Friday, July 24, 2009

¿Sacerdotes o “funcionarios”?

Por don Nicola Bux y don Salvador Vitiello

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En este inicio del Año Sacerdotal, inaugurado el pasado 19 de junio en San Pedro, el Santo Padre Benedicto XVI, con el afecto por la verdad y la calma llena de amor que le son propias, está indicando algunos “focos” alrededor de los cuales debe concentrarse la atención de los sacerdotes y de la doctrina.

Las intervenciones de particular importancia, que sería un deber retomar para entrar en el espíritu auténtico del Año Sacerdotal (además de la Convocación que se remonta a la Alocución en la Plenaria del Clero, del 16 de marzo de 2009) son la hermosísima Carta a los Sacerdotes, conmovedora por su espíritu, fe y belleza, así como por el extraordinario amor a la Iglesia que se deja ver, la Homilía en las Vísperas del 19 de junio y las dos Catequesis durante las Audiencias de los miércoles, del 24 de junio y del 1 de julio. En este tiempo, en el que para muchos será posible dedicar algunos días al descanso, sería interesante profundizar la lectura, al menos, de estos textos, para comprender a qué somos invitados por el Sucesor de Pedro, y a donde se dirige su mirada, para poder también nosotros “mirar a donde Él mira”.

Dos énfasis, para estimular la lectura, parecen de extraordinaria actualidad y eficacia. El primero tiene que ver con la identificación del Sacerdote con el propio ministerio: en un tiempo en el que parece se deba “sucumbir” al “frenesí pastoral”, que no pocas veces afecta también el actuar de los Sacerdotes, se propone el modelo de San Juan María Vianney, Cura de Ars, que se identificó totalmente con su ministerio, no viviéndolo nunca como una “sustracción” a sí mismo, sino como “el altar del sacrificio de sí mismo”, es decir el lugar del ofrecimiento de la propia vida a Cristo, en obediencia humilde a las circunstancias que el Señor mismo permite para nuestra santificación. Es la vida del hombre nuevo, el que, abandonado todo por la perla encontrada, se olvida del pasado, está lanzado hacia el futuro, en alegre esperanza, que es certeza de que el Señor realizará su humanidad en la medida en que la libertad se adherirá totalmente y renovará el “sí” del primer instante. Toda la promesa de Dios al hombre y toda la fecundidad del ministerio sacerdotal está, en efecto, contenida en el primer “sí”.

Otro énfasis del Magisterio en este inicio del Año Sacerdotal, es dada por la corrección que, de hecho, el Santo Padre busca sugerir, a la contraposición “teológico-pastoral” entre sacerdocio entendido ontológicamente y servicio interpretado funcionalmente. Muchas veces recurre, en los varios discursos pontificios, la terminología clásica de “configuración ontológica” a Cristo.

Parece escuchar verdades de fe demasiado descuidadas en los recientes tratados de sacramentaria o, como muchas veces sucede, de eclesiología; como si el Orden Sagrado fuese no un sacramento, entre los Siete, sino un “super-ministerio” al interno de una Iglesia “toda ministerial”. Si todo es gracia, nada es gracia, y si todo es “ministerio” nada es ministerio.

La perspectiva ontológica, ciertamente, ha recordado Benedicto XVI, no excluye la del servicio, sino que indica objetivamente su causa: el Sacerdote está radicalmente al servicio de los hombres, porque está al servicio de Dios, y es dicho “cambio ontológico”, que se refiere por lo tanto al ser del ministro, que garantiza la eficacia de su actuar, la fecundidad de su ministerio y, dato no indiferente, su realización humana, si es dócilmente acogida, conscientemente asumida y, en la humildad de quien sabe que debe cuidar un tesoro que le ha sido confiado, defendida con orgullo. Pongámonos, en este tiempo estivo, a la escucha atenta del Magisterio de Benedicto XVI, que mira lejos e invita, en la simplicidad, a mirar con él a Cristo.

Arzobispo elogia regreso de educación religiosa a Rusia a pesar de estar excluida la Iglesia Católica


Hablando para Radio Vaticano, Jul-23-2009, el Arzobispo de la “Madre de Dios” en Moscú, Mons. Paolo Pezzi ha elogiado el plan del gobierno ruso de reintroducir la educación religiosa en las escuelas públicas de Rusia (ver aquí), a pesar de estar excluida la Iglesia Católica.

El plan, anunciado en Julio 21 por el Presidente Dmitry Medvedev, demuestra que el sentimiento antirreligioso que marcó al comunismo soviético ya no domina a la sociedad, dijo Mons. Paolo Pezzi.

“En mi opinión, hoy hay un fuerte anhelo, un deso de encontrar el significado de la vida, incluso a través de la religión”, afirmó Mons. Pezzi.

“Como minoría, no somos parte del plan oficial” de ofrecer enseñanza religiosa en escuelas públicas. “Si en algunas escuelas la presencia de estudiantes católicos fuera tan grande como para justificar el formar un grupo, evaluaríamos la situación y consideraríamos el pedir esta posibilidad”.

“Hoy no hay una posición general de prejuicio contra la Iglesia Católica”, entonces el nuevo proyecto de educación puede ser una oportunidad para los católicos de compartir su experiencia y demostrar su deseo de contribuir al bien de la sociedad Rusa, anotó Pezzi.

Queridos obispos Mexicanos: ¿Cómo así que muchos de Uds. no creen en el Diablo pero aumentan casos de exorcismo en su país?



Primera información de La Jornada, Jul-18-2009.

Concluyó en el estado de México congreso de nacional sobre esa acción religiosa

Pocos practican exorcismos al dudar que existan “espíritus malignos”

Carolina Gómez Mena

Lago de Guadalupe. Una de las principales razones por las que en México hay carencia de exorcisadores es que numerosos obispos –encargados de designarlos– dudan acerca de la existencia y la influencia de Satanás, lamentó Pedro Mendoza Pantoja, coordinador de exorcistas de la Arquidiócesis de México.

Entrevistado tras concluir el Cuarto Congreso Nacional de Exorcistas y Auxiliares de la Liberación, Mendoza dijo que sólo aproximadamente la mitad de las 86 diócesis y arquidiócesis cuentan con personal dedicado a este ministerio, lo que se traduce en la demanda “insatisfecha” de fieles que requieren de estos servicios. Ello, agregó, origina que muchos recurran a otras opciones que, en su opinión, “no serían las adecuadas”.

Expuso que la incredulidad de muchos sacerdotes y obispos en el demonio obedece a su educación religiosa. “Quienes se formaron sobre todo en los años 70 y 80 estuvieron imbuidos por una corriente teológica racionalista; todo lo querían razonar y por eso dicen que el diablo no existe, que es un simbolismo nada más”.

De ello se deriva que muchos obispos minimicen este ministerio y no propicien la formación de religiosos en estos temas, expresó.

Asimismo, el especialista hizo hincapié en que las posesiones diabólicas “no son algo común”, y en general, “no ocurren de forma frecuente”, además de que según Mendoza, el país tiene “la protección de la Virgen de Guadalupe”, lo cual, comentó, es un plus.

Acotó, sin embargo, que las infestaciones demoniacas son más comunes, es decir, gente influida por “el maligno”. Para subsanar estas situaciones, dijo, lo que se realiza son intersecciones o exorcismos menores.

Las variantes de influencias diabólicas más frecuentes son los “maleficios, brujerías, opresiones, obsesiones y sugestiones producidas por el demonio”, las cuales se dan por prácticas como el espiritismo, el ocultismo o por rendir culto a la muerte.

Al respecto, Arturo Marín, laico asistente del sacerdote exorcista Álvaro Fernández Ávila, de la Arquidiócesis de Jalapa, comentó que es una realidad que en México hay lugares “más afectados”, uno de los cuales es Veracruz, donde se rinde culto a la muerte, como en el puerto de ese estado, y la brujería en Catemaco.

Apuntó que en Jalapa “sí hemos tenido casos de posesiones demoniacas”, cuya causa, dijo, es “llevar una vida alejada de Dios, llena de pecado y, aunado a ello, abrir la puerta a Satán con el ocultismo”.

Agregó que, aunque por formación, muchos clérigos no creen en el diablo –“en la década de los 80 se manejó el mal como un concepto abstracto–, algunos cambian de opinión, justamente cuando se enfrentan a estos fenómenos que no pueden explicar”, y remarcó que el exorcismo es “bíblico, pues Jesús lo realizó, y de ahí viene la autoridad de la Iglesia” para realizar esta práctica en nombre de él.

En el congreso participaron 240 personas, entre sacerdotes y laicos mexicanos, de Ecuador, Chile, Costa Rica, Argentina y Estados Unidos, así como ponentes italianos que trataron temas como la naturaleza del exorcismo sus modalidades, normas y leyes.

Segúnda información de Diario Rotativo de Querétaro, Jul-22-2009.

Incrementan exorcismos en Querétaro y Guanajuato

Por: Janet López
miércoles 22 de julio de 2009,

Querétaro, 22 Jul 09.- Se ha incrementado el número de exorcismos que se realizan en la Entidad, así como en el vecino estado de Guanajuato, advirtió Salvador Espinosa Medina, vicario general de la Diócesis de Querétaro.

Espinosa Medina informó que diariamente se presentan entre 5 y 8 solicitudes de ayuda por influenza demoníaca, de las cuales un máximo de 3 a la semana llegan a considerarse realmente como posesión.

Dijo, que las zonas donde más solicitan esta ayuda son la capital del Estado, Huimilpan y El Marqués, mientras que en Guanajuato, en los municipios de Irapuato, Celaya, San José Iturbide y Guanajuato capital.

Indicó que para realizar un exorcismo, se llegan a realizar sesiones que pueden tardar sólo 5 minutos, sin embargo señaló que existen situaciones más complicadas, en las que para liberar a la persona se llegan a requerir hasta de dos años.

Reconoció, que existe un grupo de la población que se encuentra más expuesto a las posesiones o influenzas demoníacas, ya que afectan más a las mujeres de entre 18 y 40 años.

Explicó que para realizar los exorcismos, la Diócesis cuenta con nueve sacerdotes y un laico que fueron nombrados por el obispo de Querétaro Mario de Gasperín Gasperín, al tiempo que sostuvo que actualmente ya se trabaja en la preparación de 3 sacerdotes más, pues la meta es contar con un sacerdote especializado en los exorcismos en cada uno de los 12 decanatos.

"Solamente los sacerdotes y, nadie más, puede exorcizar. El exorcismo es un trabajo de la iglesia a base de oraciones que sirven para arrojar a los demonios de las personas poseídas", explicó.

Consideró que el incremento en el número de exorcismos, se debe a dos causas: la primera a que existe un aumento en el número de personas que acuden a brujos, curanderos o personas que dicen tener poderes especiales.

Y la segunda, porque se ha incrementado el número de personas que llegan del extranjero con otras ideas, a lo que se suma una pérdida en los valores y sobretodo, en la fe ya que la población prioriza temas como las posesiones materiales.