Monday, July 06, 2009

Lefebvristas: documento canónico para negociar el engaño


Artículo de la revista Golias, Jul-04-2009. Traducción al español de Panorama Católico Internacional.

Lefebvristas: documento canónico para negociar el engaño

Ante de la redacción de un Motu proprio sobre los Lefebvristas, los servicios del Vaticano están tratando de encontrar una solución intermedia en vistas al reingreso definitivo de los integristas.

Según nuestra información o nuestros informantes, Roma desearía, a raíz de la polémica en torno a las ordenaciones celebradas recientemente en el seno de la Fraternidad San Pío X, encontrar una solución de compromiso, incluso antes de la concreción de negociaciones especificamente teológicas.

Ello permitiría aclarar el panorama e iniciar las cosas más rápido. Es muy probable que la Curia hubiera previsto, por intermedio de gestiones de Monseñor Mario Marini, secretario de la Comisión «Ecclesia Dei», actualmente fallecido, un documento que permita además de la ya levantada excomunión de los cuatro obispos consagrados por Msr Lefebvre, el levantamiento de la suspensión a divinis impuesta a sacerdotes y clérigos de la featernidad. Monseñor Bernard Fellay, superior de la Fraternidad de San Pío X, mostró reticencias (ya que el documento sería también un compromiso de respetar la autoridad de los obispos locales) de modo que Roma renunció al proyecto de regularización canónica transitoria. Hoy se ha exhumado del olvido.

La idea es obviamente inteligente aún si, desde el punto de vista canónico y, sobre todo teológico, plantea indudables problemas. De hecho pone en cierto modo, aunque sea precario, el carro delante delcaballo suponiendo resuelto, al menos por un tiempo, lo que no lo está.

En el espíritu de Benedicto XVI y en el del Cardenal Darío Castrillón Hoyos, por poco tiempo a cargo del caso, se trata de tener en cuenta las múltiples oposiciones a tal reconocimiento que se facilitarían si la Fraternidad estuviera jurídicamente en regla (aunque sea temporalmente) y no, en las palabras del abad Claude Barthe, en un estado de "ingravidez canónico." Esta iniciativa romana permitiría establecer la legitimidad (y la innegable validez en los casos de penitencia y matrimonio), de los sacramentos celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad.

Además, se trataría de un claro estímulo a la última y un tirón de orejas a los obispos reacios, como los de Alemania. Esta hipótesis podría suscitar incluso en Roma muy fuerte oposición, por ejemplo de los Cardenales Levada (Congregación para la Doctrina de la Fe),y Re (Obispos) y de Mons. Francesco Coccopalmerio, Presidente del Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos debido a que implica la violación de la ley y de su espíritu, pues, en última instancia no obligaría a nadie ni a nada (la Fraternidad puede permanecer en su posición) y sería más que un trámite, un artificio, una solución transitoria y frágil ad hoc. Su única ventaja es el beneficio de San Pío X porque sería una forma de apoyar a la Fraternidad.

El sentido de lo sagrado en la Basílica de San Pedro. ¡Si por allá llueve...!




Esto cuenta que le pasó el sábado pasado (Jul-04-2009), el Dr. Robert Moynihan, editor en jefe de la revista Inside The Vatican, Jul-05-2009.

¿Es este un museo?

Visité la Basílica de San Pedro ayer (sábado) por la mañana.

Multitud de turistas de cada nación de la tierra inundando la entrada y apiñandose.

Frente a la estatua de La Pietá, por lo menos 15 o 20 cámaras se elevaban y apuntaban a la estatua de María sosteniendo el cuerpo muerto de su hijo, cada una esforzandose por capturar la imágen y llevarsela.

Un murmullo bajo de muchas lenguas llenaba el gran corredor. Oí un poco de japonés, italiano, inglés, alemán, ruso, español, y otras lenguas también.

Comencé conversación con Pietro, uno de los guardias Vaticanos.

“¿Qué piensa Ud. de todo esto?”, le pregunté.

“No me gusta,” dijo. “Esto no es un museo. Es una iglesia.”

“Esta es la casa de Pedro, pero lo han convertido en un museo. Creo que debería haber más oración. Creo que esta parte trasera de la Basílica debería estar abierta a todos, pero la parte del frente debería estar cerrada y abrirla sólo para aquellos que vienen aquí a orar. Después de todo, se trata de Él, de Cristo. Él murió por nosotros, por Ud. y por mí... ¿Alguien aquí aún sabe eso?”

[...]

¡Y eso que en este blog nunca hemos hablado de que los sanpietrini despues de las grandes ceremonias (canonizaciones y otras) en la Plaza de San Pedro encuentran al día siguiente no solo basura en el piso sino formas consagradas...!