Friday, July 31, 2009

La pérdida del estado clerical del P. Vlasic no es un juicio sobre Medjugorje


Como en otra entrada (aquí) hablamos de que un “sacerdote vinculado a presuntas apariciones marianas es objeto de medidas por parte del Vaticano”, debemos decir también que al presente no existe juicio definitivo de la Iglesia sobre las presuntas apariciones en cuestión. Ello también ha sido aclarado en un artículo de agencia ZENIT, Jul-29-2009, en donde se lee entre otras:

La aceptación por parte de Benedicto XVI de la pérdida del estado clerical del padre Tomislav Vlasic no constituye un juicio sobre los testimonios de apariciones de María en Medjugorje, aclara el procurador general de la Orden de los Hermanos Menores (franciscanos).

El padre Francesco Bravi ha informado este miércoles a ZENIT que la medida no ha sido impuesta por la Santa Sede sino que ha tenido lugar en respuesta a la petición presentada por el hasta ahora sacerdote franciscano de ser dispensado no sólo del celibato sacerdotal sino también de los votos religiosos.

"Lo ha pedido él", explica el padre Bravi...

Habla Fellay: Las conversaciones doctrinales, el Obispo Williamson, y otras


Traducción al español de Secretum Meum Mihi de una entrevista concedida por el Obispo Fellay a agencia APCOM, Jul-31-2009.

[APCOM:] El Papa se encuentra en el Valle de Aosta para transcurrir un periodo de vacaciones. Ud. se encuentra a dos pasos de Él. ¿Ha tenido algún contacto, o ha habido algún tipo de contacto entre sus colaboradores y Ud.?

[Fellay:] No, absolutamente no. No ha habido ningún contacto. Durante las vacaciones debemos dejar al Papa en paz. La cosa proseguirá en el Vaticano, con las personas encargadas para los diálogos. Pero no hemos molestado al Papa. Son sus vacaciones.

[APCOM:] Monseñor Fellay, ¿está previsto un viaje suyo a Roma próximamente?. ¿Ha sido fijada la fecha de inicio de los diálogos?. Y su comisión, ¿ha pensado ya de quiénes será compuesta?. ¿Cuantas personas la conforman?

[Fellay:] No hay ahora una fecha para el inicio del diálogo, pero podemos presumir que será en el otoño. Será en Roma para aquel periodo, pero ahora no hay nada preciso. La comisión ya está conformada por 3 o 4 personas, pero no podemos ahora decir los nombres, también para evitar cualquier presión.

[APCOM:] ¿Cree que en el Vaticano hay una sensibilidad excesiva con respecto a las expectativas del mundo Judío, sobre el ‘caso Williamson’, así como sobre la oración del Viernes Santo?

[Fellay:] Si, lo creo. Yo mismo estoy embarazado —después de lo que pasó sobre el caso de Monseñor Williamson— cuando veo a los Judíos que se ocupan de asuntos de la Iglesia Católica. No es su religión. Dejennos en paz. Son asuntos que conciernen a la Iglesia Católica. Si queremos orar por los Judíos, oremos por los Judíos, en la forma en que queramos. No sé si ellos oran por nosotros, pero diré que es un problema suyo.

[APCOM:] ¿Entonces, el Papa y el Vaticano reciben presiones del mundo Judío?

[Fellay:] Cierto. Es un tema extremadamente delicado y caliente, y creo que deberíamos salirnos de este clima que no es bueno. Hubo una infortunada concomitancia de acontecimientos que no deben pasar otra vez. En este contexto se puede entender la ira de los Judíos, yo la entiendo y deploro lo que pasó.

[APCOM:] En el Motu Proprio ‘Unitatem ecclesiam’ [SIC. Exactamente es “Ecclesiæ Unitatem”. N. de T.] el Papa afirma que ‘las cuestiones doctrinales, obviamente, permanecen y, hasta que no se aclaren, la Fraternidad no tiene un estatuto canónico en la Iglesia y sus ministros no pueden ejercer de forma legítima ningún ministerio’. ¿Qué piensa?

[Fellay:] Pienso que no es grande el cambio. Lo que ha cambiado y que ésta nueva disposición se concentrará en nuestras relaciones sobre cuestiones doctrinales. Pero no hay cambio, es un proceso que sigue adelante y que habíamos pedido en el 2000; el camino sigue. Lo que escribe el Papa está en la linea del discurso habitual de Roma, desde el 76, así que no es nuevo. Nosotros tenemos una posición clara que llevamos adelante desde ese tiempo y que mantenemos aunque estemos en contraste con esta ley, que hay razones serias que justifican el hecho de ejercer legítimamente este ministerio. Son las circunstancias en las cuales se encuentra la Iglesia, que nosotros llamamos ‘estado de necesidad’. Por ejemplo cuando una gran catástrofe ocurre en un país, la estructura ordinaria queda fuera, queda en crisis el sistema, y ahora todos los que puedan ayudar, ayudan. Y así, no es nuestra propia personal voluntad, sino la necesidad de los fieles que necesita la ayuda de todos los que puedan ayudar. Y este estado de necesidad es bastante generalizado en la Iglesia —hay ciertamente algunas excepciones— para poder asegurar, cocienzudamente, el ejercicio legítimo del apostolado.

[APCOM:] ¿Cual status jurídico desea para la Fraternidad San Pío X?. ¿Una prelatura, una sociedad de vida apostólica, o qué cosa?

[Fellay:] Dependerá de Roma, obviamente, que es la autoridad que decide esta estructura. Su perspectiva es la voluntad de respetar al máximo la realidad concreta que representamos. Mi esperanza es que seamos suficientemente protegidos en el ejercicio del apostolado para poder hacerlo bien, sin ser siempre impedidos de actuar por razones jurídicas. La esperanza es de una prelatura, aunque no tengo una preferencia. Por el momento no puedo decirlo, depende todo de Roma.

[APCOM:] Para Wiliamson el Concilio Vaticano II es una ‘torta envenenada’ que debe arrojarse en la ‘basura’, para Tissier de Mallerais el Concilio debe ser ‘cancelado’, y para Alfonso De Galarreta no hay ‘mucho que rescatar’ del Concilio: ¿Hay una división en el interior de la Fraternidad San Pío X?. ¿Como piensa resolverla?. El Vaticano sostiene que al interior de la Fraternidad hay divisiones.

[Fellay:] Me permito decir que no veo unión incluso en el Vaticano. El problema en la Iglesia de hoy no somos nosotros. Nosotros llegamos a ser problema sólo porque decimos que hay un problema. Además, aunque podamos dar la impresión de declaraciones opuestas o incluso contradictorias, no hay fracturas en nuestro interior. Por ejemplo sobre el Concilio, podríamos decir que casi todo debe rechazarse. Pero se puede de otra parte decir también que podría intentarse salvar lo que sea posible. Pero ya no podemos decir todos la misma cosa. El Concilio es una mezcla: de lo bueno y de lo malo. También el Papa cuando sostiene que se desea una hermeneutica de la continuidad, que no se quiere una ruptura, contradice el Concilio interpretado como ruptura.

[APCOM:] ¿Es Monseñor Williamson un problema?

[Fellay:] Es un problema totalmente marginal. Lo que ha dicho no tiene nada que ver con la crisis de la Iglesia, con el problema de fondo que tratamos desde hace 30 años después del Concilio, es una cuestión histórica. La cuestión de saber cuántos y cómo murieron los Judíos no es una cuestión de fe, ni siquiera una cuestión religiosa, es una cuestión histórica. Obviamente estamos convencidos que él no trató este tema como debería y pusimos distancia. Pero sobre las posiciones religiosas de la Fraternidad respecto al Concilio no veo ningún problema con Williamson.

[APCOM:] Williamson dice que el Concilio es una ‘torta envenenada’ para botar a la ‘basura’. ¿No le parece una frase un poco fuerte?. ¿Ud. está de acuerdo?

[Fellay:] Es una frase polémica, pero no la condeno. Muchas declaraciones hoy se hacen en clave polémica, es una provocación para intentar que la gente reflexione. Voy a decir el concepto de otro modo, diré que debemos superar el Concilio para retornar a aquello que la Iglesia siempre ha enseñado y de lo cual la Iglesia no puede separarse y en un cierto momento debemos superar el Concilio que ha querido ser pastoral y no doctrinal. Que ha querido ocuparse de la situación contingente de la Iglesia. Pero la cosa cambió y muchas cosas en el Concilio ya estan superadas.

[APCOM:] El Obispo Williamson había prometido permanecer en silencio y continúa hablando: ¿Será sancionado?. ¿Si continúa sosteniendo que no es posible un compromiso con Roma sobre el Concilio, será expulsado?

[Fellay:] No es cierto que Wiliamson hable a menudo. Es rarísimo... Una vez dijo una cosa... y después no le hemos pedido silencio sobre todas las cosas. El campo sobre el cual le habíamos pedido silencio era muy limitado. La suya era una remoción momentanea. La minimízo al máximo... no es para exagerar... al momento no veo ninguna razón de expulsión. Depende de él, de la situación en la cual se metió. Por el momento hay en curso un proceso, ha denigrado seriamente la reputación, no imagino nada más de la situación en la cual ya está. Dependerá de lo que diga. Ya ha sido castigado suficientemente, puesto al márgen, sin ningún encargo.

[APCOM:] ¿Y sobre el Concilio, [de] aceptar el compromiso con Roma?

[Fellay:] No haremos ningún compromiso sobre el Concilio. No tengo intención de hacer un compromiso. La verdad no soporta el compromiso. No queremos un compromiso, queremos claridad sobre el Concilio.

[APCOM:] Las recientes ordenaciones de sacerdotes fueron vistas como una provocación: ¿No era mejor evitarlas, en este momento delicado?

[Fellay:] No han sido una provocación. Algunos obispos aprovecharon la ocasión para llamarla provocación. Pero ni para Roma ni para nosotros ha sido una provocación. Es como eliminar la respiración de una persona. Nosotros somos una sociedad sacerdotal cuyo objetivo es formar sacerdotes. Y entonces, impedir el acto último de formación que es la ordenación es como impedir a alguien respirar. Por otra parte, siempre se ha previsto y siempre supimos que la remoción de la excomunión creó una situación nueva que es mejor que la precedente pero no es perfecta. Para nosotros es normal seguir adelante con nuestra actividad, y así también con las ordenaciones.

[APCOM:] L'Osservatore Romano ha hablado de Calvino, Michael Jackson, Harry Potter, Oscar Wilde. ¿Qué piensa?

[Fellay:] Me pregunto: ¿Es el papel de L'Osservatore Romano ocuparse de estas cosas?. Esta es una primera pregunta. Y la segúnda pregunta es: ¿Lo que se dice de estas personas es verdaderamente lo correcto?. Tengo más bien una mirada crítica sobre estas presentaciones.

[APCOM:] ¿Cree que el Papa pueda finalmente llegar a una conclusión en la cuestión de los lefebvrianos?

[Fellay:] Creo que ciertamente hay una buena esperanza. Pienso que debemos orar mucho, son asuntos delicados. Son 40 años en los que estamos en esta condición y no por cuestiones personales, sino verdaderamente por cosas serias que tocan la fe y el futuro de la Iglesia. Vemos ciertamente en el Papa una autentica voluntad de llegar al fondo del problema y esto lo acogemos con mucha satisfacción. Oramos y esperamos que con la gracia del buen Dios llegaremos a algo bueno para la Iglesia y para nosotros.

[APCOM:] ¿Que piensa de Benedicto XVI?

[Fellay:] Es una persona integra, que toma la situación de la vida de la Iglesia muy seriamente.