Thursday, December 17, 2009

“Pobre José. Debe de ser duro que te comparen con Dios”




Una blasfema valla (imagen superior) desplegada por la autodenominada “progresiva iglesia Anglicana” st matthew-in-the-city en Aukland, Nueva Zelanda, ha generado controversia. La valla dice “Pobre José. Debe de ser duro que te comparen con Dios”, y muestra una representación de San José y de María en la cama, incluso en el sitio de internet de dicha iglesia se encuentra una ‘homilía’ del vicario en la cual defiende el uso de esta pancarta. Horas después de haber sido desplegada, un hombre decidió tomar brocha y pintura y cubrirla, tal como muestran la imágenes a continuación.








Un reporte en español de El Mundo de España, Dic-17-2009.


La polémica está servida. Los feligreses de St Matthew-in-the-City (Auckland, Nueva Zelanda) se han despertado este jueves con un controvertido cartel ante su iglesia que invitaba a reglexionar sobre los tópicos de la Navidad. En la imagen, yacen San José y la Virgen María con un lema que, más que la reflexión, ha despertado la indignación: "Pobre José. Debe de ser duro que te comparen con Dios".

Según los responsables de esta iglesia anglicana progresista —que, aunque cueste creerlo, han sido los artífices del cartel—, "lo que intentábamos era conseguir que la gente piense más en qué consiste la Navidad", en palabras el archidiácono Glynn Cardy, quien admitió que su iglesia tiene ideas muy liberales.

Su cartel, dice, pretendía satirizar la interpretación literal de la concepción y la Navidad y subrayar el significado real de esta festividad. "¿La Navidad trata de un Dios varón que envía su esperma para que nazca un niño o trata del poder del amor entre nosotros como se vio en Jesús?, plantea Cardy.

Pero no todo el mundo coincide con este eclesiástico anglicano. Sólo unas horas después de ser colocado, un ciudadano indignado lo cubrió de pintura marrón.

Críticas

El cartel ha despertado el enfado de la Iglesia Católica neozelandesa: "Un cartel así es más propio de un grupo anticristiano que quiere mofarse de la divinidad de Dios", declaró la portavoz de la diócesis católica, Lyndsay Freer, a la radio nacional. "Nuestra tradición católica desde hace 2.000 años acepta que María era Virgen y que Jesús sea el hijo de Dios y no de José. Una imagen como esta es inoportuna e irrespetuosa", ha dicho Freer.

Freer señaló que la concepción de Cristo es una importante cuestión teológica que no puede ser analizada a la ligera, por lo que la estrategia de Cardy "no generará ningún debate inteligente sobre el tema".

También ha sido criticado por los grupos defensores de la familia, que lo han tachado de ofensivo con los valores familiares. "La Iglesia puede tener su debate sobre la Inmaculada Concepción y su significado espiritual dentro de la iglesia, pero golpear a niños y familias con este concepto por medio de un cartel en la calle es completamente irresponsable e innecesario", ha declarado el director de la organización Family First, Bob McCoskrie, a la web de noticias stuff.co.nz.

Según Cardy, su parroquia también ha recibido varios e-mails y llamadas telefónicas sobre el anuncio. Pero para el archidiácono esto es, precisamente, lo que pretendían: despertar el debate acerca de una de las principales festividades del calendario cristiano.

"La verdadera importancia de la Navidad es la radical hospitalidad que Jesús ofreció a los pobres, a los desahuciados, las mujeres, los niños y los enfermos. Ésta es la esencia de Dios".

Este un recorte de prensa del periódico The New Zealand Herald, Dic-17-2009, en el cual se reporta acerca de la valla.





El mismo The New Zealand Herald ha reportado en la edición de Dic-18-2009 que la iglesia st matthew-in-the-city ha obtenido video del hombre que pintó la imagen, y que si la persona es identificada podría enfrentar cargos.




Entrada relacionada: Tras nuevo ataque a valla blasfema en Nueva Zelanda, iglesia propietaria se da por vencida.

La Iglesia Católica en el top 10 de las historias de temas de religión en TIME


En el resumen de historias de temas de religión hecho en el presente año por la revista TIME, dos corresponden a la Iglesia Católica.

En el lugar número 2 TIME incluye la publicación de la Constitución Apostólica Anglicanorum Cœtibus.

Y en el lugar número 5 clasifíca la sórdida historia del Romance del showman P. Alberto Cutié y su posterior defección de la Iglesia Católica.

Juan Pablo II será declarado venerable... ¿Este sábado?


Eso dice hoy Rome Reports.




17 de diciembre, 2009. El Papa declarará venerable a Juan Pablo II. Se trata de un nuevo paso hacia su elevación a los altares.

Se espera que Benedicto XVI firme el decreto el sábado 19 de diciembre.

Cuando el Papa concede a un candidato a los altares el título de “venerable” significa que reconoce que vivió como un héroe las virtudes cristianas.

Para beatificarlo sólo hace falta que la comisión de cardenales y teólogos del Vaticano certifique que Dios ha hecho un milagro por su intercesión.

En el caso de Juan Pablo II, varios equipos médicos han calificado de científicamente inexplicable la curación de parkinson de una monja francesa sólo dos meses después de la muerte del Papa. La monja enferma escribió con mucha dificultad el nombre de Juan Pablo II en un papel y pocas horas después estaba totalmente curada.

Para nombrar venerable a Juan Pablo II, el Papa ha analizado la documentación recogida durante los últimos 5 años por el postulador de la Causa de beatificación, el sacerdote Slawomir Oder. Miles de folios que demuestran con hechos concretos lo que muchos procalmaron el día de su funeral: que Juan Pablo II fue santo.

El proceso es quizá el último record de Juan Pablo II. Comenzó sólo un mes después de su fallecimiento.

Y ha durado sólo cinco años, cuando lo habitual es que dure diez veces más.

Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede: Perdida del estado clerical de Emmanuel Milingo


Desde hace varios años, la Iglesia sigue con especial sufrimiento la evolución de los hechos relacionados con los lamentables comportamientos del arzobispo emérito de Lusaka, Emmanuel Milingo. Ha habido muchos intentos para que el señor Milingo volviese a la comunión con la Iglesia católica, buscando también formas adecuadas para consentirle ejercer el ministerio episcopal, con una intervención directa de los Sumos Pontífices Juan Pablo II y Benedicto XVI, que personalmente y con espíritu de solicitud paterna seguían al señor Milingo.

A lo largo de este triste caso, ya en 2001 el señor Milingo se halló en situación irregular después de atentar matrimonio con la señora Maria Sung, incurriendo en la pena medicinal de suspensión (cánones 1044 1, n.3; 1394, párrafo 1 del C.I.C.). Sucesivamente encabezó algunas corrientes para la abolición del celibato sacerdotal y concedió numerosas entrevistas a los medios de comunicación social, en abierta rebelión con las repetidas intervenciones de la Santa Sede y creando grave desconcierto y escándalo en los fieles. En particular, el 24 de septiembre de 2006, el señor Milingo ordenó cuatro obispos en Washington sin el mandato pontificio.

El señor Milingo incurrió por tanto en la pena de la excomunión latae sententiae (canon 1382 del C.I.C.), declarada por la Santa Sede el 26 de septiembre de 2006 y que sigue en vigor. Por desgracia, el señor Milingo no dio pruebas del esperado arrepentimiento en vista del retorno a la plena comunión con el Sumo Pontífice y con los miembros del colegio episcopal, sino que siguió ejerciendo ilegítimamente el episcopado, cometiendo nuevos delitos contra la unidad de la santa Iglesia. En particular, en los meses pasados procedió a nuevas ordenaciones episcopales.

Estos graves delitos, recientemente verificados, que son signo de la persistente contumacia del señor Milingo han obligado a la Sede Apostólica a imponerle la ulterior pena de la dimisión del estado clerical.

Según cuanto dispone el canon 292 del Código de Derecho Canónico la ulterior pena de la dimisión del estado clerical, que se añade ahora a la grave pena de la excomunión, comporta las siguientes consecuencias: la pérdida de los derechos y deberes ligados al estado clerical, excepto la obligación del celibato; la prohibición del ejercicio del ministerio, salvo lo dispuesto en el canon 976 del Código de Derecho Canónico en los casos de peligro de muerte; la privación de todos los oficios, de todos los cargos y de cualquier potestad delegada, incluida la prohibición de utilizar el hábito eclesiástico. En consecuencia, es ilegítima la participación de los fieles en eventuales nuevas celebraciones promovidas por el señor Emmanuel Milingo.

Hay que evidenciar que la dimisión del estado clerical de un Obispo es un hecho absolutamente excepcional al que la Santa Sede se ha visto obligada por la gravedad de las consecuencias que se derivan para la comunión eclesial de la prosecución de ordenaciones episcopales sin mandato pontificio; la Iglesia conserva, no obstante, la esperanza de que reconozca sus yerros.

Por lo que se refiere a las personas ordenadas recientemente por el señor Milingo, es bien conocida la disciplina de la Iglesia relativa a la pena de excomunión latae sententiae para aquellos que reciben la consagración episcopal sin Mandato Pontificio (can. 1382 C.I.C.). La Iglesia, que manifiesta esperanza en su conversión, renueva lo declarado el 26 de septiembre de 2006, es decir que no reconoce y no reconocerá en el futuro ni esas ordenaciones ni todas las ordenaciones de ellas derivadas y, por lo tanto, el estado canónico de los presuntos obispos sigue siendo el mismo en que se encontraban antes de la ordenación conferida por el citado señor Milingo.

En esta hora, marcada por el dolor profundo de la Comunidad eclesial a causa de los graves gestos realizados por el señor Milingo, se confía a la fuerza de la oración el arrepentimiento del culpable y el de aquellos -sacerdotes o fieles laicos- que de alguna manera han colaborado con él en la realización de actos contra la unidad de la Iglesia de Cristo.




Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede: Perdida del estado clerical de Emmanuel Milingo

[Italiano, Inglés]

Oh Sabiduría...




Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ven y muestranos el camino de la salvación¹


(Cf. Sir 24,2; Sab 8,1)

1 Textos oficiales aprobados por la CEV.

Nihil Obstat: † Nélson Martínez Rust
Obispo Auxiliar de Valencia y
Presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia.
Valencia, Ene-28-1987

Imprimatur: † José Alí Cardenal Lebrún
Arzobispo de Caracas y
Presidente de la CEV
Caracas, Feb-27-1987