Tuesday, July 28, 2009

El Prefecto del Culto Divino reconoce que muchas veces la Comunión en la mano se hace sin cumplir las normas


Seguidamente Secretum Meum Mihi traduce un aparte de una entrevista concedida a Life Site News, Jul-27-2009, por el Card. Antonio Cañizares, Prefecto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, en la cual reconoce que muchas veces la Comunión en la mano se hace sin cumplir las normas.

LSN: ¿Hay un movimiento en el Vaticano para regresar a la manera tradicional de la recepción de la Comunión? (Con el comulgante arrodillado y la hostia puesta directamente en la lengua.)

Cardinal Cañizares Llovera: No hay resolución que prohiba dar la Comunión en la boca. Del mismo modo, no hay norma que prohiba la Comunión en la mano. Ninguna puede ser prohibida. Ni la una ni la otra. Esto significa que la Comunión en la boca tiene una larga historia y tradición que expresa en una profunda manera el sentido de adoración, reverencia en la presencia del cuerpo de Cristo. Todo lo que está en juego en la presencia real de Cristo. Si la Comunión en la boca va con el gesto de arrodillarse, expresa en una manera más fuerte, con más fuerza, la presencia real de Cristo, el sentido de adoración, la participación en el cuerpo de Cristo que se ofrece por nosotros.

Si la liturgia papal es un signo, una indicación para la Iglesia, debemos promover la Comunión de rodillas y en la boca. Pero, esto no significa no permitir o prohibir la Comunión en la mano si es hecha con respeto. Con un gesto previo de adoración. Ello podría ser arrodillandose, o hacer una genuflexión o con una profunda inclinación. Y también en el momento de recibir la Comunión, la mano derecha deberá estar puesta bajo la mano izquierda formando una cruz, expresando de esta manera el reconocimiento de la presencia del cuerpo de Cristo que se nos ofrece. Deberíamos tener cuidado de que ninguna particula se pierda. Y el cuerpo de Cristo deberá ser recibido frente al sacerdote.

Deberíamos reconocer que frecuentemente la Comunión en la mano muchas veces no es recibida de esta manera.

Es muy lamentable.

Respetado Cardenal Cañizares: ¿Cuando existe un abuso litúrgico de semejante calado, acaso no hay que hacer todo lo posible por extirparlo en lugar de reglamentarlo?, ¿No ha sido suficiente 40 años de tolerancia a un abuso reglamentado? ¡Por favor...!