Saturday, July 18, 2009

¿El inicio de los ataques al Papa con la disculpa de su estado de salud?




Lo hicieron con Juan Pablo II, y no es raro que ahora lo hagan con Benedicto XVI. Nos referimos a que existe un amplio espectro de la Iglesia que con la disculpa del estado de salud del Pontífice, comienza a ‘sugerir’ que el Santo Padre ya habría firmado su renuncia o que estaría contemplando esa idea, o que sería mejor que renuncie, etc..., y para ello se apoyan en reportes de prensa, de los cuales pensamos hemos encontrado el primero de ellos.

El diario La Repubblica, Jul-18-2009, publica un artículo titulado «Otros dos episodios similares. “Transtornos de hipertensión”» (Copia facsimilar en la imagen. Click para ampliar. Ver archivo PDF aquí), firmado por Elena Dusi y Orazio La Rocca, en el cual a raíz de la fractura de muñeca sufrida por el Santo Padre a causa de una caída en la noche del jueves anterior (ver aquí), se afirma que no es la primera vez que esto ocurre. Comienza el artículo:

No es la primera vez que el actual pontifice sufre un incidente similar a aquel que le ha pasado ayer en Les Combes. En el pasado Joseph Ratzinger —siendo cardenal o Papa— se ha caido por lo menos otras dos veces y siempre durante las vaciones en la montaña. No son hechos casuales, debidos a momentaneos descuidos. Las caidas habrían sido causadas por repentinos mareos porque Benedicto XVI —confía una fuente vaticana muy cercana al Pontifice— sufre de hipertensión. Un desorden que en los últimos tiempos se ha acentuado más, provocandole problemas de equilibrio cuando se encuentra en lugares de altimetría más bien elevada. Pero al otro lado del Tíber hasta ahora ninguno lo ha admitido oficialmente.

Luego continúa el artículo anotando que en las vacaciones de 2005 el Papa habría ya manifestado problemas similares, y es esa la misma razón por la cual no asistió al VI Congreso Mundial de las familias celebrado en Ciudad de México del 13 al 18 de Enero de 2009. Más adelante señala el mismo artículo que en 1992 en Bressanone, siendo el Cardenal Ratzinger, cayó en el baño hiriéndose en la cabeza.