabra [xxii]. Positiva es también la norma que prescribe la obligatoriedad de la homilía en el domingo y en los días de precepto. Aquí el sacerdote tiene un papel importante y delicado. Recientemente, S. E. Mons. Mariano Crociata ha recordado que “es decisivo que el que pronuncia la homilía tenga conciencia de ser él mismo un oyente, es más, de ser el primer oyente de las palabras que pronuncia. Debe saber ante todo, si no solamente, dirigida a él esa palabra que está pronunciando para otros” [xxiii]. La preparación cuidadosa de la homilía es parte integrante del papel del sacerdote en la Liturgia de la Palabra. Benedicto XVI nos recuerda que la homilía tiene siempre finalidad tanto catequética como exhortativa [xxiv]: no puede ser por tanto una lección de exegesis bíblica, tanto porque debe expresar también el dogma, como porque debe ser un discurso catequético y no académico; ni puede ser un simple paréntesis que alude a ciertos valores vagos, quizás tomados de la mentalidad actual sin algún filtro evangélico (lo que significaría separar la parte exhortativa, que afecta al bien que realizar, de la veritativa o catequética).

Sobre el ministerio de los lectores, la forma ordinaria permite que no solo lean ministros especialmente instituidos por la Iglesia para esta tarea, sino también otros fieles laicos. El papel del sacerdote, en este caso, ya no es el de leer siempre en primera persona las lecturas bíblicas, sino el – más remoto – de asegurar que estos lectores sean verdaderamente idóneos. Nadie puede sencillamente subir al ambón y proclamar la Palabra de Dios en la liturgia. Si no hay personas adecuadamente preparadas, el sacerdote debe seguir asumiendo en primera persona el papel de lector, hasta que no se pueda asegurar la presencia de lectores verdaderamente idóneos. Por razones de espacio, no podemos aquí detenernos en el tema de la Oración de los Fieles.

Finalmente, un elemento de cambio que representa un empobrecimiento es la falta de indicaciones precisas sobre las actitudes corporales que el sacerdote debe asumir en el acto de leer (en particular el Evangelio). Con todo, esta representa una elección de fondo del nuevo Misal, que es mucho menos preciso que el precedente sobre estos aspectos, dejando el campo abierto a diversas actitudes celebrativas. Se puede obviar esta carencia, aplicando al nuevo rito las costumbres del antiguo, allí donde esto es posible, para aquellas indicaciones que no están excluidas explícitamente de las actuales categorías, como el tener las manos juntas a la altura del pecho durante la proclamación del Evangelio. Esto contribuye a la dignidad de la celebración de la Liturgia de la Palabra y puede representar un ejemplo de esa recíproca influencia entre los dos Misales augurada por Benedicto XVI, cuando escribió que “las dos formar del uso del Rito Romano pueden enriquecerse mutuamente”. También de este modo “en la celebración de la Misa según el Misal de Pablo VI podrá manifestarse, de manera más fuerte que cuanto no lo es a menudo hasta ahora, esa sacralidad que atrae a muchos al uso antiguo” [xxv].




---------------

Notas

i) Para una panorámica histórica y teológica sobre la Liturgia de la Palabra, se puede ver por ejemplo: M. Kunzler, La liturgia della Chiesa, Jaca Book, Milán 2003 (II edición ampliada), pp. 297-309, con bibliografía en las pp. 309-310.

ii) En algunos casos, la Epístola es precedida por otras lecturas.

iii) El versículo del Aleluya es sustituido por el Tracto desde la semana septuagésima hasta la Pascua y en las Misas de difuntos.

iv) En el ordenamiento del Misal de Juan XXIII se encuentran solo cinco Sequentiae: Victimae paschali para la Pascua, Veni sancte Spiritus para Pentecostés, Lauda Sion para el Corpus Domini, Stabat Mater para las dos fiestas de los Siete Dolores, Dies Irae para las Misas de difuntos.

v) “Post Evangelium, praesertim in dominicis et diebus festis de praecepto, hebeatur, iuxta opportunitatem, brevis homilia ad populum”: Missale Romanum 1962, Rubricae generales, VIII, n. 474.

vi) La lectura litúrgica es competencia del lector constituido (cf. IGMR, n. 99), con todo, “si falta el lector instituido, otros laicos, que sean sin embargo aptos para llevar a cabo esta tarea y bien preparados, se encargarán de proclamar las lecturas de la Sagrada Escritura” (IGMR, n. 101).

vii) Con todo, como se desprende de IGMR, n. 59, esta segunda posibilidad se mantiene solo en ausencia de lectores idóneos. Así también el n. 135: “Cuando falta el lector, el sacerdote mismo proclama todas las lecturas y el salmo entando en el ambón”. El n. 176 prescribe que, si está presente el diácono, será él el que lea en caso de falta de lector.

viii) No hay duda sobre la mayor amplitud de la selección bíblica del leccionario postconciliar. Es necesario también reconocer, con todo, que diversas veceslas perícopas son demasiado largas, lo que, unido a la reinserción de la Oración de los Fieles y a la práctica ordinaria de la homilía, vuelve a menudo la Liturgia de la Palabra más larga que la Liturgia Eucarística, dando lugar a una descompensación teológico-litúrgica, además de ritual.

ix) Cf. IGMR, nn. 65-66. A diferencia de las normas fijadas en el Misal de 1962, en la IGMR no se precisa que la homilía deba ser “breve”.

x) IGMR, n. 56.

xi) Cf. IGMR, n. 58.

xii) Cf. IGMR, n. 128.

xiii) Cf. IGMR, n. 61.

xiv) Cf. IGMR, n. 64.

xv) Cf. IGMR, n. 134.

xvi) La genuflexión se mantiene sólo en la Anunciación y en la Natividad del Señor (cf. IGMR, n. 137).

xvii) IGMR, n. 69.

xviii) IGMR, n. 71.

xix) “No está permitido omitir o sustituir por propia iniciativa las lecturas bíblicas prescritas ni sustituir especialmente 'las lecturas y el salmo responsorial, que contienen la palabra de Dios, con otros textos no bíblicos'” (Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Redemptionis Sacramentum, n. 62).

xx) “En las celebraciones sagradas se restaurará una lectura de la sagrada Escritura más abundante, más variada y mejor elegida” (Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium, n. 35).

xxi) Otros defectos del leccionario post-conciliar son señalados por A. Nocent en Pontificio Instituto Litúrgico San Anselmo (ed.), Scientia liturgica. Manuale di liturgia, III: L’Eucaristia, Piemme, Casale Monferrato 2003 (III edición), pp. 195-200.

xxii) Cf. J. Ratzinger, Introducción al espíritu de la liturgia, San Pablo, Cinisello Balsamo 2001, p. 77.

xxiii) M. Crociata, Omelia nella Messa al Convegno Liturgico per Seminaristi, Roma 29 diciembre 2009: http://www.chiesacattolica.it/cci2009/segretario/chiesa_cattolica_italiana/cei/00009347_Roma__S.E._Mons.Crociata_al_Convegno_liturgico.html

xxiv) Cf. Benedicto XVI, Sacramentum Caritatis, n. 46.

xxv) Benedicto XVI, Carta a los obispos con ocasión del Motu Proprio «Summorum Pontificum».

Correos electrónicos obtenidos por Der Spiegel muestran que el obispo Richard Williamson sigue negando el holocausto


Como hemos dicho hace pocos días (aquí) no es de extrañar que este tipo de informaciones aparezcan con el animo de reavivar el williamsongate justo ahora que ya han tenido lugar dos de los encuentros del diálogo doctrinal Roma-FSSPX/SSPX.

La agencia ANSA hace un reporte hoy de un artículo que aparecerá el lunes proximo en el semanario Der Spiegel, el cual ha obtenido copias de correos electrónicos de Williamson en los cuales se constata que el obispo de la FSSPX/SSPX sostiene que “los seis millones que murieron en las cámaras de gas” son “una completa mentira”. El propio Der Spiegel hace un adelanto en su sitio de internet del artículo a publicarse el lunes. Aquí el reporte en español de ANSA.

BERLIN Y ROMA, 30 (ANSA) - El obispo lefebvriano británico Richard Williamson sigue considerando una mentira el Holocausto nazi, escribió el semanario alemán Der Spiegel, sobre la base de comunicaciones internas de la Fraternidad San Pío X, a la que pertenece el prelado.

"Los seis millones de judíos muertos en las cámaras de gas son una gigantesca mentira, según el obispo, que residía en Argentina, de donde fue expulsado tras sus declaraciones sobre la Shoah a una televisión sueca", afirmó la revista germana, sobre la base de documentos que llegaron a su poder, "y sobre estas realidad fue construido un nuevo orden mundial".

La edición saldrá a la calle el lunes.

Williamson, por su dichos, fue incriminado en Alemania del delito de negacionismo e incitación al odio racial: el proceso comenzará en abril próximo en Ratisbona (Baviera) desde donde hizo sus declaraciones a la televisión sueca.

Para el obispo ni siquiera es cierto que 1,3 millones de judíos enviados a los campos de exterminio nazis de Treblinka, Majdanek, Belzec y Sobibor hayan muerto en las cámaras de gas, sino que por el contrario fueron trasladados a territorios de la Unión Soviética, en esa época ocupados por los alemanes.


Entrada relacionada: Meine Damen und Herren: El artículo sobre el obispo Williamson.

¿Toma la delantera el Card. Pell como posible sucesor del Card. Re?


El boletin de prensa diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede anuncia que esta mañana el Santo Padre ha recibido en audiencia entre otros al Card. George Pell, Arzobispo de Sidney, Australia. Al respecto el vaticanista Andrea Tornielli refuerza en su blog la idea que viene sonando cada vez mas insistentemente (ver por ejemplo esta entrada anterior) de que es el Card. Pell quien tiene la mejor opción para reemplazar al Card. Giovanni Batista Re como prefecto de la Congregación para los obispos. Tornielli dice textualmente que “posiblemente sea él [Pell] quien esté en la pole position” entre los candidatos para reemplazar a Re.

Friday, January 29, 2010

“Caridad en la verdad” en procesos de nulidad matrimonial






El Santo Padre ha recibido hoy a los miembros del Tribunal de la Rota Romana con ocasión del inicio del año judicial. Seguidamente una traducción al español ofrecida por ZENIT del discurso pronunciado por el Santo Padre.

¡Queridos Componentes del Tribunal de la Rota Romana!

Estoy contento de encontraros una vez más para la inauguración del Año Judicial. Saludo cordialmente al Colegio de los Prelados Auditores, comenzando por su Decano, monseñor Antoni Stankiewicz, a quien agradezco las palabras que me ha dirigido en nombre de los presentes. Extiendo mi saludo a los Promotores de Justicia, a los Defensores del Vínculo, a los demás Oficiales, a los Abogados y a todos los Colaboradores de este Tribunal Apostólico, como también a los Miembros del Estudio de la Rota. Aprovecho con gusto la ocasión para renovaros la expresión de mi profunda estima y de mi sincera gratitud por vuestro ministerio eclesial, reafirmando, al mismo tiempo, la necesidad de vuestra actividad judicial. El precioso trabajo que los Prelados Auditores están llamados a desempeñar con diligencia, en nombre y por mandato de esta Sede Apostólica, está apoyado por las autorizadas y consolidadas tradiciones de este Tribunal, a cuyo respeto cada uno de vosotros debe sentirse personalmente comprometido.

Hoy deseo detenerme en el núcleo esencial de vuestro ministerio, intentando profundizar sus relaciones con la justicia, la caridad y la verdad. Haré referencia sobre todo a algunas consideraciones expuestas en la Encíclica
Caritas in veritate, las cuales, aun estando consideradas en el contexto de la doctrina social de la Iglesia, pueden iluminar también otros ámbitos eclesiales. Es necesario ser conscientes de la difundida y arraigada tendencia, aunque no siempre manifiesta, que lleva a contraponer la justicia a la caridad, casi excluyendo la una a la otra. En esta línea, refiriéndose más específicamente a la vida de la Iglesia, algunos consideran que la caridad pastoral podría justificar cualquier paso hacia la declaración de la nulidad del vínculo matrimonial para salir al encuentro de las personas que se encuentran en situación matrimonial irregular. La misma verdad, aún invocada en palabras, tendería así a ser vista desde una óptica instrumental, que la adaptaría de vez en vez a las diversas exigencias que se presentan.

Partiendo de la expresión “administración de la justicia”, quisiera recordaros ante todo que vuestro ministerio es esencialmente obra de justicia: una virtud – “que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido” (CCC, n. 1807) – de la cual es muy importante redescubrir el valor humano y cristiano, también dentro de la Iglesia. El Derecho Canónico, a veces, es subestimado, como si fuese un mero instrumento técnico al servicio de cualquier interés subjetivo, aunque no fundado en la verdad. Es necesario en cambio que este Derecho sea siempre considerado en su relación esencial con la justicia, con la conciencia de que en la Iglesia la actividad jurídica tiene como fin la salvación de las almas y “constituye una peculiar participación en la misión de Cristo Pastor... al realizar el orden querido por el mismo Cristo” (Juan Pablo II,
Alocución a la Rota Romana, 18 de enero de 1990, en AAS 82 [1990], p. 874, n.4). En esta perspectiva hay que tener presente, sea cual sea la situación, que el proceso y la sentencia están vinculados de modo fundamental a la justicia y se ponen a su servicio. El proceso y la sentencia tienen una gran relevancia tanto para las partes como para la entera comunidad eclesial, y esto adquiere un valor totalmente singular cuando se trata de pronunciarse sobre la nulidad de un matrimonio, el cual afecta directamente al bien humano y sobrenatural de los cónyuges, además de al bien público de la Iglesia. Además de esta dimensión, que podríamos definir como “objetiva” de la justicia, existe también otra, inseparable de ella, que afecta a los “operadores del derecho”, es decir, a aquellos que la hacen posible. Quisiera subrayar que éstos deben caracterizarse por un alto ejercicio de las virtudes humanas y cristianas, en particular de la prudencia y de la justicia, pero también de la fortaleza. Esta última se hace más relevante cuando la injusticia parece el camino más fácil a seguir, en cuanto que implica la condescendencia a los deseos y las expectativas de las partes, o también a los condicionamientos del ambiente social. En este contexto, el juez que desea ser justo y quiere adecuarse al paradigma clásico de la “justicia viviente” (cfr Aristóteles, Etica nicomachea, V, 1132a), experimenta la grave responsabilidad ante Dios y ante los hombres de su función, que incluye también la debida puntualidad en cada fase del proceso: “quam primum, salva iustitia” (Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, Instr. Dignitas connubii, art. 72). Todos aquellos que trabajan en el campo del Derecho, cada uno según su propia función, deben ser guiados por la justicia. Pienso en particular en los abogados, los cuales deben no solo poner toda la atención en el respeto de la verdad de las pruebas, sino también evitar con cuidado el asumir, como asesores jurídicos, el patrocinio de causas que, según su conciencia, no sean objetivamente sostenibles.

La acción, además, de quien administra la justicia no puede prescindir de la caridad. El amor hacia Dios y hacia el prójimo debe informar toda actividad, también la aparentemente más técnica y burocrática. La mirada y la medida de la caridad ayudará a no olvidar que se está siempre ante personas marcadas por problemas y por sufrimientos. También en el ámbito específico del servicio de operadores de la justicia vale el principio según el cual “la caridad excede a la justicia" (Enc.
Caritas in veritate, n. 6). En consecuencia, la aproximación a las personas, aún teniendo una modalidad específica ligada al proceso, debe sumergirse en el caso concreto para facilitar a las partes, mediante la delicadeza y la solicitud, el contacto con el tribunal competente. Al mismo tiempo, es importante trabajar activamente cada vez que se entrevea una esperanza de éxito, para alentar a los cónyuges a convalidar eventualmente el matrimonio y restablecer la convivencia conyugal (cfr CIC, can. 1676). No debe, además, descuidarse el esfuerzo de instaurar entre las partes un clima de disponibilidad humana y cristiana, fundada sobre la búsqueda de la verdad (cfr Instr. Dignitas connubii, art. 65 §§ 2-3).

Con todo es oportuno reafirmar que toda obra de auténtica caridad comprende la referencia indispensable a la justicia, tanto más en nuestro caso. “El amor – caritas – es una fuerza extraordinaria, que empuja a las personas a comprometerse con valor y generosidad en el campo de la justicia y de la paz” (Enc.
Caritas in veritate, n. 1 ). "Quien ama con caridad a los demás es ante todo justo hacia ellos. No sólo la justicia no es extraña a la caridad, no sólo no es una vía alternativa o paralela a la caridad: la justicia es 'inseparable de la caridad', intrínseca a ella" (Ibid., n. 6). La caridad sin justicia no es tal, sino solo una falsificación, porque la misma caridad requiere esa objetividad típica de la justicia, que no debe confundirse con la frialdad inhumana. Al respecto, como afirmó mi Predecesor, el venerable Juan Pablo II, en la alocución dedicada a las relaciones entre pastoral y derecho: “el juez […] debe siempre precaverse del riesgo de una malentendida compasión que acabaría en sentimentalismo, solo aparentemente pastoral" (18 de enero de 1990, en AAS, 82 [1990], p. 875, n. 5).

Es necesario eludir los requerimientos pseudopastorales que sitúan las cuestiones sobre un plano meramente horizontal, en el que lo que cuenta es satisfacer las reclamaciones subjetivas para llevar a toda costa a la declaración de nulidad, con el fin de poder superar, entre otras cosas, los obstáculos a la recepción de los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. El bien altísimo de la readmisión a la Comunión eucarística tras la reconciliación sacramental, exige en cambio considerar el auténtico bien de las personas, inseparable de la verdad de su situación canónica. Sería un bien ficticio, y una grave falta de justicia y de amor, allanarles el camino hacia la recepción de los sacramentos, con el peligro de hacerles vivir en contraste objetivo con la verdad de su propia condición personal.

Sobre la verdad, en las alocuciones dirigidas a este Tribunal Apostólico, en 2006 y en 2007, reafirmé la posibilidad de alcanzar la verdad sobre la esencia del matrimonio y sobre la realidad de cada situación personal que viene sometida al juicio del tribunal (28 de enero de 2006, en AAS 98 [2006], pp. 135-138; y 27 de enero de 2007, en AAS 99 [2007], pp. 86-91; como también sobre la verdad en los procesos matrimoniales (cfr Instr.
Dignitas connubii, artt. 65 §§ 1-2, 95 § 1, 167, 177, 178). Quisiera hoy subrayar cómo tanto la justicia como la caridad postulan el amor a la verdad y comportan esencialmente la búsqueda de la verdad. El particular, la caridad hace la referencia a la verdad aún más exigente. “Defender la verdad, proponerla con humildad y convicción y testimoniarla en la vida son por tanto formas exigentes e insustituibles de caridad. Esta, de hecho, “se complace de la verdad” (1 Cor 13, 6)" (Enc. Caritas in veritate, n. 1). "Solo en la verdad resplandece la caridad y puede ser vivida auténticamente […]. Sin verdad, la caridad deriva hacia el sentimentalismo. El amor se convierte en una cáscara vacía, que llenar arbitrariamente. Es el fatal riesgo del amor en una cultura sin verdad. Este cae presa de las emociones y de las opiniones contingentes de los sujetos, una palabra abusada y distorsionada, hasta significar lo contrario" (Ibid., n. 3).

Es necesario tener presente que un vaciamiento semejante puede verificarse no sólo en la actividad práctica de juzgar, sino también en las premisas teóricas, que tanto influyen después sobre los juicios concretos. El problema se plantea cuando viene más o menos oscurecida la esencia misma del matrimonio, arraigada en la naturaleza del hombre y de la mujer, que consiente expresar juicios objetivos sobre el matrimonio concreto. En este sentido la consideración existencial, personalista y relacional de la unión conyugal no puede hacerse nunca a despecho de la indisolubilidad, propiedad esencial que en el matrimonio cristiano persigue, con la unidad, una peculiar estabilidad en razón del sacramento (cfr CIC, can. 1056). No debe, por otro lado, olvidarse que el matrimonio goza del favor del derecho. Por tanto, en caso de duda, se debe considerar válido mientras no se pruebe lo contrario (cfr CIC, can. 1060). De lo contrario, se corre el grave riesgo de quedarse sin un punto de referencia objetivo para los pronunciamientos sobre la nulidad, transformando cada dificultad conyugal en un síntoma de no realización de una unión cuyo núcleo esencial de justicia - el vínculo indisoluble – es negado de hecho.

Ilustres Prelados Auditores, Oficiales y Abogados, os confío estas reflexiones, conociendo bien el espíritu de fidelidad que os anima y el compromiso que profundizáis al dar plena realización a las normas de la Iglesia, en la búsqueda del verdadero bien del Pueblo de Dios. Para aliento de vuestra preciosa actividad, invoco sobre cada uno de vosotros y sobre vuestro trabajo cotidiano la protección maternal de María Santísima Speculum iustitiae e imparto con afecto la Bendición Apostólica.

Wednesday, January 27, 2010

Un tribunal alemán llama a declarar al obispo Richard Williamson


La prensa malintencionada todavía sigue llamando “negacionista” al obispo de la FSSPX/SSPX, Richard Williamson, a raíz de unas declaraciones “reduccionistas ” concedidadas a la televisión sueca en Noviembre de 2008 y publicadas en Ene-21-2009. La noticia hoy es que un tribunal alemán lo ha llamado a declarar en ese mismo caso abierto por sus declaraciones. No es de extrañar que este tipo de informaciones escritas con carácter netamente ideológico aparezcan justo ahora que ya han tenido lugar dos de los encuentros del diálogo doctrinal Roma-FSSPX/SSPX.

Este es un aparte de un reporte de Ene-27-2010 de agencia EFE.

Berlín, 27 ene (EFE).- Un tribunal de primera instancia de Ratisbona (sur de Alemania) ha citado a declarar al obispo británico Richard Williamson, seguidor del cismático francés Marcel Lefevre, a quien se le sigue un proceso por negación del Holocausto.

Así lo informó hoy un portavoz del tribunal que indicó que Williamson, de 69 años, deberá comparecer ante los jueces alemanes el 16 de abril.

"Está llamado a declarar. Otra cuestión es si va a comparecer", dijo el portavoz, quien comentó que, en el caso de que Williamson no atienda la citación, se continuará el proceso en ausencia del interesado.

[...]

Tuesday, January 26, 2010

La Iglesia recibe ultimatum judío: ¡O los lefebvrianos o nosotros!


Escandaloso, indignanate, inaceptable, por no decir canallesco, infame, despreciable, vil, ruin, ignominioso y bellaco el ultimatum lanzado a la Iglesia por el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni (imágen) en una entrevista concedida al mensual Il Consulente RE.

Habiendo afirmado que en el discurso de Ene-15-2010 de Benedicto XVI a los participantes en la sesión plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, “había habido una extraña apertura a los lefebvrianos”, es contrapreguntado y fíjense en la respuesta:

Il Consulente RE: ¿Por qué extraña? El Papa en esa ocasión ha hablado a la Congregación para la Doctrina de la Fe reunida en la asamblea plenaria anual. Y es tal Congregación la que se ocupa hoy de los lefebvrianos... el Papa sólo ha expresado el deseo de que sean “superados los problemas doctrinales que subsisten para el regreso a la plena comunión con la Iglesia” de parte de los lefebvrianos...

Di Segni: Si la paz con los lefebvrianos significa renunciar a la apertura del Concilio, la Iglesia deberá decidir: ¡o ellos o nosotros!

Cuando estuvimos a punto de tener un “Papa emérito”


Interesante anticipo que trae la revista Famiglia Cristiana de un libro titulado “Perche' e' santo”, escrito por el postulador de la causa de beatificación de Juan Pabllo II, Sławomir Oder, junto con el periodista Saverio Gaeta. En el anticipo del libro se cuenta que es cierta la versión que circuló fuertemente, de que el Papa había escrito una carta en 1989 y confirmada en 1994, firmando su renuncia, la cual estaba redactada en los siguientes términos:

Siguiendo el ejemplo de S. Padre Paulo VI (cf. texto del 2.II.1965) declaro:

— En caso de enfermedad, que se presuma incurable, de larga duración, y que me impida ejercitar las funciones de mi ministerio apostólico,

— O en el caso de que otro grave y prolongado impedimento sea igualmente obstáculo,

— renunciar a mi sacro y canónico oficio, como Obispo de Roma, tanto como cabeza de la Iglesia Católica, en manos del Señor Cardenal Decano del Sagrado Colegio Cardenalicio, dejándo a él, conjuntamente al menos con los Señores Cardenales responsables de los Dicasterios de la Curia Romana , y al Cardenal Vicario de Roma (siempre que sean normalmente convocables, y en caso contrario a los Señores Cardenales jefes del orden del Sacro Colegio), la facultad de aceptar y llevar a efecto (¡sic!) esta mi renuncia

— en el nombre de la Santísima Trinidad, Roma 15.II.1989

Monday, January 25, 2010

Un día como hoy de 1938: “Una noche iluminada por una luz desconocida”


Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre

Nuestra Señora de Fátima
Jul-13-1917

Exmo. y Rvmo. Señor Obispo: V. Excia. sabe cómo, hace algunos años, Dios manifestó esa señal, y que los astrónomos quisieron designar con el nombre de aurora boreal. No sé. Pero me parece a mí que si lo examinasen bien, verían que no fue ni podría ser, por la forma en que se presentó, tal aurora. Pero sea lo que sea, Dios se sirvió de eso para hacerme comprender que su justicia estaba presta a descargar el golpe sobre las naciones culpables, y por ello, comencé a pedir con insistencia la Comunión reparadora de los Primeros Sábados y la consagración de Rusia. Mi fin era, no sólo conseguir misericordia y perdón para todo el mundo, sino, en especial, para Europa.

Dios en su infinita misericordia, me fue haciendo sentir cómo ese terrible momento se aproximaba, y V. Excia. Rvma. no ignora cómo, en su momento, lo fui indicando. Y aún digo que la oración y la penitencia hecha hasta ahora en Portugal, no aplacó aún la Divina Justicia, porque no ha sido acompañada de la contrición y enmienda.

Espero que Jacinta interceda por nosotros en el Cielo.

Hermana Maria Lúcia do Coração Imaculado
Carta al obispo de Leiria
Ago-08-1941


En un día como hoy de 1938 ocurría un extraño fenómeno, una ‘aurora boreal’ (eso nos dijeron) de extensión descomunal y de color rojo; de hecho la única que ha existido de ese color, porque los científicos jamás nos han dicho cómo es que todas las auroras tienen colores que van desde el amarillo hasta todas las gamas del verde y subitamente hay una que es de color rojo.

En esta entrada destacamos algunas informaciones de prensa de aquella época que detallan este particular hecho, luego del cual, en Mar-16-1938, se anunciaba la ‘anexión’ de Austria a Alemania, tras haber sido invadida Viena días antes por el ejercito de Hitler en Mar-12-1938; es decir, este fue el punto que marcó el inicio de la Segunda Guerra Mundial, del cual también incluimos algunas informaciones de aquella época.



[Diario Vanguardia, Ene-26-1938, Pág 4]



[Diario Vanguardia, Ene-26-1938 Pág 9]



[Diario ABC de Madrid edición matutina, Ene-26-1938 Pág 3]



[Diario Vanguardia, Ene-27-1938 Pág 5]



[Diario ABC de Sevilla, Ene-27-1938 Pág 23]


[Revista TIME, Feb-07-1938]

Ciencia: Gran Aurora
Lunes, Febrero 07, 1938

En Portugal, pobladores aterrorizados corrían por las calles gritando “O fim do mundo” (el fin del mundo). En la Francia mentalizada en la guerra, el grito era “C’est la guerre!” En Austria y algunos otros sitios de Europa, aldeanos arrodillándose farfullaban oraciones. En Holanda, alegres celebrantes aclamaban las inmensas cortinas de luz roja, naranja, púrpura, verde, azul y blanco que cambiaban y resplandecían en el cielo norteño como un augurio feliz por el nacimiento de la Princesa Juliana (ver p. 77). En Londres, que no había visto la aurora borealis desde la horrible noche en que un Zeppelín bombardeó durante la Guerra, alguien, pensando que el Castillo de Windsor estaba en llamas, llamó al Departamento de Bomberos de Windsor. Los conmutadores telefónicos europeos en general estuvieron llenos por exaltados o temerosos consultantes.

Científicos londinenses dijeron que la aurora fue la mas impresionante en 50 años. Científicos de la Universidad de Grenoble en Francia dijeron que la Europa del Oeste no había visto tal manifestación desde el año 1709.

En Norteamérica las luces fueron visibles tan lejos al sur como Baltimore. En Canadá, en donde auroras brillantes son comparativamente frecuentes, la gente repitió su creencia de que el fenómeno es un signo del clima cálido por llegar.

La mayoría de los astrónomos cree que las auroras son causadas por enjambres de partículas electrificadas disparadas desde el sol. Como una aguja de brújula, estas partículas buscan los polos y visiblemente ionizan sus átomos, como una corriente eléctrica ioniza los átomos de gas en los avisos comerciales. Las auroras son mas brillantes y mas frecuentes cuando las manchas solares están activas, y las manchas solares han estado mas activas en los meses recientes que en ninguna época desde 1870. En los últimos quince días una tormenta magnética, de violencia inusual, causó que la comunicación telefónica trasatlántica por radio de onda corta gradualmente desapareciera (TIME, Ene. 31). La semana pasada, mientras la gran aurora ondeaba sus brillantes pliegues a través del cielo, las ondas cortas trasatlánticas se desvanecieron de nuevo.


[Diario ABC de Madrid edición matutina, Mar-12-1938 Pág 3]



[Diario ABC de Madrid edición matutina, Mar-13-1938 Pág 3]



[Diario ABC de Sevilla, Mar-13-1938 Pág 12]



En las imágenes a continuación se observa la Heldenplatz de Viena en Mar-16-1938. En la segúnda de ellas está Kurt Daluege anunciando la ‘anexión’ oficial de Austria a Alemania, en la derecha de la imágen, de uniforme un poco mas oscuro, el conocido asesino Heinrich Himmler.




Saturday, January 23, 2010

Anuncio oficial de la consagración de la capilla del seminario de la FSSP en Nebraska


La FSSP ha publicado un comunicado de prensa en el cual oficialmente se anuncia la consagración de la capilla de su seminario “Nuestra Señora de Guadalupe”. Hay que decir que en el comunicado oficial se aclara que no es el Card. Levada quien llevará a cabo tal consagración, como habíamos dicho previamente (aquí), pero sí va a estar presente.

Seguidamente la traducción al español de un aparte del comunicado, el cual se puede ver completamente en Catholic.org (inglés).

DENTON, Nebraska — Enero 22, 2010 — La Fraternidas Sacerdotal de san Pedro se compalce en anunciar la Consagración Pontifical de su recien construida capilla en el Seminario Nuestra Señora de Guadalupe el Miércoles, 3 de Marzo a las 10:00 AM (CST). El Obispo Fabian Bruskewitz [obispo de Lincoln, Nebraska] celebrará laConsagración Pontifical y la Misa según la Forma Extarordinaria del Rito Latino.

La ceremonia de cinco horas de duración será llevada a cabo en presencia de un muy especial invitado del Vaticano, Cardenal William Levada, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

[...]

Friday, January 22, 2010

Confirmado Card. Bertone como Secretario de Estado y algunos rumores sobre nombramientos




En una nota publicada en primera página de L'Osservatore Romano, Ene-22-2010 (imágen superior), el Papa Benedicto XVI ha confirmado al Card. Bertone en su cargo de Secretario de Estado del Estado Vaticano, pese a haber cumplido la edad de jubilación.

De otro lado, se lee en el blog de Marco Tosatti que el reemplazo del Card. Walter Kasper podría ser el obispo de Regensburg (Ratisbona), Mons. Gerhard Ludwig Müller; y como reemplazo del Card. Giovanni Batista Re, Prefecto de la Congregación para los obispos, los posibles candidatos son: Mons. Giuseppe Bertello, actual nuncio apostólico ante Italia y San Marino, y de otra parte el Card. George Pell, arzobispo de Sidney, Australia.

También, escribe Thomas Peters en Catholic Vote Action blog, Ene-21-2009, que “el Card. Arzobispo de Los Angeles, Roger Mahony, ha aprobado un obispo coadjutor recientemente seleccionado para él por la Santa Sede”. Más adelante continúa diciendo que el nombre será anunciado “pronto”.

Thursday, January 21, 2010

Bendición de los corderos en la fiesta de Santa Inés



Infornmación de V.I.S., Ene-21-2010.

CIUDAD DEL VATICANO, 21 ENE 2010 (VIS).-Hoy, memoria litúrgica de Santa Inés, virgen y mártir, Benedicto XVI bendijo varios corderos en la Capilla Urbano VIII del Palacio Apostólico Vaticano.

Como es tradicional, la lana de esos animales se empleará para confeccionar los palios impuestos cada año a los nuevos arzobispos metropolitanos, en la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo.

Los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes crían a los corderos, mientras que los palios son confeccionados por las religiosas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada.







Wednesday, January 20, 2010

Card. Castrillón regresa a la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Estados Unidos


El presidente emérito de la pontificia comisión «Ecclesia Dei», Card. Darío Castrillón, celebrará la Santa Misa según la Forma Extraordinaria del Rito Latino en la iglesia superior de la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, el próximo sábado Abr-24-2010 a las 13:00 horas locales, según informa el sitio de internet del mismo santuario.

Esta será la segunda ocasión que el Card. Castrillón visite el satuario, ya que en Dic-13-2008 había celebrado una Misa Pontifical en el altar principal de la Basílica.

Forma Extraordinaria poco apetecida en Glasgow, Escocia



En primera página de hoy del periódico The Herald de Glasgow, Escocia (imágen superior), se informa que según la Arquidiócesis de Glasgow la Forma Extraordinaria del rito Latino tiene muy poca apetencia.

“Sólo 26 de 52.000 católicos practicantes en la diócesis más grande de Escocia elige participar en la Misa Tradicional Latina”, dice la nota. Prosigue diciendo que “las estadísticas han sido compiladas por la Arquidiocesis de Glasgow como anticipo de la planeada visita papal a Escocia este año”.

Más adelante continúa: “En una carta en el Herald de hoy, Mons. Peter Smith, canciller de la Arquidiócesis de Glasgow, escribe: «ninguno de mis parroquianos alguna vez a expresado un deseo de reintroducir la Misa tridentina, y muchos han afirmado que no tienen deseo de hacerlo.»”. Y prosigue el artículo reproduciendo otro aparte de la carta de Mons. Peter Smith: “«El abrumador ‘sensus fidelium’ [sentido de los fieles] que ha aparecido de nuestro más reciente análisis sugiere que las personas católicas de la Arquidiócesis están contentas con la liturgia ofrecida en vernáculo de una forma orante y digna.»”

El recorte de la carta completa de Mons. Peter Smith publicada hoy en la página 15 del mimso diario puede verse a continuación.



Nosotros pensamos que se trata del primer y tristemente no el único intento de parte de los obispos, en este caso en Glasgow, de presentar un mal informe respecto de la aplicación del motu proprio Summorum Pontificum una vez sean consultados por la Santa Sede al cumplirse el periódo de tres años de los cuales habló Benedicto XVI en su carta a los obispos que acompaña al motu proprio Summorum Pontificum.

Segúnda reunión de los diálogos doctrinales Roma-FSSPX/SSPX


Según reporta la agencia francófona con sede en Roma I.MÉDIA, una segunda reunión ha tenido lugar el 18 de Enero, bajo el más grande secreto. Los teólogos de la Iglesia Católica y de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X se han reunido en las oficinas de la Congregación para La Doctrina de la Fe. Las dos partes “han comenzado a profundizar los temas inscritos en la agenda de estas discusiones doctrinales”, indicó uno de los participantes a I.MÉDIA. Una próxima reunión está prevista para la segúnda quincena de Marzo.

Curiosamente, a diferencia de la primera reunión, esta vez no ha habído un comunicado de prensa oficial por parte de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei»

Tuesday, January 19, 2010

Secretario de la Conferencia Episcopal Colombiana lo confirma: En Colombia sí hay confesión vía internet (!?)


La realidad virtual no sustituye la presencia real de Cristo en la Eucaristía, ni la realidad sacramental de los otros sacramentos, ni tampoco el culto compartido en una comunidad humana de carne y hueso. No existen los sacramentos en Internet

Pontificio Consejo Para las Comunicaciones Sociales
La Iglesia en Internet”, N° 9
Feb-22-2002


El secretario de la Conferencia Episcopal Colombiana, Juan Vicente Córdoba Villota, S.I., Obispo auxiliar de Bucaramanga, en una entrevista concedida al diario El Tiempo de Colombia, y publicada en Ene-17-2010, ha delineado las condiciones que existen para la confesión por internet:

“No se puede ir a misa por Internet y tampoco hacer confesiones online a menos que la persona esté en la selva o esté enferma” (énfasis añadido)

Y para que no se crea que estamos descontextualizando o malinterpretando la cita anterior, el mismo diario El Tiempo publica en audio (duración 4:16) las palabras de Mons. Córdoba.

¡Felicitaciones Iglesia colombiana has escapado a la legislación vigente para todo el resto de la Iglesia en el mundo! ¿Será algo ad experimentum por un tiempo determinado?, ¿cuando terminará este ensayito?, ¿Compromete semejante declaración la posisión oficial de la Iglesia en Colombia, o será que simplemente todo es un error y Mons. Córdoba está haciendo declaraciones motu proprio según su particular modo de entender el sacramento de la confesión?


Entradas relacionadas: Secretario de la Conferencia episcopal de Colombia: “es posible que la Iglesia... acepte que la mujer sea sacerdotisa”, ¿No tienes problemas con la confesión “vía internet”?, ¿No ves inconveniente en opinar contrario a la Iglesia respecto de la ordenación sacerdotal para mujeres? ¡Entonces Tú puedes ser obispo diocesano!

El cenáculo podría pasar a manos de la Iglesia


Información de Reuters, Ene-19-2010 vía 20 Minutos.

JERUSALÉN (Reuters) - Israel y el Vaticano están en conversaciones para poner fin a la larga disputa sobre la propiedad y el estatus fiscal de sitios religiosos de Tierra Santa, incluyendo un lugar venerado como el escenario donde se celebró la Última Cena.

Las iglesias adquirieron grandes cantidades de tierra en torno a Jerusalén cuando el imperio otomano entró en declive, a partir del siglo XIX, mucho antes de que Israel se fundara en 1948.

Hoy, muchos edificios oficiales israelíes están en tierra alquilada a la Iglesia. Pero un acuerdo sobre el estatus legal de estas antiguas propiedades le ha sido esquivo a gobiernos y papas durante décadas.

'El nuevo estado heredó naturalmente la obligación de respetar y observar estos derechos creados previamente a su existencia', dijo un experto católico en relaciones de la Iglesia con Israel, que habló bajo condición de anonimato.

El Vaticano estaba intentando salvaguardar sus derechos sobre los tratados y costumbres internacionales que se remontan a antes del establecimiento del estado judío moderno, dijo el jurista.

Uno edificio en disputa está en un callejón estrecho fuera de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Su segundo piso es el cenáculo donde los cristianos creen que Jesús celebró su última cena. La tradición judía dice que el piso de abajo es el lugar de enterramiento del rey David.

El vicerresponsable de Exteriores Danny Ayalon, encargado del equipo negociador israelí, dice que al Vaticano le gustaría controlar el edificio de la era de las Cruzadas, que fue una parada de la gira del Papa Benedicto XVI por Tierra Santa el año pasado.

Israel quiere mantener el 'status quo' sobre la propiedad, asegurando su soberanía, al tiempo que llegar a un acuerdo sobre las deudas acumuladas en el transcurso de los años que la Iglesia adeuda al estado.

'Estamos más que deseosos de asegurar a la Iglesia que mantendremos todas las propiedades intactas y protegidas', dijo Ayalon.

'Realmente es una cuestión de confianza y relación (..) creo que eso es lo principal', dijo a Reuters en una entrevista.

El Vaticano quiere que se reconozcan sus 'derechos históricos' para la exención de impuestos, y establecer normas para proteger lugares religiosos y el retorno de lo que llama la propiedad perdida de la Iglesia.

Los negociadores se encontraron este mes pero no llegaron a un acuerdo y acordaron encontrarse de nuevo.

Aunque sólo se discute la situación de unos cuantos lugares, el resultado podría tener un impacto en transacciones futuras, particularmente en Jerusalén, donde las instituciones religiosas son grandes propietarias de tierras.

Un responsable israelí familiarizado con las conversaciones dijo que Israel estaba preocupado por que cualquier concesión establezca un precedente.

Monday, January 18, 2010

Ağca, un hombre libre, ¡o algo parecido!


Información de El País de Madrid, Ene-18-2010.

Sale de prisión el hombre que atentó contra Juan Pablo II

El turco Mehmet Alí Agca cumplía una condena en Ankara por el asesinato de un periodista

Memhmet Alí Agca, el terrorista ultraderechista turco que atentó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, ha sido hoy puesto en libertad de la cárcel de sincanm, próxima a Ankara, después de casi 30 años en prisión.

Agca, de 52 años, ha sido trasladado inmediatamente a una oficina de reclutamiento militar, sin que los periodistas que esperaban pudiesen verlo. Allí ha sido sometido a un examen médico para decidir si es apto para el servicio militar, que aún no ha cumplido.

Su hermano, Adnan Agca, ha protestado públicamente por el traslado. "Ha cumplido ya 30 años", ha alegado en alusión al tiempo que estuvo encarcelado, primero en Italia, por el atentado contra el Papa, y en Turquía por otros delitos.

Según la cadena televisiva NTV, Adnan Agca alegó que ambos hermanos han cumplido ya un servicio militar tan largo como Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la Turquía moderna, tras reprochar a la Justicia de dudar ahora si Ali debe ir o no a filas.

Adnan Agca despidió ayer al abogado de su hermano, tras acusarlo de haber puesto en riesgo la seguridad de Ali al informar sobre su situación militar sin su autorización y sólo para ganar prestigio.

Agca ha pasado 19 años encerrado en una cárcel italiana por disparar el 13 de mayo de 1981 a Juan Pablo II. En 2000 el Pontífice le perdonó y fue entonces extraditado a Turquía para cumplir la sentencia que le condenaba a prisión por el asesinato, en 1979, de un periodista.

De otra parte informa Europa Press, Ene-18-2010:

El presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz del Vaticano, el cardenal Peter Kdowo Turkson, dijo estar "completamente de acuerdo" con que el ex terrorista Alí Agca acuda a Roma para rezar ante la tumba de Juan Pablo II, contra quien atentó en 1981.

"Si Alí Agca quiere venir a rezar ante la tumba de Juan Pablo II yo estoy completamente de acuerdo", declaró el purpurado en una entrevista a la televisión privada 'Italia 1'.

Turkson recordó que de hecho, "el primero en perdonarle fue Juan Pablo II". Aun con todo, en caso de que Alí Agca acuda al Vaticano tendrá que hacerlo "acompañado por un gran número de agentes de seguridad".

Por otra parte, el cardenal se mostró interesado por el contenido de las últimas revelaciones místicas expresadas por Agca. Ahora "sólo tenemos que esperar a escuchar el contenido de esta nueva evangelización de la que habla", señaló.

El ex terrorista vinculado a la extrema derecha fue puesto en libertad esta mañana tras pasar casi 30 años de reclusión como consecuencia del atentado que perpetró contra Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza San Pedro del Vaticano. Además, el ex terrorista ha cumplido pena por otros delitos cometidos en Turquía, su país de origen, antes del atentado.

A su salida de la cárcel, Agca difundió un mensaje a través de sus abogados en el que aseguraba que el fin del mundo está cerca y que "todos los hombres morirán en este siglo", además de describirse a sí mismo como Jesucristo.

Bélgica: Sale Danneels, entra Léonard


Como dijimos ayer (aquí), hoy se ha hecho oficial por parte de la Santa Sede el nombramiento de Mons.André Mutien Léonard como sucesor del Primado de Bélgica, Mons. Godfried Danneels.

Información de V.I.S., Ene-18-2010.

CIUDAD DEL VATICANO, 18 ENE 2010 (VIS).-El Santo Padre nombró:

-Obispo André Mutien Léonard, hasta ahora de Namur (Bélgica), arzobispo metropolitano de Malines-Bruxelles (superficie 3.635, población 2.519.000, católicos 1.612.000, sacerdotes 1.888, religiosos 3.813, diáconos permanentes 89) en Bélgica. Sucede al cardenal Godfried Danneels, cuya renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis fue aceptada por límite de edad.

[...]

Sunday, January 17, 2010

Declaración del Arzobispo Hepworth, Obispo de la TAC, sobre la Respuesta de la Santa Sede


En las últimas tres semanas, cada uno de los Obispos y Vicarios generales que firmaron la Petición a la Santa Sede del 5 de octubre de 2007 buscando “la reunión colectiva con la Santa Sede” ha recibido una respuesta formal. Estas letras, del prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Cardenal William Levada, completa el proceso de la respuesta de la Santa Sede a la Petición, e inicia el proceso de nuestra respuesta formal a la Constitución Apostólica.

El cardenal plantea el punto en su carta que:

Esta disposición (la Constitución Apostólica con las Normas y el Comentario) constituye la respuesta definitiva de la Santa Sede no sólo a su solicitud original, sino también a los otros de similar naturaleza que han sido presentados en los últimos años.

En la Petición, los obispos piden

… una manera comunitaria y eclesial de ser Anglicano-Católicos en comunión con la Santa Sede, atesorando a la vez la plena expresión de la fe católica y nuestra tradición a la que hemos llegado en este momento.

En otra parte, afirman que la Comunión Anglicana Tradicional se formó, en parte,

para buscar la comunión plena y visible como un cuerpo, en particular la comunión eucarística, en Cristo, con la la Iglesia Católica Romana …

El Cardenal, en su carta, reconoce nuestra petición

que de alguna manera se podría encontrar el recibimiento a los grupos de religiosos y fieles de la Comunión Anglicana Tradicional a la plena unidad visible de la Iglesia Católica, en una estructura que podía ofrecer el apoyo y el testimonio de las muchas gracias evidentes de la tradición anglicana.

Continúa el añadido que, en el período transcurrido desde la presentación de la Petición, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha concluido un largo y detallado estudio con el objetivo de poner a disposición

Un modelo adecuado y viable de unidad orgánica para vosotros y otros grupos similares.

En el último párrafo de su carta, el cardenal Levada afirma que:

Soy muy consciente del delicado proceso de discernimiento, que sin duda deben ser emprendido por muchos de nuestros hermanos y hermanas Anglicanos, y no menos de los difíciles asuntos prácticos que tendrán que hacer frente.

Se proponen los pasos iniciales que deben ser tomados en la respuesta.

Yo he respondido al cardenal Levada, dándole las gracias una vez más por la generosa comprensión pastoral en lo que ha escrito para nosotros. He reiterado mi agradecimiento por el carácter innovador e histórico de la Constitución Apostólica. Tomo nota de que el Santo Padre la semana pasada reconoció la labor de la Congregación para la Doctrina de la Fe en la producción de la Constitución Apostólica. El Papa Benedicto XVI dijo a la congregación que

La unidad es, de hecho, primariamente unidad de fe, apoyada por el sagrado depósito, del que el Sucesor de Pedro es el primer custodio y defensor. (…) La fiel adhesión de estos grupos (de los anglicanos) a la verdad recibida de Cristo y propuesta por el Magisterio de la Iglesia no es en modo alguno contraria al movimiento ecuménico, sino que muestra, en cambio, su fin último, que consiste en alcanzar la comunión plena y visible de los discípulos del Señor.

He señalado en mis comentarios iniciales sobre la respuesta de la Santa Sede en octubre pasado que nuestra obligación era “mantener la oración y la reflexión” que se plantea como una posibilidad que no ha estado disponible para las comunidades de los anglicanos desde la ruptura de la Reforma. Nuestros obispos, a petición mía y de la Santa Sede, han mantenido su silencio hasta que todo el proceso de promulgación se ha completado.

La próxima semana, publicaré un comentario sobre la Constitución para los miembros de la Comunión Anglicana Tradicional. Ahora que se ha recibido una respuesta formal, también haré publico al mismo tiempo, el texto de la Petición. En mi declaración, serán establecidos los pasos que deberán ser tomados por todo el Colegio de los Obispos, y por cada parte de nuestra Comunión. Hago hincapié en que este «proceso de discernimiento» se refiere al principal mandamiento de Jesús a su Iglesia. Ni puede ser apresurado ni tomado a la ligera. Pero también pongo de relieve que una forma de lograr la unidad se ha creado y es una respuesta directa e inmediata a nuestra Petición, y retrasar la aplicación de la plenitud de la comunión que hemos buscado sería un desafío grave a la voluntad de Jesús para su Iglesia. Ahora bien, sobre todo, debemos ser sensibles a nuestro Señor, y sensibles unos con otros.

El proceso que estamos siguiendo es el siguiente:

1. Estamos ya en discusión detallada y fructífera con los otros grupos Anglicanos mencionados por el Cardenal, y con los obispos designados para actuar de enlace con nosotros por la Conferencia Católica de Obispos en varias partes del mundo.

2. En las próximas semanas, en Japón, América Central, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Estrecho de Torres, y un poco más tarde en la India, África y Europa, yo tendré la oportunidad de reunirme con muchos de los clérigos y personas de nuestra Comunión. Reuniones regionales de obispos, clero y pueblo están siendo organizadas en cada lugar de nuestra Comunión. Tengo muchas ganas de estar con vosotros.
3. Llamaré a reunión plenaria del Colegio de los Obispos para la Pascua de 2.010. Los obispos harán una respuesta formal a la Santa Sede, que será seguida a su debido tiempo por medidas canónicas en los miembros eclesiales de la Comunión Anglicana Tradicional.

Mientras tanto consideramos nuestra respuesta, hacemos bien en leer una y otra vez las palabras de Jesús en la gran oración a Sul Padre por la unidad de Sus seguidores, y para medir nuestra respuesta con Sus palabras.

Y también debemos leer con atención las palabras iniciales de la Constitución, en la que el Papa Benedicto XVI explica en detalle su respuesta a nuestra petición:

En estos últimos tiempos el Espíritu Santo ha impulsado a grupos de anglicanos a pedir en varias ocasiones e insistentemente ser recibidos, también corporativamente, en la plena comunión católica y esta Sede apostólica ha acogido benévolamente su solicitud. El Sucesor de Pedro, que tiene el mandato del Señor Jesús de garantizar la unidad del episcopado y de presidir y tutelar la comunión universal de todas las Iglesias, no puede dejar de predisponer los medios para que este santo deseo pueda realizarse.



Fuente: The Anglo-Catholic. Traducción de Fides Et Ratio.

Mons. André Mutien Léonard será el reemplazo de Danneels en Bélgica, “si el Papa no muere antes del lunes”


“Si el Papa no muere antes del lunes” Mons. André-Mutien Léonard, obispo de Namur, Bélgica será el reemplazo del Card. Danneels. Con esa expresión lo ha confirmado el propio Mons. Léonard al periodista Christophe Clément de la televisión belga RTL-TVI.

En Ene-13-2010 el vaticanista Andrea Tornielli en su blog había adelantado el nombramiento, el cual se ha confirmado ayer sábado Ene-16-2010 directamente por el aludido. Tal nombramiento se espera sea anunciado oficialmente mañana Lunes Ene-18-2010.


Entrada relacionada: Bélgica: Sale Danneels, entra Léonard.

“Dios va oir pronto vuestras plegarias”



“Rogad hijos mios. Dios va oiros muy pronto. Mi Hijo está abierto a vuestras plegarias..”

Nuestra Señora de Pontmain




Saturday, January 16, 2010

Con la FSSPX/SSPX se discute Nostra Aetate y a los demás se les dice que ese documento no esta en discusión. ¿A que jugamos P. Lombardi?


Miren lo que nos encontramos hoy leyendo La Stampa online, en donde citan una ‘aclaración’ hecha a la agencia ANSA (de las particulares aclaraciones a las que nos tiene acostumbrados) por P. Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

...[el] padre Federico Lombardi ha puntualizado que las conclusiones del Concilio Vaticano II y en particular el documento Nostra Aetate que ha redefinido entre otros los acercamientos entre católicos y judíos «no están en discusión».

El portavoz de la Santa Sede ha precisado que, como el Papa «ha muchas veces indicado, la adhesión al magisterio del Concilio Vaticano II, del cual la Declaración Nostra Aetate es un documento esencial, es una condición para la verdadera comunión eclesial».

Pero es realmente deconcertante que, en el marco de los diálogos doctrinales con la FSSPX/SSPX, justamente se esté discutiendo entre otros el diálogo interreligioso, dentro del cual se encaja el documento Nostra Aetate; y ahora el P. Lombardi salga con semejante aclaración.

¿Al fin en que quedamos, P. Lombardi?

Friday, January 15, 2010

Benedicto XVI confía en que se superen los problemas doctrinales con la FSSPX/SSPX


En su discurso a los participantes en la sesión plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se llevó hoy a cabo en la Sala Clementina, Benedicto XVI ha manisfestado:

“...confío en particular en el compromiso de vuestro Dicasterio para que se superen los problemas doctrinales, que aún permanecen, para el logro de la comunión plena con la Iglesia, de parte de la Fraternidad San Pío X”.

Seguidamente el texto integral en español de dicho discurso ofrecido por agencia ZENIT.

Señores cardenales,

venerados hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio,

queridos fieles colaboradores,


es para mí motivo de gran alegría encontraros con ocasión de la Sesión Plenaria y manifestaros los sentimientos de profundo reconocimiento y de cordial aprecio por el trabajo que lleváis a cabo al servicio del Sucesor de Pedro en su ministerio de confirmar a los hermanos en la fe (cfr Lc 22, 32).

Agradezco al señor cardenal William Joseph Levada por su discurso de saludo, en el cual ha llamado la atención sobre las temáticas que ocupan actualmente a la Congregación, además de las nuevas responsabilidades que el Motu Proprio "Ecclesiae Unitatem" le ha confiando, uniendo de modo estrecho al Dicasterio la Comisión Pontificia Ecclesia Dei.

Quisiera ahora detenerme brevemente sobre algunos aspectos que usted, señor cardenal, ha expuesto.

Ante todo, deseo subrayar cómo vuestra Congregación participa del ministerio de unidad, que está confiado, de modo especial, al Romano Pontífice, mediante su empeño por la fidelidad doctrinal. La unidad es, de hecho, primariamente unidad de fe, apoyada por el sagrado depósito, del que el Sucesor de Pedro es el primer custodio y defensor. Confirmar a los hermanos en la fe, manteniéndoles unidos en la confesión del Cristo crucificado y resucitado, constituye para quien se sienta en la Cátedra de Pedro el primer y fundamental deber que le ha sido conferido por Jesús. Es un servicio inderogable, del que depende la eficacia evangelizadora de la Iglesia hasta el final de los siglos.

El Obispo de Roma, de cuya potestas docendi participa vuestra Congregación, debe constantemente proclamar: "Dominus Iesus" – "Jesús es el Señor". La potestas docendi, de hecho, comporta la obediencia a la fe, para que la Verdad que es Cristo siga resplandeciendo en su grandeza y resonando para todos los hombres en su integridad y pureza, para que haya un solo rebaño, reunido en torno al único Pastor.

Alcanzar el testimonio común de la fe de todos los cristianos constituye, por tanto, la prioridad de la Iglesia de todos los tiempos, con el fin de conducir a todos los hombres al encuentro con Dios. En este espíritu confío en particular en el compromiso de este Dicasterio para que se superen los problemas doctrinales que aún permanecen, para alcanzar la plena comunión de la Iglesia, por parte de la Fraternidad San Pío X.

Deseo además alegrarme por el compromiso a favor de la plena integración de grupos de fieles y de individuos, ya pertenecientes al Anglicanismo, en la vida de la Iglesia católica, según cuanto está establecido en la Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus. La fiel adhesión de estos grupos a la verdad recibida de Cristo y propuesta por el Magisterio de la Iglesia no es en modo alguno contraria al movimiento ecuménico, sino que muestra, en cambio, su fin último, que consiste en alcanzar la comunión plena y visible de los discípulos del Señor.

En el precioso servicio que hacéis al Vicario de Cristo, debo recordar también que la Congregación para la Doctrina de la Fe, en septiembre de 2008, publicó la Instrucción Dignitas personae sobre algunas cuestiones de bioética. Tras la Encíclica Evangelium vitae, del Siervo de Dios Juan Pablo II en marzo de 1995, este documento doctrinal, centrado en el tema de la dignidad de la persona, creada en Cristo y por Cristo, representa un nuevo punto firme en el anuncio del Evangelio, en plena comunión con la Instrucción Donum vitae, publicada por este Dicasterio en febrero de 1987.

En temas tan delicados y actuales, como los que se refieren a la procreación y a las nuevas propuestas terapéuticas que comportan la manipulación del embrión y del patrimonio genético humano, la Instrucción ha recordado que “el valor ético de la ciencia biomédica se mide con referencia tanto al respeto incondicional debido a todo ser humano, en todos los momentos de su existencia, como a la tutela de la especificidad de los actos personales que transmiten la vida" (Instr. Dignitas personae, n. 10). De este modo el Magisterio de la Iglesia pretende ofrecer su propia contribución a la formación de la conciencia, no sólo de los creyentes, sino de cuantos buscan la verdad y pretenden escuchar argumentaciones que proceden de la fe, pero también de la propia razón. La Iglesia, al proponer valoraciones morales para la investigación biomédica sobre la vida humana, llama a la luz, tanto de la razón como de la fe(cfr Ibid., n. 3), en cuanto que su convicción es la de que “lo que es humano no sólo es acogido y respetado por la fe, son también purificado, enaltecido y perfeccionado por ella" (Ibid., n. 7).

En este contexto se da así una respuesta a la difundida mentalidad, según la cual la fe se presenta como obstáculo a la libertad y a la investigación científica, porque estaría constituida por un conjunto de prejuicios que viciarían la comprensión objetiva de la realidad. Frente a esta postura, que tiende a sustituir la verdad con el consenso, frágil y fácilmente manipulable, la fe cristiana ofrece en cambio una contribución verdadera también en el ámbito ético-filosófico, no proporcionando soluciones preconstituídas a problemas concretos, como la investigación y la experimentación biomédica, sino proponiendo perspectivas morales fiables dentro de las cuales la razón humana puede buscar y encontrar soluciones válidas.

Hay, de hecho, determinados contenidos de la revelación cristiana que arrojan luz sobre las problemáticas bioéticas: el valor de la vida humana, la dimensión relacional y social de la persona, la conexión entre el aspecto unitivo y procreativo de la sexualidad, la centralidad de la familia fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. Estos contenidos, inscritos en el corazón del hombre, son comprensibles también racionalmente como elementos de la ley moral natural y pueden hallar acogida también por parte de aquellos que no se reconocen en la fe cristiana.

La ley moral natural no es exclusivamente o predominantemente confesional, aunque la Revelación cristiana y la realización del hombre en el misterio de Cristo la ilumine y desarrolle en plenitud su doctrina. Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, ésta "indica las normas primeras y esenciales que regulan la vida moral" (n. 1955). Fundada en la propia naturaleza humana y accesible a toda criatura racional, constituye así la base para entrar en diálogo con todos los hombres que buscan la verdad y, más en general, con la sociedad civil y secular. Esta ley, inscrita en el corazón de cada hombre, toca uno de los nudos esenciales de la misma reflexión sobre el derecho e interpela igualmente a la conciencia y a la responsabilidad de los legisladores.

Al animaros a proseguir con vuestro comprometido e importante servicio, deseo también expresaron en esta circunstancia mi cercanía espiritual, impartiendo de corazón a todos vosotros, en signo de afecto y gratitud, la Bendición Apostólica.