Saturday, October 31, 2009

Sala de prensa vaticana desmiente rumores sobre retraso de constitución apostólica


Respecto a informaciones que hablan del motivo de retraso de la publicación de la constitución apostólica que permite el paso de gran número de anglicanos a la Iglesia, la oficina de prensa vaticana ha emitido hoy un comunicado desmintiendo dichas informaciones.

El comunicado de prensa (en inglés) puede verse en el Boletín de prensa diario de la oficina de prensa del vaticano.



Primera actualización Oct-31-2009 (13:10 UTC): Reporte al respecto de cadena COPE de España:

Aclaración del director de la Oficina de Información de la Santa Sede
¿Desacuerdo sobre el celibato en el paso del clero anglicano al catolicismo? Pura especulación


Carece de fundamento especular sobre un desacuerdo en materia de celibato –acaba de advertir el padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Información de la Santa Sede-, parte del contenido de la próxima Constitución Apostólica relativa a los Ordinariatos personales [una estructura canónica] para los anglicanos que entren en comunión plena con la Iglesia católica.

En una aclaración [por escrito] en inglés, el padre Lombardi explica: «Se ha difundido ampliamente una especulación, basada en observaciones supuestamente informadas del corresponsal italiano Andrea Tornielli, acerca de que el retraso en la publicación de la Constitución Apostólica relativa a los Ordinariatos Personales para los anglicanos que entran en comunión plena con la Iglesia católica, anunciada el 20 de octubre de 2009 por el cardenal William Levada –prefecto de la Congregación [vaticana] para la Doctrina de la Fe-, se debe a más que razones “técnicas”. Según tal especulación, existe una grave cuestión sustancial en el retraso, esto es, desacuerdo sobre si el celibato será la norma para el futuro clero en la Disposición».

«El cardenal Levada –prosigue el padre Lombardi- ha ofrecido el siguiente comentario a esta especulación: “Si se me hubiera preguntado, con gusto habría aclarado cualquier duda sobre mis observaciones en la conferencia de prensa [de anuncio de la Constitución Apostólica, el pasado día 20]. No hay fundamento para tal especulación. Nadie en el Vaticano me ha mencionado semejante cuestión. El retraso es puramente técnico en el sentido de asegurar coherencia en el lenguaje canónico y en las referencias. Los asuntos de traducción son secundarios; la decisión de no retrasar la publicación en espera de la difusión del texto latino “oficial” en “Acta Apostolicae Sedis” se tomó hace tiempo».

Continúa el purpurado: «Los borradores que ha preparado el grupo de trabajo, y sometidos a estudio y aprobación siguiendo el procedimiento habitual de la Congregación, incluyen todos la siguiente declaración, que actualmente es el artículo VI de la Constitución»:

§1. Aquellos que han ejercido como diáconos, sacerdotes u obispos anglicanos, y que cumplan con los requisitos establecidos por la ley canónica y que no estén impedidos por irregularidades u otros obstáculos, pueden ser aceptados por el Ordinario como candidatos a las Sagradas Órdenes en la Iglesia Católica. En el caso de ministros casados, las normas establecidas en la Carta Encíclica de Pablo VI “Sacerdotalis coelibatus”, n. 42*, y en la Declaración “In June” se deben observar. Los ministros no casados deben someterse a la norma del celibato sacerdotal del Código de Derecho Canónico can. 277, §1*.

§ 2. El Ordinario, en plena observancia de la disciplina del clero célibe en la Iglesia Latina, como regla (pro regula) admitirá sólo a hombres célibes al orden del presbiterado. Puede también elevar petición al Romano Pontífice, como derogación del canon 277 §1, respecto a la admisión de hombres casados al orden del presbiterado según el análisis de cada caso, de acuerdo con criterios objetivos aprobados por la Santa Sede.


«Se debe entender este artículo –subraya el cardenal Levada- como coherente con la práctica actual de la Iglesia, en la que los ministros anglicanos que ya estuvieran casados pueden ser admitidos al ministerio sacerdotal en la Iglesia católica analizando caso por caso».

«Respecto a los futuros seminaristas, se consideró puramente especulativo el que pudiera haber algunos casos en los que se pidiera una dispensa de la regla del celibato. Por esta razón, los criterios objetivos sobre cualquiera de tales posibilidades (por ejemplo, seminaristas casados ya en preparación) deben desarrollarse conjuntamente por el Ordinariato Personal y la Conferencia Episcopal, y someterse a la aprobación de la Santa Sede», confirma el purpurado.

De acuerdo con el padre Lombardi, el cardenal Levada afirma que las normas de la Constitución se completarán a finales de la primera semana de noviembre.
---
*Ndr:

Encíclica de Pablo VI sobre el celibato sacerdotal:

[casos especiales]: n. 42. En virtud de la norma fundamental del gobierno de la Iglesia Católica, a la que arriba hemos aludido (n. 15), de la misma manera que por una parte queda confirmada la ley que requiere la elección libre y perpetua del celibato en aquellos que son admitidos a las sagradas órdenes, se podrá por otra permitir el estudio de las particulares condiciones de los ministros sagrados casados, pertenecientes a Iglesias o comunidades cristianas todavía separadas de la comunión católica, quienes, deseando dar su adhesión a la plenitud de esta comunión y ejercitar en ella su sagrado ministerio, fuesen admitidos a las funciones sacerdotales; pero en condiciones que no causen perjuicio a la disciplina vigente sobre el sagrado celibato.Y que la autoridad de la Iglesia no rehúye el ejercicio de esta potestad lo demuestra la posibilidad, propuesta por el reciente concilio ecuménico, de conferir el sacro diaconado incluso a hombres de edad madura, que viven en el matrimonio.

Código de Derecho Canónico:

can. 277 §1.Los clérigos están obligados a observar una continencia perfecta y perpetua por el Reino de los cielos y, por tanto, quedan sujetos a guardar el celibato, que es un don peculiar de Dios mediante el cual los ministros sagrados pueden unirse más fácilmente a Cristo con un corazón entero y dedicarse con mayor libertad al servicio de Dios y de los hombres
.


Segunda actualización Oct-31-2009 (22:11 UTC): Una traducción al español del comunicado de prensa de la Oficina de Prensa de la Santa Sede es provisto por agencia ZENIT.


Se han difundido especulaciones, basadas en observaciones supuestamente informadas del corresponsal italiano Andrea Tornielli, según las cuales el retraso en la publicación de la constitución apostólica sobre los ordinariatos personales para la entrada de los anglicanos a la plena comunión con la Iglesia católica, anunciada el 20 de octubre de 2009 por el cardenal William Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se debe a algo más que a "razones técnicas". Según estas especulaciones, hay una cuestión sustancial que explicaría el retraso, un desacuerdo sobre si el celibato será la norma para los futuros clérigos de esta medida.

El cardenal Levada ha declarado sobre estas especulaciones: "Si se me hubiera preguntado, con gusto habría clarificado cualquier duda sobre mis palabras en la conferencia de prensa. Estas especulaciones no tienen razón de ser. En el Vaticano nadie me ha mencionado esta cuestión. El retraso es meramente técnico, pues se trata de asegurar la consistencia del lenguaje canónico y de las referencias. Las cuestiones de traducción son secundarias; la decisión de no retrasar la publicación esperando a que sea publicado el texto ‘oficial' en latín en las Acta Apostolicae Sedis fue tomada hace tiempo".

Los borradores preparados por el grupo de trabajo y presentados para el estudio y la aprobación a través del proceso acostumbrado seguido por la Congregación, han incluido todos ellos la siguiente afirmación, que actualmente se encuentra en el artículo VI de la Constitución:

§1 Aquellos que ejercieron el ministerio como diáconos, presbíteros u obispos, y que cumplen con los requisitos establecidos por el derecho canónico y no están impedidos por irregularidades u otros impedimentos, pueden ser aceptados por el ordinario como candidatos a las sagradas órdenes en la Iglesia católica. En el caso de los ministros casados, se han de observar las normas establecidas en la carta encíclica del Papa Pablo VI "Sacerdotalis Coelibatus", n. 42, y en la declaración "In June". Los ministros no casados deben atenerse a la norma del celibato clerical del Código de Derecho Canónico, canon 277 §1.

§2 El ordinario, en plena observancia de la disciplina del celibato clerical en la Iglesia latina, por regla general (pro regula) admitirá sólo a hombres célibes al orden del presbiterado. Puede también pedir al romano pontífice, como una derogación del canon 277, §1 la admisión de hombres casados a la orden del presbiterado, caso por caso, según los criterios objetivos aprobados por la Santa Sede.


Este artículo se ha de entender como coherente con la actual práctica de la Iglesia, según la cual antiguos ministros anglicanos casados pueden ser admitidos al ministerio sacerdotal en la Iglesia católica, según el criterio de caso por caso. Por lo que se refiere a los futuros seminaristas, fue considerado como mera especulación si se darían casos en los que podría pedirse una dispensa de la regla del celibato. Por esta razón, se han de desarrollar criterios objetivo sobre estas posibilidades (por ejemplo, seminaristas casados que ya están en formación) entre el ordinariato personal y la conferencia episcopal, presentados para la aprobación de la Santa Sede.

El cardenal Levada reveló que el trabajo técnico sobre la "Constitución" y las "Normas" concluirá para finales de la primera semana de noviembre.


Actualización Nov-03-2009: El servicio en español del V.I.S. ha publicado hoy el comunicado en español.