Thursday, September 24, 2009

Card. Castrillón acusa a obispo de Estocolmo


Esta información estractada del sitio de internet del periódico austriaco Wiener Zeitung, Sep-24-2009, en un artículo titulado “Feroz disputa entre obispos”.

El antiguo Cardenal de la Curia [Romana] Darío Castrillón Hoyos ha acusado al Obispo de Estocolmo, Anders Arborelius, de calumnia.

Esa alegación de que Roma había ya sido informada a finales de 2008 acerca de la actitud del obispo tradicionalista y negacionista del Holocausto, Richard Williamson, fue “una calumnia” dijo el octogenario en juna entrevista al Süddeutsche Zeitung.

“Lamento esta muy dudosa afirmación, porque es equivocada (...) Nosotros archivamos todos los documentos que recibimos en forma digital. El Obispo Arborelius debería decir, como, a quien y cuando él comunicó esto, y si fue por escrito o verbalmente.”



Actualización Sep-24-2009 (22:55 UTC): De los apartes de la entrevista con el Card. Hoyos publicados en el sitio de internet de Süddeutsche Zeitung traducimos estos apartes.


Süddeutsche Zeitung: Ud. dijo que no se conocía la entrevista con Williamson. ¿Qué hubiera hecho el Papa si hubiera sabido de ella?

Card. Castrillón: No arriesgaría ninguna hipótesis acerca de lo que el Papa habría hecho. Me refiero sólo a lo que Él sabía, al momento que el levantamiento de la excomunión se hizo público. En ese momento ninguno de nosotros sabíamos lo más mínimo acerca de las afirmaciones de Williamson. ¡Ninguno de nosotros. Y nadie tenía el deber de saberlo!

[...]

Süddeutsche Zeitung: ¿Por qué Ud. no detuvo el levantamiento de la excomunión de un negador del Holocausto?

Card. Castrillón: Williamson fue excomulgado a causa de su ilegítima ordención episcopal, no a causa de sus teorías, de sus juicios o de sus afirmaciones acerca del Holocausto. Ver el asunto de otra manera es un error alemán.



Actualización Sep-25-2009: A continuación la copia facsimilar —para quienes lean alemán— de la entrevista con el Card. Castrillón publicada en la edición impresa de Süddeutsche Zeitung, Sep-25-2009 (click sobre las imágenes para ampliar. Copia en formato PDF aquí).





Actualización Sep-26-2009: Una vez conocido el texto completo de la entrevista realizada por Süddeutsche Zeitung al Card. Castrillón, ofrecemos una traducción integral al español de la misma.

Süddeutsche Zeitung: Ud. fue fuertemente criticado en Alemania...

Card. Castrillón:
¿En Alemania?, ¿Quién me ha criticado en Alemania?

Süddeutsche Zeitung: Ud. es visto como la persona principalmente responsable por el escándalo que involucra al miembro de la Fraternidad [San Pío X], Richard Williamson, a comienzos de este año.

Card. Castrillón:
No estoy en lo más mínimo interesado en lo que alguien este diciendo. Para mi, eso sólo muestra que un país, unos medios de comunicación, y un público, que en realidad Yo siempre he considerado honorable, está pobremente informado.

Süddeutsche Zeitung: ¿Eso qué significa?

Card. Castrillón:
Significa que aparentemente la gente no tiene la más mínima idea de lo que estaba pasando y de lo que la ley canónica dice. Significa que la gente se deja ser arrastrada por una tormenta mediática o por una sensibilidad local que entendemos y respetamos.

Süddeutsche Zeitung: Bien, ¿Qué sucedió entonces?

Card. Castrillón:
Monseñor Marcel Lefebvre actuó de manera rebelde en 1988 cuando consagró cuatro obispos sin el permiso del Papa. Eso fue un acto cismático. Entonces esos cuatro miembros de la Fraternidad [San Pío X] fueron excomulgados junto con Lefebvre. Eso es todo. Tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI han hecho grandes esfuerzos para tratar de resolver este problema. Toda otra cosa que haya sido dicha está basada en una ignorancia fundamental de las intenciones y acciones del Papa.

Süddeutsche Zeitung: Incluso en el Vaticano, el proceso que lleva a la readmisión de la Fraternidad [San Pío X] ha tenído críticas.

Card. Castrillón:
El único fin del Papa fue evitar un cisma. Lefebvre está muerto y quienes fueron consagrados por él pidieron un levantamiento de las excomuniones. Luego de una extensa consideración, el Papa accedió a este pedido, y nosotros los obispos debemos respaldar al Papa, especialmente con respecto a aspectos fundamentales tales como la unidad.

Süddeutsche Zeitung: ¿Cual fue su papel en la readmisión de los cuatro miembros de la la Fraternidad [San Pío X]?

Card. Castrillón:
En 2000 comenzó un diálogo entre Roma y la Fraternidad [San Pío X], la cual el Cardenal Ratzinger siguó muy de cerca. Después de una comisión de la Iglesia en 2001, liderada por Juan Pablo II, todos los cardenales presentes estuvieron de acuerdo con este proceso. Ellos declararon que los miembros excomulgados de la la Fraternidad [San Pío X] no eran personalmente heréticos ni cismáticos, aunque participaron en un acto cismático. Con respecto a su posición acerca del Concilio Vaticano II, se notó la dificultad de ciertas interpretaciones sobre la libertad religiosa y el ecumenismo. A la comisión Ecclesia Dei, que lideré desde 2000 hasta Julio pasado, le fue dada la tarea de analizar esta situación, eso es todo.

Süddeutsche Zeitung: ¿Comparte Ud. las posiciones de la Fraternidad [San Pío X]?

Card. Castrillón:
La Fraternidad [San Pío X] cree que está defiendo la verdad de la sagrada Tradición, y no pueden ser excomulgados por eso. Esto es entendible, aunque no comparta sus posiciones. Porque es indiscutible que ellos han quebrantado una ley fundamental de la Iglesia.

Süddeutsche Zeitung: ¿No había considerado nunca si sus decisiones podrían tener consecuencias políticas?

Card. Castrillón:
El levantamiento de la excomunión de los cuatro obispos no es un acto político. Es un acto de misericordia. Es un acto relativo a un problema pastoral-teológico, no es una intrusión de la Iglesia dentro de la esfera política. Yo no me ocupo de tales cosas. Mi trabajo no consiste en juzgar a los hermanos obispos. Esa es el trabajo de la Congregación para los Obispos y de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Süddeutsche Zeitung: ¿Pero la Iglesia Católica tiene una opinión acerca del antisemitismo y del Holocausto?

Card. Castrillón:
Es absolutamente claro que la Iglesia rechaza la extremadamente injusta violencia de la que el pueblo Judío fue sujeto . Tal genocidio racista es un inmoral crimen contra la humanidad.

Süddeutsche Zeitung: ¿Entonces, por qué no previno el levantamiento de la excomunión a un negador del holocausto?

Card. Castrillón:
Williamson fue excomulgado a causa de su ordenación episcopal ilícita, no a causa de sus teorías, de sus conclusiones o afirmaciones sobre el holocausto. ¡Verlo de otro modo es un error alemán!

Süddeutsche Zeitung: ¿Es realmente sólo sensibilidad alemana?, incluso en la Iglesia hay otras opiniones.

Card. Castrillón:
Es verdad que hubo también reacciones críticas en la Iglesia. Eso fue notado por el Papa en una carta a todos los obispo del mundo. Sin embargo el Papa no está solo. Está apoyado por prácticamente todo el episcopado. Él no actuó por ignorancia. Pero, que otros factores entraran en juego es completamente otro asunto.

Süddeutsche Zeitung: ¿Quiere Ud. decir que no se conocía la entrevista de Williamson?. ¿Qué habría hecho el Papa si la hubiera conocido?

Card. Castrillón:
No voy a hacer hipótesis sobre lo que el Papa debería haber hecho en ese caso. Me limíto a lo que él sabía al momento en que el levantamiento de la excomunión se hizo público. En ese momento, ninguno de nosotros tenía el más mínimo conocimiento de las afirmaciones de Williamson. ¡Ninguno de nosotros! ¡Y ninguno tenía la obligación de conocerlas!

Süddeutsche Zeitung: Williamson ya había negado la [muerte en la] cámara de gas de los Judíos en un sermón e 1989. ¿No debería eso haber sido conocido?

Card. Castrillón:
No diga “ya”. En ese entonces Williamson era un obispo joven, que actuaba fuera de la Iglesia y sin legitimidad canónica. En 1989, entonces, este jóven obispo expresó una opinión relacionada a un libro que ofrecía un análisis histórico del Holocausto, que muchos de nosotros no compartimos. Pero, ¿debemos todos saber acerca de este libro?. A nadie se le pide leer cada título que es publicado, y mucho menos cuando concierne a temas específicos.

Süddeutsche Zeitung: Las palabras de Williamson fueron claras: “¡No hubo Judíos muertos en las cámaras de gas! Todo eso son mentiras, mentiras, mentiras! Los Judíos inventaron el Holocausto”. De 1987 a 1991 Ud. fue el Presidente de la Conferencia de Obispos de América Latina. Las posiciones de Williamson eran ya conocidas en ese tiempo en Argentina. Sin embargo, ¿Ud. no sabía nada?

Card. Castrillón:
En ese tiempo sabía tanto de él como sabía de Maradona. La primera vez que supe de la existencia de Maradona fue cuando estuve en Roma. La primera vez que supe de Williamson fue en 2000. Lo que puedo decir con certeza es: ni la Curia, ni la Congregación para los Obispos, ni la Secretaría de Estado, ni las nunciaturas, ni los episcopados canadiense, alemán, suizo, austriaco, francés, u holandés nos dijeron nunca nada en absoluto a nosotros dentro de la comisión Ecclesia Dei acerca de la opinión de Williamson sobre el Holocausto.

Süddeutsche Zeitung: ¿Ni siquiera en Enero de 2009?

Card. Castrillón:
Sabía sólo que la televisión sueca lo entrevistó con ocasión de una ordenación al diaconado, y que sólo fuí informado por primera vez de sus declaraciones en Febrero 5. La nunciatura había informado a la Secretaría de Estado, y entonces compartió conmigo la información en un sobre sellado, el cual aparté.

Süddeutsche Zeitung: Se ha alegado que ya en Enero 21 un fax llegó al Vaticano, el cual hacía conocer la entrevista de Williamson.

Card. Castrillón:
Supimos por primera vez acerca de él en Febrero 5. Sin embargo, lo que me he preguntado muchas veces es: ¿Si la entrevista tuvo lugar a finales de 2008, por qué fue transmitida por primera vez en Enero 21? Parece como que esperaron hasta que el decreto que levantaba las excomuniones, cuya preparación fue mantenida en secreto, estuviera ya firmado en Enero 14. ¿Por qué eso fue hecho?

Süddeutsche Zeitung: ¿Ud. Que cree?

Card. Castrillón:
No soy alguien que especule.

Süddeutsche Zeitung: Ahora el Obispo de Estocolmo afirma que él ya había informado al Nuncio en Estocolmo acerca de la negación del Holocausto de Williamson en Noviembre de 2008.

Card. Castrillón:
Lamento mucho esta dudosa afirmación, porque es falsa. Difundir este tipo de información es una calumnia. Nosotros archivamos todos los documentos que recibimos en forma digital. El Obispo Arborelius debería explicar cómo, a quién y cuándo él compartió esta información, y si fue verbalmente o por escrito.

Süddeutsche Zeitung: Der Spiegel también había reportado la entrevista de Williamson en 2008. ¿Nadie la leyó en el Vaticano?

Card. Castrillón:
Es posible que la sección alemana en la Secretaría de Estado supiera de ese reporte. Pero realmente yo no sabía.

Süddeutsche Zeitung: El Padre Fellay, el Superior de la Fraternidad [San Pío X], ya conocía de las afirmaciones de Williamson en la entrevista , si Ud. cree en la carta que él envió a la televisión sueca en Enero 21, en un intento de prevenir la transmisión de la entrevista.

Card. Castrillón:
No sé nada.

Süddeutsche Zeitung: Williamson dice haberlo conocido a Ud. en un almuerzo

Card. Castrillón:
Poco tiempo después de que fui Presidente de Ecclesia Dei, vi un pequeño grupo de hombres usando vestiduras sacerdotales a mitad del verano. Le pedí a mi secretario que averiguara quienes eran estas personas y resultaron ser segudores de Lefebvre. Los invité a almorzar conmigo.

Süddeutsche Zeitung: ¿Cuál fue su impresión de ellos?

Card. Castrillón:
De que son gente buena, pero muy fijos en la idea de que la fuente de todo el mal en el mundo fue la reforma de la Misa después del Concilio. Como un intento de relajar la tensión bromeé diciendo que si fuera a elegir una lengua para la Misa, escogería el arameo, la lengua de Cristo. Dije que no sabía quien había tenido la mala idea de reemplazar la lengua Cristo por la lengua de sus perseguidores. Ellos pensaron que esa fue una broma mala. Este encuentro fue segudo por un diálogo con Juan Pablo II, y luego otro, en agosto del 2005, con el Papa Benedicto XVI.

Süddeutsche Zeitung: ¿Pudo Ud. Darse una impresión de Richard Williamson en ese entonces?

Card. Castrillón:
El es un hombre muy honesto, pero idiosincrático. No es tonto, pero es obsesivo y terco.

Süddeutsche Zeitung:¿Un hombre honesto?

Card. Castrillón:
Él dice lo que piensa. Williamson no me parece alguien que trate de engañar a nadie. Más bien, una persona recta, pero que llega a posiciones extremas. En cualquier caso, alguien de fe simple pero honesta.

Süddeutsche Zeitung: Cuando surgió es escándalo, Ud. fue incluso atacado por el vocero de prensa del Vaticano.

Card. Castrillón:
Monseñor Lombardi hizo un comentario aventurado acerca de mi a un periodista francés, pero se retractó de sus declaraciones. También se disculpo conmigo. Y debo enfatizar: en ese momento El no estaba actuando por pedido del Papa.

Süddeutsche Zeitung: El cardenal Giovanni Battista Re sintió que había sido engañado por usted

Card. Castrillón:
Hasta donde Yo sé, nunca me ha dicho eso. Pero conozco muy bien el tipo de expresiones incautas que usó frente a la prensa hablando acerca de mi. Por esa razón le escribí una carta en la cual le dije que, si alguien debería haber sabido acerca de las declaraciones de Williamson, entonces tendría que haber sido él. Él ha trabajado por muchos años en la Secretaría de Estado, y hoy lidera de la Congregación para los Obispos, y es su trabajo monitorear los Obispos.

Süddeutsche Zeitung: ¿Cambió el escándalo su relación con el Papa?

Card. Castrillón:
¡Por supuesto, para mejor! Nosotros siempre hemos trabajado muy estrechamente. Tengo un gran afecto por él, no sólo porque es el Vicario de Cristo, sino también porque es un teólogo de primera categoría, un defensor de la Fe, y también un amigo que ha puesto siempre su confianza en mí. Eso no ha cambiado.

Süddeutsche Zeitung: Ud. Dijo una vez que el debate sobre la existencia de las cámaras de gas no es un problema moral, sino en cambio un problema histórico. ¿Puede Ud. explicar eso?

Card. Castrillón:
El genocidio del pueblo Judío es un acto que debe ser condenado moralmente, como [también lo] es la tortura. Pero decir que hubo cinco muertos, y no diez, no es un juicio moral, sino un error histórico.

Süddeutsche Zeitung: Williamson niega el intento de la completa erradicación del pueblo Judío.

Card. Castrillón:
Hasta donde Yo sé, él nunca ha negado el genocidio de los Judíos. Él lo minimiza. Esa es una cuestión histórica. El problema moral es el genocidio racista, nada más.

Süddeutsche Zeitung: ¡Qué habría hecho el Vaticano si Williamson no hubiera minimizado el Holocausto, sino que lo hubiera negado completamente?

Card. Castrillón:
Negar el Holocausto no afecta la constitución de la Iglesia. Eso concierne a un problema que se puede resolver. Es mas un problema como de que haya personas que rehúsan condenar el terrorismo, o que defienden y promueven el aborto. Williamson todavía está bajo la autoridad de la Fraternidad [San Pío X]. Pero en el futuro, por ejemplo, sería posible para la Iglesia prohibirle celebrar Misa, basados en que le falta la necesaria racionalidad.

Süddeutsche Zeitung: ¿Así que Ud. hubiera hecho todo de la misma manera?

Card. Castrillón:
¡Exactamente igual!

Süddeutsche Zeitung: ¿Siente Ud. que ha sido maltratado por los medios?

Card. Castrillón:
He tenido siempre mucho que hacer con los medios, así que he desarrollado una piel gruesa. Nunca he pedido rectificaciones porque sería inútil. La verdad encuentra su camino. Y la única verdad es la que le acabo de decir.



Entrada relacionada: Texto original de la entrevista de Süddeutsche Zeitung al Card. Darío Castrillón. ¿Así que la entrevista originalmente fue en español y fue mal traducida por el medio?

Tras reavivamiento del Williamsongate habla el Card. Castrillón


Una vez reavivado el Williamsongate a expensas de la televisión sueca STV (ver aquí), el sitio Pontifex publica una entrevista con el Card. Darío Castrillón Hoyos, presidente emérito de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», y sobre quien recaen directamente las acusaciones, según STV, de haber conocido previo al levantamiento de las excomuniones de los obispos de la FSSPX/SSPX, las opiniones del obispo Williamson respecto al Holocausto.

Traducción al español de Secretum Meum Mihi de un aparte de la entrevista.

[Card. Castrillón:] “Lo digo con franqueza: los Lefebvrianos no son cismáticos [...] cuando hago esta afirmación no me refiero a los Obispos que fueron ordenados sin la autorización del Papa. Eso fue un acto en violación de las reglas canónicas y por tanto ameritaron de la excomunión. Pero cuando afirmo que los tradicionalistas y los lefebvrianos no son cismáticos, me refiero a los centenares de fieles tradicionalistas amantes de la Iglesia tradicional, ligados a esa Iglesia y que en la doctrina estan en plena comunión. Esa es la razón por la que afirmo que los lefebvrianos no se pueden definir cismáticos, un error de generalización”.

[...]

[Pontifex:] Eminencia, ¿piensa que tarde o temprano se llegará a la plena comunión entre Roma y los lefebvrianos?

[Card. Castrillón:] ”Yo pienso y estoy convencido que si. Ciertamente no será un camino fácil, pero las partes son bien intencionadas y marchan por la vía justa. En el fondo, los Lefebvrianos no están tan lejos de la verdad del catolicismo y deberiamos buscar lo que nos une, incluso en la diversidad”.

[Pontifex:] El capítulo de la revocación de la excomunión a los cuatro obispos lefebvrianos. Ha alborotado un avispero de polémicas, ¿Ud. estaba de acuerdo?

[Card. Castrillón:] Cierto. El Papa ha hecho no bien, sino mucho bien. Sobre el tema a menudo he oído cosas absurdas. Bueno, la revocaión no fue un acto en dirección teológica, sino sólo un remedio de derecho canónico, una medida de misericordia y de perdón y como tal fue visto. Pero no ha sido comprendido en su entidad. En esencia, el Papa ha técnicamente eliminado la causa de la excomunión, pero no ha hecho ninguna opción teológica. Esto causó fastidio en ambientes hostiles fuera y también, duele decirlo, dentro de la Iglesia”.

[Pontifex:] ¿Así que Ud. piensa que la revocación de la excomunión ha sido justa?

[Card. Castrillón:] Si, lo ha sido.



Actualización Sep-25-2009: Una traducción integral al español de la entrevista aludida puede ser vista en Panorama Católico Internacional.

Confirmado: El Papa irá a Fátima en Mayo de 2010

La Secretaría de Estado del Vaticano acaba de comunicarnos que Su Santidad Benedicto XVI aceptó la invitación de los obispos portugueses y de Su Excelencia el Presidente de la República para visitar Portugal. Su Santidad presidirá las ceremonias del día 13 de Mayo de 2010, en Fátima, aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora. El programa completo de la visita todavía no está establecido.

Así comienza el Comunicado de la Conferencia Episcopal Portuguesa sobre la visita de Benedicto XVI dado a conocer hoy Sep-24-2009 por la Agência Ecclesia, en el cual se confirma de manera oficial la noticia.

Del mismo modo, confirman el hecho el rector del Santuario de Fátima, P. Virgílio Antunes, y el obispo de Leiria-Fátima, Mons. António Marto; por medio de una nota publicada hoy en el sitio oficial del Santuario de Fátima.

Finalmente, la Presidencia de la Republica de Portugal, confirma de igual manera la noticia en una corta nota de prensa, Sep-24-2009.