Tuesday, December 15, 2009

Publicado el Motu Proprio Omnium in mentem.
¿Se dió alguien cuenta que ese es el adiós a los viri probati?


Con la publicación hoy del Motu Proprio Omnium in mentem el Papa Benedicto XVI aleja (de momento) la aspiración (una de tantas entre el voráz apetito del progresismo) de los llamados viri probati, tema que varias veces había surgido, pero más insistentemente en el Sinodo de los Obispos de 2005. Uno de los ‘adalides’ de la tal idea esa de los viri probati es el obispo de la diócesis mexicana de San Cristobal de las Casas, Mons. Felipe Arizmendi, quien tiene como deporte es proclive a ordenar diáconos y no sacerdotes, llegando a la extravagante situación actual, en donde existen en esa Iglesia particular cuatro veces más de diáconos que de sacerdotes. Mons. Arizmendi había expresado en repetidas ocasiones, y de manera pública y notoria, su insitencia para que la restricción a hombres casados para ser sacerdotes fuera levantada.

Curiosamente la prensa se ha enfocado más en el otro aspecto de que trata este Motu Proprio, como es, que hasta la presente, “los fieles que no se han separado de la Iglesia con “acto formal”, no están sujetos a las leyes eclesiásticas relativas a la forma canónica del matrimonio”, “a la dispensa del impedimento de disparidad de culto” y “a la licencia requerida para los matrimonios mixtos”.



CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO»
OMNIUM IN MENTEM
CON LA CUAL SON MODIFICADAS
ALGUNAS NORMAS DEL CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO

[Latín, Italiano, Español]